lunes, 16 de julio de 2018

SECUENCIA “Flos Carméli”, EN HONOR DE LA VIRGEN DEL CARMEN


Esta secuencia fue compuesta por San Simón Stock, está tomada del Misal de la Orden Carmelita, donde fue asignada a la Misa de Nuestra Señora del Monte Carmelo desde 1633 (desde el año 1300 hasta esa fecha, era la secuencia de la Misa de San Simón Stock). Las dos primeras estrofas de esta secuencia corresponden a la oración que este mismo Santo dirigiera a la Virgen, y cuya respuesta fue precisamente la entrega del Escapulario marrón.

LATÍN
Flos Carméli,
Vitis florígera,
Splendor cœli,
Virgo puérpera
Singuláris.
  
Mater mitis,
Sed viri néscia,
Carmelítis
Esto propítia,
Stella maris.
  
Radix Jesse
Gérminans flósculum,
Nos adésse
Tecum in sǽculum
Patiáris.
  
Inter spinas
Quæ crescis lilíum,
Serva puras
Mentes fragílium,
Tuteláris!
  
Armatúra
Fortis pugnántium,
Furunt bella,
Tende præsídium
Scapuláris.
 
Per incérta
Prudens consílium,
Per advérsa
Juge solátium
Largiáris.
 
Mater dulcis
Carméli dómina,
Plebem tuam
Reple lætítia
Qua beáris.
  
Parádisi
Clavis et Jánua,
Fac nos duci
Quo, Mater, glória
Coronáris.
Amen. Allelúja.

ORATIO
Deus, qui beatíssimæ semper Vírginis et Genetrícis tuæ Maríæ singulári título Carméli órdinem decorásti: concéde propítius; ut, cujus hódie Commemoratiónem sollémni celebrámus offício, ejus muníti præsídiis, ad gáudia sempitérna perveníre mereámur: Qui vivis et regnas cum Deo Patre, in unitáte Spíritus Sancti, Deus, per ómnia sǽcula sæculórum. Amen. 

TRADUCCIÓN
Flor del Carmelo,
Vid florida,
Esplendor del cielo,
Tú eres singular
Virgen y Madre.
 
Madre dulce
Y de varón no conocida,
Con los Carmelitas
Muéstrate propicia,
¡Oh Estrella del mar!
  
Raíz de Jesé
Que la flor produce,
Concédenos
En este mundo
Servirte siempre.
  
Lirio que creces
Entre altas espinas,
Puras conserva
Las almas frágiles
Que en Ti confían.
 
Fuerte armadura
De los combatientes,
La guerra está arreciando:
Extiende el auxilio
De tu Escapulario.
  
En la incertidumbre
Danos prudente consejo,
En la desventura
Del Cielo impétranos
La Consolación.
 
Oh dulce Madre
Y Señora del Carmelo,
De aquella alegría
Que has obtenido
Llena a tus fieles.
 
Oh llave y puerta
Del Paraíso,
Haz que lleguemos
Ante quien, oh Madre, de gloria
Te ha coronado.
Amén, aleluya.

ORACIÓN
Oh Dios, que decoraste a la bienaventurada siempre Virgen y Madre tuya María con el singular título del Monte Carmelo, concédenos propicio a cuantos celebramos su memoria, que revestidos de su amparo merezcamos alcanzar el gozo sempiterno. Tú que vives y reinas con Dios Padre en la unidad del Espíritu Santo, y eres Dios, por los siglos de los siglos. Amén.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Preferiblemente, los comentarios (y sus respuestas) deben guardar relación al contenido del artículo. De otro modo, su publicación dependerá de la pertinencia del contenido. La blasfemia está prohibida.