martes, 1 de enero de 2019

MENSAJE DE AÑO NUEVO

  
Amados hermanos en Jesús y María, salud y bendición en este año 2019 de la Encarnación del Señor.
  
Hemos asistido el año anterior a los primeros sesenta años de Sede Vacante, que comenzó el 9 de Octubre de 1958, cuando Pío XII murió asesinado por sus enemigos dentro del Vaticano, acelerándose de este modo la Apostasía que hoy padecemos. Ciertamente nuestra gloria es hoy un recuerdo ido y lejano (que si no fuera por los testimonios de contemporáneos, esta nueva generación no sabría jamás que hubo Iglesia Católica visible, y creerían que lo que es el Vaticano  hoy así ha sido siempre); y vemos que el futuro es cada vez peor (particularmente, para algunos de nuestros hermanos ha sido un año tan malo, que lo único por lo que podríamos dar gracias es que salimos de él con vida). No solamente porque nuestros hermanos de Cuba, Nicaragua, Venezuela y Bolivia permanecen bajo el yugo de la hoz y el martillo (y ahora México con el MALO se ha dado el alta en tan infame club), España está humillada bajo el contubernio pepesoepodemita y la amenaza separatista con un pelele usurpando el Trono, y porque en Colombia y Brasil todo cambió para seguir igual; sino también porque es otro año más teniendo que sufrir aún al Portador de Maldición que es Bergoglio, sus matones y sus idólatras defensores.
  
Sumemos a lo anterior, presenciaremos los 50 años de haberse impuesto el fatídico y maldito Novus Ordo Missæ un 30 de Noviembre de 1969, una liturgia adulterada que, sabemos es mezcla de protestantismo (hubo seis ministros protestantes que influyeron en su redacción), cavilaciones de liturgistas amateur (la denominada Plegaria Eucarística II es una reconstrucción hipotética de una liturgia del siglo III, y las demás son nueva factura) y talmudismo (sí, porque el Ofertorio novusordiano es similar a las oraciones judías). Pero eso será tratado otra oportunidad, si Dios nos permite.
  
Momentos hay en que decimos, a la vista de la angustiosa hora presente de la Iglesia, y por las contrariedades que la vida cotidiana nos presenta: «Señor, ya esto es demasiado: No podemos sufrir más afrentas. ¿Hasta cuándo diferirás el vengar nuestra causa, o llevarnos contigo de una vez por todas?». Y ante esto, hemos de recordar que Dios procede siempre como a bien considere, y que Él nos dice «Entretanto el justo mío vivirá por la fe; pero si desertare, no será agradable sino aborrecible a mi alma» (Hebreos X, 37). Pero ¿cómo conservar la Fe, cuando todas las circunstancias hodiernas están abrumándonos hasta el punto de que hay quienes terminan dándole cabida a ideas extrañas? Con la oración. Es por este motivo que este nuevo año lo designaremos “Fortaleza orante”, presentándoos, carísimos hermanos, oraciones y ejercicios devotos católicos que nos ayudarán a todos a perseverar en espera hasta el día en que Dios se digne apiadarse de nuestra angustia y tome residencia del mundo.
   
Pidámosle a la Bienaventurada Virgen María, Consuelo de los Afligidos y Auxilio de los Cristianos, que nos alcance fortaleza para sufrir con paciencia el martirio, que a diferencia de los primeros siglos, no es de sangre (aunque no lo excluye tampoco), sino de oprobios y señalamientos sólo por conservar la fe de nuestros padres antiguos.
   
En unión de oraciones, y que Dios nos ayude.
   
JORGE RONDÓN SANTOS
1 de Enero de 2019.
Circuncisión de Nuestro Señor Jesucristo, Octava de la Natividad y Dedicación de Santa María Annunziata en Florencia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Preferiblemente, los comentarios (y sus respuestas) deben guardar relación al contenido del artículo. De otro modo, su publicación dependerá de la pertinencia del contenido. La blasfemia está prohibida.