miércoles, 2 de enero de 2019

EL NOVUS ORDO Y SU ENLACE JUDÍO

Presbítero conciliar que improbablemente estés leyendo este blog, estas palabras son para ti:

Cuando celebras el servicio Novus Ordo que llamas -y crees que es- la Misa Católica (sin serlo realmente), en el ofertorio estás rezando igual que los judíos. ¿Lo sabías? Pues sí, el Ofertorio del Nuevo Rito que tú dices es este (Fuente: Misal Romano, 3ª edición típica latina reimpresa y corregida en 2008 -traducción de la Conferencia Episcopal Española, año 2016-, Ordinario de la Misa, plegaria eucarística):
  • Bendición del pan: Benedíctus es, Dómine, Deus univérsi, quia de tua largitáte accépimus panem, quem tibi offérimus, fructum terræ et óperis mánuum hóminum: ex quo nobis fiet panis vitæ [Bendito seas, Señor, Dios del universo, por este pan, fruto de la tierra y del trabajo del hombre, que recibimos de tu generosidad y ahora te presentamos; él será para nosotros pan de vida].
  • Bendición del vino: Benedíctus es, Dómine, Deus univérsi, quia de tua largitáte accépimus vinum, quod tibi offérimus, fructum vitis et óperis mánuum hóminum, ex quo nobis fiet potus spiritális [Bendito seas, Señor, Dios del universo, por este vino, fruto de la vid y del trabajo del hombre, que recibimos de tu generosidad y ahora te presentamos; él será para nosotros bebida de salvación]
Compara, por favor, lo anterior con estos textos:
  • .בָּרוּךְ אַתָּה יְיָ יאֲהדוֹנָהי, אֱלֹהֵינוּ מֶלֶךְ הָעוֹלָם, הַמּוֹצִיא לֶחֶם מִן הָאָרֶץ. אָמֵן (Barúj atá Adonáy, Elohéinu Mélej ha’Olám, haMótzi lejem min haaretz. Amen): [Benedíctus Tu, Dómine Deus noster, tótius mundi Dómine, qui panem nobis a terra produxísti/Bendito seas tú, Señor Dios nuestro, Señor de todo el mundo, que produjiste para nosotros el pan de la tierra. Amén].
  • .בָּרוּךְ אַתָּה יְיָ יאֲהדוֹנָהי, אֱלֹהֵינוּ מֶלֶךְ הָעוֹלָם, בּוֹרֵא פְּרִי הַגָּפֶן. אָמֵן (Barúj atá Adonáy, Elohéinu Mélej ha’Olám, borei peri haGafen. Amen): [Benedíctus Tu, Dómine Deus noster, tótius mundi Dómine, qui víneæ fructum creáveris/Bendito seas tú, Señor Dios nuestro, señor de todo el mundo, que creaste el fruto de las viñas. Amén].
¿Sabes qué son? Son las bendiciones del pan (Berachot haMotzi) y del vino (Berachot Borei Peri haGafen) que recitan los judíos, tal como aparecen en Oráj Hayim (Modo de vida), una sección de la compilación halájica del Shuljáv Arúj (שֻׂלְחָן עָרוּךְ, La mesa servida) del rabino Joseph ben Ephraim Caro, autor y cabalista. Estas oraciones fueron traducidas por el hebraísta alemán Johannes Buxtorf (de religión calvinista, y considerado por sus contemporáneos como «Maestro de los rabinos», por su erudición sobre las costumbres y liturgia judías) en su libro Synagóga Judáica, edición latina de Basilea, año 1661, capítulo X, página 234 y 235.
  
Si dices ser cristiano, ¿entonces por qué rezas como los que mataron al que crees es tu Señor y blasfeman de Él y su Madre santísima hasta el presente, te ven como menos que un animal (según el Talmud, los gentiles son criaturas inferiores dignas de exterminio) y que esperan precisamente al Anticristo? ¿Por qué usas una Misa que contiene palabras que ante Jesús son «ODIOSAS a mis ojos» (Revelación a la vidente estigmatizada María Julia Jahenny TOSF, 27 de Noviembre de 1902)?

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Preferiblemente, los comentarios (y sus respuestas) deben guardar relación al contenido del artículo. De otro modo, su publicación dependerá de la pertinencia del contenido. La blasfemia está prohibida.