miércoles, 27 de diciembre de 2017

EL TALMUD, LIBRO PERVERSO

Traducción del artículo publicado en italiano en EFFE DI EFFE.

Discusión talmúdica (J. Scheich, hacia 1900)
 
El Talmud, obra sagrada del judaísmo postbíblico [cuya lectura es posible gracias al comentario de Rashi -Shlomo ben Yitzak- (1040-1105) estudioso francés, se dice, de ascendencia davídica, que glosa completamente el texto], está dotado de autoridad superior incluso al Antiguo Testamento (ver Erubin 21b). Eso se funda sobre el golpe de Estato realizado por los escribas y fariseos, arbitrariamente proclamados –sobre los valores de una tradición oral y esotérica, remontada justamente a los 70 escribas– soberanos y auténticos intérpretes de la Torá. El dominio incontrastado del fariseísmo es casi universal en la actual religión judaica, excepción hecha del caraísmo, un grupo no muy numeroso de personas (cerca de 30 mil en el mundo), que siguen la interpretación literal del Antiguo Testamento y el consiguiente rechazo de toda implementación de una nueva tradición oral o escrita. Entre las dos versiones existentes del Talmud, escrito en parte en hebreo y en parte en arameo, encontramos el Talmud de Jerusalén y el Talmud de Babilonia; la segunda, más extensa, es considerada la más autorizada y prevalente.
   
En el Talmud, cada parágrafo de la Mishná (que constituye la codificación de la ley oral, esto es, de la tradición hebraica esotérica, remontada a Yehudá ha-Nasí al inizio del siglo III después de Cristo) es debatido por los rabinos. Las discusiones rabínicas  son llamadas guemará; ellas, junto a la primera, constituyen el Talmud. En tales discusiones, podemos encontrar: la halaká (camino que seguir), regla predispuesta de los rabinos; y la hagadá (narración), además de historias, leyendas, y hasta farsas. El texto consta de 18 tomos en la edición clásica; su conocimiento es condición esencial del rabinato.
    
A menudo se ignora cómo el judaísmo post-bíblico mantiene su estructura ontológica esencialmente deicida. No se está acusando deliberadamente a todo hebreo; hablamos académicamente de una corriente de pensamiento, de una ideología, cuya valoración prescinde de los juicios morales sobre Ticio, Cayo o Sempronio, sea judío o griego. A nosotros nos interesa individualizar la grieta filosófico-teológica, que demuestra claramente la exactitud de las afirmaciones de Cristo en el Evangelio y la peligrosidad de las aberraciones del pensamiento, cuando se alontana de la Verdad suprema.
   
El judaísmo está llamado desde siempre a vivir en plenitud su transformación definitiva y completa en Jesucristo y en la Iglesia; por esto, el rechazo a tan excelsa vocación comporta un castigo más grande, al punto de generar la peor de las cegueras.
   
El judaísmo actual está de hecho precipitado, conformemente al dicho corrúptio óptimi péssima, a las bajezas más oscuras del paganismo; de la religión escogida en la sinagoga de satanás.
   
En particular quiero enfatizar en algunos pasajes del Talmud, explícita y claramente perversos. Algunos destilan odio hacia Jesucristo (¡excusadme si reproduzco las siguientes blasfemias y obscenidades!):
  • Certificando el nacimiento ilícito y adúltero, con ofensas a María Santísima (Yebamoth 49b; Jewish Enciclopedia; Sanhedrin 106a,b);
  • Contaminando laboriosamente el mensaje: Jesús habría sido hechicero y apóstata (Sanhedrin 43a);
  • Ofendiendo la memoria y decretando la condena en el Infierno y en los excrementos (Gittin 56b,57a), suerte por demás, compartida, por los cristianos que los siguen y por los Textos sagrados del cristianismo (Rosh Hashanah 17, también Sanhedrin 90 y Shabbath 116a).
 
Otros versos confirman el origen humano y frágil de su composición, resultando ridículos en su contenido:
  • Las hienas se convierten en murciélagos luego de siete años, y luego a su vez, en espinas y demonios (Baba Kamma 16a).
  • Estar desnudo delante de una lámpara ocasiona epilepsia (Pesahim 112b).
  • La tierra a la sombra de una caballeriza tiene valor medicinal, como también los excrementos de un perro blanco (Gittin 69a,b).
Muchos otros, en cambio, son evidentemente fautores de odio contra el género humano (goyím, es decir, no judíos), cubriendo el homicidio; y están llenos de misoginia:
  • El nacimiento de una niña es un evento infeliz (Baba Bathra 16b).
  • Nunca es una cosa buena hablar demasiado con una mujer, incluso con la propia (Aboth 1.5).
  • Es justo divorciarse de la propia mujer si le daña la comida, o si se encuentra una mujer más hermosa (Gittin 91a).
  • Todos los Gentiles (es decir, los no hebreos) son solamente animales, por tanto todos sus niños son bastardos (Yebamoth 98a).
  • Cuando un no hebreo roba a un hebreo, debe restituirle todo, pero si sucede lo contrario, el hebreo no debe restituir nada. Además, si un no hebreo mata a un hebreo, debe ser muerto también él. mas no al contrario (Sanhedrin 57a).
  • Es lícito usar de los subterfugios ante un tribunal para engañar a un no hebreo (Baba Kamma 113a).
Otros versos justifican el adulterio e incluso la pedofilia:
  • Es justo para una niña de tres años tener relaciones sexuales (Abodah Zarah 37a; Kethuboth 11b, 39a; Sanhedrin 55b, 69a,b; Yebamoth 12a, 57b, 58a, 60b).
  • Cuando un hombre tiene relaciones homosexuales con un niño de menos de 9 años de edad, no es de condenar (Sanhedrin 54b, 55a).
  • Las relaciones sexuales con un niño menor de 8 años de edad son lícitas (Sanhedrin 69b).
Cuanto se ha informado fue escrito solamente a fin de conocer la verdad de la aberración talmúdica. El judaísmo, tal como es, es esencialmente anticristiano. Esto nos invita a orar por todos los judíos, que no queremos ni podemos juzgar por apariencias, ya que solo Dios puede escrutar sus corazones, a fin de que se conviertan a la Única Verdad, que sus padres rechazon hace 2000 y más años.
  
La fiesta de la santa Natividad sea la ocasión para encontrar el verdadero espíritu navideño (no los impostajes papanoelcentrista-pseudobuenista-pseudopacifistas), el de Cristo Jesús, que, derramado en nuestros corazones, nos regenera en la vida eterna, y por medio del cual podemos interceder por todos los hombres, también por nuestros enemigos, a fin que se conviertan sinceramente y vivan.
  
STEFANO MARIA CHIARI
25 de Diciembre de 2010

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Preferiblemente, los comentarios (y sus respuestas) deben guardar relación al contenido del artículo. De otro modo, su publicación dependerá de la pertinencia del contenido. La blasfemia está prohibida.