jueves, 10 de enero de 2019

NUEVOS EPISODIOS DE ANTICATOLICISMO BERGOGLIANO

LOGO DE VIAJE PAPAL A MARRUECOS EXALTA EL ISLAM (Artículo propio).
  
  
El Vaticano ha publicado el logo oficial para la visita del papa Francisco a las ciudades marroquíes de Rabat y Casablanca, viaje que tendrá lugar los días 30 y 31 de Marzo del presente. Ese logo muestra la cruz envuelta por la luna creciente islámica.
 
El 7 de enero el Vaticano explicó en una declaración el significado de dicho logo, seleccionado de entre 50 propuestas: «Una cruz y una luna creciente: la cruz cristiana y la luna creciente musulmana = la dimensión de un encuentro interreligioso entre cristianos y musulmanes, el encuentro del Papa Francisco y el Comendador de los Creyentes (rey de Marruecos) en Rabat, 800 años después del encuentro entre Francisco de Asís y el sultán Al-Kamil». Pero en realidad, dicho encuentro fue para que el sultán abuyí Al-Kamil Muhammad al-Malik (sobrino de Saladino) pactara la paz con los Cruzados [QUE ESTABAN LIBRANDO UNA GUERRA JUSTA, oídlo bien, Ratzinger y Bergoglio], y eventualmente se convirtiera al catolicismo (lo que no consiguió nuestro Seráfico dado el respeto humano del sultán, pero bueno, Dios atiende el combate por la Fe...).
 
La línea arábiga (المغرب) en la parte inferior del logo, debajo de la frase “Siervo de la esperanza” (esperanza que desde luego NO ESTÁ BASADA EN CRISTO, sino en la aceptación política), dice “Marruecos” (en árabe المَغْرِب/al-Maġrib, “el occidente”), país cuya Constitución política de 2011, en el artículo 6 reconoce al islam como religión de Estado, y en el 19, define al monarca (actualmente Mohamed VI de la dinastía alauí, que blasona ser descendiente de Mahoma por medio de su hija Fátima y el califa Alí -su esposo-) como Comendador de los Creyentes [en árabe أَمِير الْمُؤْمِنِين/ʾAmīr al-muʾminīn, del que se deriva nuestro Miramamolín], título tradicionalmente vinculado al califato.
  
Observadores en Roma no han hecho esperar sus críticas: uno de ellos lo ve como “problámatico, porque parece implicar que las dos religiones son iguales, o que puede haber algún sincretismo entre ellas”. “La naturaleza de un símbolo religioso es lo que resume su esencia; es una imagen que recuerda la creencia central y un llamado a la acción paradigmática: la cruz nos llama a imitar el sacrificio de Cristo, pero la media luna evoca la Hégira (huída) de Mahoma desde La Meca a Medina”, dijo otro.
  
Advierte, lector, que en el Vaticano pasan por alto que la media luna es un símbolo más que todo de uso nacionalista islámico, que antes con las guerras del Imperio Turco-Otomano y ahora con la “migración” está conquistando Occidente, Y TODO CON ANUENCIA DE LA RAMERA VATICANA dirigida hoy por la versión ensotanada del tirano Nicolás Maduro Moros, el Antipapa y gerente de oenegé Francisco Bergoglio.
    
FRANCISCO OPTA POR USAR LA BENDICIÓN VETEROTESTAMENTARIA EN EL PRIMER ÁNGELUS DEL AÑO (Fuente: NOVUS ORDO WATCH).
  
 
Al finalizar el rezo del Ángelus el martes 1 de Enero de 2019, el “Santo Padre” Francisco I (Jorge Bergoglio) decidió rechazar la acostumbrada bendición Católica invocando al Padre, Hijo y Espíritu Santo, y la remplazó con una bendición del Antiguo Testamento encontrada en Números 6:22-26:
«Habló también el Señor a Moisés, diciendo: Di a Aarón y a sus hijos: De esta suerte daréis la bendición a los hijos de Israel, diciéndoles: “El Señor te bendiga y te guarde. El Señor te muestre apacible su rostro y haya misericordia de ti. Vuelva el Señor su rostro hacia ti y te conceda la paz”».
Este texto era parte de la primera lectura para la liturgia Novus Ordo del 1 de Enero, y el impostor papal habló sobre ello en su discurso del Ángelus, diciendo: «Y hoy, la liturgia reporta la antigua bendición con la que los sacerdotes israelitas bendijeron al pueblo… Tres veces el sacerdote repetía el nombre de Dios, “Señor”, extendiendo sus manos sobre el pueblo reunido».
 
Desafortunadamente, Bergoglio no pensó que valía la pena mencionar que el hecho de que el nombre del Señor sea invocado aquí tres veces es una prefiguración de la Santísima Trinidad, justo como la triple invocación de Dios como “el Dios de Abrahán, el Dios de Isaac, y el Dios de Jacob” (Éxodo 3:6), y como tal vez la visitación a Abrahán por tres ángeles que “aparecieron a él [como] tres personajes” (ver Génesis 18:1-3). No, la Trinidad no hizo su aparición en el Ángelus francisquista del 1 de Enero, ni tampoco, como acabamos de ver, en la bendición final.
  
El espectáculo del Ángelus del 1 de Enero puede verse aquí en su totalidad:
  
  
El momento en que Francisco, según el protocolo, se suponía que pronunciaría la bendición trinitaria comienza en el minuto 10:34. En vez de hacer la Señal de la Cruz con las palabras “Et benedíctio Dei omnipoténtis, Patris et Fílii et Spíritus Sancti descéndat super vos et máneat semper”, Francisco eleva ambas manos y recita la fórmula veterotestamentaria dada en Números 6:24-26.
  
Posteriormente, Francisco fue a sus consideraciones post-Ángelus, como es la costumbre. Naturalmente, no omite su comentario final característico: “Buen almuerzo” (buon pranzo; en el minuto 13:46).
 
En una entrada de blog del 4 de Enero, el vaticanista italiano Aldo María Valli dice que Bergoglio confirió “una bendición sin bendición” (benedizione senza benedizione) y señala que la fórmula de bendición dada en el capítulo sexto de los Números es usada por los herejes valdenses. Quizá sólo sea coincidencia, pero no es un secreto la admiración de Francisco por los valdenses.
  
Ahora, no hay nada de malo en y por sí en usar la bendición registrada por Moisés en el libro de los Números. Después de todo, la fórmula viene directamente de Dios y no niega (de hecho, no podría) que Dios es Trino y Uno. Pero ese no es el punto.
  
El punto no es, per se, que Francisco diga una bendición del Antiguo Testamento. Sí lo es, en cambio, que usara esta bendición veterotestamentaria en lugar de la trinitaria cristiana, “en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo” (San Mateo 28:19), la cual omitió, aunque es necesariamente superior (cf. 2 Corintios 3:7-11; Hebreos 7:11). Esto es extremadamente inquietante, especialmente a la luz del historial de Francisco en bendiciones, su inclinación por el judaísmo apóstata, que niega la Trinidad, y sus incontables herejías, errores y blasfemias (todas documentadas aquí).
  
¿Qué queremos decir con su “historial en bendiciones”?
  
Desde el mismo inicio de su falso pontificado, Francisco ha mostrado una rara incomodidad con el modo Católico de conferir bendiciones sacerdotales, que siempre incluye hacer la Señal de la Cruz. En cambio, el impostor papal típicamente solo toca las cabezas de las personas (ve un ejemplo aquí) u otras partes de sus cuerpos (como aquí) mientras no pronuncia palabra en absoluto.
  
Sólo tres días después de su elección en 2013, Francisco le dijo a los periodistas reunidos para una audiencia con él: «Como muchos de ustedes no pertenecen a la Iglesia católica, otros no son creyentes, de corazón doy esta bendición en silencio a cada uno de ustedes, respetando la conciencia de cada uno, pero sabiendo que cada uno de ustedes es hijo de Dios». En otras, palabras, la Santísima Trinidad tendría que ir al asiento de atrás mientras el nuevo “Papa” adoraba el becerro áureo del hombre y su siempre excelentísima conciencia.
  
El Septiembre pasado, hablando frente a una audiencia mixta en Palermo, Francisco nuevamente omitió su bendición porque «entre ustedes hay jóvenes católicos, cristianos, de otras tradiciones religiosas e incluso algunos agnósticos». Aunque debía “dar la bendición a todos”, él la omitió y solamente oró para que Dios bendijera a todos los presentes, en la forma en que cualquiera otro pudiera haber hecho también.
 
De otro lado, ¡el señor Bergoglio estuvo muy contento en usar la forma trinitaria adecuada para conferir una bendición cuando bendijo la unión adúltera del presidente de Colombia y su amante! Y por supuesto, Francisco estuvo tan feliz como para permitirle al Archilego de Canterbury que confiriera una bendición trinitaria inválida en retorno en 2014.
  
Claramente, pues, Francisco tiene un verificable historial de caos sacrílego cuando va a bendecir. Esta aversión a la forma clerical Católica adecuada para bendecir corre lanza pareja con el desprecio que ha mostrado directamente en otras ocasiones contra la Santísima Trinidad:
 
Algunas personas están riñendo por el lugar más caliente del Infierno, y Francisco es un contendor principal.

ACTUALIZACIÓN (tomada de CALL ME JORGE BERGOGLIO, 23 de Enero)
La bendición contenida en Números 6:24-26 y usada por Bergoglio (y leída en el servicio del 1 de Enero) es llamada en hebreo Birkat cohanim (בִּרְכַּת כֹּהֲנִים, Bendición sacerdotal), y coincide con lo descrito en la Jewish Encyclopedia (traducción nuestra):
  
TRADUCCIÓN: «BENDICIÓN, SACERDOTAL (llamada, [en el Talmud, tratado] Rosh Hashaná IV, 5, Birkat Cohanim; ahora Dukan -דּוּכָן, דּוּכָנָא-): Uno de los rasgos más impresionantes y característicos del servicio tanto en el Templo de Jerusalén como en la sinagoga, teniendo su origen en la bendición pronunciada por los aaronitas según el mandato y la fórmula ordenada en Núm. VI, 22-27: “Y Dios habló a Moisés diciendo: Habla a Aarón y a sus hijos dicendo: De esta forma bendeciréis a los hijos de Israel, diciéndoles: ¡El Señor te bendiga y te guarde: el Señor haga brillar su rostro sobre ti y sea gracioso a ti: el Señor vuelva su faz sobre ti, y te dé la paz! Y ellos pondrán mi nombre sobre los hijos de Israel; y Yo los bendeciré”». (Fuente: The Jewish Encyclopedia: A Descriptive Record of the History, Religion, Literature, and Customs of the Jewish People from the Earliest Times to the Present Day -La Enciclopedia Judía: Un registro descriptivo de la historia, religión, literatura y costumbres del pueblo judío desde los primeros tiempos hasta el día presente-, Tomo 3, entrada “BLESSING, PRIESTLY”, pág. 244).
    
Bergoglio, cuando realiza el Birkat Cohanim, pone las manos y la cabeza al estilo de los judíos sefardíes, como lo explica el sitio web de Jabad Lubavitch (Traducción nuestra, cursivas del original y subrayas añadidas):
«Las manos levantadas
Inmediatamente después de la bendición, los Cohanim [descendientes directos de Aarón] levantan sus manos bajo sus tallits, a la altura de los hombros, las palmas extendidas y mirando hacia abajo. La mano derecha debería estar un poco más elevada que la izquierda.   
  
Los dedos están posicionados en una manera que dejen cinco “ventanas”, por medio de las cuales las bendiciones de Dios fluyan a la congregación. La idea general es separar cada mano en tres “secciones”, dejando espacios en cada mano entre el pulgar y el dedo índice, y entre el medio y el anular. El quinto espacio es completado por la forma en que los dos pulgares están configurados juntos. Hay diferentes tradiciones sobre esta configuración, por lo que los Cohanim deben consultar con su padre o rabino para determinar la tradición de su familia/comunidad en esta materia.
  
Los sefardíes tienen una tradición completamente diferente. Ellos levantan sus manos sobre sus cabezas y separan todos sus dedos.
  
Los Cohanim no mirarán sus manos durante el Birkat Cohanim».
    
Conociendo la inclinación de Francisco Bergoglio por todas las cosas talmúdicas, su afirmación de que él tiene un judío interior, sus homilías llenas de ideas rabínicas anticristianas, su hábito de contar chistes blasfemos a amigos judíos, y su vasta colección de libros judíos, no sorprendería que él empujara una rápido. En 2016, Francisco recibió por su octagésimo cumpleaños una réplica del Birkat Cohanim más antiguo conocido de su buen amigo y huésped habitual en el Vaticano, el rabino Isaac Sacca. Lo que sí nos sorprende... es que mientras todo mundo discute sobre quién es el papa (Francisco o Benedicto), las alegaciones de Viganò, o está engañado por la redefinición francisquista del papado, difícilmente alguien advierte que Francisco Bergoglio está incorporando lenta y metódicamente el judaísmo talmúdico en el Novus Ordo. Mientras nos cansamos de escribir, Francisquito y sus compinches no estarán contentos hasta que la basílica de San Pedro parezca una sinagoga y el Vaticano un shtetl (poblado judío). Con esta ‘bendición’ Birkat Kohanim, se agrega otro clavo al ataúd.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Preferiblemente, los comentarios (y sus respuestas) deben guardar relación al contenido del artículo. De otro modo, su publicación dependerá de la pertinencia del contenido. La blasfemia está prohibida.