sábado, 23 de diciembre de 2017

LA “CANONIZACIÓN” DE MONTINI

1º APRUEBAN “MILAGRO” REALIZADO EN UN NO NACIDO PARA LA CANONIZACIÓN DE MONTINI ALGHISI/PABLO VI (Noticia de INFOVATICANA)
  
Giovanni Batista Montini Alghisi/Antipapa Pablo VI
  
“La Voce del Popolo”, el periódico diocesano de Brescia, municipio muy cercano a Concesio, donde nació el Papa Montini, informó ayer sobre la aprobación de un segundo milagro atribuido por la comisión teológica vaticana a Pablo VI.
 
Al igual que ocurrió con su beatificación en 2014 cuando se reconoció un milagro acaecido en los años noventa sobre un no nacido, ahora se estaría reconociendo un segundo milagro, esta vez producido el mismo año de su beatificación, pero que también habría tenido lugar en el vientre materno.
  
El milagro habría tenido como protagonista a Amanda, una niña nacida el 25 de diciembre de 2014 con apenas 24 semanas de gestación. Antes, a las 13 semanas, la placenta que hospedaba a la niña se rompió vaciándose de líquido amniótico por lo que los médicos le aconsejaron abortar. Ella no se resignó y fue a rezar al Santuario de la Virgen de las Gracias -muy especial para Montini ya que ahí se fraguó su vocación sacerdotal- donde pidió la intercesión de Pablo VI. Finalmente la niña nació en Navidad.
  
Este milagro sería el segundo necesario para la canonización, que podría tener lugar en 2018. El primer milagro, el que le condujo a la beatificación en 2014, ocurrió en EEUU y también tuvo como protagonista a un no nacido en parecidas circunstancias.
  
El Papa de la Humánæ Vitæ, encíclica cuyo subtítulo es ‘Sobre la regulación de la natalidad’ y que de todos es sabido sembró gran controversia, ya que defendió y definió la postura de la Iglesia sobre el aborto, los métodos anticonceptivos y asuntos relacionados con la vida sexual, podría ser proclamado santo por dos milagros realizados por su intercesión en el vientre materno.
  
2º MONTINI, UN SANTO PALMARIANO (Por Cesare Baronio para OPPORTUNE IMPORTUNE - Traducción nuestra).
 
Ante la noticia de la inminente “canonización” de Giovanni Battista Montini, me ha regresado a la mente el recuerdo de un viaje que realicé hace muchos años a España, donde tuve la ocasión de visitar la presuntuosa basílica de San Pedro [N. del T. Basílica de Nuestra Madre del Palmar Coronada], que se levanta en La Alcaparrosa, donde tiene su sede la sediciente iglesia católica palmariana.
    
Luego de la abdicación de Gregorio XVIII -que ha dejado la secta por cuestiones amorosas y por haber perdido la Fe- el 23 de Abril de 2016 fue elegido Pedro III, en el siglo Markus Joseph Odermatt.
  
Markus Josef Odermatt (en religión Eliseo María de la Santa Faz), Papa Pedro III de los Palmarianos
 
Para un Católico romano, esta grotesca parodia de un Vaticano en tierra sevillana suscita aquella sana hilaridad que provocan ciertas improbables re-evocaciones litúrgicas presentadas por filmes de bajo nivel con veleidades históricas: sin necesidad de analizar la doctrina de la secta fundada por un electricista, basta ver cómo son celebradas las funciones papales para divertirse de lo lindo y dejar a estos pobrecitos en su carnaval españolizante de bricolaje. El último hallazgo de los fastos palmarianos es un ridículo colapasta barroco, que imita torpemente la tiara papal. Para no hablar de las insignias y de los ornamentos, en el cual el furor recamatorio de algún artesano se ha desencadenado rivalizando en cursilería con las escenografías de la serie The young Pope.
  
Pero si nunca hubiesen dudas acerca de la posible seriedad de la secta, basta el hecho de que la iglesia palmariana haya “canonizado” a Pablo VI y lo venere con el título de mártir. En verdad no asombra que -dado el perfil moral del sacro colegio de esta secta- ella haya escogido elevar a los honores de los altares a un personaje de tal facha.
   
Conversando con mi acompañante, decía entonces que la prueba reina de la falsedad de la iglesia palmariana residía específicamente en haber “canonizado” a Montini, el cual jamás y nunca -sostenía- sería santo en la verdadera Iglesia Católica. Juzgaba imposible, y lo pienso aún hoy, que el Espíritu Santo pudiese asistir con la infalibilidad al Vicario de Cristo que proclame como “santo” al demoledor de la Misa [N. del T. Si fuera sólo eso: Montini era judío, masón, comunista, espía de la CIA y la KGB, homosexual y asesino. Y Bergoglio no es Vicario de Cristo, nunca lo fue ni lo será jamás].
 
La “beatificación” de Montini por parte de la neo-iglesia conciliar el 19 de Octubre de 2014 y el anuncio de su inminente “canonización” en 2018 demuestran que tanto la secta española como su análoga romana nacida del Concilio hacen sus propios santos, su propia liturgia, sus propios dogmas, su propia moral. Pero en todo esto, de Católico, no he visto NADA.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Preferiblemente, los comentarios (y sus respuestas) deben guardar relación al contenido del artículo. De otro modo, su publicación dependerá de la pertinencia del contenido. La blasfemia está prohibida.