jueves, 19 de mayo de 2011

LA MALDICIÓN QUE CARGAN LOS JUDÍOS POR CAUSA DEL CRIMEN DE DEICIDIO

"Al ver que no se llegaba a nada, sino que aumentaba el tumulto, Pilato hizo traer agua y se lavó las manos delante de la multitud, diciendo: "Yo soy inocente de esta sangre. Es asunto de vosotros". Y todo el pueblo respondió: "Que su sangre caiga sobre nosotros y sobre nuestros hijos". (San Mateo, XXVII: 24-25)

San Alfonso María de Ligorio escribió sobre este pasaje de la Pasión de Cristo:
"¡Pobres judíos! Vosotros atrajisteis una terrible maldición sobre vuestras cabezas al decir: "Su sangre caiga sobre nosotros y sobre nuestros hijos", y esa maldición, raza miserable, la lleváis hasta el día de hoy, y al Final de los Tiempos recibiréis el castigo de esa sangre inocente. ¡Oh, Jesús mío!... Yo no seré obstinado como los judíos. ¡Yo te amaré, por siempre, por siempre, por siempre!"

4 comentarios:

  1. POR SUS GRANDES CRIMENES LOS JUDIOS SERAN EXTERMINADOS COMO ESTA PREDICHO POR ZACARIAS EN EL CAPITULO 13 DE LA BILBIA!!

    ResponderEliminar
  2. Si la verdad está escrito en Zacarías 13 de la Biblia?
    Antiguo o nuevo testamento.

    ResponderEliminar
  3. ¿Debemos amar a los judíos?

    ‘Corruptio optimi pessima est, la corrupción de lo mejor es lo peor’; El pueblo elegido, por envidia, soberbia e ira se convirtió en el pueblo deicida (Santo Tomás III, c 47. art. 5). ‘Errare humanum est, sed perseverare diabolicum’, Errar es humano, perseverar en el error es diabólico.
    “Pero aunque los cristianos debamos amar al judío de acuerdo al precepto de Cristo de amar a nuestros mismos enemigos, no se sigue que no hayamos de reconocer la peligrosidad que hay en ellos y que no hayamos de precavernos contra ella. También debemos amar a los leprosos, y esto no impide que se los aísle para evitar la contaminación; debemos amar a los delincuentes, y esto no obsta a que se los encarcele para que no dañen a la sociedad.” Pbro. Julio Meinvielle, El judío en el misterio de la historia, cap. 1. Ediciones Theoría, Buenos Aires, 1975.

    Oremos juntos por los judíos, como nuestra santa madre la Iglesia Católica lo prescribe en el antiguo Missale Romanum para la ceremonia del viernes santo: “Oremos también por los pérfidos judíos, para que Dios nuestro Señor quite el velo de sus corazones, a fin de que reconozcan con nosotros a Jesucristo nuestro Señor. Oh Dios omnipotente y eterno, que no excluyes de tu misericordia a los descreídos judíos: oye las plegarias que te hacemos por la obcecación de aquél pueblo; para que, reconociendo la luz de tu verdad, que es Cristo, salgan de sus tinieblas. Por el mismo Señor nuestro Jesucristo, que contigo vive y reina por los siglos de los siglos. Amén.”
    Que Dios y Marías Santísima nos bendigan, nos protejan y nos ayuden a vivir en gracia de Dios, para que después de ésta breve vida, vayamos al cielo a gozar de la gloria eterna.

    ResponderEliminar

Preferiblemente, los comentarios (y sus respuestas) deben guardar relación al contenido del artículo. De otro modo, su publicación dependerá de la pertinencia del contenido. La blasfemia está prohibida.