jueves, 9 de mayo de 2019

¡CUIDADO CON TITIVILO!


Pero... ¿Quien es Titivilo?
  
Es un demonio que “nació” en la Edad Media (se habla de él por primera vez en 1285 en el Tractátus de Peniténtia, de Juan Galesio) y “murió” al principio del Renacimiento.
  
Es el demonio acusador “de todo lo mal hecho en la liturgia”: palabras mal pronunciadas, textos mutilados, cambiados, ritos inobservados, etc. Es, pues, un demonio muy ocupado. Ya se decía de él “Quáque die mille vícibus sarcínat ille” (cada día llena su saco con mil fallas). Luego va y apunta todo en un gran libro que sera leído el día del juicio final.
  
Alrededor del 1460 se detalla su cosecha:
«janglers, cum jappers, nappers, galpers, quoque drawers, momlers, forskippers, overenners, sic overhippers...» (Los janglers y jappers hablan demasiado rápido y sin cuidado, los nappers se duermen, los galpers bostezan, los drawers y momlers no pronuncian claramente, los forskippers se saltan textos y ritos, los overenners [overrunners] se los saltan más rápido y los overhippers lo hacen con más brío...). (Spéculum Cantántium sive Psalléntium, Detestátio contra pervérse psalléntes)
  
Hacia 1475 se añade otro pecado: Titivilo esta con los “ad missam garulántes” (los que cuchichean en Misa).
  
En estos tiempos habría que añadir: “los que inventan textos, añaden cosas personales, los que buscan siempre novedades, los que no se preparan, los que no están atentos en lo que están”.
   
Titivilo también sirvió de amenaza contra los copistas que cometían errores tipográficos en su tediosa tarea de reproducir manuscritos antes de que existiera la imprenta, y también su “demonio patrón”, puesto que los copistas atribuían sus errores a ese influjo “demoniaco”.
    
(Ideas tomadas de Medieval Calligraphy, its history and technique -Caligrafía medieval, su historia y técnica-, de Marc Drogin, Dover Publication Inc., Nueva York 1989).

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Preferiblemente, los comentarios (y sus respuestas) deben guardar relación al contenido del artículo. De otro modo, su publicación dependerá de la pertinencia del contenido. La blasfemia está estrictamente prohibida. La administración del blog renuncia expresa e irrevocablemente a TODA responsabilidad (civil, penal, administrativa, canónica, etc.) por comentarios que no sean de su autoría.