sábado, 21 de julio de 2018

ORACIÓN A SAN ELÍAS PROFETA, FUNDADOR DE LA ORDEN CARMELITA

  
Oh gran San Elías, que fuiste suscitado por Dios para restaurar el culto del único Dios verdadero entre Su pueblo, tiende tu mirada sobre la pobre y sufriente humanidad, convierte a los que están apartados de Dios, restaura la única y verdadera Iglesia de Cristo en todas las naciones, que por tu oración el justo castigo debido a nuestros pecados e ingratitudes pueda ser alejado, y que la paz y la justicia de Dios puedan reinar en todas partes.
   
Oh santo Profeta del Altísimo, quien por la palabra del Señor cerraste los cielos y los abriste de nuevo, y quien por la palabra del Señor Dios volviste a la vida al hijo muerto de la viuda, ten compasión de nosotros y ayúdanos en nuestras necesidades; obten para nosotros la gracia de llevar pacientemente nuestros dolores presentes, que por tu oración las mercedes de Dios puedan llover sobre nuestras almas la verdadera paz y toda gracia y bendición.
   
Oh devotísimo siervo de la Virgen Madre de Dios, quien por la pureza de tu vida y por tu celo por la honra de Dios te fue dada la especial misión de orar por su venida para que el mundo pudiera tener su Salvador prometido, alcánzanos una verdadera devoción a la Santísima Virgen María, para que siendo dignos de su maternal protección podamos permanecer siempre fieles por su poderosa intercesión.
  
Oh glorioso San Elías, que fuiste raptado al Cielo en un carro de fuego y quien, como está escrito, retornará antes del fin del mundo para aplacar la ira del Señor, y para convertir los corazones de los padres a los hijos, y los corazones de los hijos a sus padres, convierte nuestros corazones a nuestro Padre Celestial, para que haciendo Su santísima Voluntad aquí en la tierra, podamos ser recibidos por Él en su Reino celestial por toda la eternidad. Amén.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Preferiblemente, los comentarios (y sus respuestas) deben guardar relación al contenido del artículo. De otro modo, su publicación dependerá de la pertinencia del contenido. La blasfemia está prohibida.