domingo, 11 de marzo de 2018

FALLECIÓ EL “Kardinarr” KARL LEHMANN

NOTA: “Kardinarr” es un juego de palabras alemán que significa “Cardenal bufón”.
   
  
A resultas de un ictus y una hemorragia cerebral que se le presentó el 21 de Septiembre de 2017, falleció a las 4:45h (hora de Alemania) en la Casa episcopal en la ciudad alemana de Maguncia el cardenal Karl Lehmann a la edad de 81 años.
  
Lehmann fue ordenado sacerdote con el Rito Romano Tradicional el 10 de Octubre de 1963, pero como modernista convencido que fue (asistió a Karl Rahner durante el Vaticano II y en la cátedra de Teología Dogmática en la Universidad de Münster, y fue mentor de Gerhard Ludwig Müller), apostató y siguió la Roma Modernista, donde en 1983 fue instalado obispo de Maguncia con el Rito Montini-bugniniano y dos años después elegido presidente de la Conferencia Episcopal Alemana; por cabildeo de su amigo el ex-canciller Helmut Kohl en el Vaticano fue elevado al cardenalato en 2001 (junto a Jorge Mario Bergoglio y Walter Kasper) y participó en los cónclaves de 2005 y 2013 (fue además miembro de la “Mafia de San Galo”).

Apoyó entre otras cosas, el diaconado para las mujeres y la ordenación presbiteral de hombres casados, el suministro en los hospitales católicos de la píldora abortiva, el ecumenismo, el meaculpabilismo ante el Holocuento (en una visita de los obispos alemanes al memorial Yad Vashem en Jerusalén dijo: «No se puede ser libre y querer liberarse del recuerdo de la Shoá»), la apertura de Alemania a los inmigrantes, y darle la comunión a los divorciados vueltos a casar (esto último fue adoptado en la infame Amóris Lætíta). Recibió, entre otras distinciones (además de “Bufón del año” por el Club del Carnaval de Aquisgrán en 2005), el premio “Abraham Geiger” de la Universidad de Postdam y el grado de Comendador de la Legión de Honor francesa en 2006, el premio “Karl Barth” y la medalla “Martín Lutero” por parte de la Iglesia Evangélica Luterana de Alemania en 1994 y 2016.
  
Por todo lo anterior, y su papel en la Apostasía y la perdición de muchísimas almas por medio del ecumenismo y el liberalismo moral, amén de su odio a la Liturgia Tradicional (llegó a decir una vez que «pedir la Confirmación por el Rito antiguo es una tontería, y yo no lo voy a conceder» -aunque de todos modos, al ser un obispo inválido, NADA podía dar-), QUE SU ALMA ARDA EN EL INFIERNO POR TODA LA ETERNIDAD.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Preferiblemente, los comentarios (y sus respuestas) deben guardar relación al contenido del artículo. De otro modo, su publicación dependerá de la pertinencia del contenido. La blasfemia está prohibida.