martes, 5 de junio de 2018

CORONA DEL DIVINO ESPÍRITU SANTO

 
CORONA DEL DIVINO ESPÍRITU SANTO
(Oración dictada por Nuestro Señor Jesucristo a Sor María de Jesús Crucificado OCD).
 
En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. Amén.
  
En la Cruz, decir: Dios, ven en nuestro auxilio. Señor, apresúrate en socorrernos.
Glória Patri.
Credo.
 
En la primera cuenta grande: Ven, Espíritu Santo de Sabiduría, desprénde­nos de las cosas de la Tierra e infúndenos el amor y gusto por las cosas del Cielo.
En las siete cuentas pequeñas: Ven Espíritu Santo, llena los corazones de tus fieles y enciende en ellos el fuego de tu amor; ven y renueva la faz de la Tierra.
Finalizado el misterio: Oh Maria, que por obra del Espíritu Santo, concebiste al Salvador, ruega por nosotros.
 
En la segunda cuenta grande: Ven, Espíritu de Entendimento, ilumina nuestra mente con la luz de la Verdad Eterna y enriquécela de puros y santos pensamientos.
En las siete cuentas pequeñas: Ven Espíritu Santo, llena los corazones de tus fieles y enciende en ellos el fuego de tu amor; ven y renueva la faz de la Tierra.
Finalizado el misterio: Oh Maria, que por obra del Espíritu Santo, concebiste al Salvador, ruega por nosotros.
 
En la tercera cuenta grande: Ven, Espíritu de Buen Consejo, haznos dóciles a tus santas inspiraciones y guíanos en el camino de salvación.
En las siete cuentas pequeñas: Ven Espíritu Santo, llena los corazones de tus fieles y enciende en ellos el fuego de tu amor; ven y renueva la faz de la Tierra.
Finalizado el misterio: Oh Maria, que por obra del Espíritu Santo, concebiste al Salvador, ruega por nosotros.
 
En la cuarta cuenta grande: Ven, Espíritu de Fortaleza, danos fuerza, constancia y victoria en las batallas contra nuestros enimigos espirituales y corporales.
En las siete cuentas pequeñas: Ven Espíritu Santo, llena los corazones de tus fieles y enciende en ellos el fuego de tu amor; ven y renueva la faz de la Tierra.
Finalizado el misterio: Oh Maria, que por obra del Espíritu Santo, concebiste al Salvador, ruega por nosotros.
  
En la quinta cuenta grande: Ven, Espíritu de Ciencia, se el Maestro de nuestras almas y ayúdanos a practicar tus santas enseñanzas.
En las siete cuentas pequeñas: Ven Espíritu Santo, llena los corazones de tus fieles y enciende en ellos el fuego de tu amor; ven y renueva la faz de la Tierra.
Finalizado el misterio: Oh Maria, que por obra del Espíritu Santo, concebiste al Salvador, ruega por nosotros.
 
En la sexta cuenta grande: Ven, Espíritu de Piedad, ven a morar en nuestros corazones, toma cuenta de ellos y santifica todos sus afectos.
En las siete cuentas pequeñas: Ven Espíritu Santo, llena los corazones de tus fieles y enciende en ellos el fuego de tu amor; ven y renueva la faz de la Tierra.
Finalizado el misterio: Oh Maria, que por obra del Espíritu Santo, concebiste al Salvador, ruega por nosotros.
 
En la séptima cuenta grande: Ven, Espíritu del Santo Temor de Dios, reina en nuestra voluntad y haz que estemos siempre dispuestos a antes sufrir y morir que ofender a la Divina Majestad.
En las siete cuentas pequeñas: Ven Espíritu Santo, llena los corazones de tus fieles y enciende en ellos el fuego de tu amor; ven y renueva la faz de la Tierra.
Finalizado el misterio: Oh Maria, que por obra del Espíritu Santo, concebiste al Salvador, ruega por nosotros.
 
ORACIÓN FINAL
¡Oh Divino Espíritu Santo!, Tú que me esclareces de todo, que iluminas todos mis caminos para que pueda alcanzar mi ideal, Tú que me concedes el sublime dom de perdonar y olvidar las ofensas y hasta el mal que me hayan hecho, a Ti que estás conmigo en todos los instantes, yo quiero humildemente agradecer por todo lo que tengo, por todo lo que soy y confirmar una vez más mi intención de nunca apartarme de Ti por mayor que sea la ilusión o tentación material, con la esperanza de un día merecer y poder estar contigo y todos mis hermanos en la gloria y en la paz de los Cielos. Amén.
 
En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. Amén.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Preferiblemente, los comentarios (y sus respuestas) deben guardar relación al contenido del artículo. De otro modo, su publicación dependerá de la pertinencia del contenido. La blasfemia está prohibida.