miércoles, 3 de noviembre de 2021

CUANDO SE HACE LO QUE TANTO CRITICÓ EN OTROS EN EL PASADO

El 28 de Octubre, en el monasterio de Nuestra Señora de Guadalupe en la localidad de El Bolsón (provincia de Río Negro, Argentina), Mons. Andrés Morello Peralta, superior y fundador de la Compañía de Jesús y María, hizo colación de las Órdenes Sagradas en el Orden Mayor del Subdiaconado a dos seminaristas, uno de ellos llamado Nicolás Alejandro Venegas, de 31 años.
   

Sucede que Nicolás Venegas primero intentó entrar al hoy extinto seminario diocesano de San Rafael (provincia de Mendoza), después pasó a los Misioneros del Santísimo Rosario y a la Sociedad Religiosa San Luis Rey de Francia, siendo expulsado de ambas sociedades religiosas. Tras intentar sin éxito ingresar a la Fundación San Vicente Ferrer en Guadalajara (México), ingresó al Instituto Mater Boni Consílii de Verrua Saboya (Italia) por medio del padre Sergio Héctor Casas-Silva, donde permaneció un tiempo hasta que fue expulsado del mismo por el entonces superior padre Francesco Ricossa. Finalmente, recaló con la Compañía de Jesús y María de Mons. Morello.
   
¿Será que el estado de extrema necesidad (no tanto de la Compañía de Jesús y María, sino de la Tradición en general) justifican que Mons. Morello haya hecho EXACTAMENTE LO MISMO QUE DENUNCIÓ hace más de 30 años? Porque en esa época, el entonces Padre Morello (rector del seminario Nuestra Señora Corredentora en La Reja, partido de Moreno, provincia de Buenos Aires) denunció ante sus superiores al seminarista Carlos Urrutigoity por conducta homosexual, y por presiones de la familia Calderón Robello, el superior de distrito Alfonso de Galarreta Genua (que ordendó a Urrutigoity en Junio de 1991) trasladó a Urrutigoity al priorato de Córdoba y luego al seminario Santo Tomás de Aquino en Winona (Minesota, Estados Unidos), dirigido por un Mons. Richard Williamson que recibió del arzobispo Marcel Lefebvre la orden de “verlo como un halcón”. Lejos de eso, Williamson promovió a Urrutigoity a puestos de influencia y responsabilidad, como los de profesor de Dogma, Latín y Música Sacra, hasta que finalmente Urrutigoity fue expulsado en 1999 por dirigir un grupo sectario y por influencias modernistas. El resto de la historia, es de todos conocido: recaló junto a su Sociedad de San Juan en la diócesis de Scranton, y después de salir a la luz más denuncias, fue a Ciudad del Este (Paraguay), donde fue vicario general del obispón modernista y opusino Rogelio Livieres Plano. Actualmente está en su natal Mendoza.
  
   
Por su parte, Morello (que ambicionaba recibir el episcopado durante la Operación Supervivencia en 1988, que finalmente le fue dado a Galarreta) fue expulsado de la FSSPX el 16 de Julio de 1989 acusado de sedevacantismo (Urrutigoity, sabiendo la postura antisedevacantista de Galarreta, usó el debate para acusar a Morello de mover una persecución en su contra), y apenas el 30 de Noviembre de 2006 recibió la consagración episcopal de Mons. Robert L. Neville, que a su vez fue consagrado obispo el 28 de Abril de 2005 por Mons. Robert McKenna OP.
    
Más allá de los problemas actuales que pueda estar pasando la Compañía de Jesús y María, Mons. Morello debió recordar lo siguiente:
  • «No impongas de ligero las manos sobre alguno, ni seas cómplice de pecados ajenos. Consérvate limpio y puro a ti mismo» (I Timoteo V, 22/Versión de Mons. Félix Torres Amat).
  • Código Pío-Benedictino de Derecho Canónico, canon 973, § 3. «Epíscopus sacros órdines némini conférat quin ex positívis arguméntis moráliter certus sit de ejus canónica idoneitáte; secus non solum gravíssime peccat, sed étiam perículo sese commíttit aliénis communicándi peccátis» (El obispo no puede conferir las órdenes sagradas a nadie, sin estar moralmente cierto por argumentos positivos de su idoneidad canónica; si no, no solamente peca gravísimamente, sino que se pone igualmente en peligro de comunicar con los pecados ajenos).
Porque para malos sacerdotes, ya bastante hay con los modernistas.
   
Ilustrísima Reverencia, filialmente le exhortamos a que respecto a las ordenaciones, proceda con cautela, con discernimiento, para evitar que nuestra Iglesia Católica quede en descrédito ante los conciliares. La salvación de las almas está en juego.

6 comentarios:

  1. Buen día. Tienen noticias del padre Esquives? Saben quién fue el obispo que reordeno a Casas-Silva? Hermano Tarsício, ermitaño franciscano.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buen día. Del padre Hugo Esquivez, él se regresó a México, donde dicen que anda de milagrero cual carismático.

      De Casas-Silva, a él lo reordenó en la capilla Nuestra Señora de los Dolores en Miami el fallecido Timothy Edward Hennebery, que fue ordenado el 17 de Octubre de 1990 por Mons. Carmona y consagrado obispo el 28 de Agosto de 1994 por Mons. Raymond Maurice Terrasson, que fue consagrado sub conditióne el 18 de Marzo de 1976 por Clemente Domínguez Gómez del Palmar de Troya, quien a su vez fue consagrado el 11 de Enero de ese año por el arzobispo Pierre Martin Ngô Đình Thục (aunque él afirma que lo reordenó el también fallecido John E. Hesson OSB, que fue ordenado sacerdote el 20 de Mayo de 1967 por el arzobispo Celestine Joseph Damiano Zaccari, y ordenado obispo el 21 de Junio de 1991 por Mons. Oliver Oravec, que a su vez fue consagrado el 21 de Octubre de 1988 por Mons. Robert McKenna OP).

      Eliminar
    2. Y en cuanto a la “instalación presbiteral” de Casas-Silva en el modernismo, esta le fue conferida por el “obispo” Mario Picchi SDB, que fue uno de los clérigos que más influencia tuvo dentro de la dictadura, primero como “obispo auxiliar” de La Plata bajo Antonio José Plaza y luego como “obispo” de Venado Tuerto, donde fue protagonista de varios escándalos financieros: en 1980, su colaborador José Luis Cora trajo de Estados Unidos al uruguayo Antonio Imbrenda para comprar la Cooperativa Agropecuaria de Murphy que estaba en insolvencia. Posteriormente, se descubrió que los cheques no tenían fondos, y por esa causa (sumado a la quiebra de la financiera Carfina –propiedad de Luis Picchi, hermano de Mario–, donde se recibían documentos con cheques de la cuenta 2141 que el Obispado de Venado Tuerto tenía en el Banco Financiero Argentino) fueron embargados en 1985 el Obispado de Venado Tuerto y otro edificio que tenían en Buenos Aires, y casi se iban a remate en el 89 (por eso fue que Picchi renunció). Y además, fue condenado en 1995 como cómplice de la estafa urdida por Cora y la impostora paraguaya Juana González Cibils (con el apoyo del “obispo” Picchi y el dictador Arturo Stroessner) para hacerse con el patrimonio del hacendado y político de UCR Juan Feliciano Manubens Calvet. Pero como Picchi tenía 80 años, le dieron la domiciliaria, muriendo dos años después en 1997.

      Eliminar
  2. Muchas gracias. Aprovecho para preguntar si sabes de un obispo llamado Theterow, ex modernista acusado de pedófilo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No tenemos totalmente que Virgil Bradley Thetherow (o Gabriel Francis, como se daba a llamar en la modernista congregación de los Franciscanos de la Renovación) haya sido consagrado obispo (o siquiera recibido el orden sacerdotal) de manos del fallecido Merrill W. B. Adamson (que fue consagrado el 4 de Septiembre de 1990 por José Franklin Urbina Aznar) o de algún otro obispo, aunque en algunos foros de la “resistencia” williamsonista se lee que andaba junto al hoy obispo (dudoso) Joseph Pfeiffer, el cual decía en un sermón que probablemente las misas modernistas eran válidas.

      Theterow dice en el sitio web de su capilla San Miguel Arcángel ser parte de la Guilda de San Pedro ad Víncula, un grupo de sacerdotes independientes, pero en 2019 lo removieron de ella por su pasado criminal. Pero de consagración episcopal, ni una sola palabra.

      Eliminar

Preferiblemente, los comentarios (y sus respuestas) deben guardar relación al contenido del artículo. De otro modo, su publicación dependerá de la pertinencia del contenido. La blasfemia está estrictamente prohibida. La administración del blog se reserva el derecho de publicación, y renuncia expresa e irrevocablemente a TODA responsabilidad (civil, penal, administrativa, canónica, etc.) por comentarios que no sean de su autoría.