sábado, 31 de agosto de 2019

OBISPO PERUANO: “A LOS AMAZÓNICOS NO LES INTERESA EL MATRIMONIO Y LA EUCARISTÍA”

Noticia tomada de GLORIA NEWS.
 
   
Si el obispo Reinhold Nann Kuntz, de 59 años, de la diócesis de Caravelí (Perú), tuviera más sacerdotes, él no sabría cómo organizar una forma de vivir para ellos a partir de las “escasas ofertas” que provienen de las aldeas.
   
Nann nació en Alemania y perteneció al Movimiento de Schönstatt. El 29 de agosto le dijo al sitio web Die-Tagespost.de que como misionero tuvo a su cargo una parroquia en la Amazonia con 37 aldeas.
   
El obispo testimonió que al pueblo amazónico no le importa vivir según la moral católica. En consecuencia, difícilmente haya ‘viri probati’ [varones casados que pudieran ser ordenados como sacerdotes]:
“Los hombres que viven un matrimonio sacramental son una especie rara en una región en la que la mayoría de los laicos viven juntos sin casarse”.
Nann desmitifica también el mito de un presunta “necesidad” de la Eucaristía:
“En la Amazonia [así como en la mayoría de la Iglesia Católica], la Eucaristía no es realmente una exigencia de los locales. Una liturgia de la palabra es lo más parecido a una Misa”.
  
El obispo agregó que solamente “nosotros los teólogos” pensamos que la Eucaristía es lo más importante.

EL CATOLICISMO CONTRA EL “Espíritu de la edad”

«La Iglesia Católica es la única cosa que salva al hombre de la degradante esclavitud de ser un hijo de su tiempo». (GILBERT KEITH CHESTERTON)

jueves, 29 de agosto de 2019

DE LA LÁMPARA DEL TABERNÁCULO

Sagrario de la capilla del Obispado de Palencia
  
En el Antiguo Testamento, Dios ordenó que una lámpara llena con el más puro aceite de oliva debía arder constantemente en el Tabernáculo del Testimonio sin el velo (Éxodo 27, 20-21). La Iglesia prescribe que al menos una lámpara debe arder continuamente ante el tabernáculo (Rituále Románum, título IV, cap. I, 6), no sólo como ornamento del altar, sino para propósitos de culto. Constituye, además, una señal de honor. Su propósito es recordarles a los fieles la presencia de Cristo y es una profesión de su amor y afecto. Místicamente denota a Cristo, pues con esta luz material se representa a Aquél que es “la luz verdadera que ilumina a todo hombre” (Juan 1, 9).

Un sínodo en Verdún en el siglo VI prescribió “Que el lugar donde se reserve el precioso depósito de la Eucaristía sea un lugar destacado, eminente y digno y que, si los recursos de la iglesia lo permiten, haya siempre delante de ella una lámpara encendida”; aunque la costumbre se hizo más común desde el siglo XIII tras la predicación del abad Eustacio de Fleay en Inglaterra y Francia, como refiere el cronista fray Gualterio de Coventry: «Eustacio también dejó que en Londres y en muchos otros lugares, debe en cada iglesia donde sea practicable, una lámpara ardiendo o alguna otra luz perpetua ante el Cuerpo del Señor». En el siglo XVI la práctica deviene obligatoria para la Iglesia universal.

Si los recursos de la iglesia lo permiten, es regla del Cæremoniale Episcoporum (libro I, cap. XII, 17) que debe arder más de una luz ante el altar del Santísimo Sacramento, pero siempre en número impar, es decir, tres, cinco, siete o más. Por lo general, la lámpara es suspendida ante el tabernáculo por medio de una cadena o cuerda, y debe quedar lo suficientemente alta y retirada de los peldaños del altar altar para no causar molestias a los que participan en el santuario. También se puede colgar o colocar sobre un soporte al lado del altar, siempre que esté frente al altar y dentro del santuario propiamente dicho (Sag. Cong. Rit., 2 jun. 1883). La lámpara de altar puede estar hecha de cualquier metal y puede tener cualquier forma, y el vidrio puede ser de cualquier color (aunque rojo es el más común). Según la opinión de reconocidos teólogos, sería una negligencia grave, que sería pecado en materia grave, dejar el altar del Santísimo Sacramento sin esta luz por tiempo prolongado, como por ejemplo un día o varias noches (San Alfonso María de Ligorio, Teología Moral, VI, 248).

El Código Pío-Benedictino de Derecho Canónico establece en el canon 1271 que debe arder frente al tabernáculo, al menos, una lámpara, día y noche, sin interrupción, aun cuando se trate de una iglesia pobre. Por razones simbólicas, se prescribe el aceite de oliva para la lámpara que arde ante el altar del Santísimo Sacramento, pues simboliza pureza, paz y piedad. Dado que el aceite de oliva puro, sin ningún aditivo, ocasiona algunos inconvenientes en el clima estadounidense promedio, se considera material legítimo el aceite que contenga de 60 a 65% de aceite de oliva. En los lugares donde no se dispone de aceite de oliva, se permite, a discreción del ordinario, el uso de otros aceites, en lo posible, vegetales (Sag. Cong. Rit., 9 jul. 1864). En caso de necesidad, es decir, en las iglesias muy pobres, o donde resulte prácticamente imposible conseguir aceite de oliva o vegetal, el ordinario, de conformidad con la opinión general de los teólogos (Augustin Lehmkuhl SJ, Theologia moralis, tomo II, n. 132, div. IV, nota al calce; Anthony Konings CSSR, Theologia moralis novissimi Ecclesiæ Doctoris S. Alphonsi, tomo II, n. 1300, div. III), estaría justificado a autorizar el uso de petróleo. Sin embargo, el sacerdote estadounidense Augustin Joseph Schulte opina que hay muy pocas parroquias que puedan reclamar esta exención alegando pobreza. No se permite remplazarlas con luces de gas (Ephem. Lit., IX, 176, 1895) y eléctricas (Sag. Cong. Rit., Decretos del 4 de junio de 1895 y 24 de junio de 1914; aunque por las dificultades causadas por la guerra se concedieron sendos indultos temporales el 23 de febrero de 1916 y el 13 de marzo de 1942 para ciertos lugares, un decreto del 18 de agosto de 1949 recordó la necesidad de volver a usar lámparas de aceite de oliva -o vegetal- junto al tabernáculo).

Incluso los modernistas, en su Instrucción general para el Misal Romano, no permiten el uso de luces eléctricas en la lámpara del sagrario (aunque igualmente en ellos ni hay Presencia Eucarística, y cada quién hace lo que le da la gana):
«316. Cerca del sagrario, según la costumbre tradicional, alumbre permanentemente una lámpara especial, alimentada con aceite o cera, por la cual se indique y honre la presencia de Cristo» (Cf. Sagrada Congregación de Ritos-Consílium ad exsequéndam Constitutiónem de Sacra Litúrgia, Instrucción “Eucharísticum Mystérium” del 25 de mayo de 1967, núm. 57; en Acta Apostólicae Sedis LIX-1967, pág. 543)"

El Cæremoniale Episcoporum (ibid.) dispone que deben arder continuamente tres luces ante el altar mayor y una luz ante los demás altares, al menos durante la Misa y las vísperas. Ante el Santísimo Sacramento, dondequiera que se guarde, debe arder constantemente una lámpara. Bajo ciertas circunstancias, los obispos están facultados para otorgar permiso a un sacerdote para mantener el Santísimo Sacramento en su casa. En dichos casos, por virtud de la Facultad n.24 a los sacerdotes estadounidenses, Forma I, el sacerdote lo podrá mantener sin una luz, si de otro modo quedase expuesto a riesgo de irreverencia o sacrilegio (por esa misma razón, algunos opinan que puede también mantenerse sin luz durante la noche).

FALLECIÓ EL “FRAILE GUERRILLERO”

 
A las 10:45h del martes 27 de Agosto de 2019, en la enfermería del convento capuchino de Nuestra Señora del Rosario de Nueva Pompeya (Buenos Aires, Argentina), falleció a los 91 años de edad Juan Antonio Sebastián Puigjané Fernández, conocido como “fray Antonio” o “Piru”, como consecuencia de complicaciones causadas por la hipertensión, infecciones renales y úlceras de cúbito y piernas que sufría.
  
Puigjané nació el 13 de Junio de 1928 (“un día antes del ‘Ché’ Guevara”, apuntaba él), y tras un noviciado iniciado en la Orden Franciscana Capuchina en 1940 y tras formular sus primeros votos en 1949, fue ordenado sacerdote con el Rito Romano Tradicional en 1952. Entre 1969 y 1972 realizó su servicio pastoral en barrios carenciados de la ciudad de Mar del Plata, hasta que fue removido por Monseñor Antonio José Plaza por comunista. Continuó con su tarea en Anillaco, La Rioja, junto al Monseñor Enrique Angelelli, hasta que murió el 4 de agosto de 1976. En ese momento se trasladó a la villa Nuestra Señora de Iratí, en Quilmes Oeste, provincia de Buenos Aires (diócesis descarriada por Monseñor Jorge Novak Prediger SDV), donde permaneció hasta 1989 realizando tareas pastorales en el Río de Quilmes y en el barrio Los Talas.
  
Puigjané participó en la “Operación Tapir”, el brutal copamiento del Regimiento Nº 3 de Infantería Mecanizada “General Manuel Belgrano” de La Tablada por el Movimiento Todos por la Patria (MTP), el 23 de enero de 1989, al grito espurio de “¡Viva el coronel Mohamed Alí Seinedín! ¡Viva el teniente coronel Aldo Rico! ¡Viva la Patria! ¡Mueran los generales hijos de puta!”, fingiendo ser “carapintadas” (militares de tendencia nacionalista, protagonistas de alzamientos contra Raúl Alfonsín y sus políticas neoliberales). El MTP fue fundado en Nicaragua en 1986 por Enrique Haroldo Gorriarán Merlo alias “Pelado”, Jorge Manuel Baños y Puigjané, como una escisión del Ejército Revolucionario del Pueblo. En ese ataque murieron 32 terroristas (Francisco “Pancho” Provenzano y su esposa Claudia Lareu Vieyra, Carlos “El sordo” Samojedny -psicólogo-, José Alberto Díaz alias “Maradona”, Julio Arroyo, Óscar Alberto “Cacho” Allende, Rubén Alberto “Kim” Álvarez, Roberto Sánchez Nadal alias “El gordo” o “Farfán” -francés, hijo de republiquetos españoles; según Gorriarán fue el que disparó el morterazo que mató al general Anastasio Somoza Debayle en Asunción, Paraguay el 17 de Septiembre de 1980- y su sobrino Iván Ruiz Sánchez alias “El chele” -nicaragüense-, Juan Manuel Murúa alias “El flaco caña” o “Teniente Caña” o “Federico” y su mujer Aldira Pereyra Nunes -brasileña-, José “Chepe” Mendoza Silva, Roberto Vital Gaguine alias “Martín el inglés” -autor del atentado contra el comandante antisandinista Edén Pastora en La Penca, Nicaragua el 30 de Mayo de 1984-, Pablo Francisco Javier Belli alias “El lobo” o “Joaquín”, Claudia Mabel DeLeis alias “Dora”, los hermanos Horacio Pedro y Miguel Ángel Luque, Pablo Martín Ramos Mora -argentino nacionalizado español; su hermano Sebastián Joaquín fue detenido y condenado a prisión perpetua en Caseros, y trasladado en 1998 a la cárcel de Valdemoro, Madrid. Indultado en 2003 tras ser liberado el año anterior por una reducción de pena, tiene una tienda en el barrio San Blas-, Carlos Alberto “Quito” Burgos -director, junto a su esposa Martha Francisca Fernández, el ex-salesiano Rubén Dri, Gorriarán y Puigjané, de la revista “Entre todos los que queremos la Liberación”, órgano informativo del MPT-, Luis Ángel “Lucho” Segovia, Eduardo Luis Agüero alias “Rockero”, Jorge Manuel Baños Álvarez -abogado-, Berta Emilia Calvo, Ricardo Alberto Veiga Castañares, Pedro Juan “Pety” o “Petiso” Cabañas -paraguayo-, José Luis “El gallego” Caldú Zataraín, Juan Arsenio “Juancito” González Rabuggetti -paraguayo; ex seminarista fundador del Encuentro Cristiano-, Carlos o Norberto “Beto” Maldonado, Félix Díaz, Ricardo “Pichi” Arjona, Juan José Tosi y Sergio Ricardo “Queco” Mamani), 9 militares (el mayor Horacio Fernández Cutiellos -le cortaron la lengua y los testículos antes de ser fusilado por Claudia Beatriz “La negra” Acosta Marini, esposa de Roberto Sánchez Nadal, delante de los reclutas-, el teniente Ricardo Alberto Rolón, los sargentos primeros Ramón Wladimiro Orué y Ricardo Raúl Esquivel, el cabo primero José Gustavo Albornoz, y los soldados Leonardo Martín Díaz, Julio Domingo Grillo, Roberto Tadeo Taddía -a quien Francisco “Pancho” Provenzano le pasó por arriba con el camión Ford F-7000 de Coca-Cola robado con el que entró al regimiento- y Héctor Cardozo) y dos policías (el comisario inspector Emilio García García y el sargento José Manuel Soria); y hubo 34 heridos (32 militares y policías y 2 civiles).

Por esos actos (planeados por la alfonsinista Junta Coordinadora Nacional -grupo interno del partido Unión Cívica Radical- y apoyados armamentísticamente por el coronel cubano Andrés Barahona López alias “Renán Montero” y el dictador nicaragüense José Daniel Ortega Saavedra; y que Puigjané indudablemente conoció y participó como comandante de tal grupo terrorista), fue condenado a 20 años de prisión hasta que en 1998 cumplió 70 años y pasó al régimen de prisión domiciliaria en la parroquia Santa María de los Angeles del barrio de Coghlan. En 2003 fue indultado por el gobierno de Eduardo Duhalde con el Decreto Nº 1230, tras rechazar el que le ofreciera Carlos Ménem el año anterior. Bergoglio le restituyó en 2006 la licencia de conferir los sacramentos novusordianos, que le fue retirada por el cardenal Juan Carlos Aramburu en marzo de 1984.

QUE SU ALMA ARDA EN EL INFIERNO POR TODA LA ETERNIDAD.

miércoles, 28 de agosto de 2019

CELEBRAN MISA NEGRA EN CANADÁ

Noticia tomada de ACTUALITÉ FSSPX.
  
CANADÁ: UNA MISA NEGRA PÚBLICA EN OTTAWA
  
La primera misa negra oficial en la historia de Canadá se llevó a cabo el 17 de agosto de 2019 en Ottawa, en nombre de la llamada "libertad de expresión". Si bien los organizadores niegan haber usado una hostia consagrada, afirman, sin embargo, el uso de "símbolos y textos latinos". El arzobispo de Ottawa condenó el evento y su trivialización.

"El objetivo principal consiste en usar símbolos tradicionales e invertirlos para crear un ritual invertido de la misa tradicional", declaró Nicholas Marc, uno de los organizadores de la ceremonia satanista, a Global News el día 7 de agosto.

Al afirmar que la blasfemia es "el grado más alto de la libertad de expresión", Nicholas Marc, cuya intención, según él mismo, no es provocar, quiere hacer creer que "no se ataca a los católicos al actuar de esta manera". (sic).

Marc, quien se crió en la religión católica y confiesa haber asistido a la misa tridentina en su juventud, agregó que el número de seguidores del culto que dirige ha crecido constantemente desde su fundación en 2016.

La necesidad de reparar las blasfemias públicas
Monseñor Terrence Prendergast, arzobispo de Ottawa, describió el evento como "aborrecible": "Parodiar y burlarse de la misa, como lo hace este ritual satánico, es aborrecible y tendrá graves consecuencias para los involucrados, en esta o en la otra vida", declaró el alto prelado.

Uniendo las acciones a las palabras, un centenar de fieles católicos acompañados de sacerdotes se reunieron cerca del templo satánico para denunciar la blasfemia y realizar un acto de reparación.

Efectivamente, las blasfemias públicas rara vez permanecen sin consecuencias: recordemos los dramáticos acontecimientos del 8 de mayo de 1902 en Martinica. Ese día, fiesta de la Ascensión, la erupción del Monte Pelée destruyó en un abrir y cerrar de ojos la ciudad de Saint-Pierre, matando a casi 40,000 personas de los 100,000 habitantes de Martinica en esa época.

El 28 de marzo anterior, Viernes Santo, una procesión de librepensadores se dirigió a la cima del volcán, al ritmo de un viacrucis pseudo blasfemo, para arrojar dentro del cráter una imagen de Cristo. ¡Lo que sucedió el 8 de mayo siguiente fue todo menos una coincidencia!

"No ofendas a Dios, Nuestro Señor, porque ya está muy ofendido", dijo la Virgen en Fátima en 1917. Ojalá que esta advertencia sea escuchada, especialmente en las naciones apóstatas. En Canadá, la cruz fue plantada el 24 de julio de 1534 por Jacques Cartier en Gaspé. Con 10 metros de altura, esta cruz marcó el comienzo de la misión de civilización y conversión de todo un país, para la gloria de Dios y su Iglesia.

Fuentes: Lifesite/Global News - SSPX.CA

lunes, 26 de agosto de 2019

BERGOGLIO SALUDA A SÍNODO METODISTA-VALDENSE

El pasado 22 de Agosto, con motivo de la apertura del Sínodo anual de la Unión de Iglesias Metodistas y Valdenses para escoger a su Moderador (Presidente), Bergoglio les envió el siguiente mensaje:
MENSAJE DEL SANTO PADRE FRANCISCO A LAS IGLESIAS METODISTAS Y VALDENSES EN OCASIÓN DE LA APERTURA ANUAL DEL SÍNODO
[Torre Pellice, Turín, 25-30 de Agosto de 2019]

Queridos Hermanos y hermanas,
   
el Sínodo de la Unión de las Iglesias metodistas y valdenses es ocasión propicia para dirigirles mi saludo cordial, expresión de mi fraterna cercanía y la de toda la Iglesia Católica.
 
Oro por todos ustedes, para que en estos días de encuentro, oración y reflexión tengan una experiencia viva del Espíritu Santo, que anima y da fuerza al testimonio cristiano.
 
Me uno a su oración también para pedir al Señor que consolide el espíritu ecuménico entre los cristianos, así como una comunión creciente entre nuestras Iglesias.
  
Estamos llamados a continuar nuestro compromiso en el camino del conocimiento mutuo, de la comprensión y de la colaboración, a dar testimonio de Jesús y de su Evangelio de caridad.
  
Como discípulos de Cristo podemos ofrecer respuestas comunes a los sufrimientos que afligen a tantas personas, especialmente a los más pobres y débiles, promoviendo así la justicia y la paz.
  
Formulo a su Asamblea sinodal los mejores deseos y, mientras invoco la bendición del Señor, les pido, por favor orar por mí.
  
Fraternamente,
  
Francisco
  
Del Vaticano, 22 de agosto de 2019

Los 180 diputados –pastores y laicos en igual número– convergen de toda Italia a la “capital de los Valles valdenses” (como es conocida Torre Pellice) dedicarán su atención a numerosas cuestiones, entre ellas la libertad religiosa, las relaciones con el Estado, el compromiso social y comunitario, el “Diálogo Global”, los derechos humanos, el presente y el futuro de la llamada “generación intercultural” y de las iglesias locales, el ecumenismo y el diálogo interreligioso.
  
El Sínodo se abrió a las 15.30h con un culto en el templo de la vía Beckwith, presidido por la predicadora local Erica Sfredda; y cuenta con la presencia de Mons. Ambrogio Spreafico B., obispo de Frosinone-Veroli-Ferentino y presidente de la Oficina nacional para el ecumenismo y el diálogo interreligioso (UNEDI) de la Conferencia Episcopal Italiana.
 
Los valdenses deben su nombre a Pedro Valdo, mercader de Lyon que fundó un movimiento pauperístico laico llamado “los pobres de Lyon” (continuadores con los “los pobres de Lombardía” de los herejes Arnaldo de Brescia, Pedro de Bruys y Enrique de Lausana) hacia 1177, que fue condenado como herético por el Papa Lucio III en el Concilio de Verona de 1184; y su doctrina fue condenada definitivamente por Inocencio III en el IV Concilio Lateranense en 1215. Adhirieron en 1532 mediante el sínodo de Chanforan (Angrogna) al movimiento protestante suizo, y se congregaron en los valles de Piamonte en 1560, luego de una masacre que hubo en Calabria; y con las Cartas Patentes del 17 de Febrero de 1848, el rey Carlos Alberto I de Saboya-Carignano, gobernante de Piamonte-Cerdeña les concedió los derechos políticos.
  
Por su parte, los metodistas fueron fundados en Inglaterra como un movimiento de avivamiento dentro de la Baja Iglesia anglicana por los hermanos John y Charles Wesley (por lo que son conocidos también como Wesleyanos -aunque John no quería que los llamaran así-) y George Whitefield (artífice del «Primer Gran Despertar» en lo que hoy es Estados Unidos y amigo de Benjamin Franklin), que predicaba en espacio público, tanto en la ciudad como en el campo (el lema metodista es «El mundo es mi parroquia»). Los hermanos Wesley estuvieron influenciados por los Hermanos Moravos y por el teólogo calvinista holandés Jacobo Arminio, mientras que Whitefield seguía el calvinismo clásico, por lo que el metodismo se dividió en 1739. En Italia aparecieron en 1859 durante el llamado “Risorgimento” con la llegada del predicador inglés William Arthur, secretario de la Sociedad Misionera Metodista Wesleyana de Londres.
 
Como algo único en su especie, los valdenses y los metodistas italianos se unieron en una sola iglesia mediante el Pacto de integración de 1975 y el Sínodo único de 1979, siguiendo la confesión de fe reformada de 1655; y sus relaciones con la República Italiana se regulan con la Intesa (“Entente” o “Inteligencia”, algo así como especie de concordato) Ley 449 del 11 de Agosto de 1984 (modificado con la Ley 409 del 5 de Octubre de 1993 y la Ley 68 del 8 de Junio de 2009). La Asamblea sinodal, que es el máximo órgano de decisión de la Unión de Iglesias Metodistas y Valdenses, se clausurará con la elección de los cargos ejecutivos (la Mesa valdense, el Moderador -este año termina el mandato del pastor Eugenio Bernardini, el que recibió a Bergoglio en su sede central el 22 de Junio de 2015- y el Comité permanente para la Obra para las Iglesias Evangélicas Metodistas en Italia) y administrativos (el Consejo de la Facultad Valdense de Teología, ly la Comisión para la Diaconía), que duran siete años.
  
Pero también han habido divisiones en temas claves: En 1995, un grupo de valdenses conservadores conformaron el grupo Sentieri Antichi Valdesi (Sendas Antiguas Valdenses - SAV), denunciando las condescendencias del valdismo oficial con temas como el aborto, la homosexualidad, el movimiento ecuménico con iglesias no protestantes, etc., y se proclaman la continuidad histórica del movimiento valdense.
  
CABE PREGUNTARSE: ¿Qué ofrecen los valdenses a la sociedad italiana, que Bergoglio elogia tanto? El apoyo a los anticonceptivos, el aborto, la eutanasia, las uniones homosexuales (desde una decisión sinodal del 2010, ratificada al año siguiente), la destrucción de los Estados-nación mediante la acogida a la invasión so capa de “refugiados y migrantes”, el laicismo absoluto (rechazan la ostensión de crucifijos -y en general todo símbolo religioso- en lugares públicos) y lucrarse compulsoriamente con el 8 ‰ que los contribuyentes deben apartar en su planilla de impuestos (cosa que comparten con la iglesia conciliar).

domingo, 25 de agosto de 2019

CONFERENCIA DEL PADRE PAGLIARANI EN ARGENTINA

Tomado de ADORACIÓN Y LIBERACIÓN. Comentario propio.
  
MISA Y CHARLA DEL PADRE DAVID PAGLIARANI, SUPERIOR GENERAL DE LA FRATERNIDAD SAN PÍO X, EN EL PRIORATO BUENOS AIRES DE LA FSSPX, EN CAPITAL FEDERAL (ARGENTINA)
  
«La FSSPX debe tener la misión de explicar que los errores de hoy se conectan con la causa del II Concilio Vaticano» (Padre David Pagliarani)
  
Misa, ayer, en el Priorato de la FSSPX, presidida por el Superior General de la FSSPX, el Padre Pagliarani.

BUENOS AIRES, 23 DE AGOSTO DE 2019

Juan Donnet

Después de celebrar la Misa, escuchamos una amena pero punzante exposición -con su característico acento italiano, porque es italiano- y contestación de algunas preguntas afiladas por parte del Padre Pagliarani. Un chabón macanudo, diríamos en argentino; un sacerdote afable, muy accesible, muy equilibrado y sabio. Un verdadero gusto y privilegio haberlo tenido aquí, haber asistido a su Misa, haber hablado brevemente con él y haber escuchado su exposición.

Los siguientes puntos no son citas textuales, sino resúmenes de memoria. El audio-vídeo va completo.
  • ¿Qué pasa con la FSSPX y el Vaticano actualmente? No pasa nada…(risas). Roma sigue como al principio, pidiendo como condición para aceptar a la FSSPX, reconocer todo el II Concilio Vaticano, incluido el Magisterio (yo le pongo comillas) del Papa Francisco y la Misa Nueva no solo como válida sino como legítima. El Vaticano no cede un ápice en esto y quiere hablar de otros temas; no de Doctrina… La FSSPX no puede dejar de ser fiel a la Iglesia…
  • En caso extremo de verdadera necesidad la FSSPX puede considerar nuevamente el nombramiento de Obispos… Por ahora eso no se considera estrictamente necesario.
  • Los Obispos excomulgados de la FSSPX -dice Benedicto XVI en su Carta en 2009 sobre el asunto- ya no están más excomulgados; pero la FSSPX no tiene un ministerio legítimo en la Iglesia hasta que acepte todo el II Concilio Vaticano.
  • Las cuestiones doctrinales pueden parecer que para el pragmatismo del Papa Francisco no tienen importancia, sin embargo, sí la tienen, porque el problema doctrinal subsiste y por esa diferencia no hay acuerdo.
  • El II Concilio es interpretable a la luz de su desarrollo postconcilar.
  • El Papa Francisco es un producto, una consecuencia, una evolución de todo el proceso conciliar.
  • La FSSPX no corta la relación con Roma, porque reconoce la legitimidad de la jerarquía de la iglesia; sigue promoviendo el debate doctrinal, porque el problema de fondo es Doctrinal.
  • El Papa Francisco se dice que es púramente pragmático, pero sin embargo tiene principios doctrinales….sus principios van en continuidad con el II Concilio Vaticano. Su manera de presentarse es distinta… algo extravagante, pero su pontificado es un eslabón mas de la evolución de la cadena conciliar.
  • Es limitado poner en tela de juicio los problemas de hoy sin ir a la causa; el II Concilio Vaticano. La FSSPX debe tener la misión de explicar que los errores de hoy se conectan con la causa del II Concilio Vaticano.
  • Si vamos a Roma somos muy bien recibidos, pero no quieren hablar de Doctrina, dicen que hablemos de otras cosas.

Hay otros temas, pero, repetimos, brindamos el audio completo de la charla. ¡No se la pierdan!
  
  
Cuando uno escucha la exposición afable, respetuosa, pero firme y clara del Padre Pagliarani, siente que está en presencia de un fiel y sabio sacerdote de Cristo.
  
El Señor nos provea de muchos otros sacerdotes como él.
  
Juan Donnet, del Consejo Directivo de Adoración y Liberación, y corresponsal en Argentina,  junto al Padre David Pagliarani, Superior de la FSSPX, ayer, 23 de agosto de 2019, en Buenos Aires.
   
Oremos por la Iglesia toda; esa oración producirá sin duda la integración de la FSSPX al plano jurídico de la Iglesia.  Ya que, estamos seguros, en el plano ontológico, espiritual, la FSSPX es pura Iglesia Católica.

Y también esa oración suscitará la conversión de la jerarquía actual que esté abierta a la Verdad.
  
COMENTARIO: Aunque el padre Pagliarani habla algunas cosas ciertas y evidentes, la contradicción total es la posición de la FSSPX, al reconocer al Vaticano II y los usurpadores al papado, y celebrar con el seminovusordiano rito de Roncalli (empeorando lo presente, ya que en su gran mayoría son Una cum).

sábado, 24 de agosto de 2019

ACUSACIÓN CONTRA MONS. SQUETINO POR UN SACERDOTE

Un lector habitual envió este artículo de la página del PADRE HERNÁN VERGARA. Se ha corregido el estilo en la medida de lo posible, guardando la fidelidad del documento original; y dado que el asunto es de extrema gravedad, como quiera que versa sobre elementos morales y de derecho canónico, se publica sometiendo a juicio de discretos, y oramos para que se esclarezca el caso y no haya perjuicio a la Santa Iglesia Católica (hoy remanente) ni ocasión para los enemigos.
  
CARTA AL EXCELENTÍSIMO Sr. OBISPO DON JUAN JOSÉ SQUETINO
    
Ave María Purísima, sin pecado original concebida.
     
La Paz, Baja California Sur, México, 3 de octubre [sic, por agosto] de 2019.
    
Sr. Obispo don Juan José Squetino Schattenhofer, Superior de la Fundación San Vicente Ferrer, con domicilio en calle Arista No. 1067, entre Santa Mónica y Jesús Gonzáles Ortega, colonia Centro, Guadalajara, Jalisco, México. Presente.
    
Si peccáverit in te frater tuus, vade, et córripe eum inter te et ipsum solum. Si te audíerit, lucrátus eris fratrem tuum. Si autem te non audíerit, ádhibe tecum adhuc unum vel duos, ut in ore duórum vel trium téstium stet omne verbum”. Evangelio de San Mateo XVIII, 15.
    
Después de la carta privada del día 30 de mayo de 2019, de las agresiones e improperios recibidos, humildemente le expongo, muy respetable Sr. Obispo, algunos de los temas de interés para el bien de la iglesia Católica y de una salud espiritual de las almas.
    
Apreciable Monseñor Squetino, guiado por la caridad fraterna que Usted me ha enseñado, sobre todo en su impulso a desenmascarar la verdad en la que usted llama mafia u “Organización de los tecos”, por el amor a la Santa Madre Iglesia Católica, por un reclamo de mi conciencia sacerdotal, le escribo muy respetuosamente la presente carta con el corazón en la mano en el nombre de Jesucristo Nuestro Divino Redentor, “et íterum ventúrus est cum gloria, judicáre vivos et mórtuos; cujus regni non erit finis”, congruente a sus sabias, prudentes y precisas indicaciones ordenadas bajo la “santa obediencia” que se debe guardar a los príncipes de la Santa Madre Iglesia.
    
Muy apreciable Señor Obispo, Don Juan José Squetino, por petición de Usted escribo esta carta, guiado por la santa obediencia, el informe de ALGUNOS DE LOS HECHOS con la intención siempre de buscar el bien de la santa Madre Iglesia Católica.
     
I. Hechos que conculcan el Derecho Canónico en la Fundación San Vicente Ferrer.
1.1. Canon 1197 § 1. “En sentido litúrgico se entiende 1º. Bajo el nombre de altar inmóvil o fijo, la mesa superior juntamente con su base, consagrada con ella como si fuera una sola cosa; 2º. Bajo el nombre de altar móvil o portátil, la piedra, normalmente pequeña, que es consagrada ella sola, y que se llama también ara portátil o piedra sagrada…” Lamentablemente por razones de usted están en desuso.
1.2. Canon 822 § 1. “1. La Misa debe celebrarse sobre ara consagrada y en iglesia u oratorio consagrado o bendecido a tenor del derecho”. Es costumbre de la Fundación San Vicente Ferrer, por ordenes expresas de Usted, celebrar sin piedra de ara, específicamente sobre antimensiones, los cuales están prohibidos en el canon 823, 2.
1.3. Canon 823 § 2. “A falta de altar del rito propio, puede el sacerdote celebrar según su rito en un altar consagrado de otro rito católico, PERO NO SOBRE LOS ANTIMENSIONES DE LOS GRIEGOS”. En la Fundación, lo ordinario desde hace muchos años es celebrar la Santa Misa sobre antimensiones.
1.4. Canon 135. “Los clérigos ordenados de mayores, a excepción de aquellos de quienes hablan en los canones 213 y 214, están obligados a rezar íntegramente cada día las horas canónicas, según los libros litúrgicos propios y aprobados”. En la Fundación San Vicente Ferrer, por órdenes expresas de su autoridad eclesiástica, no se reza de manera ordinaria el Oficio Divino.
1.5. Cánones 1250, 1251, 1252, 1253, 1254 sobre el ayuno y la abstinencia. En la Fundación específicamente se guarda el ayuno y la abstinencia en Viernes Santo por órdenes expresas de su Autoridad Eclesiástica, en contra del derecho Canónico.
1.6. Canon 125 § 1. “Que todos los clérigos purifiquen frecuentemente la conciencia en el Sacramento de la Penitencia”. Lamentablemente no sucede así, en el caso particular de Su Excelencia Monseñor Squetino, debido a la falta de sacerdotes preparados; según su informe, han transcurrido hasta tres años sin frecuentar el sacramento de la reconciliación, o ha recurrido a otros medios.
1.7. Canon 129. “Los clérigos una vez ordenados de sacerdotes, no deben abandonar los estudios, principalmente los sagrados…”. Salvo honrosas abandonadas, sus sacerdotes no conocen ni siquiera la teología moral por órdenes expresas de Usted, ya que usted debe declarar: “en la mucha ciencia hay mucha soberbia, prefiero que sean ignorantes”.
1.8. Canon 132 § 3. “El casado que sin licencia apostólica [La licencia apostólica no la puede conferir el mismo que administra el sacramento] recibió las órdenes mayores, no puede ejercerlas, aunque podría ser procesado de buena fe”. Usted, Señor Obispo, confiere ordenes mayores a personas unidas en matrimonio, y aún con licencia de usted continúan en el vínculo matrimonial después de recibir las órdenes sagradas.
1.9. Canon 1269 § 1. “La Sagrada Eucaristía debe guardarse en un sagrario inamovible colocado en el medio del altar”. Los sagrarios de la Fundación son todos totalmente móviles, inseguros y fáciles de abrir, argumentado el estado de pobreza.
1.10. Canon 1271. “Ante el sagrario donde está reservado el Santísimo Sacramento debe arder continuamente, de día y de noche, por lo menos una lámpara, que se ha de alimentar de aceite de olivas o con cera de abejas; mas en los lugares donde no se pueda obtener aceite de olivas, se autoriza al Ordinario local para que, según su prudencia, lo sustituya por otros aceites, a ser posible vegetales”. En el oratorio del seminario y en la casa de las religiosas [si es que se reserva el Santísimo en este último lugar], por órdenes expresas de usted se tiene prohibida la lámpara como lo estipula el Derecho Canónico, en su lugar coloca las lámparas eléctricas desde hace varios años.
1.11. Canon 1275. “En todas las Iglesias parroquiales y demás donde habitualmente se reserva el Santísimo Sacramento, debe cumplirse todos los años, con la mayor solemnidad posible, el ejercicio de las Cuarenta Horas en los días señalados…”. Usted afirma no conocer esta costumbre, por lo que no se hace.
1.12 Canon 972 § 2. “Los que aspiran a las órdenes y viven legítimamente fuera del Seminario, deben ser confiados al cuidado de un sacerdote piadoso e idóneo, que vele por ellos y los forme en la piedad”. Usted acostumbra hacer órdenes exprés, porque Usted asegura conocer lo más profundo de las conciencias y la voluntad divina.
1.13. Canon 987. “Están simplemente impedidos [para recibir órdenes sagradas] 2º Los que están casados”. Usted, como yo lo he expresado, es un Príncipe de la iglesia, inapelable, y puede ordenar a los hombres unidos con el matrimonio, como la acostumbra hacer, buscando como Usted indica: ‘La mayor honra y gloria de Dios’.
1.14. Canon 968 § 2. “A los que tienen irregularidad o algún impedimento, aunque hayan incurrido en él sin culpa suya después de su ordenación, les está prohibido ejercer las órdenes recibidas”. Los que están unidos con el vinculo matrimonial, viviendo aún la esposa. Cuestión que Usted afirma: “El derecho canónico no tiene fuerza de ley”.
1.15. Canon 998 § 1. “Deben anunciarse públicamente en la Iglesia parroquial de cada uno de los candidatos los nombres de los que van a ser promovidos a cada una de las órdenes sagradas…”. Lo ordinario es quebrantar el presente canon.
1.16. Canon 813 § 1. “No celebre el sacerdote Misa sin ministro que le asista y le conteste”. En la Fundación, aún teniendo acólitos, prefieren celebrar sin ellos, argumentando: ‘para favorecer la piedad cristiana’.
1.17. Canon 521 § 1. “A cada comunidad de religiosas se le asignará un confesor extraordinario que por lo menos cuatro veces al año debe ir a la casa religiosa, y todas las religiosas han de acudir al confesionario al menos para recibir la absolución. § 2. Los ordinarios de los lugares donde haya comunidades de religiosas designarán algunos sacerdotes para cada casa, a las cuales pueden recurrir fácilmente para confesar con ellos en casos particulares, sin que sea preciso acudir cada vez al ordinario del lugar. § 3. Si una religiosa pide alguno de esos confesores, a ninguna Superiora le es lícito, ni personalmente ni por medio de otros, directa ni indirectamente, indagar el motivo de esa petición, ni oponerse de palabra o de obra, ni manifestar desagrado en cualquier título que sea”. Lo cual totalmente se quebranta con las religiosas de la Fundación San Vicente Ferrer, incluso como lo constato, algunas de ellas son castigadas por no confesar a Usted los pecados, faltas e imperfecciones confesados a otros sacerdotes con penas de excomunión.
1.18. Canon 524 § 3. “Los confesores de religiosas, tanto los ordinarios como los extraordinarios, en alguna manera deben inmiscuirse en el régimen interno o externo de la comunidad”. Lo cual es totalmente quebrantado con las religiosas de la Fundación San Vicente Ferrer, pues el confesor ordinario es usted.
1.19 Canon 530 § 1. “Terminantemente se prohíbe a todos los Superiores religiosos inducir de cualquier modo a sus súbditos a que les den cuenta de su conciencia”. Canon que Usted no cumple.
1.20. Canon 1365 § 1. “Los seminaristas cursarán la filosofía racional con las materias afines incluso durante dos años completos. § 2. El curso teológico debe durar por lo menos cuatro años completos, y, además de la teología dogmática y moral, ha de abarcar principalmente el estudio de la Sagrada Escritura, historia eclesiástica, derecho canónico, liturgia, elocuencia sagrada y canto eclesiástico”. En el seminario (o lo que hace sus veces), ni siquiera se tiene un plan de estudios, mucho menos la preparación, lo se puede corroborar con un simple examen de las materias eclesiásticas.
1.21. Canon 1367. “Cuiden los Obispos que los alumnos de los Seminarios: 1º Recen todos los días en común las oraciones de la mañana y de la tarde, dediquen algún tiempo a la oración mental, y asistan al Santo Sacrificio de la Misa”. Lo cual no se hace en el Seminario de la Fundación.
1.22. Canon 1371. “Deben ser expulsados del Seminario los díscolos, los incorregibles, los sediciosos, los que por sus costumbres y por su decisión no son idóneos para el estado eclesiástico… pero sobre todo se expulsará al instante a quienes hayan delinquido contra la fe o las buenas costumbres”. Lamentablemente, en el seminario de la Fundación viven y visitan personas del mundo, con lenguaje vulgar, personas que pasan el tiempo sin contar los sacramentos.
1.23 Canon 1262 § 1. “Es de desear que, conforme a la disciplina antigua, las mujeres estén en la iglesia separadas de los hombres”. Canon que los mismos eclesiásticos desconocen.
   
Su Santidad, el Sumo Pontífice Benedicto XV, ha declarado en el Motu Propio Cum Juris Canónici sobre la interpretación auténtica del Derecho Canónico: Todas y cada una de estas cosas, que hemos decretado con utilidad, a Nuestro parecer, queremos y mandamos que, tal cual las hemos decretado, sean valederas y firmes: sin que obste cualquier cosa en contraDado en Roma junto a San Pedro el día XV del mes de septiembre del año MCMXVII, cuarto de Nuestro Pontificado.
    
“Promulgamos el presente Código, tal cual está ordenado, y decretamos y mandamos que en adelante tenga fuerza de ley en toda la Iglesia y lo encomendamos a vuestra custodia y vigilancia para que sea observado… A nadie, pues, le será lícito infringir u oponerse temerariamente a esta página de Nuestra Constitución, ordenación, limitación, supresión, derogación y voluntad de cualquier modo expresada. Si alguno tuviere la osadía de intentarlo, sepa que incurrirá en la indignación de Dios todopoderoso y de sus Santos Apóstoles Pedro y Pablo”. Bula Providentíssima Mater, promulgatoria del Código de Derecho Canónico. Pedro Cardenal Gasparri, Secretario de Estado; Ottavio Cardenal Cagiano de Azevedo, Canciller de la SIR. Festividad de Pentecostés del año 1917.
  
II. Sigilo Sacramental.
2.1. Canon 889 § 1. “El sigilo sacramental es inviolable; guárdese, pues, muy bien el confesor de descubrir en lo más mínimo al pecador ni de palabra, ni por algún signo, ni de ningún otro modo y por ninguna causa”.
2.2. Canon 890 § 1. “Le está prohibido en absoluto al confesor hacer uso, con gravamen del penitente, de los conocimientos adquiridos por la confesión, aunque no haya peligro alguno de revelación. § 2. Ni los que son Superiores a la sazón ni los confesores que después fueron nombrados superiores pueden de manera alguna hacer uso, para el gobierno exterior, del conocimiento de los pecados que ha adquirido en la confesión”.
2.3. Canon 2369 § 1. “El confesor que tuviere la osadía de quebrantar directamente el sigilo sacramental queda excomulgado con excomunión reservada de un modo especialísimo a la Sede Apostólica; y el que lo hace solo indirectamente, está sujeto a las penas de que se trata en el canon 2368 § 1”.
  
Usted, Señor Obispo, en dos ocasiones ha violado el sigilo sacramental con mi persona, incurriendo en la censura del canon 2369 § 1 del Derecho Canónico; ruego a Dios Nuestro Señor sea un error humano, pero por caridad se lo debo informar. Aunque debo aclarar lo que usted me ha informado muy respetuosa y atentamente: “Tú no eres nadie para juzgar a un Príncipe de la Iglesia, tengo un derecho conferido por Lino II que tú desconoces”.
   
«Piensan algunos que el hablar o escribir de esta manera es combatir a la Iglesia y a sus instituciones; que hay exageración, malas interpretaciones; que son resentimientos, que es locura.
   
Yo pienso que el silencio es traición, es compromiso; es dar facilidades a la demolición, es injuriar a Cristo y a la Iglesia por complacer a los hombres, que se han enfrentado a la verdad, a la verdad eterna, a la Verdad Revelada… Son curiosos esos superiores, que no sienten escrúpulos para difamar a sus subditos, para llegar a otros extremos más indebidos, cuando quieren hundir a uno de sus enemigos, reales o imaginarios, y no consienten que nadie diga algo que pueda desvanecer esa aureola, verdadera o falsa, con que ellos han envuelto a su obra apostólica.
   
Es pecado el que un subdito diga la verdad, cuando ésta ofende una reputación de su actividad, de sus juicios contradictorios con la letra misma de sus Constituciones, pero no es pecado, cuando para defenderse o justificar lo que es injustificable, ellos acuden a la difamación y a la calumnia, apoyándose en el poder enorme que tienen y del cual ciertamente abusan». Dr. Pbro. Joaquín Sáenz y Arriaga, ‘Sede Vacante’, capítulo XI.
    
III. Llevar a eclesiásticos ante jueces laicos.
3.1. Canon 2341. “Si alguien, en contra de lo que se prescribe en el canon 120, se atreve a llevar a cabo un juez laical a un Cardenal de la Santa Iglesia Romana […]. Finalmente, si se atreve a llevar, sin haber obtenido licencia del ordinario local, a otra persona que goce del privilegio de fuero, el clérigo incurre ipso facto en suspensión del oficio reservado al Ordinario, y el seglar debe ser castigado por su Ordinario propio con penas proporcionadas a la gravedad de la culpa”.
3.2. Canon 120 § 1. “Los clérigos deben ser emplazados ante el juez eclesiástico en todas las causas, tanto contenciosas como criminales, a no ser que se haya provisto legítimamente otra cosa para lugares particulares”.
    
Conforme a su testimonio, Señor Obispo, quebrantó gravemente el Derecho Canónico al ser el operador, el instructor y el ordenador tras bambalinas del proceso judicial integrado por laicos en contra del difunto sacerdote Marcelo Cohetero Terán, información contenida en el expediente 12/2017 del Juzgado Primero de lo Penal, en la Agencia de Investigación del Estado de Oaxaca.
    
«Confundir las instituciones con los hombres, el querer santificar al Papa, por el mero hecho de ser Papa, es ponerse en el peligro de caer en una “Papolatria”, muy ajena a la Verdad Revelada». Dr. Padre Joaquín Sáenz y Arriaga, ‘Sede Vacante’, capítulo I.
  
IV. Conclusiones.
4.1. Lo invito, por amor a Jesucristo Nuestro Señor, a estudiar, meditar y cumplir el Derecho Canónico. En ello demuestra su devoción por la Santa Madre Iglesia Católica.
4.2. De su persona y de su vida personal Usted dará cuentas a Dios Nuestro Señor, le pido por amor a Jesucristo que cuide la Iglesia Católica respetando al menos el Derecho Canónico.
4.2. Sea cuidadoso en sus ordenaciones, por amor a Dios y a la Santa Madre Iglesia. No destruya la Iglesia con sus hechos de buena y santa intención.
4.3. Tengo en mis manos cuatro testimonios de eclesiásticos, de casos graves que en la ley vigente en los Estados Unidos Mexicanos esta catalogado como “delito sin derecho a fianza”.
4.5. Hago un llamado a la paz, al respeto, a la caridad, por el bien de las almas a nosotros encomendadas, por amor a la Iglesia, por amor a la Santísima Virgen María.
   
«Los judíos querían figurarse, que persiguiendo de muerte y procurando difamar a los cristianos, hacìan un particular obsequio a Dios, y que obraban por puro celo de conservar su ley y sus ceremonias. Crecía pues continuamente su ceguedad y dureza y provocaban más y más la divina venganza a abandonarlos al espantoso castigo». Don Félix Amat, Tratado de la Iglesia de Jesucristo o Historia Eclesiástica, año 1806, tomo III, página 5.
  
Creo que el Señor Obispo don Merardo Loya es un excelente eclesiástico, que tiene las cualidades de santo para obtener la mayor honra y gloria de Nuestro Divino Redentor.
 
Muy estimado Señor Obispo, la presente carta no es contra su dignísima persona, es por amor a Dios, ya usted dará cuentas a Dios Nuestro Señor [no soy cómplice ni cobarde]; solamente un amigo de Dios puede escribir las presentes letras de manera privada, en vías a corregir los errores humanos, que todos por las limitaciones de nuestra naturaleza podemos cometer. “Erráre humánum est, sed perseveráre diabólicum”.
  
En la carta privada que le escribí, solo recibí amenazas, admoniciones de excomunión y censuras eclesiásticas; entiendo que son propias de la fuerza de la verdad. Ruego a Dios me lleva en sus santas y piadosas oraciones, beso su santa mano y quedo a sus ordenes.
  
Su fiel servidor.
 
Padre Hernán Arturo Vergara.
  
Ave María Purísima, sin pecado original concebida.

UNA MISIÓN QUE NO HA BAUTIZADO A NADIE EN 53 AÑOS

Traducción del artículo publicado en PAN-AMAZON SYNOD WATCH. PAN-AMAZON SYNOD WATCH (Observatorio del Sínodo Pan-amazónico) es una iniciativa del Instituto Plinio Corrêa de Oliveira (IPCO) y forma parte de una campaña conjunta de las Sociedades de Defensa de la Tradición, Familia y Propiedad (TFP) y organizaciones afines para alertar a la opinión pública mundial sobre la grave amenaza que el Sínodo de la Pan Amazonia representa para la civilización occidental, como quiera que el ecologismo es una máscara del socialismo, que plantea una sociedad minimalista y anticonsumista en el fondo opuesta a la libre empresa y la propiedad privada, y una eclesiología neumática y tribalista contraria a la bimilenaria Cristiandad.
  
UNA MISIÓN QUE NO BAUTIZÓ A NADIE EN CINCUENTA Y TRES AÑOS: EL DEFECTUOSO MODELO DE EVANGELIZACIÓN DEL SÍNODO PANAMAZÓNICO

Corrado Dalmolego

El Instituto Misiones Consolata, originario de Turín y presente en 28 países, posee desde 1965 una misión entre los Yanomamis, actualmente dirigida por el sacerdote italiano Corrado Dalmolego, asistido por tres religiosas de la rama femenina de la misma congregación.

En una reciente entrevista al portal Religión Digital [1], el misionero de la Consolata dio interesantes detalles sobre su concepción de la misión y sus actividades misioneras, con la esperanza de que su ejemplo sirviese de modelo para el próximo Sínodo de la Pan-Amazonía. Sus asombrosas declaraciones fueron recogidas, y endosadas, por otro misionero, el sacerdote madrileño Luis Miguel Modino, activo en la Diócesis de São Gabriel da Cachoeira, estado de Amazonas (Brasil).

Para entender la trascendencia de las opiniones vertidas por el Pe. Dalmolego, conviene situar previamente el contexto de la cultura Yanomami, dentro de la cual se desarrolla su actividad misionera.

Los Yanomamis son un grupo étnico compuesto de 20 a 30 mil indígenas que viven en la selva tropical de forma muy primitiva, concentrándose en la zona de la cuenca del río Mavaca, en los afluentes del Orinoco, y en la sierra Parima, una región situada al sur de Venezuela y, en Brasil, en los estados de Amazonas y Roraima, dónde se encuentra la misión Catrimani de los misioneros de la Consolata, junto al río del mismo nombre.

Viven en aldeas pequeñas de 40 ó 50 personas. Pero, en realidad, son nómades, que practican la caza, utilizando arco y flecha, y algunos cultivos, que duran dos o tres años. Cuando la tierra se agota, el poblado crea una nueva plantación en otro lugar.

Sus ropas son muy sumarias y las usan apenas como ornato en las muñecas, tobillos y un cinta en torno de la cintura. Los hombres de la tribu tienen habitualmente varias mujeres, incluyendo adolescentes desde la entrada en la pubertad. Los hombres suelen consumir la planta «epená» o virola, que contiene una sustancia alucinógena,también utilizada en rituales curativos por los chamanes para identificar la enfermedad, comunicándose con los espíritus.

El problema más grande de la comunidad es la salud, especialmente las enfermedades de tipo infeccioso y parasitario como la malaria, la cual es la principal causa de mortalidad entre los Yanomami. Le siguen la hepatitis, diarrea, tuberculosis, así como enfermedades del aparato respiratorio como las neumonías y bronquitis que sufren repetidas veces al año. El casi inexistente hábito de limpieza y cuidado de la dentición (no utilizan el cepillo) hace que la caries dental sea un problema crónico [2].

Una de las “tradiciones” más arraigadas entre los Yanomamis es el infanticidio, practicado por la propia madre que se aleja para dar a luz y acoge o mata al recién nacido, enterrándolo vivo. El infanticidio es practicado para eliminar los que nacen con malformaciones o como una forma de selección (prefieren los varones a las mujeres y que el primer hijo sea varón; si nacen gemelos, sólo dejan uno vivo y si los dos son varones matan al más débil), o aun simplemente para no tener que cuidar de dos hijos simultáneamente (los amamantan por tres años, en media)[3].
  
Infanticidio yanomami

Los Yanomamis tienen un carácter altivo y guerrero[4] y cuando matan adquieren la condición social de “unokai”. Aquellos que son más belicosos y consiguen matar más enemigos logran un mayor prestigio y más mujeres. Para atacar las aldeas de otras tribus, forman alianzas con extraños, en vez de parientes cercanos, y el botín de guerra consiste en casarse con las hermanas o hijas de sus aliados[5].

Una de las costumbres más primitivas de esta etnia es la práctica del canibalismo ritual: en un ritual fúnebre colectivo de carácter sagrado incineran el cadáver de un pariente muerto y se comen las cenizas de sus huesos, mezclándolas con la pasta del «pijiguao» (fruto de un tipo de palmera), porque creen que en los huesos reside la energía vital de fallecido, que de esa manera es reintegrado al grupo familiar[6]. Igualmente, un Yanomami que mate un adversario en territorio enemigo practica esa forma de canibalismo para purificarse[7].

De ese breve relato se infiere que los Yanomami están lejos de corresponder al bon sauvage de Rousseau…

Sin embargo, para el misionero Corrado Dalmonego, que vive en Catrimani hace 11 años y, por lo tanto, los conoce bien, ellos pueden “con la vivencia de la propia religiosidad, de la propia espiritualidad, ayudar a la misma Iglesia a limpiarse, quizás de esquemas, de estructuras mentales, que pueden haber quedado obsoletas o inadecuadas”.

En primer lugar, los yanomami ayudan a la Iglesia a “defender este mundo” y a “construir una ecología integral” al “establecer puentes entre los conocimientos tradicionales y los conocimientos modernos, ecológicos, de la sociedad occidental”.

En segundo lugar, la ayudan a mejorar sus estructuras y el ejercicio de la autoridad, por lo que la Iglesia debería “prestar atención a cómo los pueblos indígenas viven la vivencia comunitaria, las relaciones sociales, la organización del liderazgo”. “Los yanomamis son para nosotros testigos para poder apreciar ese valor de la vida comunitaria”, afirma el misionero.

Y, por último, “en las investigaciones que se realizan sobre chamanismo, sobre mitologías, sobre saberes diferentes, sobre visiones del mundo, sobre visiones sobre Dios”, la Iglesia se enriquece, pues los momentos fuertes de diálogo ayudan a los misioneros “a descubrir la esencia de nuestra fe, muchas veces encubierta por adornos, por tradiciones culturales”.

Una forma de las formas que toma ese enriquecimiento espiritual es que los yanomami “tienden a juntar las cosas”, o sea, invocan al Dios de los blancos sin renunciar a sus propias creencias. “No es necesario renunciar, simplemente es apropiarse de algo más. ¿Por qué no hacer ese ejercicio también como Iglesia, esas experiencias?”, se pregunta el religioso de la Consolata. “Esto, por un lado, puede ser acusado de sincretismo, relativismo”, concede. Pero concluye afirmando que, en todo caso, “nosotros no somos dueños de la verdad”.

De esa nueva concepción de la acción evangelizadora de la Iglesia como mero ejercicio de diálogo inter-religioso, resulta que Corrado Dalmonego se vanagloria de un hecho asombroso, al que se refiere su entrevistador, y que para cualquier misionero tradicional sería el cáliz más amargo: dirigir “una misión de presencia y de diálogo” en la cual ¡“después de sesenta años[8] nadie fue bautizado”!

Lo más grave es que el P. Dalmonego afirma que “todos los que cono[ce] que trabajaron allí, ellos admiran esa manera, participaron, formaron parte, dedicaron su vida, sus años, su trabajo, valoran esa forma de actuación, que [él] no reduciría a un testimonio silencioso, porque cuando se dialoga, se habla, cuando se habla, se anuncia”. Pero insiste nuevamente en apartar cualquier idea de “proselistismo” y “no confundir lo que es el anuncio con aquello que se considera conversión”.

Y es precisamente en ese sentido que la Misión Catrimani, podría servir como una referencia en vista del Sínodo de la Pan-Amazonía, porque “es una presencia profética para la Iglesia, que se ha puesto a la escucha de los pueblos, una presencia que no deja de ser criticada o mal entendida, acusada de omisión”.

Aparentemente, lo importante no es lo que pueda decir Jesucristo al ver incumplido su mandato de ir y evangelizar a todos los pueblos, “bautizándolos en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo”, sino lo “que alienta el corazón, da ánimo” es “escuchar a David Kopenawa[9] yanomami, líder indígena de este pueblo, que dice que la Misión Catrimani hizo las cosas bien, que no lastimó a los yanomami, que no destruyó la cultura, que no condenó el chamanismo” y que “ese es el mensaje que ustedes [los misioneros] tienen que traer del Dios que les ha enviado”.

De ahí, para el misionero italiano, la importancia del próximo Sínodo, “en el que en toda la Iglesia, y también quizás fuera de la Iglesia, los ojos están dirigidos a la Amazonía”, porque “si hubiera más experiencias como éstas la Iglesia se enriquecería fuertemente”.

Ese anhelo parece enteramente conforme con los planes de los organizadores de dicho evento eclesial. El Cardenal Lorenzo Baldisseri, secretario general del Sínodo de los Obispos, declaró en la conferencia de prensa del presentación del Documento Preparatorio de la asamblea especial del próximo octubre que su objetivo es “encontrar nuevos caminos pastorales para una Iglesia con rostro amazónico, con una dimensión profética en la búsqueda de ministerios y líneas de acción más adecuadas en un contexto de ecología verdaderamente integral”.
  
Cardenal Lorenzo Baldisseri

Consciente del carácter bastante hermético de su frase, el cardenal Baldisseri esclareció: “Es el Papa Francisco quien nos indica el camino para entender la expresión ‘rostro amazónico’. De hecho, afirma en Puerto Maldonado: ‘Quienes no habitamos estas tierras necesitamos de vuestra sabiduría y conocimiento para poder adentrarnos, sin destruir, el tesoro que encierra esta región, y se hacen eco las palabras del Señor a Moisés: «Quítate las sandalias, porque el suelo que estás pisando es una tierra santa» (Éxodo 3: 5)’ ”[10].

O sea, “como ha dicho el Papa Francisco, la tarea de la nueva evangelización de las culturas tradicionales que viven en el territorio amazónico y en otros territorios exige prestar a los pobres ‘nuestra voz en sus causas, pero también a ser sus amigos, a escucharlos, a interpretarlos y a recoger la misteriosa sabiduría que Dios quiere comunicarnos a través de ellos’ (Evangeli Gaudium, n° 198)”[11].

Más concretamente, esa comunicación se da a través de los chamanes, porque en la subsección “Espiritualidad y sabiduría”, el Documento Preparatorio afirma que las “diversas espiritualidades y creencias” de los pueblos indígenas, “los motivan a vivir una comunión con la tierra, el agua, los árboles, los animales, con el día y la noche” y que “los ancianos sabios, llamados indistintamente payés, mestres, wayanga o chamanes –entre otros– promueven la armonía de las personas entre sí y con el cosmos”[12].

El cuidado del medio ambiente, asegura el mismo documento, es una de las principales áreas donde debe cumplirse ese aprendizaje eclesial: “La conversión ecológica es asumir la mística de la interconexión y la interdependencia de todo lo creado. (…) Esto es algo que las culturas occidentales pueden, y quizás deben, aprender de las culturas tradicionales Amazónicas, y de otros territorios y comunidades en el planeta. Ellos, los pueblos, ‘tienen mucho que enseñarnos’ (EG n° 198). Ellos, en su amor por su tierra y su relación con los ecosistemas, conocen al Dios Creador, fuente de vida. (…) De allí que el Papa Francisco haya señalado que ‘es necesario que todos nos dejemos evangelizar por ellos’ y por sus culturas”[13].

Los religiosos de la Consolata de la Misión Catrimani pueden dormir con la conciencia en paz: el Papa Francisco no los reprobará por no haber celebrado ningún bautismo de yanomami en 53 años. Talvez sean ellos mismos los que debieran hacerse iniciar como chamanes aprendiendo los rituales de los yanomami y siguiendo cursos de David Kopenawa…

°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°
NOTAS
1 https://www.periodistadigital.com/religion/america/2018/12/20/corrado-dalmonego-los-indigenas-pueden-ayudar-a-la-iglesia-a-limpiarse-de-estructuras-obsoletas.shtml
2 Débora Margarita Marchán, Impacto socio-educativo de la misión salesiana entre los Yanomami del Alto Orinocohttps://www.monografias.com/trabajos75/impacto-socioeducativo-mision-salesiana-yanomami/impacto-socioeducativo-mision-salesiana-yanomami2.shtml
3 El alemán Erwin Frank estudia las poblaciones indígenas de América hace 30 años. Profesor de la Universidad Federal de Roraima y doctor en Antropología, él está desde hace diez años investigando a los indios de la Amazonía, sobre todo los Yanomami. En entrevista al diario Folha de Boa Vista, dijo ayer que el infanticidio es una tradición bastante arraigada en la cultura Yanomami. “Eso expresa la autonomía de la mujer en decidir por la vida o la muerte del hijo y funciona como una forma de selección para las malformaciones y para el sexo de los niños”, aclaró.
Lo anterior es confirmado por el antropólogo Iván Soares, que colabora con el Ministerio Público del Estado de Roraima. Durante el Seminario Interamericano sobre Pluralismo Jurídico que tuvo lugar en Brasilia en noviembre de 2005 en la Escuela Superior del Ministerio Público de la Unión y en colaboración con la Sexta Cámara de Minorías de la Procuraduría General de la República, relató que las mujeres Yanomami tienen poder total de decisión al respecto de la vida de sus recién nacidos. El parto acontece en el bosque, fuera de la aldea; en ese ambiente de retiro, fuera del contexto de la vida social, la madre tiene dos opciones: si no toca al bebé ni lo levanta en sus brazos, dejándolo en la tierra donde cayó, significa que éste no ha sido acogido en el mundo de la cultura y las relaciones sociales, y que no es, por lo tanto, humano. De esa forma, desde la perspectiva nativa, no se puede decir que ha ocurrido un homicidio, pues eso que permaneció en la tierra no era una vida humana.
4 Débora Margarita Marchán, op. cit.
5 Judith de Jorge, “La guerra de los yanomami: lucha conmigo y me caso con tu hermana”, El País, 28-10-2014, https://www.abc.es/ciencia/20141028/abci-guerra-yanomami-lucha-conmigo-201410281215.html
6 Jesús María Aparicio y Charles David Tilley, EL ENDOCANIBALISMO EN LOS RITUALES FUNERARIOS DEL PUEBLO YANOMAMOhttp://www5.uva.es/trim/TRIM/TRIM8_files/TRIM8_4.pdf
7 Joanna Overing, “Images of cannibalism, death and domination in a «non violent» society”, Journal de la société des américanistes Année 1986, p. 151, in https://www.persee.fr/doc/jsa_0037-9174_1986_num_72_1_1001,
8 En realidad son sólo 53 años.
9 David Kopenawa es conocido como el “dalai lama de la selva” y acttúa como portavoz internacional de los yanomami. En sus muy mediatizados desplazamientos por las capitales occidentales se dice aconsejado por los “xapiri” (los espíritus de la selva amazónica).
10 https://press.vatican.va/content/salastampa/es/bollettino/pubblico/2018/06/08/bal.html
11 “Nuevos caminos para la Iglesia y para una ecología integral. Documento preparatorio del Sínodo de los Obispos para la Asamblea Especial sobre la Región Panamazónica”, n° 13, http://press.vatican.va/content/salastampa/es/bollettino/pubblico/2018/06/08/panam.html
12 Ibid, n° 6.
13 Ibid, n° 13.

viernes, 23 de agosto de 2019

OBISPO BRASILEÑO: “LA AMAZONÍA ES 80% PENTECOSTAL, Y EL SÍNODO ESTÁ ENGAÑADO”

Noticia tomada de INFOCATÓLICA.
  
MONS. JOSÉ LUIS AZCONA CONDENA EL “Instrumentum Laboris” DEL SÍNODO DE LA AMAZONÍA
Mons. José Luis Azcona, agustino recoleto y obispo emérito de la Prelatura de Marajó, en la región amazónica, ha dado su parecer el Instrumentum Laboris (IL) del sínodo para la Amazonia. Lo considera alejado por completo de la realidad en la región, contrario a la fe y además advierte del peligro de cisma en la Iglesia.
  
José Luis Azcona Hermoso OAR.
  
(ACI/InfoCatólica) En su análisis, ofrecido al Grupo ACI, Mons. Azcona cuestiona los puntos centrales del IL, cuyo texto considera que da una «visión distorsionada» del llamado «rostro amazónico», la «interculturalidad» y la ordenación de hombres casados.
  
Amazonas, protestante pentecostal
Según el prelado, «el Amazonas, al menos el brasileño, ya no es católico» y «este punto de partida es crucial para la celebración del Sínodo. Dado que el Amazonas tiene una mayoría pentecostal, este fenómeno debe tratarse en profundidad. Cualquier anhelo por un Amazonas que ya no existe es fatal para su evangelización completa. En algunas regiones del Amazonas, la mayoría pentecostal alcanza incluso el 80%».
  
Por otro lado, señala que «la penetración pentecostal en varios grupos étnicos indígenas, sin pasar por culturas, identidades étnicas, pueblos indígenas, en nombre del Evangelio, es un fenómeno grave de la Amazonía actual, que con sus connotaciones fundamentalistas y proselitistas tiene un profundo impacto en los pueblos indígenas. No hay ninguna palabra sobre este punto en el IL. Este es el rostro del Amazonas hoy».
  
Mons. Azcona asegura que «la larga experiencia de años confirma que en muchas diócesis amazónicas no se vive la fe ni en la sociedad ni en la historia. El abismo entre la confesión de fe, su celebración en bellas liturgias y la realidad social, ambiental, cultural y política no se ha llenado hasta ahora».
  
Niños esclavos sexuales vendidos por sus padres
Además, señala que «desafortunadamente, el IL desconoce, o conoce pero no comprende la trascendencia para el presente y el futuro de la Amazonia, del rostro angustiado, victimizado y denigrado de los niños que son sometidos a la esclavitud (ndr: de tipo sexual) por sus propios padres y familiares, lo cual forma parte esencial del rostro abandonado y destruido de Jesús en la Amazonía».
  
«Todo este documento es paja si no comprende y no se compromete con el espíritu y la letra del evangelio: “El que acoge a un niño como este en mi nombre, me acoge a mí; y el que me acoge a mí, no me acoge a mí, sino al que me ha enviado" (Mc 9,37)».
  
En este sentido, «solo en Pará hubo 25,000 denuncias en un año de delitos de este tipo. Según los expertos en esta área, por cada caso de pedofilia conocido hay detrás otros cuatro. Si durante aproximadamente un año hubo 100,000 niños maltratados en Pará, ¿no es este rostro de los niños destruidos una parte esencial del rostro amazónico?
  
«¿Dónde está la sensibilidad pastoral de los líderes del IL tan evidente y tan firmemente expresada por el Santo Padre Papa Francisco?», pregunta el obispo. Y agrega: «¿Dónde está la defensa de la Amazonía, de sus hijos en IL y, por lo tanto, en el Sínodo? Huyamos de las falsas proyecciones sobre el Amazonas y hagámoslo posible de una vez por todas...».
 
«¿Cuál es el rostro del Amazonas? ¿Se puede construir un Sínodo de esta magnitud el próximo octubre con una presentación tan irreal... cuando los esquemas preestablecidos de interpretación de la realidad deforman lo real?

Sínodo: ¿Culturas, interculturalidad?
Otro punto abordado por el obispo emérito de Marajó son «los temas que rodean la inculturación del Evangelio en la Amazonia y similares», que, según él, «se presentan en un contexto de inmanencia, de neopelagianismo, equiparando el Evangelio con las culturas amazónicas (eclesiológicamente desprovisto de fundamentos teológicos y pastorales), con la anulación del Evangelio de salvación».
  
Así, cita el Decreto Ad Gentes, que establece que «las palabras del Evangelio proclamadas por la Iglesia deciden el destino de las personas, pueblos, culturas y naciones». «En ninguna parte de IL hay algo explícitamente declarado de manera similar. Por el contrario, la tendencia a la equiparación entre las culturas (indígenas) y el evangelio es abrumadora. Este es un punto de partida que no se puede dar en un Sínodo».
  
Así, recuerda que «esto es lo que el Papa Francisco proclama vigorosamente» en el título del mensaje para el próximo Día Mundial de la Misión, fechado el 9 de junio de 2019: «La misión va más allá de los límites de pertenencia étnica y religiosa».
  
«Olvidar este principio fundamental hace que el Sínodo sea inútil al anular el poder específico y único de Dios en el Evangelio y todo dinamismo misionero en el Amazonas y desde el Amazonas», dijo.
  
Además, Mons. Azcona constata que «en ninguna parte de IL se habla de la presencia de los demonios o su influencia, su presencia maléfica en las personas, pueblos y culturas, así como de la victoria de Cristo, su liberación y la destrucción de la poder del maligno. IL olvida las páginas luminosas y orientadoras que hablan del Maligno y su presencia en la historia, que el Papa Francisco dedica en la Exhortación apostólica sobre la santidad del año pasado, Gaudete et exultate, números 158 - 164».
  
Así, enfatiza, «el difuso pelagianismo de IL, que lleva a atribuir al hombre amazónico, a sus etnias y culturas, más de lo que él puede, porque estamos ante realidades creadas y marcadas por el pecado, es superado por la sólida doctrina conciliar sobre el Evangelio y la misión de Iglesia en el poder del Resucitado tal como aparece nuevamente en Lumen Gentium 16».
  
«Finalmente, la utopía de dar vida a las religiones precolombinas, separándolas de Cristo y de la Iglesia universal, no sería progreso sino regresión», dijo, citando el discurso inaugural del Papa Benedicto XVI en la Conferencia de Aparecida, en 2007, cuando afirmó que «en realidad sería una involución hacia un momento histórico anclado en el pasado».
  
Sínodo: conversión ecológica
Al abordar el tema de la conversión ecológica, el obispo emérito de Marajó argumentó que «la necesidad de arrepentirse para el perdón de los pecados es el desafío fundamental que enfrenta la Iglesia en la Amazonia. Sin esta prioridad absoluta del ser y la acción de la Iglesia, no hay futuro para la Amazonia porque así olvidamos la presencia del Reino de Dios (Mc 1,15) en el mundo (Lc 24,44-48)».
  
«Al carecer del arrepentimiento que 'hace existir lo que no existe' mediante la generación del nuevo hombre amazónico (cf. Hechos 2:38), IL no experimenta el hambre y la sed del Espíritu Santo».
  
Según el prelado, «la IL, al olvidar el Nuevo Pentecostés ya defendido por el Papa San Juan XXIII en la oración preparatoria del Concilio, deja de lado el núcleo de la misión en la Amazonia. ¿Es esta misión en el Amazonas tierra y agua de misión? ¿Se da una dimensión misionera que, como Iglesia en la Amazonia, es llamada y enviada al mundo? Déjenos ser guiados por la enseñanza inspirada del Papa Francisco en EG» (Evangelii Gaudium).
  
«¿Por qué no se grita la verdad en IL, la única que puede salvar al Amazonas?», pregunta.  Y agrega que «lo que el Santo Padre propone aquí es la evangelización y, por lo tanto, un Amazonas muy diferente de un conjunto de tareas vividas, desde proyectos, planes pastorales, inculturación, ecología».
  
El obispo asegura que la petición de ordenar hombre casados, «Viri probati» será inútil», porque «es poner un pedazo de tela nueva sobre una tela vieja. ¡El roto es más grande! ¡Exactamente!».
  
Por otro lado, observa, «el clero amazónico necesita, como toda la Iglesia, arrepentimiento, conversión, fe que salva en sentido estricto. La experiencia ofrece esta evidencia. El sentido del ministerio sacerdotal, específicamente en la Amazonia, se ha perdido, resulta ineficaz en la vida, sin una auténtica conversión pastoral de los presbíteros. ¿Por qué ordenar 'Viri probati' entre presbiterios en crisis?».
  
«La continencia perfecta y perpetua para el Reino de los Cielos seguirá siendo al mismo tiempo, y también en la Amazonia, un signo y un estímulo de la caridad pastoral y la fuente original de fecundidad espiritual en el mundo y también en la Amazonia».
  
Por lo tanto, «podemos preguntar: ¿se da esta actitud de oración por el don del celibato en los presíteros del Amazonas? ¿Ora toda la Iglesia para que este don sublime se derrame en todo el cuerpo de Cristo? Los hechos responden: ¡No!
  
Por otro parte, y ante todo, decidir sobre este tema es completamente inoportuno en un contexto en el que las tendencias actuales de grandes grupos de católicos, los llamados conservadores, cuestionan el Magisterio de la Iglesia, en particular el propio Sumo Pontífice. Algunos lo declaran públicamente herético, exigiendo su dimisión inmediata. ¡Otros exigen su renuncia por falta de coherencia en el tema de la pedofilia en la Iglesia! No entramos en la discusión sobre la legitimidad de estas preguntas. Lo que es seguro es que una respuesta afirmativa abriría al riesgo mortal de división, de verdadero cisma en la Iglesia».
  
Por lo tanto, enfatiza que «esta no trata sobre la victoria de los llamados 'conservadores' o 'progresistas'. Es sobre lo máximo en la Iglesia: la caridad. Ante la caridad, cualquier concepto o denominación de naturaleza sociológica debería palidecer».
  
Sínodo: ordenación sacerdotal de personas mayores (ancianos)
Finalmente, Monseñor José Luis Azcona habla específicamente sobre la ordenación sacerdotal de personas mayores. El prelado declaró que, «reconociendo que la venerable institución del celibato sacerdotal pertenece al área disciplinaria de la Iglesia y, por lo tanto, está sujeta a cambios, me parece inconveniente, incluso peligroso en este momento para la unidad eclesial, abrir la posibilidad que la IL exige».
  
«Este no es un problema exclusivo de la pastoral indígena. Es una situación de escasez generalizada de presbíteros en la Iglesia. Las mismas razones que se pueden invocar para este reconocimiento solicitado por IL se aplican a toda la Iglesia, o gran parte de ella».
  
Según el obispo, «el problema no es solo la falta de suficientes sacerdotes, sino el examen, el discernimiento una solución realista ante esta carencia. La raíz fundamental de esta escasez de vocaciones en la Iglesia y también en la Amazonia, incluidos los pueblos indígenas evangelizados, es una alarmante falta de fe, de falta de fe que opera en la práctica a través del amor y también, necesariamente, en la historia y la sociedad».

Por lo tanto, explica: «Aunque este es un asunto disciplinario, se convierte en un imperativo ético a partir del indicativo absoluto: Cristo murió por el hermano no iluminado; tu libertad no es absoluta; es contra Cristo que pecas dañando la conciencia de tu hermano; lo único absoluto es el amor; este amor es el de Dios derramado en los corazones por el Espíritu Santo (Rom 5: 5).
  
Luego pregunta: «¿Es este el amor de la Iglesia en la Amazonía? ¿Es este amor de Dios lo que impregna suficientemente los criterios de pastoral, eclesial, la praxis como la realidad suprema, o es la gnosis o Pelagio lo que manda la barcaza de la Iglesia en la Amazonia? (Cf. Gaudete Exsultate, Francisco 2018)».
  
«¡Este peligro de cisma no es imaginario! ¡Ni en el Amazonas!», concluye Mons. Azcona.
  
Monseñor José Luis Azcona
Don José Luis Azcona nació el 28 de marzo de 1940 en la ciudad de Pamplona. A los diez años ingresa en el seminario de la ciudad de San Sebastián donde estudió filosofía. En la ciudad de Granada estudió teología y fue ordenado sacerdote el 21 de diciembre de 1963 en Roma. En 1965 completó su doctorado en Teología Moral en la Universidad Lateranense de Roma en el Instituto de Teología Moral de los Redentoristas (Alfonsiana).
  
El obispo agustino recoleto también fue capellán de inmigrantes españoles en Alemania (1966-1970), profesor de Teología Moral y Espiritualidad en Monachil, Granada (1971-1975), Prior Provincial de la Provincia de Santo Tomás de Villanueva (1975-1981) , vice-maestro de novicios en el Desierto de la Candelaria, Colombia (1982), maestro de novicios en Los Negrales, Madrid (1983), y una experiencia de vida contemplativa en Urcal, Almería, (1984), para finalmente, en 1985 llegado a religiosos y catequistas en la misión archipiélago de Marajó en Brasil. El 25 de febrero de 1987, fue nombrado obispo por el papa Juan Pablo II y asumió la Prelatura de Marajó el 12 de abril del mismo año.