viernes, 27 de enero de 2017

ISRAEL ADMITE QUE SE BENEFICIA DE LA ‘CULPABILIDAD ALEMANA’ SOBRE EL ‘HOLOCAUSTO’

Noticia tomada de HAARETZ, vía EUROPA HOY y REVISTA DISIDENCIA
  
Diplomática de Israel en Berlín: Mantener la culpa alemana sobre el Holocausto ayuda a Israel
Nir Gontarz, 25 de Junio de 2015
 
Monumento a los judíos asesinados en Europa, sito en Berlín. Uno de los principales recordatorios de la ‘culpa alemana’
 
Una portavoz de la embajada israelí en Berlín, dijo recientemente (22 de Junio) a periodistas israelíes que entre los principales intereses de su país estaba el “mantener la culpabilidad alemana sobre el holocausto”, evitando a toda costa “la normalización de las relaciones” entre los dos gobiernos..
  
La vocera de la embajada Adi Farjon hizo los comentarios en una sesión informativa cerrada con periodistas en la embajada.

Adi Farjon, vocera de la embajada de Israel en Berlín.
 
“Estábamos todos en estado de shock”, dijo un periodista presente en la reunión. “La vocera dijo que era claramente un interés israelí el mantener los sentimientos de culpa entre los alemanes. Ella llegó a decir que sin ellos (los sentimientos de culpa), seríamos nada más que otro país en lo que a ellos (Alemania) respecta”.
 
Otros presentes en el evento confirmaron la declaración del periodista.
 
Algunos añadieron que el propio embajador de Israel, Yakov Hadas-Handelsman, estuvo presente en algunas partes de la sesión informativa, al igual que otros trabajadores de la embajada que no hablan hebreo. Otro periodista comentó:
“Era tan incómodo. No podíamos creer lo que escuchaban nuestros oídos. Estamos sentados allí comiendo cacahuetes, y detrás de la portavoz había dos mujeres alemanas sentadas allí que no entendían ni una palabra de hebreo, y el personal de la embajada nos está diciendo que están trabajando para preservar los sentimientos de culpa de Alemania y que Israel no tiene ningún interés en la normalización de las relaciones entre los dos países”.

Yakov Hadas-Handelsman, embajador de Israel en Alemania
  
“No recuerdo haber dicho eso”, dijo Farjon en respuesta a Haaretz, haciendo la distinción habitual entre los judíos y gentiles. “No puedo dar fe de cualquier cita en particular”, agregó.
“Fue una conversación, extraoficial, una charla informativa. La manera en que yo hablo con los periodistas israelíes es un poco diferente. Estas cosas no están destinadas a salir. No puedo revelar los principios por los que trabajo. Por ejemplo, yo no digo qué voy a hacer con el fin de obtener buenas historias por ahí fuera o que debo pagar por cosas como esas”.
  
Un portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores en Jerusalén dijo que los comentarios de Farjon habían sido sacados de contexto:
“Estas son frases tendenciosas... desde una reunión extraoficial de periodistas israelíes que estaban visitando Berlín. En este informe, se produjo un debate abierto y crítico en el que los periodistas israelíes invitados tomaron parte activa, y es lamentable que alguien decidiera violar las reglas de la ética periodística y tomar algunas sentencias fuera de su contexto más amplio y distorsionar de una manera que altera su significado”.
  
Este año (2015) es especial para los gobiernos alemán e israelí, con Berlín y Jerusalén marcando 50 años desde el inicio de las relaciones diplomáticas entre los dos países. El apoyo alemán a Israel también parece estar en su punto más alto, particularmente a la luz de las batallas en curso de Israel con la Unión Europea sobre el etiquetado de los productos procedentes de los asentamientos en Cisjordania y su posición diplomática con problemas en el mundo.
  
    
Esta semana, como parte de las celebraciones del 50º aniversario, el presidente del Bundestag, Norbert Lammert visitó Israel. En su discurso ante la Knesset el miércoles, Lammert dijo que la “amistad intensa entre nuestros dos países es un milagro histórico”. En su discurso, la oradora de la Knesset Yuli Edelstein elogió las “relaciones especiales y extraordinarias” de los dos países, llamando a Alemania “un verdadero amigo de Israel”.
  
Estas palabras de la embajada israelí recuerdan al empresario y diplomático judeo-surafricano Abba Eban (אַבָּא אֶבֶן, nacido Aubrey Solomon Meir Eban Sacks -אוֹבְּרִי סוֹלוֹמוֹן מֵאִיר אִיבָּן זַקס-), que en los años 1950 acuñó la frase “no hay negocio como el negocio de la ‘Shoá’”. Seis décadas después, la actitud de Israel hacia Alemania y su pueblo es plenamente coherente con el plan de negocios de Eban.
 
COMENTARIO
El jugar la carta del “Holocausto” por parte de los judíos les permite obtener cualquier cosa, desde la inmunidad de una crítica legítima por sus excesos y crímenes contra la humanidad que cometen contra el pueblo palestino, hasta las armas más modernas y el miedo aterrador de personas y países que se atrevan a discutir con ellos (de Alemania obtuvieron que se cancelase una exhibición fotográfica sobre los atropellos cometidos por el Tzahal, la venta de cinco -luego seis- submarinos clase Dolphin capaces de lanzar misiles crucero con ojivas de plutonio, cuya construcción fue pagada con impuestos alemanes; y la existencia del programa nuclear en el Néguev). Esto ha sido una práctica muy normal desde hace 70 años, pero jamás se había dejado tan claro como a través de las palabras de Adi Farjon.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada