miércoles, 22 de febrero de 2017

LA DEVOCIÓN A LA SANTÍSIMA VIRGEN ES NECESARIA PARA CONSERVAR LA CASTIDAD

  
“Debemos profesar una ferviente devoción a la Santísima Virgen, si queremos conservar esta hermosa virtud; de lo cual no nos ha de caber duda alguna, sí consideramos que ella es la reina, el modelo y la patrona de las vírgenes […]. San Ambrosio llama a la Santísima Virgen «Señora de la castidad»; San Epifanio la llama «Princesa de la castidad»; y San Gregorio, «Reina de la castidad»”. (San Juan María Vianney, Sermón sobre la pureza).

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Preferiblemente, los comentarios (y sus respuestas) deben guardar relación al contenido del artículo. De otro modo, su publicación dependerá de la pertinencia del contenido. La blasfemia está prohibida.