lunes, 5 de marzo de 2018

DEL INFIERNO DE LOS CRISTIANOS, POR SAN JUAN MARÍA VIANNEY

Tomado de SERMONES DEL SANTO CURA DE ARS
 
«Ibi erit fletus et stridor déntium». (S. Matth. VIII, 12)
 
Nosotros leemos en el Evangelio que, cuando el Salvador entró en Cafarnaum, un Centurión vino a su encuentro, diciéndole: «Señor, mi siervo esta enfermo en mi casa, de una parálisis que lo hace sufrir mucho». «¡Y bien!, le dice el buen Salvador, iré y yo lo curaré». «¡Ah! Mi Señor, le dice el Centurión, no soy digno de que entres en mi casa; pero di sólo una palabra, y mi siervo será curado. Puesto que yo soy un hombre sujeto a las ordenes de mis superiores, sin embargo, tengo soldados bajo mi mando que hacen todo por mí, digo a uno: ve allí, y va; a otro: ven aquí, y viene; y a mi siervo: haz esto, y lo hace». Jesús, habiéndole escuchado así quedó lleno de admiración, y les dice a aquellos que le seguían: «En verdad les digo que no he encontrado una fe más grande en todo Israel. Por ello les dice que muchos vendrán de Oriente y Occidente y se colocarán junto con Abraham, Isaac y Jacob, en el Reino de los cielos, mientras que los hijos de este reino serán lanzados a las tinieblas, donde habrá llanto y rechinar de dientes».
 
Quién será de nosotros, hijos míos, aquel que, queriendo tomarse la molestia de penetrar el sentido de estas palabras, no se sentirá convencido y llegará con espanto casi a la desesperación pensando que verdaderamente son los malos cristianos quienes son estos desgraciados, que serán expulsados del Reino de los cielos y arrojados a las tinieblas exteriores, es decir, hijos míos, en el Infierno, donde habrá llanto y rechinar de dientes: mientras que a los idólatras y paganos, que nunca han tenido la felicidad de conocer a Jesucristo, se les abrirán los ojos del alma, abandonarán el camino de la perdición, vendrán para entrar en el seno de la Iglesia y ocuparán el sitio que estos malos cristianos perdieron por el desprecio de las gracias que recibieron. Pero no es todavía bastante, hijos míos, los cristianos condenados sufrirán en efecto de tormentos infinitamente más rigurosos que los infieles. La razón es que estos extranjeros serán condenados en parte porque nunca han oído hablar de Jesucristo y de su religión; que vivieron y que murieron en la ignorancia: mientras que los cristianos vieron, a la edad de la razón, la antorcha de la fe brillar delante de ellos como un bello sol y recibieron luces más que suficientes para conocer lo que ellos mismos debían a Dios, al prójimo y a ellos mismos. ¡Oh infierno del cristiano, que tú serás terrible y riguroso! Pero voy a decir, hijos míos, ¿y podréis vosotros oírlo sin temblar? que tanto, el Cielo es alejado de la tierra, tanto el Infierno de los infieles será alejado de aquél del cristiano. Si vosotros queréis saber la razón, hijos míos, he aquí. Si Dios es justo, como nosotros no podemos dudar, debe castigar a una alma al Infierno en proporción de las gracias que recibió y despreció, del conocimiento que tenía para servir a Dios. Después de eso, pues es muy justo que un cristiano condenado sufra infinitamente más que un infiel en el Infierno, porque las gracias, los medios para salvarse eran infinitamente más grandes. Para haceros sentir, hijos míos, la necesidad de aprovechar las gracias que recibimos en nuestra santa religión, quisiera destacar que un cristiano condenado será más atormentado que un infiel.
 
Para daros a entender, hijos míos, la magnitud de los tormentos que están reservados a los malos cristianos, habría que ser Dios mismo, porque sólo el que le comprenda, y los condenados le sienten, puesto que Dios es infinito en sus castigos como en sus recompensas. Cuando el buen Dios me daría el poder de arrastrar aquí, en mi lugar, un infame Judas que ha cometido un horrible sacrilegio en comulgar indignamente y vendiendo a su divino Maestro, lo que hacen tan a menudo los malos cristianos por sus confesiones y sus comuniones indignas, su solo grito sería decirme: «¡Oh! ¡yo sufro!» ¡Lenguaje triste que no puede expresar ni la grandeza, ni la magnitud de sus sufrimientos! ¡Oh Infierno de los cristianos, que serás terrible! Ya que Jesucristo parece agotar su potencia, su cólera y su furor para hacer sufrir a estos malos cristianos. ¡Oh mi Dios, como podemos pensar bien en eso, y sentirse de este número, y vivir tranquilos! Mi Dios, ¿que desgracia es comparable a la de estos cristianos! Pero, dígaseme, según esto parecería que hay varios Infiernos. ¡Pues bien! hijos míos, yo, les diré que, si los sufrimientos y los tormentos de los condenados fueran los mismos, Dios no sería justo.
 
Digo además, que hay tantos infiernos como condenados, y que sus sufrimientos son grandes en proporción de la magnitud y del número de los pecados que cometieron y gracias que despreciaron. Dios, que es todopoderoso, nos hace sensibles a nuestra desgracia en proporción del mal que hicimos. Hay grados de los condenados como los santos. Éstos son totalmente felices, es verdad; sin embargo, hay unos que son más elevados en gloria, y esto, según las penitencias y otras buenas obras que hicieron durante su vida. Lo mismo ocurre con los condenados: son totalmente desgraciados, totalmente privados de la vista de Dios, lo que es la más grande de todas las desgracias; porque si un condenado tuviera la felicidad de ver al buen Dios, una vez cada mil años, y esto durante cinco minutos, su infierno dejaría de ser un infierno. Sí, hijos míos, el buen Dios nos hará sensibles a esta privación y a otros tormentos, según el número, el tamaño y la malicia de los pecados que hayamos cometido. Díganme, hijos míos, ¿podemos oír, sin estremecernos, el lenguaje de estos impíos que les dicen que les gusta ser condenados tanto por mucho como por poco?
 
¡Lamentablemente! desgraciado, pues ¿no pensó jamás que cuanto más sus pecados fuesen multiplicados, y más fuesen cometidos con malicia, más sufriría en el Infierno? Más allá concluyo, hijos míos, que los cristianos que pecaron con más conocimiento, que se vieron obligados tantas veces a hacerse violencia para reprimir los remordimientos de su conciencia, que despreciaron las santas inspiraciones y todos los deseos buenos que Dios les daba, son tanto más culpables; pues es muy justo, digo, que la justicia de Dios se haga sentir más rigurosamente sobre ellos que sobre estos pobres infieles que pecaron, en parte, sin conocer el mal que hacían, y sin conocer al que ellos ultrajaban, sin conocer la bondad y el amor de un Dios por sus criaturas. Si los idólatras, nos dicen a los santos, son condenados por haber transgredido las leyes de Dios que no conocían, leyes que no conocieron (Romanos 2), ¿que será pues el castigo de los cristianos que saben tan bien el mal que hacen, los deberes que tienen que cumplir?, que comprenden cuánto ultrajan a Dios, que saben los dolores que se preparan para la eternidad; y que, a pesar de todo eso, ¿no dejan de pecar? No, no, hijos míos, la potencia y la cólera de Dios parecen no ser bastante grandes ni la eternidad bastante larga para castigar a estos desafortunados. Sí, hijos míos, me parece ver estas llamas encendidas por la justicia de Dios negarse a hacer sufrir estas penas a los idolatras y volverse con un furor espantoso sobre estos desgraciados cristianos reprobados. En efecto, hijos míos, ¿quién no sería tocado por compasión viendo brillar estas naciones extranjeras? ¡Ah!, deben exclamar en medio de las llamas que los devoran: «Dios mío, ¿por qué nos echaste en estos abismos de fuego? No sabíamos lo que había que hacer para amarte. Si te ultrajamos, es porque no te conocíamos. ¡Ah! Señor, si se nos hubiera dicho, como a los cristianos, todo lo que habías hecho por nosotros, cuánto nos querías, ¡ah! no, jamás habríamos tenido la desgracia de ofenderte». ¡Lamentablemente! me parece que veo a Jesucristo que se tapa los oídos para no oír los gritos de estos pobres desgraciados. No, hijos míos, Jesucristo es demasiado bueno para no dejarse conmover. Si no nos hubiera dicho que, sin el bautismo y fuera de la Iglesia, no podíamos esperar el cielo, ¿podríamos creer bien que estas pobres almas estén condenadas sin haber sabido lo que había que hacer para salvarse? No, hijos míos, me parece que Jesucristo no puede fijar los ojos en estos pobres infortunados sin ser tocado por compasión. Pero que se consuelen en sus desgracias: los dolores que van a aguantar infinitamente serán menos rigurosos que aquellos de los cristianos. ¡Mi Dios! ¿podrá decir cada uno de ellos «por qué me echó en este fuego»?
 
Pero, por otra parte, hijos míos, escuchad los gritos, los aullidos de los cristianos condenados: «¡Ay de mi! ¡Yo sufro! No veo, no toco, no siento y sólo soy difunto. ¡Ah! si estoy condenado es por mi culpa; sabía bien todo lo que había que hacer para salvarme, y tenía todos los medios más que suficientes para esto. ¡Por desgracia! ¡Pecando, sabía muy bien que perdía a mi Dios, mi alma y el Cielo, y que me condenaba por siempre para arder en los infiernos! ¡Ah! Soy bien castigado porque lo quise. El buen Dios que, tantas veces, me ofreció mi perdón y todas las gracias que hacían falta para esto, el buen Dios me perseguía sin cesar con remordimientos de conciencia que me devoraban y que parecían forzarme a salir del pecado, y no quise, ¡y estoy condenado! Me serví de todas las luces que sólo esta bella religión me proporcionaba, para pecar con más malicia». «Sí, mi Dios, dirá este cristiano durante la eternidad, castigadme, es muy justo, porque, si te encarnaste, si padeciste tantas humillaciones, tantos tormentos, una muerte tan dolorosa y tan vergonzosa, era sólo para llevarme a operar la salvación de mi alma. Toda esta bella religión que has fundado, y derramas con tanta abundancia tus gracias para los pecadores, son sólo para mi salvación; sí, mi Dios, yo sabía todo esto».
  
Sí, hijos míos, un cristiano condenado tendrá, durante toda la eternidad, ante los ojos, todos los buenos pensamientos, todos los buenos deseos, todas las buenas obras que hubiera podido hacer y que no hizo, todos los sacramentos que no recibió y que hubiera podido recibir, todas las oraciones perdidas, todas las misas que oyó mal y que hubiera podido oír muy bien como es debido, lo que le hubiera ayudado mucho a salvar su alma. Sí, hijos míos, este mal cristiano recordará todas las instrucciones que se perdió o que despreciaba, y por las que hubiera podido conocer tan bien sus deber. ¡Ah! Digamos mejor, hijos míos, todos estos recuerdos serán como verdugos que lo devorarán.
 
¡Pues bien! hijos míos, de todo esto, el buen Dios no tendrá que criticarles nada a los pobres idólatras. No, hijos míos, no sabían lo que era pensar en el buen Dios, de agradarle, ni los medios que había que emplear para ir al Cielo; lo que ha hecho comentar a varios santos que todo lo que el buen Dios podía inventar para hacer sufrir a los cristianos condenados no será demasiado riguroso para ellos, ya que conocían tan bien lo que había que hacer para ir al Cielo y agradar a Dios. Veis, hijos míos, si no es justo que suframos en la otra vida más que los paganos. Escuchad con que malicia el cristiano peca sobre la tierra, con cuanta audacia se rebela contra Dios. «Sí, Señor, le dice, sé que tú eres mi Dios, mi creador, que sufriste, que moriste por mí, que me amaste más que a ti mismo, que no dejas de llamarme a ti por tu gracia, por los remordimientos de mi conciencia y por la voz de mis pastores; ¡pues bien! me burlo de ti y de todas tus gracias. Me diste mandamientos para observarlos bajo pena de los castigos más rigurosos: me burlo de ti, de tus mandamientos y de tus amenazas. Tu me diste las luces necesarias para comprender toda la belleza de nuestra santa religión y la felicidad que nos proporciona; ¡pues bien! haré todo lo contrario de lo que me mandas. Tu me amenazas que si me quedo en el pecado pereceré allí, precisamente es para esto que no quiero salir de eso. Sé muy bien que tú instituiste los Sacramentos por los cuales podemos salir tan bien de tu tiranía: y no sólo no quiero sacar provecho de eso, sino que todavía quiero despreciar y burlarme de los que recurrirán a eso, para llevarles a actuar como yo. Sé que tú estas realmente presente en el Sacramento adorable de la Eucaristía, lo que debería llevarme a aparecer delante de ti sólo con un gran respeto y un santo temblor, sobre todo siendo tan pecador como soy: a pesar de eso, quiero ir a tus iglesias y al pie de tus altares sólo para despreciarte y burlarme de ti con mi poco respeto y modestia». «Sí, dirá esta muchacha mundana y perdida, quiero por mis adornos y por mi aire que seduce encantarles con mi forma de tratarlos: tomaré todos los medios posibles para encantar los corazones; trataré de encender en los corazones, con mis maneras infernales, los fuegos impuros que los harán un objeto de horror. ¿Quieren amarme? Haré todo lo que pueda para despreciarlos. Tú me dices que seré feliz, si quiero, durante la eternidad, si te sirvo escrupulosamente; pero que, si hago lo contrario, tú me echarás en los abismos, donde Tú me harás sufrir los dolores infinitos: me burlo del uno y del otro».
  
«Pero, piénsese, no decimos esto pecando; pecamos, es verdad, pero no tenemos este lenguaje». Mi amigo, tus acciones lo dicen, cada vez que pecas, conociendo el dolor que causas. ¿Se nos fía de eso, hijo mío? Dime, cuando trabajas el santo día del Domingo, o cuando comes carne los días que prohíbe la iglesia, cuando juras, o cuando dices palabras sucias, sabes muy bien que ultrajas al buen Dios, que pierdes tu alma y el Cielo, y que te preparas un Infierno. Sabes bien que estando en el pecado, si no recurres al Sacramento de la Penitencia, jamás serás salvado. Vaya, viejos pecadores endurecidos, vaya, cenagal de iniquidad, las naciones extranjeras le esperan para mostrarle que, si hizo daño, lo sabía muy bien. Según esto, hijo mío, pues es muy justo que un cristiano que peca con tanto conocimiento y malicia, sea castigado más rigurosamente en la otra vida que un infiel que pecó, por decirlo así, sin saber que hacía daño. Dime, hijo mío, ¿Cuentan para nada totalmente estos beneficios de los que el buen Dios te favoreció preferentemente a los paganos, y los que tú desprecias?
 
¡Ah¡, hijos míos, ¡que los tormentos que el buen Dios les prepara a los malos cristianos son horribles! Podremos oír sin estremecernos lo que nos dice San Agustín, que «hay unos cristianos que, sólo, en el Infierno, sufrirán más que naciones enteras de paganos, porque, dice, hay unos cristianos que recibieron más gracias que naciones enteras de idólatras». No, mis niños, nos dice San Juan Crisóstomo, «los pecados de los cristianos no son más pecados, pero sacrilegios y de los más horribles, en comparación de los pecados de los idólatras. No, no, malos cristianos, no es más cuestión de pecados en vuestro caso, sino los sacrilegios más horribles».
 
¡Pero, piénsese, es muy duro!, hijos míos, ¿queréis la prueba? Hela aquí: ¿qué es este sacrilegio? Es, dígaseme, la profanación de una cosa santa, dedicada a Dios, como son nuestras iglesias que son destinadas sólo a la oración; es una profanación, cuando asistimos sin respeto, sin modestia, que conversamos allí, nos reímos o dormimos. Es, dígaseme, la profanación de un copón que esta destinado a contener a Jesucristo bajo las especies del pan, o todavía del cáliz, que es santificado por el toque del Cuerpo adorable de Jesucristo y de su Sangre preciosa. ¡Pues bien!, nos dice San Juan Crisóstomo, nuestros cuerpos son todo esto por el santo bautismo. El Espíritu Santo hace su templo de la santa comunión; nuestros corazones son como un copón que contiene a Jesucristo: «¿nuestros miembros no son los miembros de Jesucristo?» (I Cor. VI, 15). ¿ La carne de Jesucristo no se mezcla con la nuestra? ¿Su sangre adorable no fluye por nuestras venas? ¡Ah! desgraciados que somos, ¿nunca hicimos estas reflexiones, que, cada vez que pecamos, hacemos una profanación y un sacrilegio horrible? No, no, hijos míos, jamás detenemos nuestro pensamiento sobre eso, y si antes de pecar estuviéramos convencidos de eso, nos sería imposible pecar. ¡Por desgracia mi Dios, ¡que el cristiano conoce poco lo que hace pecando!
  
Pero, me diréis, si todos estos pecados que son tan comunes en el mundo, son unas profanaciones y sacrilegios tan injuriosos al buen Dios, ¿cuál es el nombre que damos a lo que llamamos sacrilegio, y lo que cometemos cuando escondemos nuestro pecados o los disfrazamos por temor o por vergüenza confesándonos? ¡Ah, hijos míos!, ¡Como podemos fijarnos bien, sin morir de horror, en el pensamiento de tal crimen, que arroja la desolación en el cielo y la tierra! ¡Ah, hijos míos! ¿Un cristiano puede llevar su furor hasta tal exceso, contra su Dios y su Salvador? Un cristiano, hijos míos, que ha cometido un solo sacrilegio en su vida, ¿todavía podría vivir? ¡Ah! no, hijos míos: no hay más términos, ni expresiones para describir el tamaño, la negrura y la horribilidad de tal monstruo cristiano, digo, que, al tribunal de la penitencia, donde un Dios mostró la grandeza de su misericordia más allá de lo que los ángeles jamás podrán comprender: ¡Ah! qué digo, un cristiano que, tantas veces ha experimentado el amor de su Dios, ¿podría ser culpable de tal atrocidad contra un Dios tan bueno? Un cristiano, digo, en la mesa santa, tendrá el corazón, el coraje de arrancar a su Dios de las manos del sacerdote para arrastrarlo al demonio? ¡Ah, desgracia espantosa! ¡Ah, desgracia incomprensible! ¡Un cristiano tendrá el bárbaro coraje de degollar a su Dios, su Salvador, y su Padre más amable! ¡Oh! ¡No, no, el Infierno, en todo su furor, jamás pudo inventar nada semejante! ¡Oh Ángeles del Cielo, venid, acudid en ayuda a vuestro Dios, que es magullado y degollado por sus propios hijos! ¡Oh, no, no! ¡El Infierno jamás pudo llevar su furor a tal exceso! ¡Ah, Padre eterno!, ¿cómo puedes sufrir tales horrores contra vuestro divino Hijo, que nos quiso tanto, y que perdió voluntariamente su vida para reparar la gloria que el pecado nos había quitado?
 
Un cristiano que sería culpable de tal pecado, ¿podría andar, sin pensar que la tierra, en cada instante, va a abrirse bajo sus pies para engullirlo en los Infiernos? ¡Ah! hijos míos, si el pensamiento de tal crimen no les hace estremecerse de horror y no hiela la sangre en sus venas, ¡lamentablemente! ¡vosotros estaríais perdidos! ¡Ah no, no más Cielo para vosotros, el Cielo os rechazó! No, no, hijos míos, ¡no tiene allí castigo bastante grande para castigar tal crimen, que asombra a los demonios mismos! «Venid, desgraciados, venid, viejos infames, nos dice san Bernardo, venid, verdugos de Jesucristo. ¡Qué, desgraciados! ¡Vosotros habéis cometido un sacrilegio, que es derramar la Sangre adorable de Jesucristo en el tribunal de la penitencia! ¡Desgraciados, vosotros escondisteis vuestros pecados, cometisteis la barbarie de ir a sentaros a la mesa santa para recibir allí a vuestro Dios! ¡Basta! ¡basta! ¡ah! monstruo de iniquidad, ¡Ah! de gracia, ¡salva a tu Dios!»
 
¡Oh no, no!, el Infierno jamás puede llevar su furor hasta tal exceso. ¡Ah hijos míos!, si las naciones extranjeras ya sufren tormentos tan horribles en el Infierno, ¿qué será pues la magnitud de los tormentos de los cristianos y de las cristianas que, tantas veces durante su vida, cometieron sacrilegios? ¡Ah no, no, hijos míos!, el Infierno jamás será bastante riguroso, ni la eternidad bastante larga para castigar a estos monstruos de crueldad. «¡Ah! ¡qué espectáculo, nos dice el gran Salviano, de ver a cristianos en el Infierno! ¡Por desgracia! nos dice, ¿que se hicieron esas luces brillantes y todas esas bellas calidades que parecían hacer a los cristianos casi semejantes a los ángeles? ¡Oh mi Dios, pues puede diseñar algo más aterrador! ¡Un cristiano en el infierno! ¡Un bautizado entre los demonios! ¡Un miembro de Jesucristo en las llamas! ¡Devorado por los espíritus infernales! ¡Un hijo de Dios entre los dientes de Lucifer!».
 
Venid, naciones extranjeras, venid, pueblos desgraciados, que no conocisteis nunca al que ofendisteis y que os arrojó en las llamas, venid; ¡es justo que seáis los verdugos de estos falsos cristianos, que tenían tantos medios de amar a Dios, de gustarle y de ganar el Cielo, y que pasaron su vida sólo haciendo sufrir a Jesucristo, que tanto deseó salvarlos! Venid para escuchar a Jesucristo mismo, que nos dice que en el juicio final, los Ninivitas que eran una nación infiel, sí, nos dice, los Ninivitas se levantarán contra estos pueblos ingratos y los condenarán. Estos Ninivitas, a la sola predicación de Jonás, que les era desconocido, hacen penitencia y dejan el pecado (S. Matth. XII, 41); y los cristianos a los que esta palabra santa ha sido prodigada tantas veces; sí, esta palabra divina, que no dejó de resonar en sus orejas, pero, ¡por desgracia! que no golpeó su corazón endurecido, estos cristianos no se convirtieron. ¡Lamentablemente! Hijos míos, ¡si tantas gracias, tantas instrucciones, tantos sacramentos habrían sido dados a los pobres idólatras, que de santos, que de penitentes, que habrían poblado el cielo! mientras que todos estos bienes servirán sólo para endurecerles más en el crimen.
  
¡Ah! ¡momento terrible cuando Jesucristo va a decidir los diferentes grados de sufrimiento que padeceremos en los infiernos! ¡Por desgracia! hijos míos, esto se hará a proporción de las gracias que recibimos y despreciamos. Sí, tantas gracias recibidas y despreciadas y tantos grados más profundos en el infierno. ¡Sí, hijos míos, una sola gracia habría bastado a un cristiano para salvarlo, si hubiera querido sacar provecho de eso, y habrá recibido y despreciado los miles y los miles! ¡ Por desgracia! hijos míos, si cada gracia despreciada será un infierno para un cristiano, ¡Ah! mi Dios, ¡que desgracia eterna para estos malos cristianos! ¡Lamentablemente! Hijos míos, ¡habría que poder oír a estos malos cristianos del medio de las llamas donde la justicia de Dios los precipitó! «¡Ah! ¡Si por lo menos, dicen, jamás hubiéramos sido cristianos, aunque fuéramos condenados como estos infieles, por lo menos podríamos consolarnos, porque no habríamos sabido lo que había que hacer para salvarnos! Que de gracias por lo menos habríamos recibido y que no habríamos despreciado. Pero, desgraciados que somos, fuimos cristianos, rodeados de luces e inundados de gracias para comportarnos y ayudarnos a salvarnos». «¡Lamentablemente, dirá a cada uno de ellos, estos tristes cuadros estarán sin cesar delante de mí durante la eternidad! Yo, cuyo nombre ha sido escrito en el libro de los Santos, yo que fui al bautismo totalmente regado con la Sangre preciosa de Jesucristo, yo que podía a cada instante salir del pecado y asegurarme el cielo, yo a quien tantas veces se dejó oír la magnitud de la justicia de Dios para los pecadores y sobre todo para los malos cristianos. ¡Ah! si por lo menos, se me hubiera quitado la vida antes de nacer, jamás hubiera estado en el cielo, es verdad; pero, por lo menos no sufriría tanto en el infierno. ¡Ah! Si Dios no hubiera sido tan bueno y que me hubiera castigado desde mi primer pecado, estaría en el infierno, es verdad; pero allí sería menos profundo y mis tormentos serían menos rigurosos. ¡Ay de mí! bien reconozco ahora que toda mi desgracia viene sólo de mí». Sí, hijos míos, cada réprobo y cada nación tendrá su cuadro delante de los ojos, y esto durante toda la eternidad, sin poder jamás librarse de eso, ni apartar la vista.

¡Por desgracia! estas pobres naciones idólatras verán durante toda la eternidad que su ignorancia fue causa en parte de su pérdida. ¡Ah! se dirán unos a otros, «!Ah! ¡si el buen Dios nos hubiera dado tantas gracias y tantas luces como a estos cristianos! ¡Ah! ¡si hubiéramos tenido la felicidad de ser instruidos como ellos! ¡Ah! ¡si hubiéramos tenido pastores para aprender a conocer y a querer al buen Dios que nos quiso tanto y qué sufrió tanto por nosotros! ¡Ah! si nos hubieran dicho cuánto el pecado ultraja a Jesucristo y cuánto la virtud tiene gran precio ante los ojos de Dios, ¿habríamos podido cometer el pecado, habríamos podido despreciar a un Dios tan bueno? ¿Mil veces no habríamos preferido morir que desagradarle? Pero, ¡Lamentablemente! no teníamos la felicidad de conocerlo; si somos condenados, ¡por desgracia! el caso es que no sabíamos lo que había que hacer para salvarnos. Sí, tuvimos la desgracia de nacer, de vivir y de morir en la idolatría. ¡Ah! si hubiéramos tenido la felicidad de tener parientes cristianos que nos hubieran hecho conocer la religión verdadera, ¿habríamos podido abstenernos de querer al buen Dios? Si, como los cristianos, hubiéramos sido testigos de tantos prodigios que Él obró durante su vida mortal y que Él continuará haciendo hasta el final de los siglos, Él que, muriendo, les dejó tantos medios de levantarse de sus caídas cuando tenían la desgracia de haber pecado; ¡si hubiéramos tenido la sangre adorable de Jesucristo qué fluía cada día sobre su altar, para pedir gracia para ellos! ¡ Oh! ¡estos cristianos felices a los que tantas veces se les manifestó la misericordia de Dios, que es infinita! ¡Oh! Señor, ¿por qué nos arrojaste al infierno? De gracia, para tu justicia, mi Dios, si te ofendimos, es porque no te conocíamos».
 
Decidme, hijos míos, ¿podemos no ser conmovidos por los tormentos de estos pobres idólatras? Pobres desgraciados, es verdad que sufrís y que estáis separados de Dios, que habría hecho toda vuestra felicidad; pero consolaos de todo, vuestros tormentos serán infinitamente menos rigurosos que aquellos de los cristianos. Pero, hijos míos, ¿qué van a pensar y a hacer estos cristianos considerando su cuadro donde serán marcadas todas las gracias que habían recibido y despreciado? ¡Por desgracia! que digo, cristianos que se verán enrojecer y ennegrecer de tantos crímenes y sacrilegios: ¡ah! es bastante para servir a ellos de infierno. Querrán poder desviar su cara a otro lado para ser menos devorados por el pesar; pero Jesucristo los forzará para siempre, de modo que esta sola vista bastaría para servir a ellos de infierno y de verdugo. ¿Que le podrán decir para excusarse y suavizar un poco sus tormentos? ¡Por desgracia! hijos míos, nada en absoluto; al contrario, todo contribuirá a aumentar su desesperación; verán que ni las gracias ni otros medios de salvación les faltaron, que al contrario, todo les ha sido prodigado; y ellos verán todos estos bienes, que habrían salvado a tantos pobres salvajes, sirvieron sólo para condenarlos. «¡Ah! se dirán, si por lo menos nos hubiéramos quedado en la nada. ¡Ah! ¡qué desgracia para nosotros de haber sido cristianos!». No, hijos míos, no podemos pensar en lo que llegó a estos pobres egipcios sin ser tocados por compasión. Perecieron pasando el Mar Rojo, rebosaron el agua por la boca y fueron totalmente engullidos; este mar que, tantas veces, los había apoyado en sus aguas con navegaciones tan felices, este mar se hizo el medio mismo de su suplicio y los expuso a la risa de sus enemigos, a quienes acababa de abrir un paso libre para salvarlos de sus manos.
 
Pero, ¡lamentablemente! hijos míos, el espectáculo que nos presenta un mal cristiano es mucho más desconsolador. Durante toda la eternidad, veremos a estos cristianos condenados, los veremos devolver por la boca todas las gracias que recibieron y despreciaron durante toda su vida. ¡Por desgracia! hijos míos, veremos salir de estos corazones sacrílegos estos torrentes de la Sangre divina que recibieron y horriblemente profanaron. «Pero, todavía nos dice san Bernardo, lo que les dará todavía un nuevo grado de tormentos a estos cristianos condenados, es que, durante toda la eternidad, tendrán delante de los ojos todo lo que Jesucristo sufrió para salvarlos, y reflexionan que a pesar de eso se condenaron». Sí, nos dice, tendrán delante de los ojos todas las lágrimas que este divino Salvador derramó, todas las penitencias que hizo, todos sus pasos y todos sus suspiros, y todo esto para hacernos mejores. Verán a Jesucristo, tal como era en el pesebre cuando nació, y cuando ha sido acostado sobre un puñado de paja; tal, como era en el huerto de los Olivos, donde lloró tanto nuestros pecados, y hasta con lágrimas de sangre. Él se mostrará como en su agonía, y cuando se le arrastraba por las calles de Jerusalén. Ellos creen oírlo clavado sobre la Cruz, pedir misericordia para ellos: y ahí, Él les mostrará qué cara le costó nuestra salvación, y cuánto sufrió para merecerles el Cielo, que ellos perdieron con tanta alegría de corazón y hasta de malicia. ¡Ah! hijos míos, ¡qué pesares! ¡por desgracia! ¡qué desesperación para estos malos cristianos! «¡Ah!, gritarán del fondo de las llamas, ¡adiós, bello cielo, es para nosotros que has sido creado, y jamás le veremos! ¡Adiós, bella ciudad qué debías ser nuestra morada eterna y hacer toda nuestra felicidad! ¡Ah! si le perdimos, es por nuestra falta y nuestra malicia».
 
Sí, hijos míos, esta es la triste meditación de un cristiano durante toda la eternidad en los infiernos. No, hijos míos, los paganos no tendrán que reprocharse casi nada de todo eso; no tendrán que lamentar el cielo ya que no lo conocían; no han negado y despreciado los medios que se les presentaban para salvarse, ya que ignoraban lo que había que hacer para llegar a esta felicidad. ¡Pero esos cristianos, que no se les dejó de instruir, de urgir y de solicitarles no perderse, y a los que se les presentó tantas veces todos los medios más fáciles para llegar a la vida feliz para la cual fueron creados! Sí, hijos míos, un cristiano dirá al perder la eternidad: «¿Quién es el que me arrojó en el infierno? ¿Es Dios? ¡Ah! No, no. No es Jesucristo; al contrario, Él quería a toda costa salvarme. ¿Es el demonio? Ah no, no, bien podía no obedecerle, como tantos otros hicieron. ¿Son pues mis inclinaciones? ¡Ah! no, no, no son mis inclinaciones; Jesucristo me había dado el imperio sobre ellas, podía amaestrarles con la gracia de Dios que nunca me había abandonado. ¿De donde puede provenir mi pérdida y mi desgracia? ¡Ay de mí! todo esto viene sólo de mí mismo, y no de Dios, ni del demonio, ni de mis inclinaciones. Sí, soy yo quien se atrajo todas estas desgracias; sí, soy yo quien se perdió y reprobó por propia voluntad; si hubiera querido, me habría salvado. ¡Pero estoy condenado! más recursos y esperanza; sí, es mi malicia, mi impiedad y mi libertinaje, que me lanzaron a estos torrentes de fuego de donde jamás saldré».
 
Sí, hijos míos, si la palabra de Dios merece alguna creencia, os ruego pensar seriamente, esta verdad que convirtió tantas almas. ¿Y por qué no produciría los mismos efectos sobre nosotros? ¿Por qué no se convertiría en nuestra felicidad en lugar de nuestra desgracia, si queremos sacar provecho de eso? Sí, hijos míos, o cambiemos de vida, o seremos condenados: porque sabemos muy bien que nuestra manera de vivir no puede conducirnos al cielo. ¡Lamentablemente! hijos míos, nos pasará como al pobre Joab, que, para evitar la la muerte, huyó hacia el templo y abrazó el altar en la esperanza que se le respetaría su vida, porque en otro tiempo había sido el favorito de David; sin embargo fue por orden suya que fue asesinado. El que fue encargado de matarle le gritó: «¡Sal de ahí!». «¡No!, responde el pobre Joab; si hay que morir, prefiero morir aquí». El soldado, viendo que no podía arrancarle del altar, arrojó su puñal, se lo clavó en el pecho, y este pobre Joab besando el altar, recibió el golpe de la muerte y cayó al pie del tabernáculo, que había tomado para su defensa y su asilo. He aquí, hijos míos, precisamente lo que nos llegará un día, si no aprovechamos, o más bien, si continuamos despreciando las gracias de salvación que tanto nos son prodigadas. Ahora somos como Joab, que era el favorito y el amigo de David. No pasaba ni un solo día, sin que recibiera algún nuevo beneficio por parte del príncipe. Fue preferido sobre todos los demás habitantes del reino; pero tuvo la desgracia de no saber sacar provecho de eso y fue castigado sin misericordia por el mismo que lo había colmado de tantos beneficios. Sí, hijo míos, será lo mismo para nosotros que hemos sido preferidos sobre tantas naciones infieles que viven en las tinieblas y que jamás tuvieron la felicidad de conocer la verdad, es decir la religión verdadera, y que perecen en este estado triste y desgraciado. Pero también, hijos míos, qué castigo no esperamos por parte de uno que tanto amaba y colmó de tantos beneficios, si, como Joab, nosotros tuvimos la desgracia de mojar nuestras manos en la sangre de Abner, es decir, de Jesucristo, lo que hacemos cada vez que pecamos; pero mucho más horriblemente cuando somos bastante desgraciados al profanar los sacramentos. Oh mi Dios, ¿podemos pensar en eso y no morir de espanto? Oh mi Dios, cómo puede ser que un cristiano se atreva a llevar tan lejos su crueldad y su ingratitud?
 
«¡Ah! infeliz, dice san Agustín, ¡vas de crimen en crimen, siempre con la esperanza de que te detendrás! ¿Pero no temerás poner el sello en tu desgracia?» ¡Oh! ¡los últimos sacramentos y todos los socorros de la Iglesia sirven poco para estos pecadores qué vivieron despreciando las gracias que nos proporciona nuestra santa religión! Sí, llegará el momento cuando quizás recibirás los últimos sacramentos con mejores disposiciones a los ojos del mundo; pero recibiéndolos, te pasará como a Joab. Jesucristo, que es nuestro príncipe y nuestro Señor, pronunciará tu sentencia de condenación. En lugar de servirte de viático para el cielo, la comunión no será para ti otra cosa que una masa de plomo para precipitarte con mayor rapidez a los abismos; tendrás como Joab el altar, serás como él, todo cubierto de la sangre adorable de Jesucristo; con eso caerás en el infierno.
 
¡Ah! hijos míos, si pudiéramos comprender una vez lo que es un cristiano condenado y los tormentos que padece, ¿podríamos vivir bien en el pecado, en este estado que nos expone sin cesar a todas estas desgracias? No, no, hijos míos, nuestra vida no es de ninguna manera la vida que debe llevar un cristiano que quiere evitar estos suplicios. ¡Eh qué! hijos míos, por un lado, un cristiano que nació en el seno de la Iglesia, que se crió en la escuela del mismo Jesucristo, quien tomó a un Dios crucificado por su padre y su modelo; un cristiano, tantas veces alimentado con su Cuerpo adorable y abrevado con su preciosa Sangre, que debería pasar su vida como un ángel del cielo en acción de gracias: por otra parte, un Dios que desciende del cielo para enseñarle cómo ser feliz en el amor en la tierra; un cristiano que está dotado de tantas cualidades hermosas y de tanto conocimiento sobre la grandeza de su destino; y un Dios, digo, que lo amaba más que a Sí mismo; ¡un Dios que parece haber agotado su amor y su sabiduría y todas sus riquezas para comunicárselos, y que, por su muerte, le evita una muerte eterna! ¡Ah! ¡hijos míos, un cristiano por el que Dios hizo tanto milagros, por el que Dios sufrió tanto, verse arder en el Infierno entre los demonios que van a arrastrarle durante toda la eternidad entre las llamas! ¡Oh horror!... ¡Oh desgracia espantosa!... ¡Oh! ¡el espectáculo horroroso de ver así a un cristiano que esta totalmente cubierto con la Sangre adorable de Jesucristo!
  
¡Por desgracia! hijos míos, ¿quién podría pensar en esto sin estremecerse? Sin embargo, he aquí la división de un número infinito de cristianos que se burlan de los sacramentos y que desprecian todo lo que Jesucristo hizo por ellos; ¡y muy desgraciados somos, si no queremos sacar provecho de tantos medios como tenemos de asegurarnos el cielo! Las naciones extranjeras abrirán los ojos del alma a la luz de la fe, y vendrán para tomar el sitio que perdemos.
    
¡Lamentablemente! hijos míos, tenemos razones para temer que Dios, en castigo del desprecio que hacemos a lo que Jesucristo ha hecho por nosotros, nos quite la fe de nuestro corazón, y nos deje caer en la ceguera y perecer! ¡Oh mi Dios, que desgracia para los cristianos que saben muy bien lo que hay que hacer para salvarse, que, incluso aquí abajo, al no hacerlo, pueden ser muy desgraciados por los remordimientos que les da su conciencia! ¡Ah! hijos míos, ¡que desesperación durante la eternidad para un cristiano a quien nada faltó para evitar todos estos tormentos que padece! «¡Ah! se dirá, yo al que se dijo tantas veces que, si lo quería, podía amar al buen Dios y salvar mi alma y me haría feliz durante la eternidad; ¡yo a quien se le ofrecieron todas las gracias para salir del pecado! ¡Ah! Si por lo menos, no hubiera sido cristiano. ¡Ah! ¿dice menos si nunca me habían hablado del servicio de Dios y de su religión? Pero no, nada me faltó, lo tenía todo y no supe sacar provecho de nada. Todo debía girar a mi felicidad, y, por el desprecio que hice, todo giró a mi desgracia: ¡adiós, bello cielo! ¡adiós, eternidad de delicias! ¡adiós, habitantes felices del cielo!.., ¡todo está acabado para mí!... ¡Más de Dios, más de cielo, más de felicidad!... ¡Oh! ¡que de lágrimas voy a derramar! ¡Oh! ¡que de gritos voy a dar en estas llamas!...» ¡Pero más esperanza! ¡Oh! ¡Pensamiento triste que desgarrará a un cristiano durante la eternidad! ¡Ah! No perdamos un momento para evitar esta desgracia.
 
Es la felicidad que os deseo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Preferiblemente, los comentarios (y sus respuestas) deben guardar relación al contenido del artículo. De otro modo, su publicación dependerá de la pertinencia del contenido. La blasfemia está prohibida.