lunes, 19 de febrero de 2018

TRES LOGIAS EN EL PARLAMENTO INGLÉS

Traducción de la noticia publicada en THE GUARDIAN (Inglaterra)
   
  
Dos logias masónicas fundadas para miembros del Parlamento y periodistas de política continúnan operando secretamente en el Palacio de Westminster, conoció el diario The Guardian.
 
Según registros de la francmasonería, la logia New Welcome, que recluta parlamentarios [miembros de la Cámara de los Comunes, N. del T.], pares [Título otorgado por la Corona británica a los miembros de la Cámara de los Lores, N. del T.] y personal parlamentario; y la Gallery Lodge, establecida para cuerpos de prensa política conocido como el lobby, permanecen en actividad.
  
Una tercera logia llamada Alfred Robbins, que también fue fundada para los periodistas, también continúa reuniéndose regularmente en Londres.
  
Las indentidades de los miembros de estas tres logias permanecen en secreto fuera del mundo de la francmasonería, sin embargo, y tan reservados son los miembros de la Gallery Lodge que pocos periodistas que trabajan en el vestíbulo parecen conocer su existencia.
  
Un miembro activo de New Welcome dijo a The Guardian que sus miembros mantienen a los masones de la Gallery Lodge en igualdad de condiciones, en el entendido de que aunque son compañeros de hermandad, todavía son periodistas, y «no quieren que los periodistas escucharan sus conversaciones».
  
David Staples, director general de la Gran Logia Unida de Inglaterra (en inglés UGLE), el cuerpo gobernante de los francmasones de Inglaterra y Gales, dijo que no hay contradicción entre el ejercicio periodístico y la pertenencia a la francmasonería.
  
«Contrario a la percepción populista, ser francmasón ayuda a estos miembros en sus papeles de servidores de la sociedad en el sentido lato, incluyendo periodistas, políticos, policías y abogados, a ser mejores en sus trabajos alentándolos actuar como mejores personas. Su membresía es positiva tanto para ellos individualmente, como para la sociedad en su conjunto», afirmó.
   
Añadió que más francmasones declararían su pertenencia, si no temieran al prejuicio y la discriminación: «No debería haber conflicto entre una elección individual sobre si declarar su membresía o no con la capacidad individual de hacer bien su trabajo. Pero lo hay, porque algunos escogen creer otra cosa, y algunos de nuestros detractores lo hacen basados en el prejuicio ciego».
  
La revelación de que tanto los periodistas sobre política y los políticos son masones vino luego de que el saliente jefe de la Federación Policial de Inglaterra y Gales alegara que los francmasones estaban bloqueando las reformas en el aparato policial y frustrando el progreso de las mujeres y oficiales de comunidades negras y otras minorías étnicas.
   
Luego de tres años como presidente de la Federación Policial, Steve White dijo: «Encontré que habían personas que estaban fundamentalmente en contra de cualquier tipo de cambio y cualquier tipo de progreso, y resulta que siempre eran los francmasones».
   
La acusación motivó una airada negación por la UGLE. En una carta a la prensa, Staples dijo: «Nos enorgullece que a lo largo de la historia, cuando las personas han sufrido discriminación tanto en público como en su vida social, la francmasonería siembre los ha recibido en nuestras logias como iguales». Añadió que muchos francmasones eligen mantener su membresía en secreto con el fin de evitar ser discriminados.
 
En el Palacio de Westminster, los parlamentarios y pares no están obligados a declarar su afiliación a la masonería, aunque los directivos de los Comunes dicen que pueden revelar esta información voluntariamente en los registros de intereses financieros de cada cámara. Nadie actualmente lo hace.
  
Ni tampoco los periodistas políticos declaran su membresía masónica en el registro de intereses de los periodistas, que es mantenido por el Parlamento.
  
Cada una de las tres logias se reúnen cuatro veces al año en el Freemasons’ Hall, las oficinas centrales de la UGLE en Covent Garden, Londres.
 
La UGLE dijo que actualmente la Gallery Lodge tiene 45 miembros y la Alfred Robbins Lodge –que debe su nombre a un antiguo reportero y prominente masón– tiene 18 miembros.
  
«Desde el año 2000, ninguno de los miembros que han participado de alguna de estas dos logias se ha registrado como periodista o algo obviamente vinculado a la industria noticiosa», dijo el vocero.
   
Con todo, no está claro cuántos de sus miembros se unieron antes de ese año, y la UGLE no identificará a los miembros de las logias.
  
The Guardian sabe que entre los miembros fallecidos de la Gallery Lodge hay ex-periodistas del Times, el Daily Express, el Scotsman, y varios reporteros de Hansard [Especie de Gaceta legislativa en los países que siguen el modelo Westminster, N. del T.].
  
Mientras que la logia New Welcome tiene de 30 a 40 miembros, The Guardian conoce solamente que cuatro de sus miembros actuales son de la Cámara de los Comunes, y que ninguno de ellos son pares. La mayoría de los miembros de la logia son ex-parlamentarios, personal del Parlamento u oficiales de policía que han servido en el Palacio de Westminster. Los parlamentarios que son francmasones son miembros de otras logias, sin embargo.
  
Aunque la logia New Welcome fue fundada luego de la huelga general de 1926, para admitir a políticos del Partido Laborista que habían sido rechazados anteriormente para ingresar a la francmasonería, The Guardian sabe que ninguno de sus miembros actuales son laboristas.
  
Muchos han dicho que dejaron la masonería en la década de 1980, temiendo la pérdida de sus escaños si eran interogados por su afiliación mientras volvían a solicitar la postulación por el Partido Laborista entre elecciones generales, que se había convertido en un requisito al comienzo de esa década.
  
Al menos un parlamentario laborista dijo que tuvo que dejar la logia New Welcome cuando enfrentó en su momento la ratificación, y acordaba que su membresía permaneciese en suspenso para que pudiera ser tranquilamente readmitido una vez supiera que su asiento parlamentario estuviera seguro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Preferiblemente, los comentarios (y sus respuestas) deben guardar relación al contenido del artículo. De otro modo, su publicación dependerá de la pertinencia del contenido. La blasfemia está prohibida.