lunes, 16 de abril de 2018

ORACIÓN POR LA DERROTA DE LAS IDEOLOGÍAS ANTICRISTIANAS

Oh Dios Omnipotente y Eterno, abatid las ideologías comunistas, liberales, revolucionarias, masónicas y anticristianas que tanto daño han causado a la humanidad, convertid a aquellos que han sido cautivados por tales falsedades y venced a las fuerzas políticas que se basan en tales ideologías, para que no tengan poder para hacer el mal. Enviad, oh Dios, hombres santos y sabios que desenmascaren la maldad y falsedad de estas ideologías para que nadie más las sostenga. En particular haced que en las próximas elecciones en nuestro país las formaciones políticas sustentadas en tales ideas sean derrotadas, Os lo pedimos bajo la inspiración del Espíritu Santo, por Cristo nuestro Señor. Amén.
 
Oh Padre, que en Cristo Señor nos donasteis vuestra Verdad que la Iglesia Católica nos ofrece, por la dolorosísima Pasión de vuestro Hijo divino, que murió para salvarnos a todos, incluso a los niños por nacer, por las familias y la verdadera dignidad de todos los hombres, haced que en nuestro país sean derribadas las fuerzas políticas que se oponen a vuestra Santa Iglesia y a su Doctrina, haced que sean derrotadas en las próximas elecciones, y que la Sana Doctrina Católica se difunda siempre más y triunfante también en la esfera política. Vos, ¡oh Dios!, sois Omnipotente, y todo está en vuestras Manos, por tanto haced esta obra que Os pedimos bajo la inspiración del Espíritu Santo, por Cristo nuestro Señor. Amén.
  
Virgen María, Madre nuestra Santísima, obtenednos de Dios la derrota de las fuerzas políticas anticristianas, y ayudadnos a hacerlas caer definitivamente. Vos conocéis perfectamente cuántos hijos vuestros han sido martirizados y cuántos han muerto a manos del comunismo, de las ideologías masónicas y en general, de las ideologías anticristianas: no permitáis, pues, que los secuaces de estas ideologías venzan en las próximas elecciones políticas, no permitáis que nuestra Patria sea guiada por hombres aversos a Vos, detened con vuestra potente Mano las fuerzas que quieren justificar los pecados más abominables y revelad a todos y en todas partes la maldad de las doctrinas anticristianas, y haced triunfar en nuestra patria, siempre más eficazmente, la Verdad de Cristo.
  
¡Oh Señor, por la intercesión de vuestra Madre Santísima: libradnos del ateísmo y de la inmoralidad que las ideologías anticristianas llevan consigo! ¡Libradnos de los gobernantes inspirados en ideologías anticristianas! ¡Libradnos de las fuerzas políticas anticristianas! ¡Libradnos de los pecados contra la vida, desde su concepción hasta la muerte natural! ¡Libradnos de la admisión pública y legal de los pecados impuros contra natura! ¡Libradnos de todo género de injusticia en la vida social, nacional en internacional! ¡Libradnos de la facilidad de conculcar los Mandamientos de Dios! ¡Libradnos de los pecados contra el Espíritu Santo!
  
Acoged, oh Madre de Cristo Dios, este grito cargado del sufrimiento de tantos hombres y en particular, de tantos pequeños seres humanos asesinados con el aborto a causa de las ideologías comunistas, radicales, liberales y anticristianas; ¡que se manifieste, una vez más, en la historia del mundo, el Poder infinito del Amor misericordioso de vuestro Hijo! ¡Que Él refrene el mal, transforme las conciencias, y aniquile a las fuerzas políticas anticristianas!
 
San Miguel Arcángel, defendednos en la batalla, sed nuestro amparo contra la maldad y las acechanzas del demonio y de quienes se hacen sus instrumentos. Reprímales Dios, pedimos suplicantes, y vos, Príncipe de la milicia celestial, armado con el poder divino, arrojad a Satanás y a todos los espíritus malignos que para perdición de las almas andan dispersos por el mundo esparciendo ideologías anticristianas.
  
San José, terror de los demonios, interceded por nosotros ante Dios. Interceded por nosotros, ¡oh Fortísimo Protector nuestro!, a fin que caigan y sean vencidas las potestades demoníacas y reflorezcan en los jóvenes la Fe, la Pureza, la santa Moralidad y la verdadera Caridad. Amén.
  
Oh Angélico Precursor del Señor Jesús, San Juan Bautista, interceded por nosotros. Obtenednos de Dios, para la santa Iglesia, hombres sabios y santos que, como vos, desenmascaren las falsedades de aquellos que se oponen a Dios y que abran sus corazones a la fe en Cristo. Dadle vuestra fuerza a los Sacerdotes y Obispos para que puedan guiar al rebaño a ellos confiado para abatir, con la fuerza de la oración y de la  mortificación a las potestades humanas y diabólicas que tanto mal quieren y pueden hacer en nuestro país.
 
Oh Santos Mártires, asesinados por las ideologías anticristianas en odio a la Verdad de Cristo, interceded por nosotros, por nuestro país y por el mundo a fin de que las fuerzas políticas que sobre tales ideologías se apoyan sean derrotadas en todo sentido, y que Cristo Señor finalmente reine sin oposición. Vosotros  conocisteis bien las falsedades que se ocultan en tales doctrinas, obtenednos luz para que tales falsedades sean conocidas por todos; vosotros sabéis cuánto han favorecido estas doctrinas al ateísmo, obtenednos sabiduría para reconducir a los hombres hacia Dios; vosotros conocisteis cuánta inmoralidad ha sido favorecida por estas ideologías, obtenednos santidad y penitencia para reconducir a los hombres a la Fe y Caridad verdaderas; no permitáis pues, que el comunismo, el radicalismo, el liberalismo y demás ideologías anticristianas triunfen en nuestra Patria, sino que sean derrotados aquí y en todas partes.
 
Bienaventurado Padre Pío de Pietrelcina, invencible baluarte contra el demonio, interceded con poder por nosotros ante Dios. Vos que en vida tronásteis contra las ideologías anticristianas y contra sus simpatizantes, rogad ahora por nosotros a fin de que desaparezcan el ateísmo y la inmoralidad que estas ideologías y las fuerzas políticas unidas a ellas han traído, y regrese en los corazones la Fe, la Oración, la Luz de Dios y la Caridad. No permitáis que los comunistas, los radicales, los liberales, los masones y los otros políticos anticristianos venzan en las próximas elecciones en nuestro país, sino que, con la Fuerza de Dios, sean derrotados aquí y en todas partes, y convertidos a Cristo, para la mayor gloria de Dios.
 
Oh Dios Padre nuestro, Fuente de esperanza y vida, iluminad y proteged a nuestra Patria, sobre la cual Os dignasteis en los siglos de derramar vuestro Espíritu en tantas señales de vuestra benevolencia; haced que los ciudadanos y los gobernantes mantengan sólidos los fundamentos de la Ciudad Cristiana, de la cual se hizo garante Cristo nuestro Redentor, y proclamen en todas las cosas la Realeza Absoluta del mismo Jesucristo, nuestro Señor, que siendo Dios vive y reina con Vos en la unidad del Espíritu Santo, por los siglos de los siglos. Amén.
 
Santa María, rogad por nosotros.
Santa María, interceded por nosotros ante Jesucristo el Señor.
Rezar un Ave María.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Preferiblemente, los comentarios (y sus respuestas) deben guardar relación al contenido del artículo. De otro modo, su publicación dependerá de la pertinencia del contenido. La blasfemia está prohibida.