martes, 1 de enero de 2019

SERMÓN DE SAN CESÁREO DE ARLÉS

Traducción del artículo publicado en EDITORA MANDRUVÁ (Brasil)
 
UN SERMÓN DE SAN CESÁREO DE ARLÉS
Jean Lauand
Profesor sénior e investigador del Departamento de Filosofía de la Educación-Facultad de Educación de la Universidad de São Paulo
 
 
NOTA INTRODUCTORIA
San Cesáreo (470-543) vivió en el período de transición de la Antigüedad a la Edad Media, momento en que los pueblos germánicos ocuparon progresivamente el sur de la Galia y comenzaron a mezclarse con la población católica, galo-romana. Convirtióse en obispo de Arlés en 503, a partir de cuando se sucedieron tres regímenes políticos: el visigodo de Alarico II (503-507), el ostrogodo de Teodorico (508-536) y, finalmente, el franco (único católico de los tres).
  
Más enfocado a la moral práctica que a las especulaciones teológicas, Cesáreo se consagra a la pastoral, a las parroquias de su diócesis y al monasterio de religiosas “San Juan", por él fundado, y dirigido por su hermana Cesárea.
 
Como obispo, Cesáreo se dirige a los rústici en un lenguaje simple, comprensible y, en la medida de lo posible, comprensivo...
  
El Sermón 13 [1] presentado a continuación, es típico de la predicación para una parroquia rural, para aquel pueblo -sobre todo el del campo- inculto. Su interés particular reside en el hecho de que, en este sermón, Cesáreo no se restringe a un tema específico, sino que describe un cuadro general de los principales problemas morales y religiosos de su medio.
  
Nótase, en cada párrafo, la intención educadora de la Iglesia, luchando contra los hábitos de la embriaguez, riñas y otros escombros del paganismo aún no totalmente desarraigado en un pueblo rudo y grosero que mezcla devoción con pendencias, la señal de la cruz con el aguardiente, piedad con superstición.
  
LATÍN
SERMO De Christiáno nómine cum opéribus non Christiánis
  
1. Rogo vos, fratres charíssimi, ut atténtius cogitémus quáre Christiáni sumus, et crucem Christi in fronte portámus. Scire enim debémus quia non nobis súfficit quod nomen Christiánum accépimus, si ópera Christiána non fecérimus: sicut ipse Dóminus in Evangélio dixit, «Quid prodest quod dícitis mihi, Dómine, Dómine, et non fácitis quæ dico?» (Luc. VI, 46). Si te mílitem Christiánum dicas, et júgiter cruce Christi te signes, et eleemósynam secúndum vires tuas non fecéris, charitátem et justítiam vel castitátem habére nólueris; nihil tibi prodésse póterit Christiánum nomen.
  
Magna res est signum Christi et crux Christi: et ídeo de isto tam pretióso signáculo res magna et pretiósa signári debet. Quid enim prodest si de ánnulo áureo sígillum fácias; et pútridas páleas intus recóndas? Quid prodest si signum Christi in fronte et in ore gestámus; et intus in ánima crímina et peccáta recóndimus? Qui enim male cógitat, male lóquitur, male operátur, si se emendáre nóluerit, quando se signat, peccátum illíus non minúitur, sed augétur.
  
Multi enim dum ad furtum aut ad adultérium vadunt, si pedem impégerint, signant se, et tamen de malo ópere non revócant se: et nésciunt míseri. quia inclúdunt in se magis dæmones quam exclúdunt.
   
Qui autem a se cum Dei adjutório vítia et peccáta repéllit, et quod bonum est cogitáre simul et ímplere contendérit; juste signum crucis lábiis suis appónit: quia tália ópera conátur ágere, quæ signum Christi mereántur accípere. Et quia scriptum est, «Regnum Dei non est in sermóne, sed in virtúte» (1. Cor. IV, 20); et íterum, «Fides sine opéribus mórtua est» (Jac. II, 26): ut nomen Christiánum non ad judícium sed ad remédium habeámus, convertámus nos ad ópera bona, dum in nostra sunt potestáte remédia.
  
2. Et ut hæc, Deo auxiliánte, póssitis ímplere, pacem et ipsi habéte, et eos qui discórdes sunt ad concórdiam revocáte. Mendácium fúgite, perjúrium velut mortem perpétuam nólite fácere. Ante ómnia, sicut jam supra dictum est, secúndum vires eleemósynam paupéribus exhíbete, oblatiónes quæ in altário consecréntur offérte. Erubescére debet homo idóneus, si de aliéna oblatióne communicavérit. Qui possunt, aut ceréolos aut óleum quod in cicíndilibus mittátur, exhíbeant. Sýmbolum vel Oratiónem Domínicam et ipsi tenéte, et fíliis vestris osténdite. Nam néscio qua fronte se Christiánum dicat, qui paucos versus in Sýmbolo vel in Oratióne domínica paráre dissímulat.
  
Fílios quos in Baptísmo excípitis, scitóte vos fidejussóres pro ipsis apud Deum exstitísse. Et ídeo tam illos qui de vobis nati sunt, quam illos quos de fonte excipítis, semper castigáte atque corrígite, ut caste et juste et sóbrie vivant. Et vos ipsi ita ágite, ut si vos fílii vestri imitári volúerint, non vobíscum in igne árdeant, sed simul vobíscum ad prǽmia ætérna pervéniant.
  
Qui causas áudiunt, juste júdicent: nec múnera super innocéntes accípiant, «quia múnera excǽcant corda sapiéntium, et immútant verba justórum» (Deut. XVI, 19); ne forte dum acquírunt pecúniam, perdant ánimam suam. Nemo enim habet injústum lucrum sine justo damno. Ubi lucrum, ibi et damnum: lucrum in arca, dammum in consciéntia.
  
Nullus se inébriet, nemo in convívio suo cogat álium ámplius bíbere quam opórtet; ne per ebriátatem et suam et illíus ánimam perdat.
  
3. Omni die domínico ad ecclésiam conveníte. Si enim infelíces Judǽi tanta devotióne celébrant sábbatum, ut in eo nulla ópera terréna exérceant; quánto magis Christiáni in die domínico soli Deo vacáre, et pro ánimæ suæ salúte debent ad ecclésiam conveníre? Quando ad ecclésiam convenítis, pro peccátis vestris oráte. Nólite rixas commíttere, nólite lites et scándala concitáre: qui ad ecclésiam véniens hæc fecérit, ibi se litigándo vúlnerat, ubi se orándo sanáre potúerat.
  
In ecclésia stantes nólite verbosári, sed lectiónes divínas patiénter audíte. Qui enim in ecclésia verbosári volúerit, et pro se et pro áliis redditúrus est ratiónem, dum verbum Dei nec ipse áudit, nec álios audíre permíttit.
  
Et décimas de frúctibus vestris ecclésiis réddite. Qui fuit supérbus, sit húmilis; qui erat adúlter, sit castus; qui solébat furtum facére vel res aliénas invádere, étiam de própria substántia incípiat paupéribus erogáre. Qui fuit ínvidus, sit bonívolus. Qui fecit injúriam, cito véniam petat; cui injúria facta est, cito dimíttat.
    
Quóties áliqua infírmitas supervenérit, Corpus et Sánguinem Christi ille qui ǽgrotat accípiat: et inde corpúsculum suum ungat; ut illud quod scriptum est impleátur in eo, «Infirmátur áliquis, indúcat presbýteros, et orent super eum ungéntes eum óleo: et orátio fídei salvábit infírmum, et alleviábit eum Dóminus; et si in peccátis sit, dimitténtur ei» (Jac. V, 14-15).
   
Vidéte, fratres, quia qui in infirmitáte ad Ecclésiam cucúrrerit, et córporis sanitátem recípere, et peccatórum indulgéntiam merébitur obtínere. Cum ergo dúplicia bona possint in Ecclésia inveníri, quáre per præcantatóres, per fontes et árbores et diabólica phylactéria, per charactéres et arúspices et divínos vel sortílegos multiplícia sibi mala míseri hómines conántur ínferre?
 
4. Sicut jam supra dixímus, fílios et omnes famílias vestras admónete, fratres, semper, ut caste et juste ac salúbriter vivant: nec solum eos verbis, sed étiam exémplis ad bona ópera provocáte.
   
Ante ómnia ubicúmque fuéritis, sive in domo, sive in itínere, sive in convívio, sive in conséssu, verba túrpia et luxuriósa mólite ex ore vestro próferre: sed magis vicínos et próximos vestros júgiter admónete, ut semper quod bonum est et honéstum lóqui stúdeant; ne forte detrahéndo, male loquéndo, et in sanctis festivitátibus choros ducéndo, cántica luxuriósa et túrpia proférendo de língua sua, unde debúerant Deum laudáre, inde sibi vúlnera videántur inflígere.
  
Isti enim infelíces et míseri hómines, qui balatiónes et saltatiónes ante ipsas basílicas Sanctórum exércere nec métuunt nec erubéscunt, etsi Christiáni ad ecclésiam vénerint, Pagáni de ecclésia revertúntur; quia ista consuetúdo balándi de Paganórum observatióne remánsit. Et jam vidéte quális est ille Christiánus, qui ad ecclésiam venit oráre, et neglécta oratióne, sacrílega verba Paganórum non erubéscit ex ore próferre. Vidéte tamen, fratres charíssimi, si justum est ut ex ore Christianórum, ubi corpus Christi ingréditur, luxuriósum cánticum quasi venénum diáboli proferátur?
  
Ante ómnia quídquid vultis vobis ab áliis fíeri, hoc áliis fácite: quod vobis ab áliis non vultis fíeri, nulli álii fecéritis. Quam rem si ánimas liberáre: quia et qui lítteras non novit, istas duas senténtias memóriter téneat, et cum Dei adjutório opéribus et potest et debet ímplere.
  
5. Et licet credam quod illa infélix consuetúdo, quæ de Paganórum profána observatióne remánsit, jam nobis castigántibus et de locis istis fúerit, Deo inspiránte, subláta; tamen si adhuc agnoscátis áliquos illam sordidíssimam turpitúdinem de hinnícula vel cérvula exercére, ita duríssime castigáte, ut eos pœ́niteat rem sacrílegam commisísse.
  
Et si, quando luna obscurátur, adhuc áliquos clamáre cognóscitis, et ipsos admónete denuntiántes eis quod grave sibi peccátum fáciunt, quando lunam, quæ Deo jubénte certis tempóribus obscurátur, clamóribus suis a malefíciis sacrílego ausu se defensáre posse cónfidunt. Et si adhuc vidétis áliquos ad fontes aut ad árbores vota réddere, et, sicut jam dictum est, sortílegos étiam et divínos vel præcantatóres inquírere, phylactéria étiam diabólica et charactéres, aut herbas, vel succos sibi aut suis appéndere; duríssime tanta eórum peccáta increpántes dícite, quia quicúmque fecérit hoc malum, perdit Baptísmi sacraméntum.
  
Et quia audívimus quod áliquos viros vel muliéres ita diábolus circúmveniat, ut quinta féria nec viri ópera fáciant, nec muliéres lanifícium; coram Deo et sanctis Ángelis ejus contestámur, quia quicúmque hoc observáre volúerint, nisi per prolíxam et duram pœniténtiam tale sacrilégium emendáverint, ubi arsúrus est diábolus, ibi et ipsi damnándi sunt. Isti enim infelíces et míseri, qui in honóre Jovis in quinta féria ópera non fáciunt, non dúbito quod ipsa ópera die domínico fácere nec erubéscunt nec métuunt. Et ídeo quoscúmque tales esse cognovéritis, duríssime castigáte; et, si emendáre nóluerint, nec ad collóquium nec ad convívium vestrum eos veníre permíttite. Si vero ad vos pertínent, étiam flagéllis cǽdite; ut vel non cógitant.
  
Nos enim, fratres charíssimi, cogitántes perículum vestrum, patérna vos sollicitúdine admónemus. Si nos libénter áuditis, et nobis faciétis gáudium, et vos felíciter perveniétis ad regnum. Quod ipse præstáre dignétur, qui cum Patre et Spíritu Sancto vivit et regnat in sǽcula sæculórum. Amen.
  
TRADUCCIÓN
SERMÓN Del nombre Cristiano con las obras no cristianas
  
1. Os ruego, hermanos queridísimos, que reflexionemos sobre el significado de ser cristianos y sobre la señal de la cruz de Cristo que trazamos en la frente. No nos basta -bien debemos saber- haber recibido el nombre de cristianos si no actuamos como cristianos, conforme dice el propio Señor en el Evangelio: «¿De qué os aprovecha decir: “¡Señor, Señor!”, si no hacéis lo que digo?» (Luc. 6, 46). Si mil veces te proclamas cristiano y haces la señal de la cruz, mas no das limosna de acuerdo a tus posibilidades y no quieres tener amor, justicia y pureza, de nada te aprovechará el nombre "cristiano".
  
Sí, es una gran cosa la señal de Cristo y la cruz de Cristo, pero, precisamente por eso, grande y preciosa debe ser también la realidad señalada por tan preciosa señal. ¿De qué sirve hacer un sello de oro, si lo que está por dentro es paja podrida? ¿Qué se suple andar con la señal de Cristo en la frente y en la boca si lo que encierra son nuestros pecados y delitos? Pues, quien piensa mal, habla mal y obra mal y, si no quisiere corregirse, a cada señal de la cruz su pecado no sólo no disminuirá sino que aumentará.
  
Es el caso de muchos que, al robar, adulterar o agredir a puntapiés, hacen la señal de la cruz y no por eso dejan de hacer el mal. Ignoran esos infelices que, con eso, atraen más a los demonios adentro de sí en vez de expulsarlos.
  
Ahora, quien con la ayuda de Dios, aparta de sí los vicios y los pecados, luchando por pensar bien y hacer el bien, este imprime de verdad la señal de la cruz sobre sus labios: pues ese proceder sí es digno de recibir la señal de Cristo. Y ya que está escrito: «El reino de Dios no consiste en palabras sino en virtudes virtudes» (I Cor. 4, 20) y también: «La fe sin obras es muerta» (Santiago 2, 26), no usemos, pues, el nombre de cristianos para nuestra condenación, sino para nuestra salvación y dediquémonos a las buenas obras en cuanto aún podamos echar mano de los remedios.
 
2. Y para que, con el auxilio de Dios, podais seguir este camino, convivid en paz y llamad a la concordia los que están en discordia. Huid de la mentira y temed el perjurio como a la muerte perpetua. No digáis falso testimonio y no robéis. Y, sobre todo, como ya dijimos, dad limosnas a los pobres de acuerdo con vuestras posibilidades. Presentad vuestras ofrendas en el altar: un hombre acomodado debería tener vergüenza de agregarse a la ofrenda del otro, dispensándose de su propia ofrenda. Los que pueden ofrezcan cirios o aceite para las lámparas. Memorizad el Símbolo (Credo) y el Padre Nuestro, y enseñadlos a vuestros hijos, pues no sé cómo puede alguno decirse cristiano y no empeñarse siquiera en saber los pocos artículos del Símbolo y el Padre Nuestro.
  
Sabed que sois responsables delante de Dios por los hijos, que trajisteis al Bautismo: debéis enseñar y corregir tanto a vuestros propios hijos como a los ahijados para que vivan una vida pura, justa y sobria. Y vosotros mismos proceded de tal manera que, queriendo vuestros hijos imitaros, no acaben ardiendo con vosotros en el fuego eterno sino que, a vuestro lado, obtengan el premio de la vida eterna.
   
Que los jueces juzguen justamente y no acepten regalos para decidir contra los inocentes, «pues los regalos ciegan los corazones de los sabios y corrompen las palabras de los justos» (Deut. 16, 19), y teman ganar dinero a costa de perder el alma. Ninguno obtenga un lucro injusto sin la justa pérdida: donde el lucro, hay la pérdida -lucro para los cofres, pérdida para la conciencia...
  
Que nadie se emborrache o induzca a otros, en una refacción, a beber más de lo que conviene: no venga a perder su alma por la bebedera propia o ajena.
 
3. Los domingos, reuníos en la iglesia. Si los infelices judíos celebran el sábado con tamaña devoción que en ese día no realizan ningún trabajo, ¿cuánto más no debe el cristiano dedicar el domingo solamente a Dios e ir a la iglesia en beneficio de su alma? Cuando vayáis a las reuniones de la iglesia, orad por vuestros pecados y no entréis en discusiones ni provoqueis discordias o escándalos. Quien viene a la iglesia para tales cosas agrava la herida de su alma, precisamente donde, por la oración, podría curarla.
 
En la iglesia, no esteis parloteando, sino oid pacientemente las lecturas de la palabra de Dios. Quien pasa conversando en la iglesia deberá prestar cuentas, no solamente del mal que causa a sí mismo, sino también del que causa a los otros: porque ni él oye la palabra de Dios ni deja que los otros la oigan.
  
Dad el diezmo de vuestros proventos a la Iglesia. Aquel que fue soberbio sea humilde; el que era adúltero sea casto; el que acostumbraba robar o apropriarse de las cosas ajenas que comience a dar de su propio patrimonio a los pobres. Quien fue envidioso sea benevolente; sea paciente el iracundo, quien ofendió apréstese a pedir perdón y el ofendido apresúrese en ser misericordioso.
  
Toda vez que sobreviniere una enfermedad, el que la sufre reciba el Cuerpo y la Sangre de Cristo; pida humildemente y con fe al sacerdote la unción con el óleo bendito a fin de que se cumpla en él lo que está escrito: «¿Está enfermo alguno de vosotros? Llame a los presbíteros para que oren sobre él, ungiéndolo con óleo, y la oración de fe salvará al enfermo, elevándolo al Señor. Si hubiere cometido pecados, le serán remitidos» (Santiago 5, 14-15).
  
Ved, hermanos, cómo quien recurre a la Iglesia en su enfermedad obtiene la salud del cuerpo y la remisión de los pecados. Si es posible, pues, encontrar este doble beneficio en la Iglesia, ¿por qué hay infelices que se empeñan en causar mal a sí mismos, buscando los más variados sortilegios: recurriendo a encantadores, a hechiceras en fuentes y árboles, amuletos, charlatanes, videntes y adivinos?
  
4. Como dije hace poco, exhortad a vuestros hijos y parientes a vivir una vida pura, justa y sobria. No sólo con palabras sino también con la fuerza del buen ejemplo.
  
Ante todo, donde quiera que estéis, en casa, en viaje, comiendo o en reuniones, no profiera vuestra boca palabras torpes y obscenas, y exhortad a los vecinos y vuestros prójimos a que hablen siempre lo que es bueno y bello, y no palabras malas o maledicencia. Evitad los bailes organizados en las fiestas religiosas, con sus canciones torpes y obscenas: la lengua, con la cual el hombre debería alabar a Dios, es entonces usada para herirse a sí mismo.
  
Esos infelices y miserables que, sin vergüenza y sin temor, promueven sus bailes y danzas delante de las propias basílicas de los santos, aunque vengan a la iglesia como cristianos, de ella salen como paganos: pues tales bailes son restos de paganismo. Y decidme qué tipo de cristiano es ese que vino a la iglesia para orar, pero se olvida de la oración y no se avergüenza de entonar cánticos sacrílegos paganos. Considerad aún, hermanos, si es justo que la boca cristiana, que recibe el propio Cuerpo de Cristo, entone cánticos obscenos, un veneno del diablo.
  
Y, principalmente, haced a los otros todo lo que quisiérais que los otros os hagan, y no hagáis a los otros lo que no quisiérais que os hagan. Si cumpliéreis esto, podréis peservar vuestras almas de todo pecado. Y todos, incluso aquellos que son analfabetos, deben guardar estas dos sentencias en la memoria y, con la ayuda de Dios, pueden y deben ponerlas en práctica.
  
5. Y aunque yo crea que, con la ayuda de Dios y gracias a vuestros esfuerzos, erradicados están de aquí aquellas desgraciadas costumbres heredadas del paganismo, sin embargo, si aún supiéreis de alguien que practique la torpeza sordidísima de las annícula o del cérvulus [2], reprendedlo severamente para que se arrepienta de haber cometido sacrilegio. Y, si conociéreis quien aún lanza gritos a la luna nueva, exhortadlo y mostradle cuán grande es este pecado de osar confiarse a la protección de la luna -que, simplemente, por orden de Dios, se esconde de tiempo en tiempo- por medio de sus gritos e imprecaciones sacrílegas.
  
Y si viéreis a alguno dirigir votos junto a las fuentes o los árboles, e ir a buscar, como ya dijimos, charlatanes, videntes y adivinos, colgar en el propio cuello -o en el de otros- amuletos diabólicos, talismanes, hierbas o ámbar, reprendedlo duramente, diciendo que quien comete estos males perderá la consagración del Bautismo.
  
Oí decir que todavía hay ciertos hombres y mujeres tan devastados por el diablo que, en los días quintos (jueves), no hacen ellos sus trabajos ni ellas hacen lana. Delante de Dios y de sus Ángeles, nosotros los amonestamos: todo aquel que persiste en esas observancias, y no expía por dura y larga penitencia este grave sacrilegio, será condenado al fuego en que arde el demonio. Esos infelices y miserables que no trabajan los jueves, en honor de Júpiter, son los mismos, no dudo, que no temen ni se avergüenzan de trabajar los domingos. Si conociéreis alguno de esos tales, reprendedlos duramente y, si él no quisiere enmendarse, no lo admitáis en vuestra mesa ni en vuestro trato. Si son vuestros esclavos, castigadlos con el azote: que teman la llaga del cuerpo, ya que no se preocupan por la salvación de su alma.
 
Nosotros, carísimos hermanos, conscientes de nuestra responsabilidad, os advertimos con solicitud paterna: si de buen grado nos oís, nos daréis una gran alegría y llegaréis felizmente al reino de Cristo. Que Él se digne concedéroslo, Él que, con el Padre y el Espíritu Santo, vive y reina por los siglos de los siglos. Amén.
  
NOTAS
[1] El texto latino se encuentra en Corpus Christianórum Latína 103, Sermónes Sancti Cæsárii Arelaténsis - Pars Prima, editado por Dom Germain Morin O.S.B., 2ª edición, Turnhout, ed. Brepols, 1953. Antiguamente enlistado como Sermón 255 o 215 de Témpore, fue atribuido inicialmente a San Agustín, pero su estilo y las inflexiones lingüísticas de época hacen ver claramente la autoría de Cesáreo.
[2] Cérvulus y annícula -hacer o ejercer cérvulum o agnículas- eran prácticas paganas que involucraban fantasias (de ciervo/corderita). En otro sermón -I de las Calendas de Enero-, Cesáreo embiste duramente contra el hábito -propio de las calendas de enero- de hacer cérvulum: los que así proceden, quieren no sólo vestirse de animal, sino transformarse en animal («Qui cérvulum faciéntes, in ferárum se velint hábitus commutáre»).

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Preferiblemente, los comentarios (y sus respuestas) deben guardar relación al contenido del artículo. De otro modo, su publicación dependerá de la pertinencia del contenido. La blasfemia está prohibida.