miércoles, 18 de abril de 2018

«PÍO XII FUE SANTO, PERO ISRAEL BLOQUEA SU CANONIZACIÓN» (CARDENAL SARAIVA MARTINS)

Traducción de la noticia publicada en THE EPONYMOUS FLOWER. Imagen propia.
  
Pío XII -Pastor Angélico-, Mártir de la Fe
   
Israel presionó para bloquear la beatificación del Papa Pío XII. Esto según dijo el Cardenal José Saraiva Martins, ex-prefecto de la Congregación para las Causas de los Santos al diario romano Il Messaggero.
 
Desde 1998 a 2008, el cardenal portugués estuvo encargado del proceso eclesial de beatificación y canonización por diez años. Durante su gestión, fueron elevados a los altares 1320 santos y beatos. Entre ellos hubo 500 mártires, obispos, sacerdotes, religiosos y laicos que fueron asesinados en la Guerra Civil Española por miembros del Frente Popular, beatificados en conjunto en 2007.
 
Mirando hacia atrás, el cardenal Saraiva Martins lamenta una beatificación fallida que ya era considerada cierta. La presión ejercida por “Israel y la comunidad judía” contra el Papa Pío XII (1939-1958) no lo elevó a los altares, dijo el cardenal. La presión había inicialmente ralentizado el proceso de beatificación en marcha, hasta que finalmente fue bloqueado. Israel y la comunidad judía han rechazado la idea de beatificar al Papa, que reinó durante la Segunda Guerra Mundial. Ellos acusaron al jefe de la Iglesia de no condenar públicamente el Holocausto.
 
«He intentado hacer todo lo que fue posible, y estoy contento de haber llevado la ‘posítio’ del Papa Pacelli al nivel de venerable siervo de Dios».
     
En su conversación con Franca Giansoldati del diario romano Il Messaggero, el cardenal hizo la claridad de que esperaba que “finalmente” beatificaran a Pío XII. «Él no tuvo misterios sobre la presión negativa», dijo el diario.
 
«Cuando yo era prefecto de la Congregación, un día el embajador israelí vino a la Santa Sede para verme y expresó su irritación al respecto. Me pidió que dejara el caso», dijo.
 
En 2016, el cardenal había dicho que el Papa Francisco «podría beatificar incluso hoy» a Pío XII, pero que no lo haría por causa de la resistencia judía.
 
El cardenal no tiene dudas sobre la fama de santidad del Papa Pacelli:
«He estudiado su vida a fondo. Hizo lo que pudo por ayudar a los judíos y a los perseguidos. El Vaticano estaba lleno y también Castel Gandolfo. Hizo abrir las puertas de los conventos. Le acusan de haber callado, sin tener en cuenta el efecto que sus palabras hubieran tenido para tantos conventos e iglesias. Hitler le detestaba. La cuestión debe verse en su contexto histórico, y deben estudiarse los documentos como yo lo he hecho. Pío XII fue un santo».
  
El cardenal, que ha acompañado muchas canonizaciones, ha sido invitado por el el Papa Francisco para presentar su nueva Exhortación Apostólica Gaudéte et Exsultáte sobre el llamado a la santidad el pasado lunes. Su presencia fue la ocasión para la conversación con la periodista Giansoldati.
  
Al comienzo del pontificado de Benedicto XVI, los procedimientos eclesiales fueron completados. Luego de mucha presión, el papa suspendió el trámite y ordenó una nueva revisión documental. Al mismo tiempo, una Comisión Histórica israelí-vaticana, fue objeto de considerables reproches luego de varios años de trabajo. En el Memorial del Holocausto Yad Vashem, debido al estudio de los documentos, el texto negativo bajo la imagen del Papa fue corregido. Pero esto no conllevó a reasumir el proceso de beatificación.
   
COMENTARIO DE JORGE RONDÓN SANTOS
La misma historia y libreto, aunque con distintos personajes y motivos: Isabel la Católica (expulsó a los marranos -falsos convertidos- de España), León Dehon -en religión Juan del Sagrado Corazón- SCJ (afirmó que el Talmud es un libro corruptor y sostuvo que los judíos, odiadores de Cristo, son racialmente ávidos por el oro y favorecen a los enemigos de la Iglesia), Pío IX (el caso de Edgardo Mortara), y ahora Pío XII, a quien la judería -la misma que durante la guerra financiaba a Stalin, Churchill y Hitler para que se dieran plomo, y luego le ordenó a Truman arrojar las bombas sobre Hiroshima y Nagasaki- no le perdona que por su mano recibiera Israel Zolli, el Gran Rabino de Roma durante la guerra, el Sacramento del Bautismo y adoptara en su honor el nombre de Eugenio.
   
Aparte, como dijera el entonces Gran Rabino de Dinamarca, Marcus Melchior, «si el Papa hubiera hablado, Hitler habría masacrado a muchos más de los seis millones de judíos (sic) y quizá a 10 millones de católicos». Y es que, lejos de épocas como en las Cruzadas -cuando el Papa podía nombrar y deponer reyes y emperadores con una sola palabra-, los decretos papales provocan actualmente la más desencajada risotada por parte de los regímenes anticristianos. No por nada Hitler quiso apresarlo, y la KGB le difamó en vida y después de muerto.
 
En todo caso, Pío XII, el verdadero Papa de Fátima y Mártir de la Fe, fue y es Santo, independientemente de cualquier declaración por parte de la deuterovaticanidad (que de todos modos, no tendrá ningún valor, ya que LOS USURPADORES CONCILIARES -DESDE RONCALLI EN ADELANTE- NO TIENEN AUTORIDAD NINGUNA SOBRE LA IGLESIA).

4 comentarios:

  1. Es cierto Pio XII dijo "hermanos mayores de la fe" a los judios y "santos paganos" a mahatma gandhi.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Falso de toda falsedad. La primera frase fue acuñada por Giuseppe Girotti OP (Alba, 19 de julio de 1905 – Dachau, 1 de abril de 1945), y la segunda sólo se le puede ocurrir al marrano de Calvino o a cualquiera de los antipapas conciliares.

      Eliminar
    2. Así es, hermano. Eso de los “santos paganos” es más afin en la boca de Bergoglio. Y otra cosa, Ghandi era un pedófilo maltratador que alentaba la violencia étnico-religiosa, y tenía afinidad con el fascismo.

      Eliminar
  2. Los judíos no preguntan a los católicos, ¿qué tienen que meterse en los asuntos ajenos a su iglesia? Pío XII debiera ser beatificado ahora ya ¿o acaso hay intereses económicos de por medio?

    ResponderEliminar

Preferiblemente, los comentarios (y sus respuestas) deben guardar relación al contenido del artículo. De otro modo, su publicación dependerá de la pertinencia del contenido. La blasfemia está prohibida.