domingo, 24 de septiembre de 2017

PROFANADA LA IGLESIA DE SAN ESTEBAN EN BEIT JIMAL

Nota previa: Beit Jimal (בַּיִת גִ׳מָאל/بَيْت جَمَال) es un monasterio salesiano erigido en la antigua Cafargamala (Villa de Gamaliel), lugar en el cual fueron sepultados los santos Esteban Protomártir, Nicodemo, Gamaliel y su hijo Abibas, y sus reliquias halladas por el sacerdote San Luciano el 3 de Agosto del año 415.
 
Traducción de la noticia publicada en AVVENIRE (Italia).
 
A los «daños ingentes» provocados por la destrucción de las estatuas y de las vidrieras, se agrega el profundo dolor causado «por el fanatismo de estos grupos de personas, que no quieren aceptar la diversidad y la fe del otro». Así comentó a la agencia AsiaNews monseñor Giacinto-Boulos Marcuzzo, nuevo vicario patriarcal para Jerusalén y e la Palestina, el ataque realizado en la tarde del miércoles 20 de Septiembre «por algunos fanáticos» (como él mismo los define y con toda probabilidad «extremistas judíos») a la iglesia de San Esteban en Beit Jimal. El lugar de culto es parte de un complejo gestionado por los salesianos que comprende un monasterio y un cementerio, teatro en el 2016 de una profanación.
  
Imágenes de la destrucción ocasionada en la iglesia de San Esteban (Fuente: Patriarcado Latino de Jerusalén)
 
«Estamos en un período de fiesta –agrega Marcuzzo– por el Año nuevo judío y musulmán. En este clima de alegría y celebraciones, habíamos recibido ayer la noticia de este nuevo ataque. Los vándalos han hecho irrupción en el interior de la iglesia y han destruido las cruces, la estatua de la Virgen y las vidrieras artísticas, además de los rostros de los santos». El daño, prosigue el obispo, no es solo económico sino que es debido «al mensaje fanático que este ataque contiene: una ideología que no acepta la fe, la visión del otro. En el Antiguo Testamento está escrito destruir las estatuas porque son símbolo de idolatría». Aquí, «estas personas distorsionan las Escrituras y promueven el fanatismo. Aunque no es un ataque directo a los cristianos, ciertamente es un mensaje contra los que no comparten su ideología y causan terror, porque muestra que no tienen respeto por los otros, amenazando la convivencia social».
 
La condena de la asamblea de los obispos católicos
También la Asamblea de los ordinarios católicos de Tierra Santa ha denunciado lo sucedido como “la desacración de la iglesia de San Esteban” que se encuentra en el Monasterio salesiano de Beit Jamal, no lejos de Jerusalén. «Supimos esta mañana –ha declarado Wadie Abunassar en nombre de la Asamblea– de la desacración de la iglesia por acción de desconocidos que han dejado gran destrucción más allá de haber roto las imágenes de vidrio de Cristo y de la Virgen María». «Es con disgusto y rabia –prosiguió– que nos vemos comprometidos a condenar semejantes actos criminales que se han repetido muchas veces en años recientes, mientras al mismo tiempo no vemos ni seguridad ni tratamiento educativo de apertura de las autoridades del Estado contra este fenómeno peligroso».
 
«Mientras demandamos al Estado, y a todas sus instituciones pertinentes, que trabajen para castigar a los autores del ataque y educar a la gente a no perpetrar ofensas similares, rogamos al Altísimo –siguió Abunassar– por la retirada de los autores esperando que todos los pueblos, especialmente en nuestra Tierra Santa, aprendan a coexistir el uno con el otro en amor y recíproco respeto, sin considerar la diferencia entre ellos».
 
El embajador italiano en Israel, Gianluigi Benedetti, ha hecho saber que habló esta mañana con el responsable del monasterio, don Antonio Scudo, informándose de los hechos y el lunes próximo (25 de Septiembre) se dirigirá allá para una visita de solidaridad. La policía israelí ha anunciado la apertura de una investigación sobre lo sucedido.
  
COMENTARIO DE FRATER JORGE: De hecho, con este se elevan los ataques vandálicos realizados a la iglesia de San Esteban en Beit Jimal durante los últimos cuatro años. El primero, en el año 2013, consistió en una bomba incendiaria que causó daños menores en el monasterio y pintadas con la frase “Etiqueta de precio” (תָּג מְחִיר) en un muro exterior. Y el segundo, en Junio de 2016, cuando varias lápidas cruciformes fueron derribadas por tierra.
  
Como siempre, la policía israelí dice que va a investigar, pero dudamos que se produzcan capturas por los hechos. Y para más variar, A BERGOGLIO ESO NO LE INTERESA. simplemente porque las víctimas no son ninguno de sus amigos (judíos, musulmanes, comunistas, homosexuales, etc.), sino sus súbditos, a los que supuestamente gobierna y apacienta. De razón que San Ignacio de Loyola dijera: “Más le vale a la grey no tener pastor, que tener de pastor a un lobo”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Preferiblemente, los comentarios (y sus respuestas) deben guardar relación al contenido del artículo. De otro modo, su publicación dependerá de la pertinencia del contenido. La blasfemia está prohibida.