martes, 20 de junio de 2017

SECUENCIA “Plange, Sion, muta vocem”, EN DESAGRAVIO A LAS INJURIAS CONTRA EL SANTÍSIMO SACRAMENTO

  
Con el propósito de ofrecer reparación por los ultrajes y sacrilegios que se cometen contra el Santo Sacrificio de la Misa (y que hallan su punto máximo en la Misa Montiniana), compartimos con vosotros esta secuencia tomada de la Misa para ofrecer reparación por las injurias contra el Santísimo Sacramento de la Eucaristía, procedente del Misal de Poitiers, editado en el año 1767. Esta secuencia está consignada en muchos misales galicanos, acompañando los propios que cada diócesis tenía para sus Misas de reparación.

LATÍN
Plange, Sion, muta vocem;
Da laméntum, et atrócem
Die furórem hóminum.
 
Multum amans, multum plora:
Erit Deo laus decóra,
Vivus horror críminum.
 
Non est Deo jam litáre;
Non hánc cœnam manducáre;
Quæ dat vita vívere.
 
Cædi rursum destinátur,
Rursum probris saturátur,
Qui nos venit quærére.
 
Quam nefánde nuntiátur,
Quam indígne renovátur
Crucis impropérium!
 
Tradit, negat, fugit discípulus
Dux, rex, miles, sacérdos, pópulus,
Urgent Deicídium.
  
Amor Dei quod expréssit,
Ad salútem quod concéssit,
Transit in judícium.
 
Sanctus hic pollúitur,
Vero contradícitur,
Fert Bonus oppróbrium.
 
Agnus idem cœli thronum,
Et altáris factat donum;
Quam divérso prétio?
 
Cœlo lux eft, nox in ara.
Laus in cœlis, hic amára
Instat contradíctio.
 
Cœlo pláudunt qui gaudéntes
Hic acérbe condoléntes,
Adstant pacis núntii.
 
О vos, tristes ululáte,
Iram in vos formidáte
Veniéntem, ímpii.
 
Agnis agnus, hædus hædis,
Pura mundis, tetra scedis
Dat reférre prǽmia.
 
Ara Christi se mactántis
Fit tribunal judicántis:
Fertur jam senténtia.
 
Sermo durus vobis sonat,
Quem sincéra fides tonat
Exit Termo dúrior.
 
Ad hanc cœnam non intráre,
In ætérnum non gustáre
Damnat Rex sevérior.
 
Spectat intro discumbéntes.
Vestes inter tot fulgentes
Écquis nudus cérnitur?
 
О quod pondus catenárum!
O quis horror tenebrárum,
Queis ligátus tráditur!
 
Quot infírmi sopiúntur,
Mortis somno quot premúntur,
Rei carnis Dómini!
 
Heu! quo сæci vos abítis?
Vitam præstat vera vitis:
Quare moriémini?
 
At nos ad quem juvat ire?
In quem juvat nos sitíre?
A te, Jesu, quem audíre,
Via, vita, véritas?
 
Non jam stamus irridéntes:
Cor supérbum conteréntes,
Laudi planctum commiscéntes,
Mentes damus súbditas.
 
Et nos super cecidérunt,
Quœ te probra tetigérunt:
In profános exarsérunt
Corda te timéntium.
 
Agne mitis, expiátum
Mundi tollis qui peccátum;
Quo te flemus conculcátum
Tolle nefas ímpium.
 
Os occlúde blasphemánti,
Sana mentem nauseánti,
Ne des Sanctum usurpánti;
Ne te credas non amánti;
Fac te cuncti páveant.
 
Scelus adhuc dum vidémus,
Fletus præter quid nos demus?
En nos tibi devovémus:
Fletus ipse, quos spondémus,
Da, qui tibi pláceant.
Amen.
  
ORATIO
Dómine Jesu Christe, qui contuméliis hæreticórum patére maluísti, quam ab Ecclésiæ tuæ societáte discedére: nobis misericórditer largíri dignéris, ut quántum in nobis est, illátas tibi injúrias lugére et reparáre valeámus. Qui vivis et regnas per ómnia sǽcula sæculórum. Amen.
  
TRADUCCIÓN
Llora, ¡oh Sion!, con fuertes voces,
Laméntate ante el atroz
Día del furor de los hombres.
 
Si mucho amas, mucho llora,
Porque es una alabanza digna de Dios
El vivo horror a estos crímenes.
  
No ofrezcas más a Dios sacrificio,
Ni participes en la Cena
Que da vida a los vivientes.
  
Porque es destinado nuevamente a la muerte
Y saturado de oprobios
Aquel que vino a buscarnos.
  
¡Cuán nefando es el anuncio,
Y cuán indignamente es renovado
El oprobio de la Cruz!
  
Tras ser traicionado y negado, y sus discípulos fugados,
El gobernador, el rey, el sacerdote y el pueblo
Urgen a voces el deicidio.
  
Aquello que el amor de Dios expresa,
Y que la salvación concede,
Se torna ahora en Juicio.
  
Han profanado al Santísimo,
La Verdad ha sido contradicha,
El sumo Bien ha sido ultrajado.
  
El mismo Cordero entronizado en el Cielo,
Es ofrecido en el sagrado Altar,
¡Qué tan distinto parece!
 
En el Cielo es luz, en el Altar está oculto,
Arriba es alabado, y aquí con amargura
Afronta contradicción.
 
El Cielo con júbilo le exalta,
Y aquí con acerbos dolores
Permanece el Mensajero de la Paz.
¡Ululad tristes, oh impíos,
Temblad ante la ira
Que sobre vosotros caerá!
 
Él es Cordero para las ovejas, y cabra para las cabras,
Puro para los limpios, y tetro para los réprobos,
Dando a cada uno la recompensa correspondiente.
 
El mismo Cristo que en el Altar se inmola,
Es el que juzga en este Tribunal,
Y proferirá la debida sentencia.
 
¿Tan dura es esta palabra
Que la fe os dirige?
Escuchad palabras más duras.
 
A esta Cena no entraréis,
Ni jamás la gustaréis,
Os condena el Rey severo.
 
¿No examinará Él a los convidados,
En medio de los muchos vestidos de gala,
Para ver si hay alguien que no esté vestido?
 
¡Oh, qué pesadas cadenas
Y qué formidable oscuridad
A las que aquél será entregado!
 
¡Cuántos no han caído enfermos
Y cuántos improvisamente han muerto
Reos del Cuerpo del Señor!
 
Ay, ¿Por qué sois tan ciegos?
¿Por qué a la Vid que os da vida
Queréis darle muerte?
 
¿A quién podremos ir?
¿Dónde aliviaremos nuestra sed
Sino en ti, Jesús, de quien oímos
Ser Camino, Vida y Verdad?
 
¡Ay! Nosotros ya no nos reiremos,
Quebrantando nuestro corazón soberbio,
Mezclando alabanzas y llanto,
Sometemos a Ti nuestras mentes.
 
Sobre nosotros han caído
Las ofensas que Te dirigen,
Y contra los profanadores inflamado
Está el corazón de los que Te temen.
  
Manso Cordero expiatorio
Que quitas el pecado del mundo,
Por nuestras lágrimas y tus humillaciones,
Ponle final a las ofensas de los impíos.
 
Cierra la boca de los blasfemos,
Sana las mentes enfermas,
No des lo santo a los usurpadores,
Y cuantos no te creen ni aman,
Haz que todos ellos te teman.

Mientras vemos este crímen,
¿No nos daremos al llanto?
A Ti, Señor, nos ofrecemos,
Haz que estas lágrimas que te entregamos,
Te sean siempre agradables. Amén.

ORACIÓN
Señor Jesucristo, que has preferido padecer los insultos de los herejes en lugar de abandonar la sociedad con tu Iglesia, dígnate concedernos misericordioso, la gracia de poder llorar estas injurias y, en cuanto esté de nuestra parte, ofrecerte reparación. Tú que vives y reinas por los siglos de los siglos. Amén.

2 comentarios:

  1. Jorge, outro dia eu vi um post seu no Caballero de la Inmaculada, sobre uma declaração polêmica do monsenhor Echevarría sobre os deficientes; disse que os filhos deficientes pagam pela fornicação dos pais.

    Eu sofro de uma deficiência locomotora e meus pais me tiveram no concubinato. Eu creio firmemente, e apoiado na Escritura, citado o exemplo de Canaã, que eu paguei pelo pecado dos meus pais. Concorda?

    ResponderEliminar
  2. Vale aclarar: Ese artículo no lo publicamos nosotros (ya estaba allí cuando empezamos a colaborar en dicho blog, hacia septiembre de 2010), y en todo caso el asunto central del post referido es recordar una polémica que se presentó en torno a esas palabras de Javier Echevarría, por las cuales fue criticado duramente en Italia (y que La Obra pretendió disminuir diciendo «Echevarría no se desempeñaba en el italiano» o «no hablaba de los impedidos físicos y/o mentales, sino de los seropositivos»). De acuerdo a Isabel de Armas, autora del libro La voz de los que disienten. Apuntes para san Josemaría, Javier Echevarría abandonó sus estudios de Derecho en la Universidad de Madrid y los continuó más tarde en Italia (cosa que no sería fácil, habida cuenta de ser secretario particular del fundador de la Obra).

    En cuanto al tema de fondo del comentario, siendo desconocedores de la genética, consideramos que los impedimentos físicos pueden presentarse en cualquier caso. Por ejemplo, el beato Hermann de Reichenau OSB, que fue astrónomo. geómetra, cronista y autor de himnos como Salve Regína y Alma Redemptóris Mater, nació con una enfermedad neuromotora que le dificultaba la movilidad (y era hijo nacido dentro de matrimonio). Así pues, no tengas desánimo y destierra esos pensamientos. Además, la Biblia dice que cada quién muere por su propio pecado personal.

    PD. Sobre el tema de la maldición de Canaán, no tenemos suficiente conocimiento. Estaremos investigando sobre el particular, ya que es algo controversial y se han suscitado muchos malos entendidos en torno a dicho pasaje.

    ResponderEliminar

Preferiblemente, los comentarios (y sus respuestas) deben guardar relación al contenido del artículo. De otro modo, su publicación dependerá de la pertinencia del contenido. La blasfemia está prohibida.