miércoles, 5 de julio de 2017

LOS NEGADORES DEL CARÁCTER SACRIFICIAL DE LA SANTA MISA

Traducción del artículo escrito por la Dra. Carol Byrne para TRADITION IN ACTION dentro de la saga Dialogue Mass.
  
La obra Historia de la Misa, del padre Josef Jungmann, inquieta al lector católico que se acaba preguntando: ¿Por qué dedicó una década de investigación minuciosa y meticulosa para producir una monumental obra que desacreditó la Fe y la práctica de casi toda la historia de la liturgia de la Iglesia? ¿Qué trató de lograr Jungmann?
 
Josef Jungmann SJ, el “hombre del momento” en la Reforma-Demolición Litúrgica.
 
Toda su preocupación fue reunir las “pruebas” para demostrar que, poco después de los primeros años del cristianismo, la liturgia de la Iglesia se había convertido en “doctrinalmente corrupta” mediante su teología de la Misa y del sacerdocio. Su obra magna fue un esfuerzo de grandes proporciones para tratar de convencernos de esa falacia. Fue como si se hubiera propuesto enterrar el Rito romano bajo una compleja red de falsedades; toda su obra consistió, pues, en la elaboración de un monumento funerario o en la construcción de un enorme palacio lúgubre para conmemorar el fallecimiento de la Misa.

Pero, por supuesto, no tuvo mayor éxito que los protestantes de la Pseudo-Reforma tuvieron en su momento, los cuales se embarcaron en la misma herejía. La Misa tradicional ha venido confirmando indefectiblemente a lo largo de los siglos la fe de los Apóstoles en el verdadero significado del Santo Sacrificio, la Presencia Real y su propio sacerdocio.

Un adelantado del Neo-modernismo
Jungmann consiguió, sin embargo, ser uno de los pioneros con el suficiente éxito para lograr influir en los líderes de la Iglesia y responsables políticos progresistas para aceptaran sus ideas neo-modernistas.
 
Su trabajo es un ejemplo destacado de cómo el poder de la falsa racionalización condujo al movimiento litúrgico a la deriva: Como veremos más adelante, él proporcionó teorías sobre cómo las doctrinas tradicionales debían entenderse en una perspectiva ecuménica, es decir, de una manera aceptable para aquellos que estaban fuera de la Iglesia Católica y lejos de la verdadera Fe.
 
De hecho, Jungmann, cuyo pensamiento teológico resultó ser notablemente similar a la de los protestantes del siglo XVI, propició nada menos que un rechazo a la doctrina de la Misa como la Iglesia Católica siempre la ha entendido.

La privilegiada ubicación de Jungmann como consultor de la Comisión Litúrgica de Pío XII le aseguró que se adoptaran algunas de sus ideas para las reformas de 1955 de la Semana Santa. Es de resaltar, sin embargo, que el resto de sus opiniones encontrarían una rápida aceptación en la Constitución de Liturgia del Concilio Vaticano II (él participó como miembro de la Comisión Preparatoria) y en el Novus Ordo de la Misa (él fue un miembro del Consílium de Bugnini). Así se revela el vínculo directo existente entre el modernismo condenado por el Papa Pío X y el artículo fatídico nº 7 de la Instrucción General del Novus Ordo de 1969, firmado por Pablo VI [1] que define la Misa en un sentido protestante, como “Cena del Señor” y la reunión del pueblo de Dios o Sinaxis.
 
Ataque a la Misa desde el interior de la Iglesia
Los antecedentes teóricos para el herético artículo 7 de Instrucción General del Novus Ordo firmado por Pablo VI, se remontan a los primeros años del siglo XX mediante la publicación de un libro, Mysterium Fidei [2], que fue muy influyente en el movimiento litúrgico. Su autor, el P. Maurice de la Taille SJ, propuso, en contra de las enseñanzas de los Padres de la Iglesia [3], Santo Tomás de Aquino [4] y el Concilio de Trento [5], que la Misa no contiene ninguna realidad de inmolación.

Precursor del rampante modernismo actual, De La Taille establece el marco para la Nueva Misa.
 
Ahora podemos ver cómo esta teoría, presentada en 1921, tenía tales consecuencias potencialmente devastadoras para la Iglesia. Porque sin la inmolación mística del Cordero en el Sacrificio del Altar, no habría necesidad de un sacerdote para sacrificar. La misa se ​​reduciría a una oblación simple, una ofrenda de alabanza y agradecimiento hecha por la comunidad. Los agentes primarios de la Eucaristía serían, por lo tanto, el Pueblo de Dios que, a través de su bautismo, ofrecerían la misa a través de su representante, el sacerdote [6]. Este modelo corporativo se denominó por De La Taille el “sacrificio de la Iglesia” para reemplazar al Sacrificio de Cristo que se lleva a cabo únicamente por el ministro ordenado [7]. Se convirtió en la perspectiva dominante del movimiento litúrgico y fue promovido por las figuras clave de condenada théologie nouvelle. Fundamentalmente, se valora como un avance ecuménico importante, porque elimina la objeción protestante a la Misa, ya que estos herejes niegan que sea el medio de la aplicación de los méritos de la Cruz a las almas a través de la inmolación mística de Cristo en el altar. Fue por esta razón que el teólogo anglicano, el Dr. Eric Mascall, observó astutamente que esta teoría de De LaTaille [8] “excita una gran y violenta polémica dentro de la comunión católica, a la vez que tanta admiración en la nuestra (la anglicana)”. Uno se pregunta cómo con un título tan católico, Mysterium Fidei, alcanzó a leerse por un protestante, a quien le agradó el libro y lo difundió.
 
Dom Lambert Beauduin OSB
  
Lambert Beauduin fue uno de los primeros en asumir la tesis de De La Taille y declararla como un importante salto en el desarrollo teológico [9] y lo describió como un alivio de la obsesión de hablar siempre de “la inmolación” [10]. Karl Rahner (la vaca sagrada que casi todos los seminaristas estudian desde 1965) considera el trabajo de De La Taille muy estimulante y esclarecedor [11]. En su opinión, Mysterium Fidei “debería haber sido leído por todo teólogo en el campo de la nueva teología y ser [fuente] de investigación activa en teología” [12]. Henri de Lubac se regodeó en 1967, en vísperas del lanzamiento de la Misa Novus Ordo que la teología litúrgica de De la Taille había ganado mucha aceptación: “La inmensa oposición que despertó Mysterium Fidei, es ahora sólo un recuerdo y la esencia de lo que él enseñó es hoy comúnmente aceptada” [13]. ¿Aceptado por quién? Los términos de referencia de De Lubac se limitaron a señalar el consenso estrecho de expertos litúrgicos, pero la amplia franja de fieles católicos siguió creyendo en la Misa como un místico Monte Calvario, no una “Cena del Señor” protestante como el artículo 7 de la Instrucción de Pablo VI indicaría. En Joseph Jungmann la teología sacramental ha sido tomada a manera de préstamo, en gran medida, de la herética obra de De la Taille, de la cual ha cogido principalmente la herejía de la “no imnmolación.
 
La teoría (herética) de la “no inmolación”
A pesar de la enseñanza de Pío XII (14), según la cual la Misa es la re-presentación y actualización del Calvario y, por tanto, contiene una inmolación, Jungmann insistió: “Esta re-presentación es de hecho una especie de ofrenda (offerre), pero no es propiamente una ofrenda de sacrificio (sacrificari), una inmolación” (15).
  
Jungmann rechazó la idea central de la Misa como una renovación del sacrificio de Cristo en el Calvario. En otras palabras, él defendió que el sacrificio de la Misa no es en realidad el mismo sacrificio de la Cruz, incruento, y que la inmolación mística que tiene lugar no es la de un ser real y ni siquiera actualización. Pero aquí está el veneno progresista: si la Iglesia compromete su autoridad infalible en una doctrina que no tiene ninguna base en la realidad objetiva, entonces ¿cómo podemos creer que algo de lo que enseña sea verdad? ¿Cómo trata el jesuítico Jungmann de justificar su salida herética, abandonando lo que el Concilio de Trento había establecido como de fide en la doctrina enseñada sobre la Misa? Alegó que la Iglesia nunca había estado preocupada por una distinción entre una oblación y una inmolación (16) hasta que “la presión de la controversia” generada por la Pseudo-Reforma obligó a la Iglesia a llegar a una teoría de la inmolación (17). Jungmann dijo: “Pensar en la misa casi exclusivamente como un sacrificio es una actitud unilateral resultante de las controversias doctrinales del siglo XVI” (18). A continuación se inyecta el veneno progresista: sus lectores han de llevarse a casa el mensaje de que la Misa como sacrificio real no era de origen apostólico.

El ‘sacrificio de la Iglesia (19)
Jungmann propuso su propia teoría (o más bien la de De la Taille) o doctrina novedosa de la Misa: “Pero cuando los intereses apologéticos retrocedieron y la cuestión una vez más surgió en cuanto a lo que es el sentido y el propósito de la Misa en la organización de la vida eclesiástica, fue precisamente este punto, el sacrificio de la Iglesia, lo que salió a la luz. … No hay nada más claro que la idea de que en la misa de la Iglesia, el pueblo de Cristo, la congregación aquí reunida, ofrece el sacrificio a Dios Todopoderoso” (20). Sin embargo, su uso de la palabra “sacrificio” fue deliberadamente confuso para ocultar lo que realmente quería decir: una ofrenda de alabanza y agradecimiento por la comunidad (21).

NOTAS
[1] “La Cena del Señor, o la Misa, es la reunión sagrada o congregación de los hijos de Dios se reunieron, el sacerdote que preside, para celebrar el memorial del Señor.”
[2] M. de la Taille, Mysterium Fidei, París, G. Beauchesne 1921.
[3] San Agustín, por ejemplo, enseñó que una inmolación real tiene lugar en la misa: “Cristo fue inmolado una sola vez en persona y es inmolado no sólo en las solemnidades de la Pascua, sino también cada día entre los pueblos, en dicho sacramento. Por eso no miente quien contesta que es inmolado ahora, cuando se lo preguntan” (Carta 98 -De hóminis generatióne ac regeneratióne in Christo, a Bonifacio, obispo de Cataqua-, 9).
[4] Con referencia a la Eucaristía, Santo Tomás de Aquino dice: “Es propio de este sacramento que Cristo debe ser inmolada en su celebración”, para el Antiguo Testamento contiene sólo las cifras de su sacrificio (Suma Teológica, parte III, cuestión 83, art. 1).
[5] El Concilio de Trento, en su sesión 22, capítulo 2, afirmó: “En la Misa se realiza, se contiene e incruentamente se inmola aquel mismo Cristo que una sola vez se ofreció El mismo cruentamente en el altar de la cruz”
[6] El p. De la Taille declaró: “Los autores del sacrificio, en una forma que es propia y personal a ellos, son los fieles cuyas ofrendas son dirigidas por manos del sacerdote a Dios bajo la forma del Cuerpo y la Sangre de Jesucristo” (The Mystery of Faith and Human Opinion, New York: Longmans, Green and Co., 1930, p. 134).
[7] El padre De la Taille declaró: “El poder y el acto sacrificial pasan de la Cabeza al cuerpo” (Mysterium Fidei, vol 2, p 193).
[8] E. L. Mascall, Christ, the Christian and the Church (London: Longmans, 1946), p. 168 apud Francis Clark, Eucharistic Sacrifice and the Reformation (London: Darton, Longman and Todd, 1960), pp. 263-264.
Cabe destacar, entre los que se opusieron de la Taille estaban el P. Alfred Swaby, “A new theory of the Eucharistical Sacrifice”, en American Eclessiastical Review, Nº 69 (1923), pp. 460-47. 3; P. Vincent McNabb, “A new theory of the Sacrifice of the Mass”, en Irish Ecclesiastical Review, Nº 23 (1924), pp. 561-573; y Dom Anscar Vonier, abad de Buckfast, A key for Eucharist Doctrine (Londres: Burns, Oates y Washbourne, 1925).
[9] Lambert Beauduin, “Le Saint Sacrifice de la Messe: A propos dun Livre Récent”, en Les questions liturgiques et paroissiales, vol. VII, 1922, pp. 197-198. Afirmó: “Le Christ na été immolé réellement quune seule fois: ce fut dans le sacrifice sanglant de la Passion. Par contre ni la Cène, ni la Messe ne contiennent une Immolation réelle et distincte daucune sorte(Cristo no fue inmolado más que una sola vez: esa fue en el sacrificio sangriento de la Pasión. Por el contrario, ni la Cena, ni la Misa contienen una Inmolaciòn real y distinta en modo alguno).
[10] Ibid., p. 202: “La thèse du P. de la Taille est une délivrance et un soulagement” (La tesis del P. de la Taille es una liberación y un alivio).
[11] Karl Rahner opinó: “¿Qué es lo que hace tan estimulantes y pertinentes estudios propiamente históricos como los de Lubac o de la Taille? Seguramente es el arte de leer textos en tal manera que se convierten no solamente en votos a favor o en contra de nuestras posiciones actuales (posiciones tomadas hace tiempo), sino que dicen algo para nosotros que en nuestro tiempo no hemos considerado del todo o no tan cercanaente sobre la realidad misma”. “Prospectos para la Teología Dogmática”, en Theological Investigations, vol. I (Baltimore: Helicon Press, 1961), pp. 9-10.
[12] Karl Rahner, “Latin as Church language”, en Theological Investigations, vol. V (Londres: Darton, Longman and Todd, 1966), p. 397.
[13] H. de Lubac, The Mystery of the Supernatural (Herder and Herder, 1967), p. 4.
[14] Pío XII había dicho en Mediátor Dei, n. 112: “Aquella inmolación incruenta con la cual, por medio de las palabras de la consagración, el mismo Cristo se hace presente en estado de víctima sobre el altar, la realiza sólo el sacerdote, en cuanto representa la persona de Cristo, no en cuanto tiene la representación de todos los fieles”.
[15] Jungmann, The Mass of the Roman Rite, vol. 1, p. 184.
[16] Ibid. Pero Santo Tomás de Aquino ya había desmentido este punto en la Suma (q. 85, art. 3), cuando dijo que “cada inmolación es una ofrenda, pero no a la inversa”, es decir, no toda oblación es una inmolación.
[17] Jungmann, The Mass of the Roman Rite, vol. 1, p. 184.
[18] Jungmann, Announcing the Word of God, tranducción del alemán por Ronald Walls (Londres: Burns & Oates, 1967), p. 112.
[19] Jungmann era consciente de su deuda con de la Taille en este punto. De hecho, Jungmann declara (cf. The Mass of the Roman Rite, vol. 1, p. 182, note 21): “En tiempos recientes al sacrificio de la Iglesia ha estado teniendo énfasis teológico por Mons. de la Taille, Mysterium Fidei (Paris, 1921)”.
[20] Ibid., p. 180.
[21] Jungmann creía que la Eucaristía “no es principalmente un objeto de nuestra adoración, ni siquiera para el alimento del alma, sino, como su nombre lo indica, es un sacrificio de hacimiento de gracias, de sacrificio dentro de la congregación de fieles”. También afirmó que esta celebración comunal es “la función primaria y verdadera” de la Misa (Announcing the Word of God, p. 110).

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Preferiblemente, los comentarios (y sus respuestas) deben guardar relación al contenido del artículo. De otro modo, su publicación dependerá de la pertinencia del contenido. La blasfemia está prohibida.