viernes, 10 de febrero de 2017

LLEGADA DE SAN PABLO EN LA ISLA DE MALTA

La historia de cómo se estableció la fe cristiana en Malta se encuentra en los capítulos XXVII y XXVIII de los Hechos de los Apóstoles. Después de haber apelado al César, San Pablo es conducido en un barco con destino a Roma, junto con otros prisioneros, custodiados por la Compañía Augusta, dirigida por el centurión Julio.
 
Al partir de Cesarea de Filipo, en el otoño del año 60, las condiciones marítimas eran adversas, pero como se pudo, lograron llegar hasta Mira, donde reembarcaron en otra nave. El mal tiempo los echó a las playas de Creta, donde el Apóstol aconsejó pasar el invierno, pero Julio debía llegar a Roma con su carga. Navegaron días y días llevados por la furia de las tempestades que los echaba hacia las costas africanas sin que pudieran gobernar la nave. San Pablo pasaba los días en oración y fue entonces cuando recibió un mensaje de Dios: “No temas, Pablo, tú has de comparecer ante el Cesar, y he aquí que Dios te ha concedido la vida de todos los que navegan contigo”. (Hechos 27, 24) Al día siguiente, vio una una isla que emergía del mar, y una nave hecha pedazos en el peñasco. A la mañana siguiente vieron una playa arenosa entre altas paredes de acantilado, y al intentar llegar a ella, la nave encalló para comenzar a hundirse, y Julio, con intención de salvar a San Pablo (es de advertir que se temía una fuga, y se acostumbraba matar a los prisioneros) ordenó desencadenar a los reos para que cada uno se salvara como pudiera. Y así llegaron a la playa, sin que nadie pereciera.
 
La gente del lugar los atendió hospitalariamente. Allí sucedió que haciendo una fogata, San Pablo fue mordido en el brazo por una víbora, pero sobrevivió y arrojó la serpiente al fuego. En el lugar se erigió la iglesia de tal-Huggiega o Iglesia de la Hoguera. Luego fue recibido por el gobernador de Malta, Publio, en su palacio de la ciudad actual de Mdina. El padre de Publio estaba enfermo de fiebre, y San Pablo le sanó. Luego predicó el Evangelio en las islas durante tres meses, y Publio se hizo bautizar, junto con los demás habitantes de la isla. Antes de reemprender el viaje, San Pablo consagró a Publio como obispo.
 
Desde entonces, la devoción de los malteses a San Pablo ha permanecido constante a lo largo de la historia, y se cuenta por ejemplo que en 1492, cuando los moros quisieron invadir la isla de Malta, San Pablo se apareció descendiendo del cielo montado en un caballo blanco y espada en mano para defender la isla, episodio plasmado por Mattia Preti en la catedral de Mdina. Otro de los monumentos destacados relacionados con la figura del apóstol es la Colegiata de la Iglesia Parroquial del Naufragio de San Pablo, en La Valetta. Allí hay una imagen del santo hecha en madera por Melchiore Gafa, que se saca en procesión el 10 de Febrero. También se conserva allí parte de la columna donde fue decapitado en Roma y un hueso de su muñeca.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada