sábado, 12 de noviembre de 2016

MUSULMÁN ACOLITÁNDOLE A FRANCISCO BERGOGLIO (Y convicto de asalto sexual, para colmo)

Para este artículo tomamos de fuentes como Repubblica.it, Varese News y Call me Jorge Bergoglio, entre otros medios.
 
GRACIAS A DIOS QUE LA MISA MONTINIANA ES NULA E INVÁLIDA, ADEMÁS DE QUE LA TRANSUBSTANCIACIÓN NO TIENE LUGAR EN ELLA. SI NO, ¡QUÉ DE SACRILEGIOS HABRÍA!
 
Esto ocurrió durante la ‘Misa’ por el Jubileo de los prisioneros en la Basílica de San Pedro el domingo pasado.
 
 
Issam El Jyad (segundo a la izquierda, mirando a la cámara), recluso en la cárcel de Busto Arsizio escogido con otros siete para hacerle de monaguillo a Francisco Bergoglio, le lavó las manos al ‘papa’ en la sacristía antes de revestirse con los ornamentos, entró con la procesión, se sentó a los pies del altar con los otros monaguillos y oyó Misa.
 
Acabada esta, dijo el capellán de la cárcel, don Silvano Brambilla:
Cuando del Vaticano me pidieron individualizar a los detenidos que llevarían a cabo este cometido (de acolitar en la misa papal), señalé que había un joven musulmán que había expresado su disponibilidad y me han respondido que les habría confiado un gesto importante”.
   
Sobre por qué quiso oficiar en ese destino, respondió Issam:
Quería demostrar que los musulmanes somos diferentes a lo que algunos quieren haceros creer. Nosotros somos de paz. Si el Pontífice (sic) viene a rezar a las mezquitas, ¿por qué no iba yo a hacer lo mismo en el Vaticano? Sigo siendo musulmán, pero creo en el diálogo y el respeto; y podemos orar los unos por los otros, por la paz, por el mundo. Y este domingo, eso hice”.
 
Issam le regaló a Francisco, en nombre de los detenidos de Busto Arsizio, una llave de San Pedro hecha en chocolate, de la pastelería de la cárcel. Issam le pidió que orara por él, por su familia y todos los reclusos, y en respuesta Bergoglio le pidió que por él hiciese otro tanto.
 
La historia de este marroquí de 34 años de edad en Italia comenzó hace 20, donde llegó desde Libia en una patera siguiendo a sus hermanos. En suelo europeo estudió y se graduó, y luego se convirtió en adicto a las drogas y el alcohol, hasta que se le abrieron las puertas a la cárcel por los delitos de asalto sexual, violación de domicilio, lesiones agravadas y acoso agravado contra una camarera rumana que vivía en su apartamento en Cardano al Campo en el año 2007 (en el año 2010 un fiscal dictó orden de captura, que luego fue confirmada por un tribunal en 2012). Dice que
Sonará extraño, pero estar en prisión me salvó. Fui arrestado hace seis años por una racha de crímenes y aún me faltan cuatro años más para ser liberado. La prisión me ha cambiado, allí he encontrado el tiempo y la manera de fortalecer la fe en Alá, que tenía cuando era niño. Ahora estudio el Corán. He dejado de beber y de usar sustancias controladas, y gracias a la buena conducta ahora podré obtener la confianza de los servicios sociales”.
 
Durante el viaje de Busto Arsizio al Vaticano, Issam pidió al director del penal que le dejasen llevar un tapete de oración, y extendido éste, rezó en el Vaticano con dirección a la Kaaba. Cosa curiosa, si no fuera porque los musulmanes habían anunciado que si les cerraban las mezquitas de garaje que tienen Roma, se iban a tomar el Vaticano para rezar. Y no se olvide que el Vaticano está en la mira del mismo Estado Islámico que crucifica a los cristianos y vende como esclavos a niños y mujeres después de violarlos. Pero claro, qué vamos a estar exigiendo, si Bergoglio (al igual que Ratzinger y Wojtyla) son encubridores de presbíteros y obispos pedófilos, y cuando la justicia seglar los investiga, dicen que son mentiras, que es persecución religiosa y que les va a llevar a la quiebra económica.

3 comentarios:

  1. Jorge, eu sou contrário aos princípios do Islã, contra a fé islamita, mas não menosprezo os seus fiéis. A maioria deles são cidadãos comuns e pacíficos, no sentido social, deixando de lado os extremistas. Afinal, devemos rezar a Cristo pela conversão daquelas almas.

    O jovem que acolitou na missa papal se recuperou dos seus tormentos com o Alcorão e, se for da vontade de Deus, se tornará cristão. Assim como o que o Papa fez na Sala Paulo VI, o episódio com o jovem islamita foi inconveniente, mas não inválido quando se quer obter a paz religiosa.

    Deus te guarde e te projeta.

    ResponderEliminar
  2. Cierto es que muchos musulmanes son personas pacíficas, y que no todos son radicales (los chiíes son moderados en comparación con los suníes, pero estos son los menos), pero aquí el problema no es tanto que Issam el Jyad sea musulmán ni que haya caído en las drogas y el alcohol, sino el por qué Issam El Jyad está en prisión: ¡POR ASALTO SEXUAL Y POR LESIONES AGRAVADAS! Ese insuceso dice mucho de Francisco, y no solo ante los católicos, sino ante cualquiera. A él no le conviene causar más escándalo del que ya existe.

    ResponderEliminar

Preferiblemente, los comentarios (y sus respuestas) deben guardar relación al contenido del artículo. De otro modo, su publicación dependerá de la pertinencia del contenido. La blasfemia está prohibida.