sábado, 4 de agosto de 2018

VISIÓN DE SANTO DOMINGO Y SAN FRANCISCO

“Visión de San Francisco de Asís y Santo Domingo de Guzmán” (Zacarías González Velázquez y Tolosa, Museo del Prado).
   
Refiere el beato Santiago de Vorágine en su Leyenda Dorada este episodio de la vida de Santo Domingo de Guzmán:
Un fraile menor, que había sido compañero de San Francisco durante muchos años, relató a muchos de los frailes de la Orden de Predicadores que cuando Santo Domingo estaba en Roma para la confirmación de su orden por el papa, vio en una noche a Jesucristo en el aire, sosteniendo tres lanzas en su mano (hambre, peste y guerra), y blandiéndolas contra el mundo, y su Madre corrió aprisa hacia Él, y le preguntó qué iba a hacer.
 
Y Él le respondió: «Todo el mundo está lleno de vicios, de soberbia, de lujuria y de abaricia, y por eso lo voy a destruir con estas tres grandes lanzas».
 
Entonces la Santísima Virgen se postró a sus pies y le dijo: «Hijo querido, ten piedad, y detén tu ira por tu misericordia».
  
Y Jesucristo le dijo: «¿No ves cuántos errores e injurias me hacen?».
  
Y Ella le respondió: «Hijo, atempera tu ira y deténla un poco, tengo un verdadero siervo y un noble luchador contra los vicios, que ha de recorrer todo el mundo y lo conquistará, y lo pondrá bajo tu señorío, y he de darles otro siervo en su ayuda que luchará como él hace».
  
Y nuestro Señor, su Hijo, dijo: «Estoy sosegado y recibo tu oración, pero debería ver a quién enviarás a tan grande oficio».
  
Entonces Ella le presento a Santo Domingo, y Jesucristo dijo: «Verdaderamente este es un buen y noble luchador, y hará tan dillgentemente lo que tú has dicho».
  
Luego Ella le mostró a Él y ofrecióle a San Francisco de Asís, y él lo elogió tanto como el primero.
  
Santo Domingo consideró diligentementene a su compañero en esa visión, porque nunca lo había visto antes, y lo encontró en el de la iglesia, y sabiendo que él que lo había visto en la visión sin otra compañía, y comenzó a besarlo y dijo: «Tú eres mi compañero, tú debes correr conmigo, y estaremos juntos, y ningún adversario nos superará».
  
Y luego él le relató en su orden las visiones que tuvo, y desde entonces ellos fueron un solo corazón y una sola alma en nuestro Señor, y ordenó que esta caridad debería guardarse como perdurable por aquellos que vengan después.

Abrazo de San Francisco de Asís y Santo Domingo de Guzmán

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Preferiblemente, los comentarios (y sus respuestas) deben guardar relación al contenido del artículo. De otro modo, su publicación dependerá de la pertinencia del contenido. La blasfemia está prohibida.