sábado, 30 de diciembre de 2017

BERGOGLIO: «¡DEJAD DE CORREGIRME!»

Traducción de la NOTA CÓMICA procedente de ECCLES IS SAVED.
  
«En estos días no puedo decir nada sin que algún tonto trate de corregirme», dijo Francisco Bergoglio en su discurso anual Odi et Omnes («Odio a todos») a los Católicos de todo el mundo. Una voz detrás suyo inmediatamente manifestó: «¡Sí, Vd. puede!».
  
«Santo Padre, debo recordarle que 2+2=5».
  
«Esto se está volviendo muy enervante. Cartas, llamadas telefónicas, e-mails, mensajes de texto, faxes, trinos, ladrillos que rompen la ventana con notas adheridas a ellos, tambores enviando “correcciones” en código Morse..., y todos con el mismo mensaje: que estoy haciendo algo mal. He recibido cinco grandes sacos de correspondencia esta mañana», continuó.
   
Un gangazo en las tiendas Gammarelli.
  
«Digo, esta mañana en el desayuno yo dije: “Se ve que lloverá luego”, y cinco minutos después, [Antonio] Spadaro se levantó...». «Diez minutos después», le acotaron. «Diez minutos después, con una corrección filial me dio el pronóstico del tiempo para Roma».
   
«Ahora no es el tiempo para la paz». Un cuervo y una gaviota se unen a atacar las palomas papales.
  
«Por supuesto que hace años estoy acostumbrado a recibir notas en tinta verde de personas como [Arturo] Sosa, [James] Martin, [Massimo] Faggioli, etc. Por ejemplo, dije algo en mi sermón sobre el rol de Jesús como el Mesías, y el P. James Martin me envió un mensaje de texto explicando que “Muchos estudiosos del Nuevo Testamento” creen ahora que Juan el Bautista era el Mesías. Pero estoy acostumbrado a eso».
   
En ese momento una flecha voló hacia el balcón del Vaticano y empaló el brazo del MC Guido Marini. Atada a la flecha estaba una nota: «No digas algo infaliblemente, tú estás obligado a hacerlo mal». Guido Marini, un hombre hecho a las crisis, calmadamente removió la flecha de su brazo y dijo: «Pienso que es para Vd., Santo Padre», antes de desplomarse al pavimento.
  
«Sólo es un rasguño, Santo Padre».
  
«Ha sido un año muy raro. Cardenales enviando Dúbia, afiches en los muros de Roma, correcciones filiales, ese libro The Dictator Pope, ...cualquiera pensaría que estaban tratando de decirme algo», concluyó.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Preferiblemente, los comentarios (y sus respuestas) deben guardar relación al contenido del artículo. De otro modo, su publicación dependerá de la pertinencia del contenido. La blasfemia está prohibida.