jueves, 10 de enero de 2019

DOS DE CORRUPCIÓN CONCILIAR

Noticias tomadas de GLORIA NEWS
  
  

El Senado chileno revocó el 7 de enero la ciudadanía chilena del cardenal Ezzati haber “encubierto” presuntamente abusos homosexuales.
  
Ezzati nació en Italia el 7 de enero de 1942, pero emigró a Chile en 1959 para ingresar al noviciado de los Salesianos. En el 2010 Benedicto XVI lo nombró arzobispo de Santiago de Chile y el papa Francisco lo creó cardenal en el 2014. Ezzati pertenece al partido de Bergoglio.
   
La decisión unánime fue tomada por la comisión del Senado sobre “derechos humanos”. A Ezzati se le había dado la ciudadanía chilena en el 2006 por sus méritos en el campo de la educación.
  
En octubre, Ezzati fue interrogado sobre abusos homosexuales por la Fiscalía. Él hizo uso de su derecho a no dar testimonio.
  
  
   
Ya en el 2005 el Opus Dei pagó U$S 977.000 para resolver una demanda por mala conducta sexual contra el padre John McCloskey, sacerdote del Opus Dei.
 
McCloskey es conocido por guiar en la Iglesia al doctor Bernard Nathanson (que fuera el abortista más grande del mundo), Lawrence Kudlow, Robert Novak, el juez Robert Bork, el senador Sam Brownback, Alfred Regnery, Newt Gingrich y el general Josiah Bunting.
  
Ha escrito para el Catholic World Report, First Things, L’Osservatore Romano, el Sacred Architecture Journal, el Wall Street Journal, el National Catholic Register, el Washington Times, el Washington Post, el New York Times, Chronicles y AcePrensa, y apareció en EWTN, CNN, CNBC y Fox News.
 
Según la página web de falsas noticias del WashingtonPost.com, el 7 de enero quien se quejó fue una mujer casada, que sufre de depresiones, que recibió dirección espiritual de McCloskey. Ella afirmó que McCloskey “la manoseó” varias veces.
 
Otra mujer se quejó de sentirse “incómoda” por la forma en que McCloskey “la acarició”.
  
El vocero Brian Finnerty dijo que la organización también investiga una tercera afirmación que hasta ahora es insustancial.
  
Pagar un millón de dólares (provenientes de un donante anónimo) por un supuesto “manoseo” muestra que el Opus Dei le teme más a los medios de comunicación que transmiten falsas noticias que a Dios.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Preferiblemente, los comentarios (y sus respuestas) deben guardar relación al contenido del artículo. De otro modo, su publicación dependerá de la pertinencia del contenido. La blasfemia está prohibida.