miércoles, 18 de abril de 2018

CONSAGRACIÓN DIARIA A SANTA MARÍA

LATÍN
O Dómina mea! O Mater mea! Tibi me totum óffero, atque, ut me tibi probem devótum, consécro tibi hódie óculos meos, aures meas, os meum, cor meum, plane me totum. Quóniam ítaque tuus sum, o bona Mater, serva me, defénde me, ut rem ac possessiónem tuam. Amen.

O Dómina mea! O Mater mea! Meménto esse me tuum. Serva me, defénde me, ut rem ac possessiónem tuam.
  
TRADUCCIÓN
¡Oh Señora mía, oh Madre mía! Yo me ofrezco enteramente a Vos; y en prueba de mi filial afecto os consagro en este día mis ojos, mis oídos, mi lengua, mi corazón; en una palabra, todo mi ser. Ya que soy todo Vuestro, Madre de bondad, guardadme y defendedme como cosa y posesión vuestra. Amén. 
  
¡Oh Señora mía, oh Madre mía! Acordaos que soy vuestro. Guardadme y defendedme como cosa y posesión vuestra.
  
Oración compuesta por el P. Nicolás Zucchi SJ en 1598. El Papa Pío IX, mediante decreto de la S. C. de Indulgencias fechado a 5 de Agosto de 1851, otorgó por esta oración y jaculatoria 100 días de Indulgencia una vez al día a cuantos la rezaren mañana y tarde con la debida contrición, implorando a la Santísima Virgen auxilio en las tentaciones, en especial contra la castidad; Indulgencia Plenaria al mes, con las condiciones de rigor; y otros 40 días cada vez que se rece la jaculatoria cuando se vea asaltado por las tentaciones.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Preferiblemente, los comentarios (y sus respuestas) deben guardar relación al contenido del artículo. De otro modo, su publicación dependerá de la pertinencia del contenido. La blasfemia está prohibida.