martes, 31 de julio de 2018

LETANÍA DE SAN IGNACIO DE LOYOLA

   
Señor, ten piedad de nosotros.
Cristo, ten piedad de nosotros.
Señor, ten piedad de nosotros.
   
Jesucristo, óyenos.
Jesucristo, escúchanos.
  
Dios Padre Celestial, ten piedad de nosotros.
Dios Hijo Redentor del mundo, ten piedad de nosotros.
Dios Espíritu Santo, ten piedad de nosotros.
Santa Trinidad, un solo Dios, ten piedad de nosotros.

Santa María, concebida sin pecado original, ruega por nosotros.
San Ignacio, fundador de la Compañía de Jesús, ruega por nosotros.
San Ignacio, celosísimo del culto a María, ruega por nosotros.
San Ignacio, destructor de las herejías, ruega por nosotros.
San Ignacio, socorro de la Iglesia militante, ruega por nosotros.
San Ignacio, que has hecho revivir la práctica de los Sacramentos, ruega por nosotros.
San Ignacio, fuerza de los que combaten por la fe, ruega por nosotros.
San Ignacio, sostén de la juventud, ruega por nosotros.
San Ignacio, vaso de elección para llevar el nombre de Jesús, ruega por nosotros.
San Ignacio, defensor de la religión católica, ruega por nosotros.
San Ignacio, enemigo declarado del vicio, ruega por nosotros.
San Ignacio, propagador de las verdades evangélicas, ruega por nosotros.
San Ignacio, ardentísimo para la mayor gloria de Dios, ruega por nosotros.
San Ignacio, templo de la paz y de la Verdad, ruega por nosotros.
San Ignacio, imitador de los trabajos de Jesucristo, ruega por nosotros.
San Ignacio, lumbrera y gloria del mundo cristiano, ruega por nosotros.
San Ignacio, director prudente de las almas, ruega por nosotros.
San Ignacio, esclarecido maestro de la vida espiritual, ruega por nosotros.
San Ignacio, autor de los Ejercicios Espirituales, ruega por nosotros.
San Ignacio, pronto para perdonar las injurias, ruega por nosotros.
San Ignacio, severo examinador de tus pensamientos y de tus acciones,
San Ignacio, espejo de la piedad verdadera, ruega por nosotros.
San Ignacio, prodigio de humildad, ruega por nosotros.
San Ignacio, tú que has dado la salud a los enfermos, ruega por nosotros.
San Ignacio, tú que has dado la vida a los muertos, ruega por nosotros.
San Ignacio, tú que has hecho un gran número de milagros, ruega por nosotros.
San Ignacio, tú que has corrido en busca de almas extraviadas, ruega por nosotros.
San Ignacio, refugio de los desgraciados, ruega por nosotros.
San Ignacio, consuelo de los afligidos, ruega por nosotros.
San Ignacio, abrasado en el amor divino, ruega por nosotros.
San Ignacio, abanderado de la obediencia, ruega por nosotros.
San Ignacio, protector admirable de la castidad, ruega por nosotros.
San Ignacio, gran amador de la pobreza, ruega por nosotros.
San Ignacio, celosísimo de la salvación de las almas, ruega por nosotros.
San Ignacio, terror de los demonios, ruega por nosotros.
San Ignacio, modelo de todas las virtudes, ruega por nosotros.
San Ignacio, prevenido de inspiraciones divinas, ruega por nosotros.
San Ignacio, iniciado en los misterios de la Santísima Trinidad, ruega por nosotros.
San Ignacio, celosísimo por el culto de los Santos Ángeles, ruega por nosotros.
San Ignacio, apóstol a causa de tu solicitud por las almas, ruega por nosotros.
San Ignacio, profeta por la gracia y por el espíritu, ruega por nosotros.
San Ignacio, mártir por la austeridad de la vida, ruega por nosotros.

Cordero de Dios, que quitas el pecado del mundo, perdónanos, Señor.
Cordero de Dios, que quitas el pecado del mundo, escúchanos, Señor.
Cordero de Dios, que quitas el pecado del mundo, ten piedad de nosotros.

℣. Ruega por nosotros, bienaventurado San Ignacio.
℟. Para que seamos dignos de alcanzar las promesas de Cristo.
  
ORACIÓN
¡Oh Dios! Que para propagar la mayor gloria de tu nombre fortaleciste a tu Iglesia militante, por medio de San Ignacio, con un nuevo refuerzo: concédenos que, combatiendo en la tierra con su auxilio y a su imitación, merezcamos ser con él coronados en el cielo. Por Jesucristo nuestro Señor. Amén.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Preferiblemente, los comentarios (y sus respuestas) deben guardar relación al contenido del artículo. De otro modo, su publicación dependerá de la pertinencia del contenido. La blasfemia está prohibida.