sábado, 2 de diciembre de 2017

DEL ANTICRISTO, POR ADSO DE MONTIER OSB

Predicación del Anticristo (xilografía del siglo XV)
  
Traemos en esta oportunidad un documento único: El nacimiento y el tiempo del Anticristo, una carta escrita por el abad Adso de Montier a la reina Gerberga de Sajonia, esposa del rey Luis IV “de Ultramar” de Francia. Esta carta, si bien contiene algunas referencias y expectaciones de la época, manifiesta las ideas centrales sobre cómo serían el nacimiento, obras, embustes y persecuciones del Anticristo, y lo que después de su muerte sucederá.
  
EPÍSTOLA ADSÓNIS AD GERBÉRGAM REGÍNAM, DE ORTU ET TÉMPORE ANTICHRÍSTI
  
Excellentíssimæ regínæ ac regáli dignitáte pollénti, Deo diléctæ ómnibus quæ sanctis amábili, monachórum matri et sanctárum vírginum duci, dóminæ regínæ Gerbérgæ, frater Adso, suórum ómnium servórum últimus, glóriam et pacem sempitérnam.
 
Ex quo, dómina mater, misericórdiæ vestræ grátiam promérui, semper vobis in ómnibus fidélis fui, tánquam próprius servus. Unde, quámvis indígne sint apud Dóminum preces oratiónis meæ, tamen pro vobis et pro senióre vestro, dómino rege, necnon et pro filiórum vestrórum incolumitáte Dei nostri misericórdiam exóro, ut vobis et culmen impérii in hac vita dignétur conserváre et vos fáciat in cœlis post hanc vitam se cum felíciter regnáre. Quóniam si Dóminus vobis prosperitátem dedérit et fíliis vitam longiórem, scimus indubitánter et crédimus Ecclésiam Dei exaltándam et nostræ religiónis órdinem magis ac magis multiplicándum. Hoc ego, fidélis vester, opto et valde desídero, qui, si potuíssem vobis totum regnum adquirére, libentíssime fecíssem. Sed, quia illud facére non váleo, pro salúte vestra filiórum quæ vestrórum Dominum exorabo, ut grátia Ejus in opéribus vestris semper vos prævéniat, et glória Íllius piæ et misericórditer subsequátur, ut, divínis inténta mandátis, póssitis adímplere bona, quæ desiderátis, unde coróna vobis detur regni cœléstis.
  
Ígitur quía pium stúdium habétis Scriptúras audíre et frequénter lóqui de nostro Redemptóre, sive étiam scire de Antichrísti impietáte et persecutióne, necnon et potestáte ejus et generatióne, sicut mihi, servo nostro, dignáta estis præcípere, vólui áliqua vobis scríbere et de Antichrísto ex parte certam reddére, quámvis non indigeátis a me hoc audíre, quía apud vos habétis prudentíssimum pastórem, dóminum Roricónem, claríssimum spéculum tótius sapiéntiæ atque eloquéntiæ ac valde necessárium nostra ætáte.
   
Ergo, de Antichrísto scire voléntes, primo notábitis, quáre sic vocátus sit. Ídeo scílicet, quia Christo in cunctis contrárius erit et Christo contrária fáciet. Christus venit húmilis, ille ventúrus est supérbus. Christus venit húmiles erígere, peccatóres justificáre, ille e contra húmiles ejíciet, peccatóres magnificábit, ímpios exaltábit sempérquæ vítia, quæ sunt contrária virtútibus, docébit, legem evangélicam dissipábit, demónum cultúram in mundo revocábit, glóriam própriam quǽret et omnipoténtem Deum se nominábit.
  
Hic ítaque Antichrístus multos habet suæ malignitátis minístros, ex quíbus jam multi in mundo precessérunt, quális fuit Antíochus, Nero, Domiciánus. Nunc quóque, nostro témpore, Antichrístos multos nóvimus esse. Quicúmque enim, sive láicus, sive canónicus, sive étiam mónachus, contra justítiam vivit et órdinis sui régulam impúgnat et quod bonum est blasphémat, Antichrístus est, miníster sátanæ est.
 
Sed jam de exórdio Antichrísti videámus. Non áutem quod dico ex próprio sensu excógito vel fingo, [at] in libris diligénter relegéndo hæc ómnia scripta invénio.
  
Sicut ergo auctóres nostri dicunt, Antichrístus ex pópulo Judæórum nascétur, de tribu scílicet Dan, secúndum prophetíam dicéntem: Fiat Dan colúber in via, cerástes in sémita. Sicut enim serpens in via sedébit et in sémita erit, ut eos, qui per sémitas justítiæ ambúlant, fériat et venéno suæ malítiæ occídat. Nascétur áutem ex patris et matris copulatióne, sicut et álii hómines, non, ut quídam dicunt, de sola vírgine. Sed tamen totus in peccáto concipiétur, in peccáto generábitur et in peccáto nascétur. In ipso vero conceptiónis suæ inítio diábolus simul introíbit in úterum matris ejus et ex virtúte diáboli confovébitur et contutábitur in ventre matris et virtus diáboli semper cum illo erit.
  
Et sicut in matrem Dómini nostri Jesu Christi Spíritus Sanctus venit et eam sua virtúte obumbrávit et divinitáte replévit, ut de Spíritu Sancto concíperet et quod nascerétur divínum esset ac sanctum, ita quóque diábolus in matrem Antichrísti descéndet et totam eam replébit, totam circumdábit, totam tenébit, totam intérius et extérius possidébit, ut, diábolo cooperánte, per hóminem concípiet et quod natum fúerit totum sit iníquum, totum malum, totum perdítum. Unde et ille homo fílius perditiónis appellátur, quia in quántum póterit genus humánum perdet et ipse in novíssimo perdétur.
  
Ecce audístis, quáliter nascétur. Audíte étiam locum, ubi nasci débeat. Nam, sicut Dóminus ac Redémptor noster Bethléem sibi prevídit, ut ibi pro nobis humanitátem assúmere et nasci dignarétur, sic diábolus illi hómini perdíto, qui Antichrístus dicitur, locum novit aptum, unde radix ómnium malórum oríri débeat, scílicet civitátem Babylóniæ. In hac enim civitáte, quæ quóndam fuit ínclita et gloriósa urbs Gentílium et caput regni Persárum, Antichrístus nascétur. Et in civitátibus Bethsáida et Corozáim nutríri et conservári dícitur, quíbus civitátibus Dóminus in evangélio impropérat, dicens: Væ tibi, Bethsáida, væ tibi, Corozáim. Habébit áutem Antichrístus magos, maléficos, dívinos et incantatóres, qui eum, diábolo inspirante, nútrient et docébunt in omni iniquitáte, falsitáte et nefária arte et malígni spíritus erunt duces ejus, sócii semper et cómites indivísi. Deínde Hierosólymam véniens, omnes Christiános, quos ad se convertére non póterit, per vária torménta jugulábit et suam sedem in templo sancto parábit. Templum étiam destrúctum, quod Salómon Deo ædificávit, in statum suum restaurábit et circúmcidet se, et fílium Dei omnipoténtis se esse mentiétur.
 
Reges autem et príncipes primum ad se convértet, deínde per illos cœ́teros pópulos. Loca vero, per quæ Christus Dóminus ambulávit, ibit et prius déstruet quod Dóminus illustrávit. Deínde per univérsum orbem núntios mittet et prædicatóres suos. Prædicátio autem ejus et potéstas tenébit a mari úsque ad mare, ab oriénte úsque ad occidéntem, ab aquilóne úsque ad septentriónem. Fáciet quóque signa multa, mirácula magna et inaudíta. Fáciet ignem de cœlo terribíliter veníre, árbores súbito florére et arescére, mare turbári et súbito tranquillári, natúras in divérsis figúris mutári, aquárum cursus et órdinem convérti, área ventis et commotiónibus multimódis agitári et cœ́tera innumerabília et stupénda, mórtuos étiam in conspéctu hóminum suscitári, ita ut in errórem inducántur, si fiéri potest, étiam elécti. Nam quando tanta ac tália signa vidérint étiam illi, qui perfécti et elécti Dei sunt, dubitábunt, utrum sit ipse Christus, qui in fine mundi secúndum Scriptúras ventúrus est, annon. Excitábit autem persecutiónem sub omni cœlo supra Christiános et omnes eléctos. Eríget ítaque se contra fidéles tribus modis, id est, terróre, munéribus et miráculis. Dabit in se credéntibus áuri atque argénti cópias.
   
Quos vero non póterit munéribus corrumpére, superábit terróre. Quos autem terróre non póterit, signis et miráculis sedúcere temptábit. Quos nec signis póterit, in conspéctu ómnium miserábili morte cruciátos crudéliter necábit. Tunc erit talis tribulátio, qualis non fuit super terram ex témpore, quo gentes esse cœpérunt usque ad tempus illud. Tunc qui in agro sunt, fúgient ad montes et qui supra tectum, non descéndet in domum suam, ut tollat áliquid de ea. Tunc omnis fidélis Christiánus, qui invéntus fúerit, aut Deum negábit, aut, sive per ferrum, sive per ignem fornácis, sive per serpéntes, sive per béstias, sive per áliud quódlibet genus torménti, intéribit, si in fide permánserit.
 
Hæc autem tam terríbilis et timénda tribulátio tribus annis manébit in toto mundo et dimídio. Tunc breviabúntur dies propter eléctos. Nisi enim Dóminus abbreviásset dies, non fuísset salva omnis caro. Tempus si quidem, quando idem Antichrístus véniat, vel quándo dies judícii apparére incípiat, Paulus apóstolus, in epístola ad Thessalonicénses: Rogámus vos, per advéntum Dómini nostri Jesu Christi, maniféstat, eo loco, ubi ait: Quóniam, nisi venérit discéssio primum et revelátus fúerit homo peccáti et fílius perditiónis. Scimus enim quóniam post regnum Græcórum, sive étiam post regnum Persárum, ex quíbus unumquódque suo témpore magna glória víguit et máxima poténtia flóruit, ad últimum quóque, post cœ́tera regna, regnum Romanórum cœpit, quod fortíssimum ómnium superiórum regnórum fuit et ómnia regna terrárum sub dominatióne sua hábuit, omnes quæ populórum natiónes Románis subjacébant et serviébant ejus sub tribúto.
 
Inde ergo dicit Paulus apostólus, Antichrístum non ántea in mundum esse ventúrum, nisi venérit discéssio primum, id est, nisi prius discessérint ómnia regna a Románo império, quæ pridem súbdita erant. Hoc áutem tempus nondum venit, quia, licet videámus Románum impérium ex máxima parte destrúctum, tamen, quámdiu reges Francórum duravérint, qui Románum impérium tenére debent, Románi regni dígnitas ex toto non períbit, quia in régibus suis stabit. Quídam vero doctóres nostri dicunt, quod unus ex régibus Francórum Románum impérium ex íntegro tenébit, qui in novíssimo témpore erit, et ipse erit máximus et ómnium regum últimus. Qui, póstquam regnum suum felíciter gubernáverit, ad últimum Hierosólymam véniet et in monte Olivéti scéptrum et corónam suam depónet. Hic erit finis et consummátio Romanórum Christianórumque impérii. Statim quæ, secúndum prædíctam Pauli apóstoli senténtiam, Antichrístum dicunt affutúrum. Et tunc revelábitur quídem homo peccáti, Antichrístus vidélicet, qui, licet homo sit, fons tamen erit ómnium peccatórum et fílius perditiónis, id est, fílius diáboli, non per natúram, sed per imitatiónem, quia per ómnia adímplevit diáboli voluntátem, quia plenitúdo diabólicæ potestátis et tótius mali ingénii corporáliter habitávit in illo, in quo erunt omnes thesáuri malítiæ et iniquitátis abscónditi.
 
Qui adversátur, id est, contrárius est Christo ómnibus quæ membris ejus, et extóllitur, id est, in supérbiam erígitur, supra omne quod dícitur Deus, id est, supra omnes deos géntium, Hérculem vidélicet, Apóllinem, Jovem, Mercúrium, quos pagáni deos esse estímant. Supra omnes istos deos extollétur Antichrístus, quia majórem et fortiórem se his ómnibus fáciet, et non solum supra hos, sed étiam supra omne quod cólitur, id est, supra sanctam Trinitátem, quæ sólummodo colénda et adoránda est ab omni creatúra. Ita se extóllet, ut in templo Dei sédeat, osténdens se támquam sit Deus. Nam, sicut supra dixímus, in civitáte Babylóniæ natus, Hierosólymam véniens, circúmcidet se, dicens Judǽis: Ego sum Christus vobis repromíssus, qui ad salútem vestram veni, ut vos, qui dispérsi estis, congrégem et deféndam. Tunc cónfluent ad eum omnes Judǽi, estimántes Deum suscípere, sed suscípient diábolum. Sive étiam in templo Dei sedébit Antichrístus, id est, in sancta Ecclésia, omnes Christiános fáciens mártyres, et elevábitur et magnificábitur, quia in ipso erit caput ómnium malórum diábolus, qui est rex super omnes fílios supérbiæ.
  
Sed ne súbito et improvíse Antichrístus véniat, et totum humánum genus suo errore decípiat et perdat, ante ejus exórdium duo magni prophétæ mitténtur in mundum, Enoch scílicet et Elías, qui contra ímpetum Antichrísti fidéles Dei divinis armis præmúnient, et ínstruent eos et confórtabunt et præparábunt eléctos ad bellum, docéntes et prædicántes tribus annis et dimídio. Fílios áutem Ísraël, quicúmque eo tempóre fúerint invénti, hi duo máximi prophétæ et doctóres ad fídei grátiam convértent, et a pressúra tanti túrbinis in parte electórum insuperábilem reddent. Tunc implébitur, quod Scriptúra dicit: Si fúerit númerus filiórum Ísraël sicut aréna maris, relíquiæ salve fient. Póstquam ergo per tres annos et dimídium prædicatiónem suam complevérint, mox incípiet excandescére Antichrísti persecútio, et contra eos primum Antichrístus sua arma corrípiet eos que interfíciet, sicut in Apocalýpsi dícitur: Et cum finiérint, ínquit, testimónium suum, béstia, quæ ascéndet de abýsso, fáciet advérsus eos bellum, et vincet eos et occídet illos. Póstquam ergo isti duo interfécti fúerint, inde cœ́teros fidéles perséquens, aut Mártyres gloriósos fáciet, aut apóstatas reddet. Et quicúmque in eum credíderint, signum carácteris ejus in fronte accípient.
  
Sed quia de princípio ejus dixímus, quem finem hábeat dicámus. Hic ítaque Antichrístus, diáboli fílius, et tótius malítiæ ártifex péssimus, cum per tres annos et dimídium, sicut prædíctum est, magna persecutióne totum mundum vexávit et omnem pópulum Dei váriis poenis cruciábit. Póstquam Elíam et Enoch interfecérit, et cœ́teros in fide permanéntes martýrio coronáverit, ad últimum véniet judícium Dei super eum, sicut beátus Paulus scribit, dicens: Quem Dóminus Jesus interfíciet spíritu oris sui. Sive Dóminus Jesus interfecérit illum poténtia virtútis suæ, sive Árchángelus Míchaël interfecérit illum, per virtútem Dómini nostri Jesu Christi occidétur, non per virtútem cujúslibet Ángeli vel Archángeli. Tradunt áutem doctóres, quod in monte Olivéti Antichrístus occidétur in papilióne et in sólio suo, in illo loco, contra quem ascéndit Dóminus ad cœlum.
  
Debétis áutem scire, quia, póstquam fúerit Antichrístus occísus, non statim véniet dies judícii, nec statim véniet Dominus ad judícium, sed, sicut ex libro Daniélis intellígimus, quadragínta dies Dóminus concédet eléctis, ut agant pœniténtiam, proptérea quia sedúcti sunt ab Antichrísto. Póstea vero quam hanc pœniténtiam explevérint, quántum témporis spátium fiat, quoúsque Dóminus ad judícium véniat, nullus est qui sciat, sed in dispositióne Dei manet, qui ea hora sǽculum judicábit, qua ante sǽcula judicándum esse præfíxit.
 
Ecce, domna regína, ego, fidélis vester, quod præcepístis, fidéliter ímplevi, parátus de cœ́teris obœdíre quæ fuéritis dignáta imperáre. – Adso Dervénsis.
 
TRADUCCIÓN   
CARTA DEL HERMANO ADSO A LA REINA GERBERGA, SOBRE EL NACIMIENTO Y EL TIEMPO DEL ANTICRISTO
  
El hermano Adso, último de todos sus siervos, a la excelentísma reina y acariciada en dignidad real, dilecta de Dios y amable con todos los santos, madre de los monjes y líder de las santas vírgenes, a la señora Reina Gerberga, gloria y paz sempiterna
 
De esto es, Señora madre, desde que me hice digno del brote de vuestra misericordia, siempre he sido fiel a vos en todas las cosas, como si fuera vuestro siervo personal. Por ello, a pesar que mis rezos y oraciones sean indignas ante el Señor, sin embargo por vos y por vuestro señor, su señoría el rey, así como para la incolumidad de sus hijos, ruego la misericordia de nuestro Dios, para que se digne en conservar en vos el pilar del Imperio en esta vida y os haga reinar felizmente con Él en el cielo después de esta vida. Puesto que, si el Señor os ha dado la prosperidad y a sus hijos una vida más larga, sabemos indudablemente y creemos que la iglesia de Dios debe ser exaltada y nuestra orden religiosa se multiplique más y más. Yo, vuestro criado fiel, espero y rezo mucho, que, si pudiese adquiriros todo el reino, con mucho gusto lo hiciese. Mas, porque no soy capaz de hacerlo, rezaré al Señor por vuestra salud y por la de vuestros hijos, para que Su gracia siempre os preceda en todas vuestras obras, y que Su gloria os siga pía y misericordiosamente, de modo que, atendiendo el divino mandato, podáis hacer todas las buenas obras que deseáis, para que se os dé la corona en el reino de los cielos.
  
Por lo tanto, pues tenéis piadoso celo en escuchar las Escrituras y hablar con frecuencia de nuestro Redentor, y también de saber sobre la impiedad y la persecución del Anticristo, así como su poder y origen, como yo, esclavo de nuestro Dios, se ha dignado escucharos, he deseado escribiros, y en parte, sobre el Anticristo, en vista de que os habeis dignado a oír esto de mí, porque con vos teneis un prudentísimo pastor, el señor Rorico, espejo clarísimo de toda sabiduría y elocuencia y muy necesario en nuestro tiempo.
   
Por ello, ya que deseáis saber sobre el Anticristo, aprended primero por qué es llamado así. Esto se debe a que será contrario a Cristo en todas las cosas y sus acciones serán contrarias a las de Cristo. Cristo vino humilde, él viene como un soberbio. Cristo vino a exaltar a los humildes y a justificar a los pecadores; él por el contrario, a los humildes echará de sí, ensalzará a los pecadores, exaltará a los impíos y siempre enseñará vicios que son contrarios a las virtudes, destruirá la ley del Evangelio, llamará al mundo a darle culto otra vez a los demonios, buscará su propia gloria y se llamará a sí mismo Dios omnipotente.
  
Así también, el Anticristo tiene muchos ministros de su malignidad, de los cuales muchos le han precedido ya en el mundo, como Antíoco, Nerón y Domiciano. Incluso ahora, en nuestro tiempo, sabemos que hay muchos anticristos. Todo aquel, sea laico, canónigo, o incluso monje, que viva contrario a la justicia e impugne las reglas de su orden, y que blasfema del bien, Anticristo es y ministro de Satanás es.
  
Pero ahora veamos el origen del Anticristo. La fuente de mi información no es mi propia opinión o invención, sino que todas estas cosas encontré escritas en los libros después de una investigación diligente.
 
Como, por lo tanto, los autores dicen que el Anticristo nacerá del pueblo judío, específicamente de la tribu de Dan, según las palabras del profeta: “Será Dan serpiente junto al camino, una víbora en la senda” (Génesis 49, 16). Se sentará como una serpiente en el camino, que estará en la senda, para golpear con el veneno de su malicia a aquellos que caminan por sendas de justicia. Nacerá de la unión de su padre y su madre, como los demás hombres, y no, como algunos dicen, sólo de una virgen. Mas sin embargo, se concebirá completamente en el pecado, se engendrará en el pecado, y nacerá en el pecado. En el primer momento de su concepción el diablo entrará con él en el seno de su madre, y por la fuerza del diablo se criará y se protegerá en el vientre de su madre, y la fuerza del diablo estará con él siempre.
  
Y así como el Espíritu Santo vino sobre la madre de Jesucristo nuestro Señor y la cubrió con Su sombra y la llenó de la divinidad, para que concibiera del Espíritu Santo y lo que naciera de ella sea divino y santo, así también el diablo descenderá sobre la madre del Anticristo y la llenará por completo, poseyéndolá completamente por dentro y por fuera, de modo que por el hombre conciba, y lo que nazca sea completamente inicuo, completamente malo, completamente perdido. De ahí que tal hombre será llamado hijo de perdición, para que él sea capaz de destruir al género humano, y al final sea él destruido.
 
Ahora escucharéis cuál será su nacimiento. Escuchad también el lugar donde habrá de nacer. Ya que, así como nuestro Señor y Salvador previó Belén para sí mismo, asumió la humana condición y se dignó nacer para nosotros, también el diablo conoce un lugar apropiado para él, para este hombre de perdición llamado Anticristo, donde surgió y nació la raíz de todo mal, es decir, la ciudad de Babilonia. En esta ciudad, que fue una vez una ciudad famosa y orgullo de la gentilidad, y la capital del reino de los persas, ahí nacerá el Anticristo. Y en las ciudades de Betsaida y Corozaín se criará, ya que el Señor condena estas ciudades en el Evangelio con las palabras: “¡Ay de ti, Betsaida, ay de ti, Corozaín!” (Mateo 11, 21). El Anticristo tendrá magos, brujos, hechiceros, adivinos y encantadores, que, inspirados por el diablo, le criarán e instruirán en toda iniquidad, falsedad y arte nefasto, y espíritus malignos serán sus guías y amigos eternos, y compañeros inseparables. Luego vendrá a Jerusalén, y a todos los cristianos, a los que no será capaz de convertir, por medio de diversos tormentos los matará, y colocará su propio trono en el templo santo. Él restaurará el Templo que Salomón construyó a Dios, ahora en ruinas, en su forma original y se circuncidará sí mismo y mentirá diciendo que es el Hijo de Dios omnipotente.
  
Convertirá primero a reyes y príncipes a su causa y luego, por ellos, al resto de los pueblos. Pisoteará los sitios donde Señor Jesucristo anduvo, y después de destruir lo que el Señor ha iluminado, enviará entonces a sus mensajeros y predicadores en todas partes del universo mundo. Su mensaje y su poder prevalecerán de mar a mar, desde Oriente a Occidente, del Aquilón al Septentrión. También hará muchas señales y milagros grandes e inauditos. Hará venir terriblemente fuego del cielo, florecer y secarse los árboles de repente, turbar el mar y súbitamente calmarlo, cambiar la naturaleza en diversos aspectos, cambiar el orden y curso de las aguas, agitar los aires con vientos y tormentas y otras cosas innumerables y estupendas. Hará volver a los muertos a la vida ante la vista de hombres, para inducir a engaño, si fuere posible, aun a los escogidos. Ya que cuando vean tantos y tan grandes milagros, hasta aquellos que son perfectos y elegidos por Dios se preguntarán si él es Cristo que, según las Escrituras, volverá al final de mundo. Por debajo de todo el cielo moverá también persecución contra los cristianos y todos los escogidos. Se levantará contra los fieles de tres modos, esto es, con miedo, regalos y milagros. A cuantos crean en él, les dará grandes regalos de oro y plata.
   
A cuantos no pueda corromper con los regalos, conquistará con el miedo. Y a los que no pueda aterrorizar, tratará de seducir con sus señales y prodigios. Aquellos que no pueda convencer con los milagros, los torturará cruelmente y dará una muerte miserable a vista de todos. “Entonces habrá tal tribulación como nunca hubo en la tierra, desde el momento en que aparecieron las naciones hasta ese mismo tiempo. Entonces cuantos estén en el campo, huyan a los montes, y quien esté sobre el tejado, no descienda a su casa a tomar cualquier cosa suya”. Entonces todos los fieles cristianos que fueren encontrados, o negarán a Dios, o si permanecen en la fe, morirán, ya sea por el hierro o por el horno ardiente, ya sea por las serpientes, o por bestias salvajes, o por cualquier otro género de tormento.
  
Esta tribulación horrible y aterradora tendrá una duración de tres años y medio en todo el mundo. “Entonces en favor de los escogidos, aquellos días se abreviarán. Porque si el Señor no abreviase aquellos días, ninguna carne se salvaría”. El momento en que el Anticristo venga, o cuando empiezan a aparecer el día del juicio, el apóstol Pablo, en su carta a los Tesalonicenses: “Y os rogamos, hermanos, por la parusía de nuestro Señor Jesucristo”. Y aclara su posición cuando dice: “Porque, si no viniere la apostasía primero, y se revelare el hombre del pecado, el hijo de la perdición”. Por que sabemos, ya que después del Imperio griego y el Imperio persa, cada uno de ellos en su propio tiempo prosperó en gran gloria y floreció en mayor poder, finalmente, después de los otros imperios, el Imperio de los romanos comenzó, que era el más fuerte de todos los reinos anteriores y tenía todos los reinos terrenales bajo su dominio, y todas las naciones de los pueblos vivían bajo los romanos y pagaron tributo a ellos.
  
De esto, por tanto, dice el apóstol Pablo que el Anticristo no vendría al mundo sin que antes venga la apostasía, es decir, a menos que se separen todos los reinos que hace mucho tiempo fueron súbditos del Imperio Romano. Este tiempo no ha llegado todavía, porque aunque vemos que el Imperio Romano fue destruido en su mayor parte, sin embargo, siempre y cuando los reyes de los francos tengan por derecho el Imperio Romano, la dignidad del Imperio Romano no fallecerá totalmente, porque durará en los reyes franceses. Otros doctores nuestros, sin embargo, nos dicen que uno de los reyes de los francos tendrá el Imperio Romano en su totalidad, que en el último tiempo será el último y el más grande de todos los reyes. Y después de que él gobierne su reino prósperamente, al final vendrá a Jerusalén, y depondrá su cetro y corona en el Monte Olivete. Esta será el fin y la consumación de los romanos y los cristianos. Y de inmediato, de acuerdo con la opinión mencionada del apóstol Pablo, dicen que el Anticristo estará pronto. Y entonces será revelado el hombre de pecado, el anticristo, el que, a pesar de que es hombre será, sin embargo, la fuente de todos los pecados y el hijo de perdición, es decir, el hijo del diablo, no por naturaleza, sino por imitación, porque va a llevar a cabo la voluntad del diablo, porque la plenitud del poder del diablo y de la naturaleza depravada morará corporalmente en él, en quien estarán ocultos todos los tesoros de malicia e iniquidad.
  
“El cual se opone”, es decir, es contrario a Cristo y todos sus miembros, “y está levantado, es decir, erigido en la soberbia, sobre todo lo que se llama Dios”, es decir, por encima de todos los dioses paganos, es decir, de Hércules, Apolo, Júpiter, Mercurio, a quienes los paganos creen que son dioses. El Anticristo se levantará por encima de todos estos dioses, porque él mismo se hará mayor y más fuerte que todos ellos; y no sólo por encima de estos, sino “también sobre todo lo que es adorado”, es decir, por encima de la Santísima Trinidad, que es lo único que debe ser adorado y es adorado por toda criatura. Él va a exaltarse a sí mismo tanto que “[se] entronizará a sí mismo en el templo de Dios, y se proclamará como Dios”. Porque, como hemos dicho más arriba, nació en la ciudad de Babilonia, llegará a Jerusalén y se circuncidará a sí mismo, diciendo a los Judios: “Yo soy el Cristo prometido a vosotros, que he venido a salvarlos: Yo he venido a vosotros, que fuisteis esparcidos, para congregaros y protegeros”. Entonces correrán junto a él todos los judíos, pensando que están aceptando a Dios, pero recibirán al diablo. El Anticristo también “se entronizará a sí mismo en el templo de Dios”, es decir, en la Santa Iglesia, haciendo mártires a todos los cristianos, y él se enaltecerá y se engrandecerá, porque en él estará el diablo, fuente de toda maldad, quien es el “rey de todos los hijos de soberbia”.
  
Pero el Anticristo no vendrá de repente y de improviso para engañar y destruir al género humano por sus errores, porque antes de su llegada, serán enviados al mundo dos grandes profetas, Enoc y Elías, para defender a los fieles de Dios con las armas divinas contra el ataque del Anticristo, y entrenar y reforzar y preparar los elegidos para la guerra, enseñando y predicando durante tres años y medio. En cuanto a los hijos de Israel que se encuentren en ese momento, estos dos máximos profetas y maestros les convertirán a la gracia de la fe, y frente a la presión de tan gran tormenta harán invencible la fe de los elegidos. Entonces, lo que dice la Biblia se realizará: “aunque el número de los hijos de Israel sea como la arena del mar, será salvo un remanente”. Pero una vez que hayan cumplido su predicación durante tres años y medio, comenzará a estallar contra ellos la persecución del Anticristo, que primeramente se armará y los matará, como se dice en el libro del Apocalipsis: “Y, cuando terminaren el testimonio suyo, la bestia, la que sube del abismo hará contra ellos guerra, y les vencerá y matará”. Entonces, después de que estos dos hayan sido asesinados, perseguirá al resto de los fieles, o haciéndolos mártires gloriosos, o atrayéndolos como apóstatas. Y todo aquel que en él cree, recibirá la señal de su carácter en la frente.
 
Sin embargo, porque hemos hablado de su comienzo, consideremos su final. Así que el Anticristo, hijo del diablo y pésimo maestro de toda malicia, habiendo durante tres años y medio, como se ha dicho antes, atormentado al mundo entero con una gran persecución y torturado al pueblo de Dios con varios castigos, después de asesinar a Elías y Enoc, y coronado con el martirio al resto de aquellos que permanecen en la fe, al final el juicio de Dios vendrá sobre él, como escribe San Pablo, diciendo: “Que el Señor Jesús lo destruirá con el aliento de su boca”. Si el Señor Jesús lo mata con el poder de su virtud, o si el arcángel Miguel lo mata, será por el poder de nuestro Señor Jesucristo, y no por el poder de cualquier ángel o arcángel. Dicen también los doctores que en el Monte Olivete, el Anticristo será condenado a muerte en su pabellón y en su trono, en el lugar opuesto a aquél donde el Señor ascendió a los cielos.
     
Debéis saber que, después de la muerte del Anticristo no llegará inmediatamente el día del juicio, ni vendrá el Señor a juzgar de una vez, sino que, tal como lo entendemos en el Libro de Daniel, el Señor concederá cuarenta días para los escogidos, a fin que puedan hacer penitencia los que fueron seducidos por el Anticristo. Nadie sabe cuánto tiempo puede haber después de que ellos hayan completado esta penitencia, esto depende de la dispensación de Dios, que juzgará al mundo en la hora que ha predestinado desde toda la eternidad para juzgarlo.
 
He aquí, Señora Reina, que yo, vuestro siervo fiel, he cumplido fielmente lo que me ordenásteis, y estoy dispuesto a obedecer lo que os dignéis mandar. – Adso Dervense.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Preferiblemente, los comentarios (y sus respuestas) deben guardar relación al contenido del artículo. De otro modo, su publicación dependerá de la pertinencia del contenido. La blasfemia está prohibida.