jueves, 1 de marzo de 2018

OTORGAN A LA FSSP INDULTO PARA LA SEMANA SANTA TRADICIONAL

Según se comenta en GLORIA NEWS y en REDDIT, a la Fraternidad Sacerdotal San Pedro le ha sido otorgado un indulto por la Pontificia Comisión Ecclésia Dei para utilizar los libros litúrgicos para la Semana Santa que tuvieron vigencia hasta la [fallida] reforma de Pío XII (más exactamente de Aníbal Bugnini CM y Fernando Antonelli Angioloni OFM), reforma iniciada por el decreto Máxima redemptiónis nostræ mystéria. El indulto es otorgado ad experiméntum durante tres años (2018-2020) y dependiendo de sus resultados se podrá extender más allá de la FSSP en los años venideros [AMPLIACIÓN: Según el boletín del monasterio de San Benito en La Garde-Freinet (dep. de Var, Francia), el indulto les fue otorgado primero a ellos el pasado 17 de Enero].
  
La información fue publicada en varios de los boletines parroquiales estadounidenses de la FSSP el día 18 de Febrero, 1º Domingo de Cuaresma (aunque desde sus púlpitos lo anunciaron una semana antes):
Además del permiso de la Comisión Ecclésia Dei, cada iglesia de la FSSP tiene que solicitar permiso de los superiores antes de gozar el indulto, que entrará en vigor a partir del Domingo de Ramos 25 de Marzo de 2018. Según algunos rumores, aparte de la iglesia de la Santísima Trinidad de los Peregrinos en Roma (donde ya se usaba el Triduo pre-1955), a 25 parroquias en Estados Unidos se les concedió permiso hasta ahora. Sin embargo, el Viernes Santo deben leer la oración por los judíos publicada por Benedicto XVI en el año 2008, a saber:
Orémus et pro Judǽis: Ut Deus et Dóminus noster illúminet corda eórum, ut agnóscant Jesum Christum salvatórem ómnium hóminum.
Orémus. Flectámus génua. Leváte.
Omnípotens sempitérne Deus, qui vis ut omnes hómines salvi fiant et ad agnitiónem veritátis véniant, concéde propítius, ut plenitúdine géntium in Ecclésiam Tuam intránte omnis Israël salvus fiat. Per Christum Dóminum nostrum. Amen.
  
TRADUCCIÓN
Oremos por los judíos: Para que el Señor Dios nuestro ilumine sus corazones para que reconozcan a Jesucristo, Salvador de todos los hombres. 
Oremos. Doblemos rodilla. Levantaos.
Dios omnipotente y eterno, tú que quieres que todos los hombres se salven y lleguen al conocimiento de la verdad, concede propicio que, entrando la plenitud de los pueblos en tu Iglesia, todo Israel sea salvado. Por Cristo, Señor nuestro. Amén.
   
COMENTARIO DE JORGE RONDÓN SANTOS
Aparte de ser un descuadre con el Breviario Romano Tradicional, la reforma de la Semana Santa de 1955 (que nunca fue aprobada específicamente por Pío XII mediante su firma) fue en toda línea una demolición de la espiritualidad tradicional por parte de sacerdotes modernistas que se notaba a leguas NUNCA tuvieron curato de almas; y un ensayo frente a lo que vendría con el Novus Ordo (recomendamos leer LA REFORMA DE LA SEMANA SANTA ENTRE LOS AÑOS 1951-1956). Por otra parte, de nada sirve que ahora, que ya no hay sacerdocio en la deuterovaticanidad (porque sí, los obispos que realizan las ordenaciones para los Ecclésia Dei fueron instalados en el rito montiniano, tan inválido como el anglicano del BCP), restauren un ceremonial tradicional como lo es la Semana Santa tal y como era antes de la demolición. Simplemente sería otra función sacrílega más.
 
En todo caso, nosotros, como Católicos Tradicionales y Sedevacantistas, consideramos que esta nueva disposición es una patada de ahogado de la Deuterovaticanidad y un señuelo más para atraer incautos en las largas tratativas con la FSSPX fellayana para su incorporación como Prelatura Personal. Y no debe perderse de vista que la razón por la que la Resistencia Católica se ha levantado contra la Apostasía del Vaticano II no es por una Misa o por un Ritual solamente. Nuestra guerra es por la Fe Católica, porque sin la Ley de Creencia (las Verdades de Fe), la Ley de Oración (Liturgia y devociones) no tiene razón de ser.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Preferiblemente, los comentarios (y sus respuestas) deben guardar relación al contenido del artículo. De otro modo, su publicación dependerá de la pertinencia del contenido. La blasfemia está prohibida.