lunes, 6 de agosto de 2018

NOVENA EN HONOR DE LA ASUNCIÓN DE SANTA MARÍA

Novena dispuesta por el Dr. Gaspar Gómez de Cos, capellán real en la iglesia de San Isidro de Madrid y examinador sinodal del Arzobispado de Toledo, e impresa en Madrid en 1784. Los Gozos son tradicionales, sin autor ni fecha conocidos; y la Oración es del formulario de Misa anterior a 1950, cuando con motivo de la definición dogmática de la Asunción de la Virgen, se promulgó un nuevo propio.
 
PRÓLOGO O ADVERTENCIA
Como el fruto que deben apetecer los Cristianos en las fiestas y Novenas que hacen a María Santísima y a los Santos, no ha de consistir puramente en admirar sus glorias y sus premios, sino en esforzarse cada uno según su posibilidad a imitar sus méritos y virtudes (cualidad indispensable, que forma el carácter de los verdaderos devotos), deseando que la Novena que se consagra a María Santísima en el Misterio de su glorioso tránsito y Asunción en cuerpo y alma a los Cielos, produzca efectos saludables en las almas que se dediquen a practicarla, ha parecido muy conveniente formar la materia de las Oraciones de todos nueves días de aquellas virtudes más principales, en que se ejercitó la Reina de los Ángeles por todo el discurso de su santísima vida, las cuales sirvieron corno de escalas a su bendita alma y purísimo cuerpo, para subir asistidos y servidos de los Ángeles a las eternas moradas de la gloria.

DISPOSICIONES QUE DEBE PROCURAR EL CRISTIANO PARA HACER LA NOVENA CON APROVECHAMIENTO DE SU ALMA
Será la primera disposición un buen acto de contrición y, de ser posible, una buena confesión desde la víspera de la Novena, o por lo menos desde el día en que se empieza; porque para agradar a la Madre, y ser despachado favorablemente en sus peticiones es necesario reconciliarse con su Santísimo Hijo. Que María Santísima es Madre y Refugio de los pecadores, es una verdad enseñada por la Santa Iglesia; pero también es otra verdad no menos cierta, ni menos autorizada, que todos los pecadores que desean con eficacia experimentar en vida y en muerte su poderoso valimiento y patrocinio en la presencia de Dios, han de procurar en cuanto les sea posible disponerse con un corazón verdaderamente contrito y humillado.
 
Será la segunda disposición no pedir ni desear cosa alguna que sea contraria a la voluntad de Dios, al honor de María Santísima, o a nuestra propia salvación. Debemos estar persuadidos de que María Santísima no dejará de alcanzarnos de su Santísimo Hijo aquello que sea siempre lo mejor, es decir, lo más ventajoso a la gloria de nuestro Dios, lo más decoroso a la dignidad y cualidad augusta de su Madre, y lo más conveniente a nuestra eterna salvación. Por falta de esta santa disposición no somos oídos muchas veces en nuestras súplicas y peticiones, así nos lo asegura el Señor por el Apóstol Santiago en las palabras siguientes: «Pedis y no sois oídos, porque solo seguís en vuestras peticiones vuestras propias pasiones y concupiscencias». Pidamos, pues, principalmente la victoria de aquella pasión, o pasiones, que nos dominan; la fuga de aquellos vicios y pecados que ponen en riesgo nuestra salvación; la gracia de aquel estado en que Dios nos ha colocado, o a que nos destina su adorable providencia, sometiéndonos en todo y por todo a su divina voluntad.

La tercera disposición será confesar y comulgar el último día de la Novena; estar animados en estos días de un espíritu de penitencia, practicando con el consejo de un sabio y prudente director algunos actos de esta virtud. Si no se pudiera ayunar, ni practicar otras austeridades y mortificaciones, al menos privarse de disfrutar algún gusto o placer, aunque sea permitido, v.g. vivir estos días con más recogimiento interior y exterior; estar con más vigilancia para reprimir alguna viveza o prontitud del genio; contener la lengua, guardando alguna hora, u horas de silencio; moderar la curiosidad, vencer las repugnancias, evitar las ocasiones de ofender a Dios, aun levemente, y por último aplicarse con mayor cuidado a llenar con la perfección posible las obligaciones respectivas al estado, clase y condición en que Dios nos ha puesto. Aquellas almas que hagan la Novena con estas santas disposiciones, acreditarán ser verdadera su devocion a María Santísima, y podrán prometerse su protección especial, así en el discurso de su vida, como en la hora de su muerte.

Sea todo para honra y gloria de Dios y de su Santísima Madre, que sea nuestra Abogada en vida y en muerte.
 
NOVENA EN HONOR DE LA ASUNCIÓN DE SANTA MARÍA
 

Por la señal ✠ de la Santa Cruz, de nuestros ✠ enemigos, líbranos Señor ✠ Dios nuestro. En el nombre del Padre, y del Hijo ✠, y del Espíritu Santo. Amén.
  
ACTO DE CONTRICIÓN
Señor mío Jesucristo, Dios y Hombre verdadero, Criador, Padre y Redentor mío, en quien creo, en quien espero, a quien amo más que a mi alma, más que a mi vida y más que a todas las cosas: por ser Vos quien sois, y por vuestra bondad infinita, a mí me pesa, pésame mi Dios de todo corazón de haberos ofendido: propongo firmemente nunca más pecar, apartarme de todas las ocasiones de ofenderos, confesarme y cumplir la penitencia que me fuere impuesta. Os ofrezco, Señor, mi vida, obras y trabajos en satisfacción de todos mis pecados; y así como os lo suplico, así confío en vuestra divina bondad y misericordia infinita me los perdonaréis por los merecimientos de vuestra preciosísima Sangre, Pasión y Muerte, me daréis gracia para enmendar mi vida y para perseverar en vuestro santo servicio hasta la hora de mi muerte. Amén.

ORACIÓN INICIAL PARA TODOS LOS DÍAS
Soberana Virgen María, Madre de Dios y Madre mía, aquí tenéis postrado a vuestros sacratísimos pies a este hijo pródigo, penetrado de confusión, de dolor y de arrepentimiento por haber pecado contra el cielo y contra Vos: conozco, Señora, y confieso en presencia del cielo y de la tierra, que no soy digno de honrarme con el título de hijo vuestro: recibid, Madre de misericordia, esta humilde confesión de mi fea ingratitud, y mala correspondencia, dispensándome la gracia de admitirme en el número de vuestros esclavos: miradme con ojos de piedad, como acostumbráis ejecutarlo con vuestros siervos; y alcanzadme del Todopoderoso la gracia que principalmente os pido en esta santa Novena; y es, que reconocido de todos los yerros y extravíos de mi vida pasada, empiece desde ahora a llorar con amargas lágrimas todas mis culpas, a implorar las divinas misericordias, arreglando los pasos de mi vida de tal manera que logre por vuestra poderosa intercesión una preciosa muerte para gozar de Dios en vuestra compañía por eternidades de gloria. Amén.

Aquí se rezarán tres Ave Marías en reverencia de los tres días, que piadosamente se cree haber mediado entre la muerte de María y su resurrección.
  
DÍA PRIMERO - 6 DE AGOSTO
MEDITACIÓN SOBRE LA FE: «Quid próderit, fratres, si fidem quis dicat se habére, ópera autem non hábeat, numquid fides póterit salváre illum?». [¿Que aprovechará, Hermanos, que el Cristiano se gloríe de que tiene Fe, si no tiene las obras que inspira la Fe? ¿Acaso la Fe sin obras le podrá salvar?] (Santiago 2, 14).
 
ORACIÓN
Mi Dios y Señor, en quien creo, como verdad infalible, que prometeis la bienaventuranza eterna a todas las almas que, teniendo la dicha de vivir en el gremio de la santa Iglesia, se emplean en la observancia de vuestros divinos mandamientos, en crédito de no tener la fe muerta por el pecado, sino viva y animada por medio de vuestra gracia y caridad: yo os suplico, Señor, por aquella Fe tan viva con que creyó en Vos, y obró en todo conforme a su creencia María Santísima, y por aquella gloria a que os dignasteis trasladarla en el día de su preciosa Asunción a los Cielos, para que os viese eternamente, no ya como en sombra, figura o enigma, sino cara a cara, me concedáis la gracia de que imitando en cuanto sea posible a mis débiles fuerzas, aquella fe viva y obradora de esta celestial Reina, y arreglando todas las obras de mi vida a esta fe sobrenatural y divina, me haga digno de veros en vuestra eterna gloria. Amén.
 
Aquí, levantando el corazón a Dios, y valiéndose de la intercesión de María Santísima, hará cada uno la petición que le dice su devoción, y se concluirá con la oración siguiente, que servirá para todos los días de la Novena.
 
ORACIÓN PARA CONCLUIR TODOS LOS DÍAS
Dios de bondad, en quien vivo, en quien me muevo, y en quien disfruto el ser que tengo: que por un efecto de vuestra infinita misericordia tenéis empeñada vuestra divina palabra, de que no queréis la muerte eterna del pecador, sino que se convierta a Vos para vivir eternamente en vuestra amistad y gracia: yo os suplico, Señor, por vuestra bondad, por la vida, muerte y pasión de mi Redentor Jesucristo, y por los méritos de vuestra Madre María Santísima, elevada a los Cielos en cuerpo y alma, me otorguéis la gracia de convertirme a Vos con todo mi corazón, con toda mi alma y con todas las fuerzas de mi vida; viva yo, Señor, en adelante para amaros, muévame para serviros y emplee todo cuanto soy en obedeceros; no permitáis, Señor, se abran mis ojos, sino para miraros; no se empleen mis oídos, sino en escucharos; mi lengua no tenga otro ejercicio que alabaros y bendeciros; no se dirijan mis pasos sino a buscaros. Hacedme en fin, Señor, la misericordia de que mi alma y mi cuerpo detesten y aborrezcan sobre todo la muerte eterna de la culpa y suspiren incesantemente por la vida de vuestra amistad y gracia, para bendecir y alabar vuestras misericordias eternamente en la gloria. Amén.
  
GOZOS EN HONOR A LA ASUNCIÓN DE SANTA MARÍA
  
Pues sois Ave que hasta el cielo,
María, volais ansiosa;
Dadnos alas, Ave hermosa,
Para seguir vuestro vuelo.

Lleno de celestial luz
Vuestra muerte os anunció
Un ángel que os envió
Vuestro amado Hijo Jesús:
Logrando el mayor consuelo
En nueva tan misteriosa.
Dadnos alas, Ave hermosa,
Para seguir vuestro vuelo.
 
Los Apóstoles que acaso
En vuestra muerte asistieron,
Devotos se enternecieron
Al ver tan cerca el ocaso
De ese sol, que al mismo cielo
Supo dar luz tan copiosa.
Dadnos alas, Ave hermosa,
Para seguir vuestro vuelo
.
  
Sin achaque de dolor
Os ponéis en una cama,
Y viendo a Jesús que os llama,
Expiráis fénix de amor:
Rindiéndole vuestro anhelo
El alma más prodigiosa.
Dadnos alas, Ave hermosa,
Para seguir vuestro vuelo.
   
Del pecado y de su muerte,
Del infierno y su adalid,
Divina y bella Judit,
Triunfó vuestro valor fuerte:
Y a pesar de su desvelo
Os aclaman victoriosa.
Dadnos alas, Ave hermosa,
Para seguir vuestro vuelo.
  
Tomás que aún no sabía
De vuestra muerte, llegó
A Getsemaní, y abrió
El sepulcro al tercer día:
Mas solo halló vuestro velo,
Y vestidura preciosa.
Dadnos alas, Ave hermosa,
Para seguir vuestro vuelo.
    
En premio de la victoria
Que en este mundo alcanzasteis,
Desde el sepulcro volasteis
En cuerpo y alma a la gloria;
Como lo confiesa el celo
De la religión piadosa.
Dadnos alas, Ave hermosa,
Para seguir vuestro vuelo.
    
Al ver tantas perfecciones,
Pasmados los querubines,
Ángeles y Serafines,
Dicen con admiraciones:
«¿Quién es esta, que del suelo
Se remonta tan gloriosa?».
Dadnos alas, Ave hermosa,
Para seguir vuestro vuelo.
  
En los brazos recostada
De vuestro Hijo querido,
Sobre el trono más lucido
Sois, María, colocada:
Cual iris que con desvelo
Anuncia la paz dichosa.
Dadnos alas, Ave hermosa,
Para seguir vuestro vuelo.
  
Mejor que Betsabé vos
Del Hijo al lado os sentáis,
Tan hermosa, que os lleváis
La atención del mismo Dios:
Si sois el mejor modelo
De su mano poderosa.
Dadnos alas, Ave hermosa,
Para seguir vuestro vuelo.
  
Allí con celeste canto
Por Hija os corona el Padre,
El Hijo por dulce Madre,
Por Esposa el Amor Santo:
Reina sois de tierra y cielo,
Y Abogada portentosa.
Dadnos alas, Ave hermosa,
Para seguir vuestro vuelo.
  
Salve, Virgen pura y bella,
Salve, sagrario divino,
Salve, espejo cristalino,
Salve, sol, luna y estrella:
Salve, universal consuelo,
Salve en fin, Madre amorosa.
Dadnos alas, Ave hermosa,
Para seguir vuestro vuelo.

Pues sois Ave que hasta el cielo,
María, volais ansiosa;
Dadnos alas, Ave hermosa,
Para seguir vuestro vuelo.
   
Antífona: Hoy la Virgen María ascendió a los Cielos, alegraos, Ella reina con Cristo eternamente.
℣. Exaltada es la Santa Madre de Dios.
℟. Sobre los coros angélicos como Reina celestial.
 
ORACIÓN
Perdona misericordiosamente, Señor, las faltas de tus servidores, y, dada la impotencia en que nos encontramos de agradarte por nuestros propios méritos, concédenos la salvación por la intercesión de Aquella que elegiste para que fuera la Madre de tu Hijo, Nuestro Señor, que, siendo Dios, vive y reina contigo en unidad con el Espíritu Santo por los siglos de los siglos. Amén.
  
Omnipotente y sempiterno Dios, que llevaste a la gloria celestial a la Inmaculada Virgen María, la Madre de tu Hijo: suplicámoste nos concedas que, siempre atentos a las cosas del cielo, merezcamos ser participantes de su gloria. Por Nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo, y es Dios, por los siglos de los siglos. Amén.
 
℣. Bendito y alabado sea el Santísimo Sacramento del Altar.
℟. Sea por siempre bendito y alabado Jesús Sacramentado.

En el nombre del Padre, y del Hijo ✠, y del Espíritu Santo. Amén.
  
DÍA SEGUNDO - 7 DE AGOSTO
Por la señal…
Acto de contrición, Oración inicial y las tres Ave Marías.
  
MEDITACIÓN SOBRE LA ESPERANZA: «Mihi autem adhærére Deo bonum est, et ponére in eo spem meam». [¡Qué bien tan grande es para mí estar unido con mi Dios, y colocar en Él toda mi esperanza!] (Salmo 72, 28).
    
ORACIÓN
Mi Dios, en quien espero, por ser un Señor de un infinito poder, que conducís al puerto de eterna salvación a todos los que esperan en Vos: que premiasteis la esperanza de nuestros Padres, no permitiendo fuesen confundidos, y libertándoles con vuestro brazo omnipotente de la eterna confusión de los malos: mi buen Dios, que en justa remuneración de aquella firme esperanza que depositó en solo Vos María Santísima, honrasteis a esta Señora en el día de su Asunción a los Cielos con la posesión de aquel sumo y eterno bien, por quien tanto había suspirado: concededme, Señor, por su intercesión poderosa, que a imitación suya viva yo animado de aquella firme esperanza, que separando mi corazón de todos los bienes aparentes de la tierra, suspire continuamente por la posesión de aquellos bienes verdaderos, que disfrutan los justos en vuestra gloria. Amén.

Pedir la gracia que se desea. La oración y los Gozos se rezarán todos los días.
 
DÍA TERCERO - 8 DE AGOSTO
Por la señal…
Acto de contrición, Oración inicial y las tres Ave Marías.
  
MEDITACIÓN SOBRE LA CARIDAD EN ORDEN A DIOS: «Díliges Dóminum Deum tuum ex toto corde tuo, ex tota ánima tua, et ex ómnibus víribus tuis». [Amarás a tu Señor Dios con todo tu corazón, con toda tu alma, y con todas tus fuerzas]. (Mateo 22, 27).
 
ORACIÓN
Dios de mi alma, Señor de mi vida, a quien amo sobre todas las cosas, como bien sumo, que me habéis amado hasta el extremo de haceros hombre, y morir por mí en el más afrentoso patíbulo: que en premio de aquel purísimo e intensísimo amor que os tuvo María Santísima desde el primer instante de su vida, la ensalzasteis en su preciosa Asunción sobre todos los Coros de los Ángeles en vuestra gloria, para ser por toda la eternidad el objeto más agradable de vuestras divinas complacencias entre todas las criaturas: concededme, Señor, por sus méritos e intercesión, que al paso que me honro y me glorío de ser un humilde esclavo de esta Señora, os ame a imitación suya con todo mi corazón, con toda mi alma, y con todas las fuerzas de mi vida. No permitáis, Señor, se apague jamás en mi corazón esta llama: haced sí, por un efecto de vuestra infinita caridad, que ésta se aumente y crezca en mí durante la carrera de mi vida, y se perfeccione y perpetúe por toda la eternidad en vuestra gloria. Amén.

Pedir la gracia que se desea. La oración y los Gozos se rezarán todos los días.

DÍA CUARTO - 9 DE AGOSTO
Por la señal…
Acto de contrición, Oración inicial y las tres Ave Marías.
  
MEDITACIÓN SOBRE LA CARIDAD EN ORDEN AL PRÓJIMO: «Qui habúerit substántiam hujus mundi, et víderit fratrem suum necessitátem habére, et cláuserit víscera sua ab eo: quómodo cáritas Dei manet in illo?». [Si alguno poseyere bienes de este mundo, y viese a su prójimo padecer necesidad, sin moverse a socorrerle, ¿cómo puede persuadirse que la caridad habita en su corazón?] (I Juan 3, 17).
 
ORACIÓN
Gran Dios, bienhechor de todas las criaturas, que nos mandáis amar a nuestros prójimos como a nosotros mismos, y nos enseñáis con vuestro ejemplo a hacer bien a nuestros enemigos, disponiendo con vuestra adorable providencia, que nazca el sol todos los días para alumbrar a los buenos y a los malos, que el Cielo derrame sus abundantes lluvias para fertilizar los campos de los justos y de los pecadores: yo os suplico, Señor, por aquel amor que profesó María Santísima a todos los hombres en su santísima vida, sacrificando la prenda más amada de su Hijo por nosotros a la muerte, y por aquel amor con que ahora nos mira desde el Cielo, haciendo el oficio de nuestra Madre y Abogada en vuestra divina presencia, me concedáis la gracia de que a imitación vuestra y suya acredite con mis obras que soy hijo de tal Padre y de tal Madre, que haga bien aun a aquellos mismos que me aborrecen, que dirija mi oración a Vos aun por aquellos que me calumnian y persiguen. Haced, Señor, en fin, que unido con mis prójimos en caridad y amor, como hijos todos de un mismo Padre y de una Madre, merezcamos nos dispenséis vuestra santa bendición en esta vida, y la continuéis por toda la eternidad en vuestra gloria. Amén.

Pedir la gracia que se desea. La oración y los Gozos se rezarán todos los días.

DÍA QUINTO - 10 DE AGOSTO
Por la señal…
Acto de contrición, Oración inicial y las tres Ave Marías.
  
MEDITACIÓN SOBRE LA HUMILDAD: «Humiliámini sub poténti manu Dei, ut vos exáltet in die visitatiónis». [Humillaos bajo de la mano poderosa de vuestro Dios, para que os ensalce cuando venga a visitaros] (I Pedro 5, 7).
 
ORACIÓN
Mi Dios y Señor, infinitamente grande e infinitamente humilde, que con el designio misericordioso de desterrar de los corazones de los hombres el vicio abominable de la soberbia, en que tuvo principio la ruina universal del mundo, os dignasteis manifestaros en la tierra, cubriendo con el velo de la humanidad aquella infinita grandeza y majestad que admiran y veneran llenos de respeto los Santos y los Ángeles en vuestra gloria, yo os suplico, Señor, por esta humillación vuestra, y por aquella humildad sin segunda, de que estuvo adornada María Santísima, cuando elevada por Vos a la altísima dignidad de Madre vuestra, poseída de una santa confusión y respeto, se contentó y glorió con el título de Esclava, me concedáis la gracia de que jamás me deje dominar del vicio de la soberbia, que conozca y confiese en vuestra divina presencia que no soy otra cosa que polvo y ceniza; y penetrado toda la vida mi corazón de este pensamiento, arregle mis acciones de tal manera, que siguiendo vuestros pasos y los de María Santísima por los caminos de la humillación y abatimiento en la tierra, merezca ser ensalzado por Vos eternamente en vuestra gloria. Amén.

Pedir la gracia que se desea. La oración y los Gozos se rezarán todos los días.

DÍA SEXTO - 11 DE AGOSTO
Por la señal…
Acto de contrición, Oración inicial y las tres Ave Marías.
  
MEDITACIÓN SOBRE LA CASTIDAD: «Beáti mundo corde: quóniam ipsi Deum vidébunt». [Bienaventurados los limpios de corazón, porque ellos verán a Dios]. (Mateo 5, 8).
 
ORACIÓN
Dios purísimo, que miráis como templo vuestro aquellas almas que viven en castidad, y les ofrecéis la dicha incomparable de veros eternamente en vuestra gloria, y en cumplimiento de vuestra promesa premiasteis la pureza singular de María Santísima, no permitiendo que su cuerpo purísimo estuviese sujeto a la muerte ni a la corrupción del sepulcro, sino que en compañía de su bendita alma fuese conducido por los espíritus puros de vuestros Ángeles al trono de la gloria: yo, os suplico, Señor, me concedáis que imite en cuanto me sea posible, la castidad y pureza de esta Señora. Dadme, Señor, por su intercesión, unos oídos castos, una lengua pura, unos ojos modestos, creado de nuevo en mí un corazón limpio, renovado en lo íntimo de mi alma la rectitud de vuestro espíritu: purificadme de toda mancha de alma y cuerpo, para que viviendo y muriendo adornado de castidad y pureza, me haga digno de veros, poseeros, y gozaros en la gloria. Amén.

Pedir la gracia que se desea. La oración y los Gozos se rezarán todos los días.
 
DÍA SÉPTIMO - 12 DE AGOSTO
Por la señal…
Acto de contrición, Oración inicial y las tres Ave Marías.

MEDITACIÓN SOBRE LA PACIENCIA: «Patiéntia vobis neccessária est, ut voluntátem Dei faciéntes, reportétis promissiónes». [La paciencia os es necesaria para que haciendo la voluntad de Dios, recibáis sus promesas]. (Hebreos 10, 36).
 
ORACIÓN
Dios de mi corazón, que a pesar de todos los extravíos de mi vida, me sufrís y esperáis con infinita paciencia para usar conmigo de vuestra misericordia, añadiendo a este singularísimo beneficio tener la bondad de manifestar vuestra gloria en perdonar mis pecados: yo os suplico, Señor, por esta dignación vuestra, y por los méritos de vuestra Madre María Santísima, cuya admirable y prodigiosa vida fue sin intermisión alguna un continuo ejercicio de sufrimiento y de paciencia, venerando con el más profundo respeto las sabias disposiciones de vuestra adorable providencia, me concedáis la gracia de que, a imitación suya, me entregue desde ahora en vuestras manos con una santa y total indiferencia, así en los sucesos prósperos como en los adversos de mi vida; si me concedieseis bienes, o si me regalaseis con trabajos y con males, haced, Señor, se cierre mi boca para la queja, y solo se abra para bendecir y alabar vuestro santísimo Nombre; dispensadme, Señor, esta gracia, para que adornado de esta conformidad, posea mi alma en paciencia santa en esta vida, y disfrute después eternamente la paz de vuestra gloria. Amén.

Pedir la gracia que se desea. La oración y los Gozos se rezarán todos los días.
 
DÍA OCTAVO - 13 DE AGOSTO
Por la señal…
Acto de contrición, Oración inicial y las tres Ave Marías.

MEDITACIÓN SOBRE LA POBREZA: «Beáti páuperes spíritu, quóniam ipsórum est Regnum Cœlórum». [Bienaventurados los pobres de espíritu, porque de ellos es el Reino de los Cielos] (Mateo 5, 3).
  
ORACIÓN
Dios mío y todas mis cosas, que siendo infinitamente rico y señor de todos los bienes del Cielo y de la tierra, tuvisteis la bondad de haceros voluntariamente pobre, con el designio de que vuestra santa pobreza enriqueciese a todos los hombres con los dones de vuestra gracia; yo os suplico, Señor, por aquella pobreza en que vivió vuestra Santísima Madre, sin querer ni desear jamás otra posesión, ni otra herencia, que a Vos en el Cielo y en la tierra, me concedáis la gracia, de que mirando al mundo como lugar de mi destierro, esté siempre desprendido mi corazón de todos los bienes de esta vida perecedera. Haced, Señor, los repute todos como un poco de estiércol y basura, para que, viviendo en pobreza de espíritu, desde ahora en vuestras manos con una santa y total indiferencia, así en los sucesos prósperos como en los adversos de mi vida. Si me concedieseis bienes, o si me regalaseis con trabajos y con males, haced, Señor, se cierre mi boca para la queja y sólo se abra para bendecir y alabar vuestro santísimo Nombre. Dispensadme, Señor, esta gracia, para que, adornado de esta conformidad, posea mi alma en paciencia santa en esta vida y disfrute después eternamente la paz de vuestra gloria. Amén.

Pedir la gracia que se desea. La oración y los Gozos se rezarán todos los días.
  
DÍA NOVENO - 14 DE AGOSTO
Por la señal…
Acto de contrición, Oración inicial y las tres Ave Marías.

MEDITACIÓN SOBRE LA PERSEVERANCIA: «Qui perseveráverit úsque in finem, hic salvus erit». [El que perseverare hasta el fin, éste se salvará] (Mateo 10, 22).
  
ORACIÓN
Omnipotente Dios, liberalísimo remunerador, que conducís al puerto de salvación a todas las almas que perseveran en la observancia de vuestros divinos mandamientos hasta el fin de la carrera de esta vida mortal; y así mismo, nos aseguráis que el alma que pone la mano sobre el arado y vuelve atrás no es a propósito para el Reino de los Cielos: yo os suplico, Señor, por la intercesión de María Santísima, cuya perseverancia en toda clase de virtud hasta el último momento de su preciosa vida habéis remunerado con un peso de indecible gloria, me concedáis la gracia de fijar mis pasos en la observancia de vuestra divina ley; confirmad, Señor, en mí los propósitos y resoluciones que he formado en este santo Triduo, que son: de vivir en adelante animado de una fe viva, de una firme esperanza, de una caridad ardiente, de una humildad verdadera, de una pureza y castidad conforme al estado en que me hallo al presente, o a aquel a que me destine vuestra divina providencia; de una paciencia inalterable, de una pobreza de espíritu que desprenda mi corazón de todos los bienes de la tierra, y suspire incesantemente por la posesión de mi eterna bienaventuranza; dispensadme en fin, Señor, la misericordia de que yo persevere a imitación de mi Madre y Señora María Santísima, en el ejercicio de estas y las demás virtudes hasta respirar el último aliento de mi vida, para que entregando mi espíritu en vuestras manos, en las de mi amado Jesús y de María, mi venerada Madre y Señora, pase a veros, gozaros, alabaros y bendeciros eternamente en vuestra gloria. Amén.

Pedir la gracia que se desea. La oración y los Gozos se rezarán todos los días.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Preferiblemente, los comentarios (y sus respuestas) deben guardar relación al contenido del artículo. De otro modo, su publicación dependerá de la pertinencia del contenido. La blasfemia está prohibida.