miércoles, 30 de noviembre de 2011

GUARDARSE DE LOS FALSOS PROFETAS

«Guardaos de los falsos profetas, que vienen a vosotros disfrazados con pieles de ovejas, mas por dentro son lobos voraces: por sus frutos u obras los conoceréis. ¿Acaso se cogen uvas de los espinos, o higos de las zarzas? Así es que todo árbol bueno produce buenos frutos, y todo árbol malo da frutos malos. Un árbol bueno no puede dar frutos malos, ni un árbol malo darlos buenos. Todo árbol, que no da buen fruto, será cortado, y echado al fuego. Por sus frutos pues los podréis conocer». (San Mateo VII, 15-20, versión de Mons. Félix Torres Amat).

¿RATZINGER PROTESTANTE? ¡SÍ, EN UN 99%!

Tomado de ¿QUIÉN ES JOSEPH RATZINGER? (Parte 1Parte 2Parte 3).
   
¿RATZINGER PROTESTANTE? ¡SÍ, EN UN 99%!
(Programa de Ratzinger para una religión ecuménica mundial)
Padre Francesco Ricossa.

El entonces “cardenal” Joseph Ratzinger Tauber y la “obispona” luterana María Jepsen-Bregas (Hamburgo, 3 de Febrero de 1998)

Habría pasado inadvertida, excepto para especialistas, si la publicación mensual «30 Giorni» y la semanal «Il sabbato» [1] no le hubiesen dado destaque. Un destaque oportuno. Me refiero a la intervención que el «Cardenal prefecto de la Congregación para la doctrina de la Fe» Joseph Ratzinger tuvo en Roma el 29 de enero de 1993 en el Centro Evangélico de Cultura de la comunidad valdense local [2].

El texto íntegro de la intervención de Ratzinger y la del Prof. Pablo Ricca valdense se puede leer en la revista «30 Giorni», N.º 2, febrero de 1993, p. 66-73. El título elegido por la redacción es significativo: «Ratzinger, el prefecto ecuménico». Esta lectura debe completarse con la entrevista concedida por el teólogo luterano Oscar Cullmann a «Il sabbato», N.º 8, 20 de febrero de 1993, p. 61-63, para cuya publicación la redacción eligió un título igualmente significativo: «El hijo de Lutero y Su Eminencia».

Para los lectores de «Sodalitium» presento un resumen de las ideas del «Cardenal» Ratzinger (que hizo a Mons. Guérard des Lauriers el honor de «excomulgarlo») sobre la Iglesia y el ecumenismo. Cualquiera puede verificar las fuentes sobre las revistas citadas y constatar si Ratzinger es todavía católico, o bien, como aparece palmariamente, ya no lo es más.

Cullmann habla por boca de Ratzinger
Cuando el Papa S. León Magno, mediante sus legados, intervino en el concilio de Calcedonia, los Padres del Concilio dijeron «Pedro habla por boca de León».

Leyendo la intervención de Ratzinger con los valdenses y la entrevista de Cullmann se puede decir que éste habla por boca de Ratzinger. Las palabras son de Ratzinger, las ideas de Cullmann. Por eso, no causa asombro que los Valdenses «estén de acuerdo en un 99%, por no decir un 100%» [3].

¿Pero quién es Cullmann?
Cullmann nació en 1902 en Estrasburgo, patria del reformador protestante Bucero cuya autoridad él invoca de buena gana [4]. Alsaciano, él ve en esto un «hecho providencial» por ser la población en ese lugar mitad católica y mitad protestante.

Estudió teología «bajo la guía de Loisy en París» [5]. El exegeta modernista y excomulgado no fue por cierto buen maestro. Menos todavía lo fue Bultmann, «el gran desmitificador de los Evangelios» [6], con quien presentó su tesis doctoral sobre la «Formgeschichte». «Bultmann dijo que era la mejor presentación de su Formgeschichte» [7]. En seguida se separó «radicalmente» de Bultmann, pues éste mediaba la lectura de la Biblia por la filosofía (existencialista), mientras Cullmann no aceptaba ninguna mediación. Con eso Cullmann no abandona en modo alguno el método protestante de estudio de la Escritura, y tampoco «el método de la historia de las formas» (Formgeschichtemethode) de Bultmann, según el cual «compete al exegeta descubrir el núcleo esencial de la Biblia: Cullmann lo encuentra en la historia de la salvación» [8].

Enseñó entre otros lugares en la Facultad Libre de Teología Protestante de París (1948-72) y en la facultad Teológica Valdense en Roma. Participó en el Concilio Vaticano II como observador, y Pablo VI lo definió «uno de mis mejores amigos» [9].

Durante el Vaticano II, Cullmann, huésped personal del Secretariado para la unidad de los cristianos, contribuía para determinar la orientación bíblica, cristocéntrica e histórica de la teología conciliar […] más recientemente Cullmann propuso un modelo de «comunidad de Iglesias» en su libro Unidad a través la diversidad [10], modelo apreciado hasta por el cardenal Ratzinger en su intervención a la iglesia valdense de Roma el 29 de enero pasado [11].

Conoció a Ratzinger durante el Concilio, estimándolo «el mejor teólogo entre los así llamados “períti”, los expertos… Con una reputación de progresista de avanzada» [12]. Desde entonces los dos han mantenido correspondencia, al principio sobre problemas exegéticos; y pronto, declara Cullmann, el carteo se incrementó, especialmente en relación a la propuesta de mi modelo de «unidad mediante la diversidad», una propuesta que, como ya hemos dicho, el Cardenal ha apreciado en privado y en público [13].

Cullmann se alegra particularmente de una carta en la cual Ratzinger le escribe «siempre haber aprendido» de sus estudios, «aún cuando no estaba de acuerdo». Y Cullmann comenta esto como un estar «unidos en la diversidad» [14].

«La obra de Cullmann […] ha de contarse entre las que mayormente han contribuido al diálogo entre católicos y protestantes» [15], no obstante su firme persistencia en la herejía y su negación explícita de la infalibilidad de la Iglesia Católica y del primado de jurisdicción de Pedro y de sus sucesores [16]. Resulta así ser un puente entre católicos y protestantes… para llevar a los católicos a hacerse protestantes (haciéndoles creer, por lo demás, que seguirían siendo católicos: «unidos» sí, pero… «en la diversidad»!).

La Conferencia con los valdenses
Como docente en Roma en la Facultad Valdense de teología, Oscar Cullmann conoce bien los valdenses asentados en Roma. Acaso sea él quien los recomendara a su «discípulo» Ratzinger como buen auditorio donde exponer y lanzar sus ideas comunes.

El tema del encuentro del 29 de enero entre Ratzinger y el Prof. Ricca (protestante valdense) era doble. Primero el del ecumenismo en general y del Papado, enseguida, el del testimonio. Más precisamente: que solución ecuménica dar a la cuestión del Papado; cómo dar nuevo ímpetu al ecumenismo en crisis; cómo dar un testimonio común.

Me parece no traicionar el pensamiento de Ratzinger resumiéndolo en los puntos siguientes, reservándome ulteriores comentarios más extensos:
  1. El ecumenismo es necesario, fundamental, indiscutible.
  2. El Papado es el problema para ello.
  3. El ecumenismo tiene un fin último: «La unidad de las iglesias en la Iglesia».
  4. Este fin último se realizará en formas que todavía nos son desconocidas.
  5. El ecumenismo tiene también un fin próximo, «una etapa intermedia» cuyo modelo es «la unidad en la diversidad» de Cullmann. 
  6. Esta etapa intermedia se realiza mediante un continuo «retorno a lo esencial»…
  7. Favorecido por una reciproca purificación entre las iglesias.
El Ecumenismo
«El ecumenismo es irreversible», ama repetir Karol Wojtyła. Joseph Ratzinger va más allá: Dios es el primer agente de la causa ecuménica […] el ecumenismo es más que nada una actitud fundamental, un modo de vivir el cristianismo. No es un sector particular, al lado de otros sectores. El deseo de la unidad, el empeño por la unidad pertenece a la estructura del mismo acto de fe porque Cristo vino para reunir en conjunto a los hijos de Dios que estaban dispersos [17].

El «ecumenismo» (o «reunión de los cristianos», según Pío XI) no es concebido como «el retorno a los disidentes a la única y verdadera Iglesia de Cristo, de la cual un día desdichadamente se alejaron» [18], no es tampoco un método, o una iniciativa más, de la actividad de la Iglesia. Él es fundamento de la vida cristiana y elemento constitutivo del acto de fe. No se puede ser fiel sin ser ecumenista (para Ratzinger); no se puede ser fiel si se es ecumenista (para Pío XI):

Cuantos sustentan esta opinión, no solo yerran y se engañan, sino también rechazan la verdadera religión, adulterando su concepto esencial, y poco a poco vienen a parar al naturalismo y ateísmo; de donde claramente se sigue que, cuantos se adhieren a tales opiniones y tentativas, se apartan totalmente de la religión revelada por Dios [19].

Lúcidamente, el valdense Ricca expone el problema (sin que Ratzinger lo contradiga):
«La crisis del ecumenismo sustancialmente se debe al hecho de que las iglesias no han cambiado bastante con motivo del ecumenismo. […] Porque el ecumenismo por cierto exige, con la paciencia de que hablaba el cardenal Ratzinger, cambios profundos. En un cierto punto, o cambia la iglesia o el ecumenismo entra en crisis. […] Se entiende que este discurso vale para todas las iglesias» [20].
En definitiva: o perece la Iglesia, y vive el ecumenismo; o vive la Iglesia y perece el ecumenismo (puesto que mudar sustancialmente, para la Iglesia, es perecer). Ora el ecumenismo es irreversible: por ende la «Iglesia» (como es ahora, y máxime como era antes del Concilio) debe perecer. De aquí la cuestión del Papado, que debe cambiar con la Iglesia, o perecer.
   
El Papado, «el mayor obstáculo para el ecumenismo»
Pablo VI dixit. Lo recuerda con complacencia el herético Ricca:
El Papado, se sabe, es un nudo crucial de la cuestión ecuménica, porque por un lado funda la unidad católica y por el otro, por expresarme un poco brutalmente, impide la unidad cristiana [léase: el ecumenismo N. del A.]. Esto lo ha reconocido muy corajudamente, debo decir, el papa Pablo VI en un discurso del 1967, en el cual, justamente, dijo (creo que es el único Papa que lo haya dicho) que el Papado es el mayor obstáculo para el ecumenismo. Un nobilísimo discurso [¡lo dice un herético! N. del A.] entre otras cosas no solamente por esta afirmación, sino por todo el conjunto. Aquí nos encontramos, pues, con el Papado, ante una verdadera y propia impasse [21].
Por ende, si un dogma de Fe (sólo Ricca recuerda que se trata de un dogma) que por añadidura «es el fundamento de la unidad católica» es un obstáculo, y lo que es más, es el obstáculo para el ecumenismo, entonces Pablo VI, Ratzinger y todos nosotros deberemos concluir que el ecumenismo debe perecer. Porque es imposible que una verdad revelada por Cristo para fundar la unidad querida por Cristo pueda ser el obstáculo… ¡para la unidad! [De hecho el Papado no es obstáculo, sino el único medio para tener parte en la unidad de la única Iglesia: «en esta única Iglesia de Cristo nadie vive y nadie persevera, que no reconozca y acepte con obediencia la suprema autoridad de Pedro y de sus legítimos sucesores» [22]].
   
Ratzinger lo sabe y no puede hablar libremente como su «colega» (como él llama a Ricca).
   
Al principio, por ende, usa rodeos:
Yo pienso que el Papado es sin duda el síntoma más palpable de nuestros problemas, pero sólo se lo interpreta bien si se lo encuadra en un contexto más amplio. Por eso pienso que, confrontado inmediatamente [como lo era aún en el «libreto» del encuentro N. del A.] no conceda fácilmente una vía de salida [23].
En definitiva: si se habla del Vaticano I, la utopía ecuménica muere al nacer, los equívocos se disipan, Cullmann mismo no estaría más de acuerdo, los verdaderos católicos caerían en la cuenta. Por eso, se bicicletea [24] y se lanza la fórmula de Cullmann: «Unidad en la diversidad» (volveremos sobre esto).
   
Pero a la larga debe abordar el problema del Papado. ¿Y qué propone? No por cierto el primado de jurisdicción que la Fe atribuye al Papa.
   
Según nuestra Fe el ministerio de la unidad está confiado a Pedro y a sus sucesores [25].
   
¿Pero en qué consiste este «ministerio de la unidad?» Ratzinger no lo dice.
   
Para la Iglesia consiste en el primado de jurisdicción (autoridad) del Papa sobre todos y cada uno de los fieles.
   
Para Cullmann consistiría a lo sumo (¡qué bondad la suya!) en un primado de honor [26]:
Considero el servicio petrino un carisma de la Iglesia católica, del cual aún nosotros protestantes deberemos aprender.
Así declara a «Il sabbato»; pero tiene más que decir:
El Papa es obispo de Roma y en cuanto tal se le podría conceder una presidencia en aquella «comunidad de las iglesias» que he proyectado. Personalmente vería un papel suyo como garante de la unidad. Se lo podría aceptar si no tuviese la jurisdicción sobre toda la cristiandad sino un primado de honor» [27].
Para Ricca, hay tres posibilidades:
   
O el Papado sigue y seguirá siendo […] más o menos lo que es hoy […] y entonces debemos pensar que, para hablar con exactitud, la unidad será un don final que se nos dará cuando Cristo vuelva [es decir: «¿Nosotros bajo el Papa? ¡Nunca, y más tarde tampoco, nunca!» N. del A.]. La segunda posibilidad es que el Papado cambie. Que cambie en una suerte de reconversión ecuménica del Papado. […] Hasta ahora he estado al servicio de la unidad católica; de ahora en más me pongo al servicio de la unidad cristiana[…] [Papa = presidente de una nueva iglesia ecumenista N. del A.].
   
La tercera hipótesis, en cambio, es que el Papa siga siendo lo que es, pero no se proponga como centro y fulcro de la unidad cristiana, sino simplemente como centro de la unidad católica. […] Las iglesias podrían […] reconocerse recíprocamente como iglesias de Jesucristo, realmente unidas entre sí y realmente diversas entre sí, dándose una cita periódica en un Concilio verdaderamente universal […] [Papa = jefe de una iglesia cristiana entre las otras unidas en un consejo ecuménico N. del A.] [28].
   
Para Ratzinger, ¿en qué consiste el papel del Papa? Lo he dicho: calla, o mejor, no corrobora la fe católica (primera hipótesis de Ricca) y deja entrever la tercera hipótesis como etapa intermedia y la segunda como meta final. Por el momento, recuerda como «las iglesias ortodoxas» [heréticas y cismáticas, N. del A.] «no deberían cambiar en su interior mucho, casi nada, en el caso de una unidad con Roma» [29] «y que en la sustancia», esto «vale no solamente para las iglesias ortodoxas, sino aún para las nacidas en la Reforma» [30] al punto que él estudió, con amigos luteranos, varios modelos posibles de una «Ecclésia cathólica confessiónis Augustánæ» («Iglesia Católica de confesión augustana», esto es, que sigue las herejías protestantes de la «Confesión de Augsburgo», suerte de «credo» protestante presentado por el heresiarca Melanchton a Carlos V) [31].
   
¿No se asemeja todo esto a las propuestas (heréticas) de Cullmann y de Ricca (versión segunda)? Tendremos una Iglesia presidida por el «Papa», con una rama «ortodoxa» que sigue siendo tal y una rama protestante inalterada. Por otra parte, para Ratzinger, los «ortodoxos» (y, mutatis mutandis, los protestantes) «tienen un modo diverso de garantizar la unidad y la estabilidad en la fe común, diverso del que tenemos nosotros en la Iglesia católica de Occidente» (esto es, para los «ortodoxos», liturgia y monaquismo) [32].
   
Ahora bien, ¿quién no ve que la liturgia y el monaquismo entre los «Ortodoxos» (como la Biblia entre los protestantes) no bastan en modo alguno para garantizar la unidad y la Fe? ¡El hecho es que, pese a la liturgia, el monaquismo y la Biblia ellos son cismáticos (sin unidad) y heréticos (sin fe)! ¡Querer reducir los dogmas de fe y la acción para preservarlos con la condena del error (por nosotros institucionalizada en el S. Oficio cuyo Prefecto es el Papa) con características peculiares no de la Iglesia Católica = universal, sino de una rama suya occidental (y romana), es aberrante! Y no son por cierto las citas del teólogo «ortodoxo» Meyendorf (que critica el universalismo en su forma romana, criticando también, como dice, el regionalismo como se ha formado en la historia de las iglesias ortodoxas» [33] que dan al «prefecto ecuménico» una patente de catolicidad. Meyendorf, en el fondo, repropone la aberración de Ricca: las iglesias, todas las iglesias, aún la Católica, deben cambiar profundamente para asegurar el ecumenismo.
   
En definitiva, Pío XI había metido el dedo en la llaga cuando escribió (se diría que hablaba de Cullmann): Hay quienes afirman y conceden que el llamado Protestantismo ha desechado demasiado desconsiderablemente ciertas doctrinas fundamentales de la fe y algunos ritos del culto externo ciertamente agradables y útiles, los que la Iglesia Romana por el contrario aún conserva; añaden sin embargo en el acto, que ella ha obrado mal porque corrompió la religión primitiva por cuanto agregó y propuso como cosa de fe algunas doctrinas no sólo ajenas sino más bien opuestas al Evangelio, entre las cuales se enumera especialmente el Primado de jurisdicción que ella adjudica a Pedro y a sus sucesores en la Sede Romana. En el número de aquellos, aunque no sean muchos, figuran también los que conceden al Romano Pontífice cierto Primado de honor o alguna jurisdicción o potestad de la cual creen, sin embargo, que desciende no del derecho divino sino de cierto consenso de los fieles. Otros en cambio aún avanzan a desear que el mismo Pontífice presida sus asambleas las que pueden llamarse «multicolores». Por lo demás, aun cuando podrán encontrarse a muchos no católicos que predican a pulmón lleno la unión fraterna en Cristo, sin embargo, hallaréis pocos a quienes se les ocurra que han de sujetarse y obedecer al Vicario de Jesucristo cuando enseña o manda y gobierna [34].
   
Como se ve, de 1928 hasta hoy, los Protestantes no han dado un solo paso adelante, mientras habríamos debido ver cualquier cosa menos la presencia del «Papa» en los «congresos multicolores» de los acatólicos.
   
Fin último: la unidad de la Iglesia
Pero volvamos a Ratzinger. Por no abordar el problema del Papado, inicia el discurso con el ecumenismo. En él «la finalidad última es, obviamente, la unidad de las iglesias en la Iglesia única» [35]. Es «la unidad de la Iglesia de Dios al a cual tendemos» [36]. El fin hacia el cual Ratzinger nos quiere dirigir es falso en su punto de partida. Si la «Iglesia es única», ¿qué tienen que hacer «las iglesias»? Esta «única Iglesia», ¿es o no es la Iglesia Católica? ¿O acaso la Iglesia Católica es una de las «iglesias» que deben, en un futuro, unirse (siempre más) en la «Iglesia única»? En el primer caso (Iglesia única = Iglesia Católica): el fin ya se ha alcanzado, la Iglesia ya es «una», el ecumenismo no tiene otra finalidad que la abjuración, por parte de los heréticos y cismáticos, de sus errores, y las «iglesias» son solo sectas y conventículos que no deben unirse sino desaparecer.
    
En el segundo caso (Iglesia única = unión más o menos estrecha de «iglesias» más o menos diversas) Ratzinger nos propina el error condenado por Pío XI en «Mortálium Ánimos»:
Y aquí se Nos ofrece ocasión de exponer y refutar una falsa opinión de la cual parece depender toda esta cuestión, y en la cual tiene su origen la múltiple acción y confabulación de los católicos que trabajan, como hemos dicho, por la unión de las iglesias cristianas. Los autores de este proyecto no dejan de repetir casi infinitas veces las palabras de Cristo: «Sean todos una misma cosa… Habrá un solo rebaño, y un solo pastor» (Jn XVII, 21; X, 16), mas de tal manera las entienden, que, según ellos, sólo significan un deseo y una aspiración de Jesucristo, deseo que todavía no se ha realizado. Opinan, pues, que la unidad de fe y de gobierno, nota distintiva de la verdadera y única Iglesia de Cristo, no ha existido casi nunca hasta ahora, y ni siquiera hoy existe: podrá, ciertamente, desearse, y tal vez algún día se consiga, mediante la concorde impulsión de las voluntades; pero entre tanto, habrá que considerarla sólo como un ideal. Añaden que la Iglesia, de suyo o por su propia naturaleza, está dividida en partes; esto es, se halla compuesta de varias comunidades distintas, separadas todavía unas de otras, y coincidentes en algunos puntos de doctrina, aunque discrepantes en lo demás, y cada una con los mismos derechos exactamente que las otras.
¿Puede explicarse el «prefecto ecuménico»? Para él, ¿existe ya la única Iglesia de Cristo, y ésta es la Iglesia Católica, o no?

¿Cómo será la Iglesia del futuro?
Lamentablemente temo que ya se haya explicado. El fin último (la unión en la Iglesia de las iglesias) está en el futuro, un futuro lejano y… desconocido.
   
«Esta meta, pues, la de cada trabajo ecuménico, es llegar a la unidad real de la Iglesia [¿que ahora no existe? ¿Que es sólo aparente?¿Irreal? N. del A.], la cual implica pluralidad de formas que no podemos todavía definir» [37]. Y en otra parte: «Yo no osaría por el momento sugerir para el futuro realizaciones concretas, posibles y pensables» [38].
   
Ricca, muy protestantemente, ha apreciado mucho estas expresiones de Ratzinger. Porque coinciden con su pensamiento. Después de haber recordado los ocho siglos de luchas entre valdenses y católicos, Ricca añade:
Entonces, ¿por qué estamos juntos? Estamos juntos porque, si es verdadero que sabemos bien quiénes somos, y bastante bien quiénes hemos sido, en cambio no sabemos todavía quiénes seremos. Y la misma reserva del cardenal al no proponer modelos, esto es, exactamente, al no saber, es precisamente la actitud que, en el fondo, nos liga [39].
¡Unidos, valdenses y secuaces del Vaticano II, en no saber cómo será la Iglesia! (Porque, como explica Ricca, o las iglesias cambian o el ecumenismo muere). Que un protestante se reconozca en la idea de una futura Iglesia desconocida, pase. ¿Pero un católico? ¿Cómo se concilia todo eso con la indefectibilidad de la Iglesia? ¿Qué otro modelo de Iglesia se puede proponer a los protestantes si no el querido por Cristo y fundado sobre Pedro? ¿Cómo puede un «cardenal» no saber cómo debe ser la Iglesia, cuando Cristo la ha fundado hace dos mil años?
   
Se diría que Ratzinger tiene de la Iglesia la concepción que Teilhard tiene de ella: que la Iglesia no existe… todavía; está en evolución… hacia su punto Omega, la meta final del ecumenismo.

La unidad en la diversidad
La Iglesia, entonces, será una (en la pluralidad de formas). En el futuro. Dios solo sabe cuando. ¿Y mientras tanto? Mientras tanto hay «un tiempo intermedio» [40]: «unidad en la diversidad».
   
Este modelo —explica Ratzinger— se podría expresar a mi entender con la fórmula bien conocida de la «diversidad reconciliada», y sobre esto punto me siento muy cerca de las ideas formuladas por el apreciado colega Oscar Cullmann [41].
   
Cuál es el modelo Cullmann, ya lo hemos visto. Cómo lo propone Ratzinger, lo veremos enseguida. Baste decir que Ricca ha comprendido volando:
Deseo ante todo declarar que, respecto de lo recién dicho por el Cardenal Ratzinger, estoy de acuerdo en un 99% por no decir un 100%. Digo más: me alegro y mi complazco. Sobre esta base se puede construir: el mismo concepto de diversidad reconciliada, como Uds. saben, es de matriz luterana [42].
Ratzinger, por lo tanto, nos quiere conducir a una desconocida iglesia multiforme partiendo de un fundamento de matriz luterana.
     
Retorno a lo esencial.
¿Pero cómo se realiza, concretamente, esta «diversidad reconciliada»? No se trata, advierte Ratzinger, de «estar contentos con la situación que tenemos», de resignarnos estáticamente a ser diversos [43].
   
Hace falta, en cambio, perseverar dinámicamente andando juntos, en la humildad que respeta al otro, aún donde la compatibilidad en doctrina o praxis de la iglesia no se ha obtenido todavía; consiste en la disponibilidad a aprender del otro y a dejarse corregir por el otro, en la dicha y gratitud por las riquezas espirituales del otro, en una permanente esencialización de la propia fe, doctrina y praxis, para siempre de nuevo purificarla y nutrirla de la Escritura, teniendo la mirada fija en el Señor…[44]
   
¡Cuántos contrasentidos en pocas líneas!
   
¿Cómo se puede «andar juntos» si se piensa y se actúa de modo diverso?
   
¿Cómo puede la Cátedra de la Verdad —la Iglesia de Cristo— aprender (alguna cosa que ya no conocería) y por añadidura prestarse a ser corregida por los herejes? ¿Cómo se puede «respetar» la herejía y el cisma, es decir el pecado? Porque es en cuanto heréticas y cismáticas que las sectas protestantes u «ortodoxas» se distinguen de nosotros.
   
Y por fin, ¿qué significa «esencializar» (¡permanentemente!) la fe? La idea está en el centro del pensamiento de Ratzinger (y más también): la busca del Wesen, de la esencia del cristianismo, es una busca típica de la teología alemana de hace más de un siglo a esta parte. Baste pensar en las obras de Ludwig Feuberbach (1841), de Adolf Harnack (1900), de Karl Adam (1924), de Romano Guardini (1939), de Ignatius Theodore Eschmann (1947), y en la reciente propuesta de Karl Rahner acerca de una formulación sintética del mensaje cristiano. Análogamente a las tentativas arriba recordadas, la busca de Ratzinger sobre la esencia del cristianismo lleva claramente la impronta del tiempo en el cual nació, tiempo que en cada vez más partes se designa es como «la edad post-cristiana de la fe», caracterizada no tanto por la negación de ésta o aquélla otra verdad de fe, cuanto más bien por el hecho de que la fe en su complejo parece haber perdido su mordiente, su capacidad de interpretar el mundo, frente a otras visiones que parecen dotadas —si no de otra cosa— de mayor eficacia operativa [45].
   
En realidad, cada tentativa de «esencializar» la fe arriesga destruir la Fe misma. Contra los ecumenistas ya escribía Pío XI:
Además, en lo que concierne a las cosas que han de creerse, de ningún modo es lícito establecer aquella diferencia entre las verdades de la fe que llaman fundamentales y no fundamentales, como gustan decir ahora, de las cuales las primeras deberían ser aceptadas por todos, las segundas, por el contrario, podrían dejarse al libre arbitrio de los fieles; pues la virtud de la fe tiene su causa formal en la autoridad de Dios revelador que no admite ninguna distinción de esta suerte. Por eso, todos los que verdaderamente con de Cristo prestarán la misma fe al dogma de la Madre de Dios concebida sin pecado original, como, por ejemplo, al misterio de la Augusta Trinidad; creerán con la misma firmeza en el Magisterio infalible de Romano Pontífice, en el mismo sentido con que lo definiera el Concilio Ecuménico del Vaticano, como en la Encarnación del Señor. No porque la Iglesia sancionó con solemne decreto y definió las mismas verdades de un modo distinto en diferentes edades o en edades poco anteriores han de tenerse por igualmente ciertas ni creerse del mismo modo. ¿No las reveló todas Dios? [46]
Ratzinger no explica claramente qué sería lo esencial de la fe, y que es, en cambio, «superestructura» (para Ardusso [47], sería esencial «presentarse como la iglesia de la fe al total servicio de los hombres que se liberan de superestructuras que les ofuscan la autenticidad del rostro»).
   
En su réplica conclusiva, él precisa sin embargo que su «pensamiento coincide con el del Profesor Ricca» [48] sobre la «palabra «esencialización». Debemos realmente retornar al centro, a lo esencial, o, con otras palabras: el problema de nuestro tiempo es la ausencia de Dios y por eso el deber prioritario de los Cristianos [juntos: católicos y acatólicos, N. del A.] es testimoniar al Dios viviente» [49]. Seguramente así los cristianos de todos los tipos (¡o casi!) estarán de acuerdo sobre el mínimo que es la existencia de Dios, «la realidad del juicio y de la vida eterna» [50]; y este «imperativo», por fuerza, «une», porque «todos los cristianos están unidos en la fe de este Dios que se ha revelado, encarnado en Jesucristo» [51] (Para la condena de esta idea de un testimonio común consúltese siempre Mortálium Ánimos).
   
Recíproca purificación.
¿Pero cómo se da, en la práctica, la continua «esencialización» (que Congar —recuerda Ricca — llamaba «ressourcement»)?
   
Para Ratzinger este proceso, positivo, viene de las otras «iglesias». La Iglesia Católica sería así continuamente purificada… por parte de las sectas heréticas. Por lo cual, en espera de la unidad (multiforme), es bueno que haya diversidad (reconciliada).
«Opórtet et hæréses esse» dice San Pablo. Quizás no estamos todavía todos maduros para la unidad y necesitamos la espina en la carne, que es el otro en su alteridad, para despertarnos de un cristianismo mermado, recortado. Quizás es nuestro deber ser espina el uno para el otro. Y existe un deber de dejarse purificar y enriquecer por lo otro. […] Aún en el momento histórico en el cual Dios no nos da la unidad perfecta, reconocemos al otro, al hermano cristiano, reconocemos las iglesias hermanas, amamos la comunidad del otro, nos vemos juntos en un proceso de educación divina en la cual el Señor usa las diversas comunidades una para otra, para hacernos capaces y dignos de la unidad definitiva» [52].
Por ende, según Ratzinger, Dios querría las «herejías» (mientras sólo las permite, como permite el mal); y lo que es más, Dios quiere, provisoriamente, las divisiones, las diversas comunidades, para que una perfeccione a la otra. La Iglesia Católica estaría por ende «despertada» «purificada», «enriquecida» y no más «mermada» gracias a las sectas heréticas de que se sirve el Señor. Y viceversa, la Iglesia Católica desempeñaría la misma función en las confrontaciones con las otras iglesias. Todas, dialécticamente, en marcha hacia la indefinida unidad futura de una Iglesia desconocida que resultará de este proceso.
   
Modelo, pero solo modelo, de esta Iglesia futura es la Iglesia primitiva, la cual estaba unida «en los tres elementos fundamentales: Sagrada Escritura, regula fidei, estructura sacramental de la Iglesia y además, era diversísima» [53]. ¿No estaba unida también bajo el magisterio y el gobierno del Papa? Y, aún en las diversidad locales, ¿no había la misma fe, cosa que no se da con los protestantes y los ortodoxos?
   
Ratzinger nos pide adherir a una iglesia futura desconocida modelada sobre una iglesia antigua falseada para abandonar, en realidad, la Iglesia eterna e inmutable de Cristo.
   
Conclusión: Pío XI juzga a Ratzinger.
Si Ratzinger no sabe hacia qué modelo futuro van estas iglesias «espina-en-la-carne» que se «esencializan» unas con otras, se lo dirá Pío XI. El Papa se pronunció en aquélla encíclica que Ratzinger mismo osó declarar conforme al Vaticano II (!): «Mortálium Ánimos».
   
La teoría ecumenista, o pancristiana como se decía entonces, «allana el camino al naturalismo y al ateismo»; prepara «una pretendida religión cristiana que dista mil millas de la única Iglesia de Cristo» «es el camino al menosprecio de toda religión o indiferentismo, y al modernismo» «es una estupidez y una bestialidad». Pero no echemos a Ratzinger toda la culpa. Él no es sino el fiel interprete del Vaticano II, como por otra parte Karol Wojtyla. Es ése el cuerpo extraño que hay que expeler y que las fuerzas sanas de la Iglesia, esposa de Cristo, indudablemente rechazarán. En cuanto a nosotros, queremos pertenecer a la Iglesia Católica y no a las elucubraciones heterodoxas de Oscar Cullmann y de su discípulo (diversamente unido y unidamente diverso) Joseph Ratzinger.
      
NOTAS
[1] Ambas ligadas a Comunión y Liberación.
[2] N. del T.: Los valdenses son una secta herética italiana con muchos siglos y pocos adeptos.
[3] Ricca, «30 Giorni», p. 69.
[4] «Il sabbato», p. 61.
[5] Franco Ardusso, Giovanni Ferretti, Annamaria Pastore, Ugo Perone. La Teologia contemporanea: introduzione e brani antologici. Marietti 1980, p. 108.
[6] «Il sabbato», p. 63.
[7] Op. cit., p. 63.
[8] Ardusso, op. cit. p. 110.
[9] «Il sabbato», p. 62.
[10] Brescia, 1988
[11] Ibid.
[12] Ibid., p. 63.
[13] Ibid.
[14] Ibid.
[15] Ardusso, op. cit., p. 112.
[16] cf. Ardusso, op. cit., p. 112; «Il sabbato», p. 62.
[17] «30 Giorni», p. 68.
[18] Pío XI, Encíclica Mortálium Ánimos, del 6/1/1928.
[19] Ibidem.
[20] «30 Giorni», p. 7.
[21] Ibid., p. 70.
[22] Pío XI, Mortálium Ánimos.
[23] «30 Giorni», p. 66.
[24] En italiano: «si mena il canper l’aia», coloquialismo que significa hacer tiempo mediante vaguedades.
[25] «30 Giorni», p. 68.
[26] Esto es una herejía: DS 2593.
[27] «30 Giorni», p. 62.
[28] Ibid., p. 70-71.
[29] Ibid., p. 68.
[30] Ibid., p. 69.
[31] cf. «30 Giorni», p. 68.
[32] 30 Giorni», p. 68.
[33] Ratzinger en «30 Giorni» p. 68.
[34] Pío XI, Mortálium Ánimos.
[35] 30 Giorni», p. 66.
[36] Ibid., p. 67.
[37] Ibid., p. 66.
[38] Ibid., p. 68.
[39] Ibid., p. 69.
[40] Ibid., p. 66.
[41] Ibid., p. 67
[42] Ibid., p. 69.
[43] Ibid., p. 68.
[44] Ibid., p. 68.
[45] Ardusso, op. cit., p. 457.
[46] Pío XI, Mortálium Ánimos.
[47] Arsusso, op. cit., p. 458.
[48] «30 Giorni», p. 72.
[49] Ibid., p. 73.
[50] Ibid.
[51] Ibid.
[52] Ibid., p. 68.
[53] Ibid., p. 66.

sábado, 26 de noviembre de 2011

SAN JUAN BERCHMANS, CONFESOR Y NOVICIO JESUITA

¡Muy bien, siervo bueno y fiel! Ya que has sido fiel en lo poco, yo te confiaré lo mucho: ven a tomar parte en el gozo de tu Señor”. (San Mateo 25, 21).
 
San Juan Berchmans
 
El purísimo y angelical mancebo san Juan Berchmans, vivo retrato de las Reglas de la Compañía de Jesús, fue natural de Diest, en el ducado de Brabante, y nació en el día de sábado, con sagrado a la Virgen santísima, con quien tuvo toda su vida muy tierna y regalada devoción. Madrugaba ya desde niño para oír muy de mañana dos o tres misas antes de ir a la escuela; y acostábase a veces muy tarde para meditar en el silencio de la no che la sagrada pasión de Jesucristo. Cuando se confesó para comulgar la vez primera, halló el confesor tan limpia su conciencia, que apenas supo de qué poderle absolver. En su vida y costumbres parecía un ángel, y por tal era tenido; y con este nombre le llamaban. Rogó a sus padres que, a pesar de su pobreza, no le estorbasen el seguir la carrera de la Iglesia, a la que Dios le llamaba y así se concertaron con un canónigo de Malinas, que le serviría en su casa, y aprendería al mismo tiempo las letras humanas en el colegio de la Compañía. Ponía gran cuidado en imitar las acciones y ejemplos de san Luis Gonzaga; hizo, como él, voto de perpetua virginidad a gloria de la sacratísima Virgen; y con su compostura refrenaba a sus compañeros, de tal manera, que ninguno osaba a su vista desmandarse. Mas ¿quién podrá decir la suavísima fragancia y hermosura de sus virtudes, cuando se trasplantaron, como flores del cielo, de los eriales del siglo al paraíso de la religión? Entró Juan en la Compañía a la edad de diez y siete años, y así en el noviciado, como después en los colegios, vivió con tan grande ejemplo y opinión de santidad, que a los que habían conocido a San Luis Gonzaga, les parecía haberlo recobrado en la persona de nuestro santo mancebo. No puso con todo la perfección. de su santidad en asombrosas penitencias: su gran penitencia, decía que había de ser la fiel observancia de las reglas de la Compañía, sin apartarse de la vida común; y esto cumplió tan perfectamente, que jamás pudieron sus superiores y compañeros notar cosa de que poderle avisar; y él mismo tenía escrito entre sus propósitos que antes quisiera morir que quebrantar deliberadamente cualquier regla de la Compañía por mínima que fuese. Habíase obligado con voto a defender la inmaculada Concepción de María, y como hijo de tal Madre, guardaba tan rara modestia, que por sólo ver su semblante hermosísimo y modestísimo acudían muchos a la iglesia del Colegio Romano. Nunca quiso levantar los ojos para mirar muchas cosas dignas de ser vistas que hay en Roma, y algunos que habían procurado saber de que color los tenía, nunca lo pudieron saber. Enseñaba con gracia sin igual la doctrina a los pobres y rogaba a los superiores que le mandasen a la misión de la China, para alumbrar a aquellos infieles y derramar si pudiese la sangre por Cristo. Mas no era la patria de este ángel la tierra, sino, el cielo; y así a la edad de sólo veintidos años, abrazado con el santo crucifijo, el rosario y el librito de las reglas de la Compañía, entregó su alma purísima al Creador. En su lecho de muerte, como se le preguntase lo que había que hacer para asegurarse la protección de María, respondió: “Poca cosa, siempre que se sea fiel a Ella”.
  
MEDITACIÓN SOBRE LA FIDELIDAD EN LAS PEQUEÑAS COSAS
I. Sé fiel a Dios y antes de ofenderlo alguna vez prefiere perder tus riquezas, tu honor y tu misma vida. Es tu Soberano, y, a este título, le debes una inviolable fidelidad; Él es fiel en las promesas que te ha hecho, ¿por qué no habrías de serlo tú en los compromisos que has contraído a su respecto? Después de todo, si traicionas la fe que le juraste en el bautismo, lo obligarás a cumplir su palabra y a ejecutar las amenazas que te hace en la Sagrada Escritura. “Concededme, Señor, que os ame tanto como debo”. (San Agustín).
  
II. Sé fiel en las cosas más pequeñas; allí es donde se manifiesta el amor con mayor brillo. El temor al infierno nos impide a menudo cometer pecados mortales, pero sólo el amor es lo que nos hace evitar las faltas leves. Estas faltas, por otra parte, son muy peligrosas, porque nos disponen para las graves y atraen sobre nosotros penas temporales. Tus enfermedades, tus aflicciones, muy frecuentemente son castigos que Dios te inflige por tus pecados veniales. No esperes estar en el purgatorio para conocer la magnitud de las faltas que actualmente reputas leves.
   
III. Que tu fidelidad sea universal. Sirve a Dios en todo lugar, porque Él está en todas partes; sírvelo hasta el fin de tu vida, porque por la perseverancia ha de ser coronada tu fidelidad. Tú sabes que los honores, los placeres y las riquezas no podrían hacerte feliz, y, sin embargo, te agotas por adquirirlos. Sólo Dios puede darte la felicidad, ¡tú nada haces por Él! “El error humano tiene un culto para todo, excepto para Aquél que ha creado todo”. (Tertuliano).
  
REFLEXIÓN
Hallamos también escrito en el libro de los propósitos de este santo mancebo: «Aborreceré cualquier imperfección que pueda menoscabar la castidad». Tomen, pues, los jóvenes por ejemplo el de este santísimo mancebo, el cual es especialísimo abogado contra las tentaciones sensuales. En este propósito, conviente tener gran devoción a la Santísima Virgen, como San Juan Berchmans la tuvo y propagó.
 
La fidelidad a Dios. Orad por los que se consagran a la vida religiosa.
 
ORACIÓN
Rogámoste, Señor, que concedas a tus siervos la gracia de saber imitar los ejemplos de aquella inocencia y fidelidad en tu divino servicio, con los cuales el angélico joven Juan Berchmans te consagró la flor de su edad. Por Jesucristo, Nuestro Señor. Amén.

jueves, 17 de noviembre de 2011

ISRAEL Y LA PORNOGRAFÍA

ADVERTIMOS QUE EL SIGUIENTE ARTÍCULO COMPILATORIO TIENE MATERIAL GRÁFICO NO APTO PARA MENORES NI PERSONAS SUSCEPTIBLES, PERO SE PUBLICAN A MODO DE EVIDENCIA. SE APELA A LA DISCRECIÓN DEL LECTOR.
   
ISRAEL Y LA PORNOGRAFÍA
(Traducción de LA QUESTION)
 
El comunitarismo al estar de moda, aumenta la segmentación resultante. El ejército “más moral” en el mundo “expone” a sus soldadas a la revista de sexo Maxim muy en la línea de restaurar la reputación de la marca “sionismo” para atraer a los turistas a “Tierra Santa”. En las áreas a veces más inesperadas, descubrimos que hay una industria del porno por y para los Judios. BangItOut establece un ranking de los Top 10 sitios de pornografía kosher y Jewish Quaterly. Pero lo más sorprendente es descubrir ¡que el lugar de los Judios en la industria del porno estadounidense resulta ser considerable!
     
   
Descubrimos que promueven ambientes promiscuos, curiosamente, los sitios como Shaindy, que facilita relaciones extramaritales entre los Judios casados. Pero ¡lo más sorprendente es el el uso de modelos desnudas para ensalzar las virtudes y la importancia de la participación en el ejército de Israel! Por otra parte, según informa el diario Haaretz, un sitio web de citas matrimoniales utiliza estrellas porno para animar a solteros judíos jóvenes a usar sus servicios con la esperanza de que encuentren un alma gemela. En las páginas del sitio, considerado como el más visitado de solteros judíos, incluso los religiosos de costumbres severas, aparece Hila en buena compañía, ya que en su foto se le juntan sus “colegas”, como Sharon, de 26 años, una joven norteamericana “estudiante”, que no es otra que Devon Sweet, cuyas formas se muestran en los sitios frecuentados por otros públicos…
  
Como se ve, la Tierra Santa suscita en los que se han establecido allí, la violencia salvaje y el desprecio de la ley de Dios, una actitud bien religiosa…
     
JUDÍOS Y PORNOGRAFÍA: UNA RELACIÓN CONSENTIDA
  
  
Los judíos y su relación con la pornografía.
Los judíos, a lo largo de su historia, han vivido como una minoría entre otros pueblos. Ése es su típico modus vivendi: no viviendo ellos mismos en una sociedad judía, sino viviendo como una pequeña minoría -normalmente una rica y poderosa minoría- en una sociedad no judía. Israel es una excepción a este modelo, pero Israel es una anomalía, algo que ha existido durante sólo 50 años de los últimos 2000 años, e incluso hoy engloba solo una pequeña parte de los judíos del mundo. La mayoría de ellos vive en la llamada “Diáspora” como los miembros de una minoría judía en medio de una sociedad Gentil.
  
Típicamente ellos dependen de la tolerancia natural de sus huéspedes para penetrar mínimamente en la sociedad, entonces trabajan lenta y pacientemente para llevar esa tolerancia más allá de todos los límites. Ellos siempre han tenido un extraño instinto para rastrear las debilidades naturales de sus huéspedes y sus vicios, y usarlos para destruir la disciplina y el orden de la sociedad, para poder agrandar su espacio en la sociedad gentil, y ganar más y más influencia. Así, los judíos siempre han tenido una proclividad por el negocio del licor, los casinos y el juego en general, la prostitución, el comercio de esclavos blancos (en el pasado se vendían esclavos irlandeses en EE.UU. e Inglaterra), la pornografía, etc. No es ninguna coincidencia que durante muchos años la familia judía Bronfman haya poseído la compañía que es la mayor productora y distribuidora de licor en América del Norte: La Seagram Company. Hay muchos no judíos involucrados en el negocio hotelero en el país, pero en Las Vegas, dónde jugar es tan íntimamente relacionado con los hoteles, el negocio esta completamente dominado por los judíos.
 
En el rimbombante nuevo negocio de la pornografía en Internet, el operador más grande, el llamado “Bill Gates de la pornografía digital”, es un buen chico judío llamado Seth Warshavsky, que posee clublove.com y muchos otros de los más grandes sitios web de pornografía. También es conocido como el “Hugh Hefner Virtual” o “el rey del ciberporno”. Tiene 24 años y ha sido portada del Wall Street Journal. Dirige y es propietario de Internet Entertainment Group, firma que ha creado algunos de los webs X más populares, gestiona el de Penthouse, proporciona sexo en vídeo y en directo a más de 400 sitios repartidos por todo el planeta y factura 3.000 millones de pesetas al año….
  
Seth Warshavsky y Hugh Hefner, los reyes judíos de la pornografía
 
Pero Warshavsky no es un caso aislado. Los judíos dominan la producción y distribución de pornografía. Entre los principales pornógrafos con nombres judíos se encuentran Hugh Hefner, Wesley Emerson, Paul Fishbein, Herbert Feinberg (también conocido como Mickey Fine), Lenny Friedlander, Bobby Hollander, Rubin Gottesman, Fred Hirsch y sus hijos Steve y Marjorie, Paul “Norman” Apstein, Steve Orenstein, Theodore Rothstein, Reuben y David Sturman, Ron Sullivan, Sam y Mitch Weston (Spinelli).
 
Los judíos también acapararon la mayoría de los principales papeles masculinos en films porno de los 70’s y 80’s. Los “sementales” hebreos incluyen a Buck Adams, Bobby Astyr, R. Bolla (Richard Parnes), Jerry Butler (Paul Siderman), Seymour Butts (Adam Glaser), David Christopher (Bernie Cohen), Steve Drake, Jesse Eastern, Jamie Gillis, Ron Jeremy (Hyatt), Michael Knight, Ashley Moore, David Morris, George Payne, Ed Powers (Mark Arnold), Harry Reems (Herbert Streicher), Dave Ruby, Herschel Savage, Carter Stevens (Mal Whorb), Marc Stevens, Paul Thomas (Phil Tobias), Marc Wallice, Randy West and Jack Wrangler.
 
Entre las actrices judías están: Avalon, Jenny Baxter (Jenny Wexler), Busty Belle (Tracy Praeger), Chelsea Blake, Tiffany Blake, Bunny Bleu, Lee Carroll (Leslie Barns), Blair Castle/Brooke Fields (Allison Shandibal), Courtney/Natasha/ Eden (Natasha Zimmerman), Daphne (Daphne Franks), Barbara Dare (Stacy Mitnick), April Diamond, Jeanna Fine, Alexis Gold, Tern Hall, Heather Hart, Nina Hartley, C. J. Laing (Wendy Miller), Frankie Leigh (Cynthia Hope Geller), Gloria Leonard, Traci Lords (Nora Louise Kuzman), Amber Lynn, Tonisha Mills, Melissa Monet, Susan Nero, Scarlett O. (Catherine Goldberg), Tawny Pearl (Susan Pearlman), Nina Preta, Tracey Prince, Janey Robbins (Robin Lieberman), Alexandra Silk, Susan Sloan, Annie Sprinkle (Ellen Steinberg), Karen Summer (Dana Alper), Zara Whites y Ona Zee (Ona Simms).
 
El pornógrafo Seymour Butts atribuye el gran número de judíos involucrados en la pornografía a su deseo de obtener ganancias. “Los judíos se ven atraídos por el dinero. Nosotros somos personas inteligentes que hemos sido perseguidas a través del tiempo. Los débiles de nuestro pueblo fueron eliminados. Los judíos constantes sobrevivieron... desde Egipto hasta Alemania”.
  
¿Has visto algunas de las sucias y malintencionadas basuras que esos judíos drogadictos y homosexuales de Hollywood han estado produciendo últimamente? ¿DÓNDE SE DETENDRÁN?
  
Y así funciona la cosa. Ellos propagan cualquier cosa que corrompa y debilite a sus huéspedes, cualquier cosa sea moralmente destructiva, cualquier cosa que haga que sus huéspedes se olviden de sus propias tradiciones y valores. Ellos atacan el orden y la disciplina: esas cosas no son divertidas, esas cosas están anticuadas, esas cosas no están de moda, les dicen los judíos a los jóvenes. Ellos ridiculizan los conceptos de honor y de responsabilidad personal. Ellos distraen a las personas de las cosas importantes y llenan a sus mentes con tonterías . Ellos animan cada tendencia que está alienando, cada tendencia que separa a las personas de sus raíces. Ellos predican la “tolerancia” como la virtud suprema: sus huéspedes deben ser tolerantes a toda clase de suciedad, debilidad y perversidad. Todo esto ocurre mientras ellos se introducen cada vez más profundamente en la sociedad huésped.
  
 
Ahora en una de las avanzadas contra su mayor enemigo: la Iglesia Católica, a la cual tratan de humillar a diario, han logrado las cadenas semitas de prensa (es decir las cadenas de prensa, ya que toda está en sus manos), crear una corriente de escandalo con sacerdotes pederastas, pero no dicen que la corriente homosexual creada por ellos mismos, que son los que apoyan que las parejas de homosexuales adopten niños como fuente de abastecimiento sexual. No dicen que Michael Jackson es un depredador sexual, pues éste genera millones en la industria de la farándula y la música diabólica a la cual le han hecho un culto. No pierden oportunidad de crear películas en contra de la Iglesia, pero jamás en contra de un Rabino y si alguien osara hacerlo, la Liga Antidifamatoria y el B’nai B’rith se encargarian de llevarlo a los tribunales para obligarlo a pagar cuantiosas sumas de dinero en compensaciones. Del holocuento han hecho un santuario, ya no saben de dónde van a seguir reclamando y es a la Iglesia a la que en estos momentos intentan sacar billones, inventando historias sobre el tema de culpabilidad de la Iglesia en la Segunda Guerra Mundial.
 
Valores familiares judíos
Los judíos nunca se cansan de decir a cualquiera que quiera escucharlos, que ellos han hecho muchas contribuciones valiosas a la civilización. Últimamente, muchas personas han estado preguntando, “¿Qué contribuciones? ¿Cuándo? ¿Dónde?”. ¿Puede nombrar alguien simplemente un judío a quien los niños puedan ver como un héroe? Para ser justo, hay un campo en el que los judíos ha hecho semejante “contribución maravillosa”, y debe admitirse que este campo se ha vuelto un monopolio judío. Para la falta de un término peor, esta categoría es a menudo llamada “Valores familiares judíos”. Debajo de se lista algunos héroes y heroínas judíos, y detalles del informe de sus valiosas “contribuciones” a la civilización.
 
Según la revista Time del 9 de mayo de 1983, la inventora de las líneas de teléfono de sexo es Gloria Leonard. La señorita Leonard era uno de los 21 afortunados ganadores en la “Lotería de Teléfono” de Nueva York. Ella usó esta oportunidad para aprovechar su experiencia como una estrella de innumerables películas pornográficas duras y como fundadora y editora de la revista de pornografía dura High Society. La señorita Leonard se refiere a menudo a si misma como “una agradable muchacha judía del Bronx”.
 
La revista Time Out del 6-12 de mayo de 1983, informó sobre la visita a Gran Bretaña de Al Goldstein, que es el fundador y editor de revista Screw y el organizador del programa de entrevistas en televisión por cable ‘Midnight Blue’. El periodista Steve Grant entrevistó a Goldstein y lo describió como “un excéntrico embajador israelí”. Goldstein dijo: “La aduana británica me agredió de nuevo. Ellos me destrozaron las revistas [Screw, su revista pornográfica]. Si ellos lo hacen de nuevo, me mudaré aquí permanentemente. ¿Cómo afectaría esto a tu vecindario? Muchacho, ¿pensaste que los indios eran una pena? Espera hasta encontrarte con un pornógrafo judío. Empezaré una tira de dibujos animados probablemente con Margaret Thatcher y Reagan cogiendo. ¡Wow!”.
 
El 13 de octubre de 1982, el National Film Theatre presentó “Mujerzuelas y Diosas – Annie Sprinkle”, una serie de películas descriptas en el folleto de NFI como “videos chocantes pero verdaderos… una mirada absurda, cordial y adoradora al sexo, desafiando los límites de feminidad y mitos de normas sexuales”. Annie Sprinkle se refiere a menudo a ella misma como “una muchacha judía agradable de Brooklyn”. El nombre real de Annie Sprinkle es Ellen Steinberg.
 
El Sunday Express del 6 de diciembre de 1992 informó que la cadena de tiendas de sexo Ann Summers es propiedad de los hermanos Ralph y David Gold. Ellos también poseen 50% de Sullivan’s Sport Newspapers y publican Bite, una revista de pornografía suave para mujeres. El director gerente de Ana Summers es la hija de David Gold, Jacqueline. La revista Ms. de Londres del 4 de octubre de 1993 informó que la Srta. Gold, ahora de 33 años, “entró en la compañía de papá… cuando ella tenía 19 años” . Ella es “la mujer de negocios astuta que creó las fiestas de Ann Summers basadas en las fiestas de Tupperware”. La Srta. Gold ha dicho: “Cuando yo empecé, el negocio era orientado hacia los varones. Las fiestas me excitaron tanto porque vi una nueva avenida entera para las mujeres”.
 
Chaim Bermant, escribiendo en la Jewish Chronicle del 15 de enero de 1993 y llamó la atención sobre los cementerios para las prostitutas judías en Río de Janeiro y Buenos Aries. Al parecer, éstos son los únicos cementerios judíos que los vándalos judíos “anti-Nazi” no han logrado profanar. Bermant también notó las contribuciones que los judíos hicieron a la sociedad inglesa al principio de este siglo: “En el mismo periodo (1903-1909), 151 forasteros, la mayoría de ellos judíos, se declaró culpable por mantener burdeles, y 521 por ofrecerse sexualmente... el Rabino Avigdor Schonfeld… declaró esto para llamar la atención sobre la existencia de prostitutas judías que dañaban el buen nombre del pueblo judío”.
 
El número de febrero de 1992 de Harper’s and Queen informó sobre los valores familiares de los descendientes de Sigmund Freud. Su nieto Lucian es un pintor que “expone desnudos a sus esposas, sus amantes y sus niños en sus retratos”. La periodista Raffaella Barker comentó: “Ningún artista en el mundo ha pintado tantas veces desnudas a sus hijas como Lucian Freud”. Su hija Esther ha escrito una novela basada en la vida con su hermana, Bella, y sus padres solteros. El título de la novela es Hideous Kinky. (Hideous se traduce como horrendo, abominable, excecrable, horrible, odioso; y kinky como enloquecedor).
 
Sobre estas líneas, podemos ver dos obras de “arte” del judío austríaco Hermann Nistch, en una feria libre de 1998, financiada con fondos públicos y aplaudida por las autoridades de entonces. Odio criminal y sacrificios de animales similares a los fomentados en el Kosher.
 
Otro pintor que ha aplicado los valores de familia judíos a su “arte” es Robert Lenkiewicz, quien fue perfilado por Paul Pickering en el Sunday Telegraph del 28 de noviembre de 1993. Pickering ha informado: “Lenkiewicz nació en 1943 de padres judíos… Algunos de sus mejores trabajos vienen dentro de un skinfold de Lucian Freud… Su educación judía y el Holocausto son la motivación contínua para su interés en el comportamiento obsesivo. En particular, Nazismo… “Ése es uno de mis temas. En total he hecho 18 proyectos que son un esfuerzo por definir comportamiento obsesivo”… Lenkiewicz aparece de forma prominente en sus pinturas. En ocasiones un poco de forma demasiado prominente: en un cuadro se lo ve copulando con una cabra… Él llegó a Plymouth hace 20 años, después que la policía lo expulsó de Hampstead. “Ellos tenían razón. Yo parecía ser un foco de atracción para cierta clase de personas incorrectas. Ellos me dijeron que saliera de pueblo y no regresara”. Quizás porque Lenkiewicz tiene engendrados por lo menos 15 niños ilegítimos con varias mujeres, Pickering concluye, “Robert es exactamente la clase de artista sobre los que los padres advierten a sus hijas”.
 
Robert J. Stoller, M.D. en su libro Porn: Myths for the Twentieth Century (Pornografía: Mitos durante el Siglo XX), escrito en 1991, buscó entender la mentalidad de las personas involucradas en el negocio de la pornografía dura, que se centra en el valle de San Fernando de California. Mientras entrevistaba a algunos de los actores y actrices, le dijeron, “Si usted ingresa en el mundo de la pornografía, es increíble. Es una familia extendida… De hecho, casi se siente como ir a un country club condicionado. Hay tantas personas judías involucradas en esto…”.
 
El corresponsal en Nueva York del Guardian’s, Mark Iran, informó el 4 de enero de 1994 en un artículo titulado “Las calles malas de Nueva York se vuelven limpias”, “En Chelsea, bajo Manhattan, los israelitas ejecutan el negocio de la pornografía...”.
 
El Guardian del 22 de abril de 1992 publicó un artículo titulado ‘El Idioma de la lujuria’ en el que Geraldine Bedell contó la carrera de Isabel Koprowski. La Srta. Bedell ha escrito: “Koprowski, de 36 años, es una pornógrafa. Esta es su propia definición de lo que ella hace como editor gerente de Forum y Penthouse, y… una nueva revista del cima-estante, For Women que ella promete serán ‘una cruza entre Penthouse y Marie Claire’. La Srta. Koprowski le dijo a Tony Parsons del Evening Standard de Londres el 13 de abril de 1992, “Nuestro objetivo es ampliar los límites de las revistas de mujeres”. La Srta. Koprowski ha sido descripta por la Jewish Chronicle como “una agradable muchacha judía”.
 
George Orwell, en su primer libro, Down and Out in Paris and London, registró una conversación que él había tenido con su compañero de cuarto ruso: “Yo te diré como son los judíos. Una vez, en los primeros meses de la guerra, nosotros estábamos en marcha, y nos habíamos detenido en un pueblo durante la noche. Un horrible viejo judío, con una barba roja como Judas Iscariote, vino furtivamente a mi alojamiento. Yo le pregunté que quería y el contestó ‘He traído a una muchacha para usted, una muchacha joven y bonita de sólo 17 años. Serán sólo 50 francos’. ‘Gracias’, dije yo, ‘puede usted llevarsela de nuevo. No quiero pescarme ninguna enfermedad’. ‘¡Enfermedades!’, lloró el judío, ‘mais Monsieur le capitaine, no hay ningún peligro de eso. ¡Es mi propia hija!’. Ése es el carácter nacional del judío”.

Conclusiones
Sabemos que el judio es apegado e inteligente, con una acentuada aversión al trabajo corporal, que signifique fatiga, pero muy disciplinado en la ciencia y las letras… la cultura domina sobre los demás.
 
Debido al énfasis de Judaísmo en la educación y la destreza verbal, los judíos dominan generalmente los medios académicos, el entretenimiento y los medios de comunicación en general. La pornografía fluye desde esta cultura sobre la que los judíos ejercen una influencia desproporcionada, considerando que son sólo el 2% de la población norteamericana (y un porcentaje muchísimo menor en el resto del mundo).
 
En las artes, Hollywood es la cuna de toda propaganda nociva al mundo, donde se enseña a una sociedad la crudeza de todo lo malo y lo inimaginable. .. en manos de quien está la cinematografia?

La pornografia y sexo: teatro, televisión, revistas… ¿ya olvidaron a la Dra. Ruth (Karola Ruth Siegel Hanauer vda. de Westheimer) y sus programas educativos de sexo?… La Dra. Ruth, judía, tenia la mision de incrementar el sexo en la sociedad norteamericana.
 
Pregunta: ¿Quienes son los principales proveedores mundiales de basura, degradación y DECADENCIA? - Respuesta: ¿QUIEN MÁS …? Sólo ojea los créditos de cualquier revista o video porno… siempre parecerá como si leyeras una página de la guía telefónica de Tel Aviv.
 
En EE.UU. la pornografía, la industria cinematográfica de violencia y todo lo aberrante que pueda entrar por los ojos de un niño, es producido por estos turbios personajes a los que sólo les preocupa destruir a los infieles y a la vez enriquecer sus arcas.
 
El sionismo se ha centrado en destruir la figura femenina aria y su concepción maternal. Nuestra cultura educaba a la mujer para que formase una familia con dignidad, ejerciendo su derecho vital de ser madre, pero claro, todo esto es machista, y hace parecer a la mujer un objeto(!), la mujer tiene que ser igual al hombre (en lo peor): fumadora, borracha, e indecente.
 
Ahora es cuando realmente la mujer no pasa de ser un objeto -sobre todo sexual, desde la pornografía al comportamiento de la mayoría- ya que ha renunciado a su esencia y vive sumisa a la degradación, con la mente más sucia que muchos asiduos a los burdeles. Muchas son una nueva especie de prostitutas, que los días de marcha se dedican a colocarse y a calentar al primero que pasa. Pero los que se aprovechan de ellas también son indignos, ya que rebajan su calidad humana a los antojos de una niñata ramera. Hemos de ser benévolos con estas niñas, haciéndoles ver el error que están cometiendo y la fatal repercusión que tendrá en su vida.
 
Un Nacionalista ha de odiar todo lo que representa la lacra de la pornografía (por cierto, llevada a cabo por judíos) y de la prostitución, ya que realmente, está “prostituyendo a nuestra raza”. Ya se que algún envilecido creerá que esto es una estupidez, pero una estupidez es hacer algo de lo que según nuestro ideal debes estar en contra, ya que la prostitución y la pornografia es la forma de degradación más poderosa del $i$tema, y concluye siempre en una ruina social. Desde los medios de comunicación judaicos bombardean con temas de contenido sexual, que atraen para así meter sus afilados mensajes manipulativos de degradación, que son absorbidos por la masa mediocre.
 
Por lo tanto si queremos defendernos y contraatacar, creo que una de las mejores formas sería luchando contra la pornografía, para evitar el embrutecimiento de nuestras sociedades, y al mismo tiempo privar a los judíos de una de sus fuentes de financiación más importantes. Para lograr esto cualquier medio puede ser utilizado. Yo sugiero empezar por HACKEAR los sitios pornográficos, empezando por Playboy, del judío inmundo Hugh Hefner, que es el símbolo de toda esa “cultura” hebraica de decadencia y prostitución.
  
No te dejes arrastrar por la perdición de la juventud, cuanto más resistas, más fuerte serás.

miércoles, 16 de noviembre de 2011

¡PADRE MÍO, PERDÓNALOS PORQUE NO SABEN LO QUE HACEN!

Apelo urgente y angustioso dado por Jesús de Nazareth a un alma que es llamada Enoc, dado el día 25 de Octubre de 2011, a las 7:30.


¡PADRE MÍO, PERDÓNALOS PORQUE NO SABEN LO QUE HACEN!

LLAMADO ANGUSTIOSO DE JESÚS DE NAZARETH A LA HUMANIDAD

Hijos míos, que mi paz permanezca siempre en vosotros.

Los días están ya anunciando mi próxima venida. Padre mío, perdónalos porque no saben lo que hacen; ¿cuántos ultrajes a mi Divinidad tendré más que soportar?. Mi pasión se revive y mi calvario es más doloroso por tanta ingratitud y tantísimo pecado de la inmensa mayoría de la humanidad de estos últimos tiempos.

Cada aborto, cada inocente que muere, despedaza mi carne, las manos criminales me azotan; los niños y ancianos que mueren de hambre, son espinas que se clavan en mi cabeza, mi ser se estremece de dolor, cuando el hombre con su tecnología de muerte manipula la vida; la cruz que tengo que cargar en estos tiempos es más pesada, que la que cargue camino del Gólgota. ¡Cuánto me duele ver a mis jóvenes, sumidos en la oscuridad y la muerte, cuánto me duele ver los hogares destruidos, los mal vividos, las viudas y los huérfanos desamparados!. Lágrimas corren por mis ojos al ver que derrame mi sangre para redimirlos y todo parece que fue en vano. ¡Oh, que pesada es mi cruz, y qué lenta es mi agonía!. Venid cirineos y ayudadme a cargar esta cruz; llorad conmigo hijas de Jerusalén, enjugad mi rostro con vuestras lágrimas y os dejaré grabada en vuestra alma mi retrato. Yo soy el Cristo de todos los tiempos, que yace moribundo y triste, viendo tanta miseria humana, tanta ingratitud y tanto pecado de esta generación impía. Oh pastores de la Casa de mi Padre, mi rebaño se está perdiendo por vuestra displicencia y falta de compromiso a mi evangelio!. Cada sacerdote que se me pierde hace estremecer mi Iglesia y mi sangre brota a borbotones, viéndolos caer en el abismo. Soy vuestro Sumo Sacerdote que hoy os llama pastores de mi rebaño, a que retoméis el camino de mi evangelio y no sigáis en vuestra vida disipada. Os di ejemplo de humildad y entrega a la voluntad de mi Padre, ¿por qué entonces me atravesáis como Longino con la lanza de vuestra ingratitud, falta de fe y compromiso a mi evangelio?. Muchos ya no creen en Mí, muchos ponen en duda el misterio de la transustanciación de mi Cuerpo y de mi Sangre, encerrados en la sencillez de una hostia consagrada, y celebran mi Santo Sacrificio sólo por cumplir.

Tengo sed de verdaderos sacerdotes que se entreguen a Mí, y cumplan con la doctrina de mi Iglesia y mi evangelio. Mi pueblo yace sediento en busca de mi palabra, ¿quién podrá mitigar mi sed?; mis ovejas están cayendo en el despeñadero, porque no hay pastores que las guíen y las lleven al redil; la mies es mucha y los obreros son muy pocos. Apacentad mis ovejas pastores de mi rebaño y cumplid con vuestro ministerio sacerdotal como os lo enseñe; no sigáis descuidando mi rebaño, para que no tengáis de qué lamentaros, porque en verdad os digo: Al que mucho se le da, mucho se le exigirá; haced buen uso de los talentos que os dí, para que podáis ser justificados y no tenga que deciros mañana, apartaos de Mí.

Tengo sed, estoy agonizando, grande es mi dolor y lenta mi agonía, por la multitud de vuestros pecados; venid a consolarme pueblo mío, venid a consolarme pastores de mi rebaño; vuestra compañía mitiga mi dolor y mi tristeza, no tardéis, porque ya la tarde está feneciendo y la noche está que llega. Os espero donde estoy preso y solitario. Soy vuestro Maestro, Jesús de Nazareth. El Amado que no es Amado.

Dad a conocer mis mensajes a toda la humanidad.

ESTÁ BIEN, NO RECONOZCO A BENEDICTO XVI... PERO ESTO ES DEMASIADO

Esta mañana, mientras escuchaba un programa radial, un corresponsal me informó de una campaña publicitaria en la que muestran a líderes mundiales besándose apasionadamente. Lo indignante del asunto es que 4 de esas fotos (eran 5 en total; aclaramos, TODO ESTO ES UN FOTOMONTAJE) eran homosexuales, y lo peor del asunto es que en una de las fotos muestran a Ratzinger/Benedicto XVI.

Pancarta donde aparece el Papa Benedicto XVI besándose con el Imán egipcio Ahmed el Tayyeb (aclaramos, ESTO ES UN FOTOMONTAJE realizado para United Colors of Benetton)

Al averiguar más del escándalo, encontré que la campaña era de la fundación UnHate (Sin Odio), perteneciente a la firma de ropa italiana United Colors of Benetton. Esta compañía es tristemente célebre porque hace 20 años (en 1991) sacó la foto de un cura besándose con una monja.

"Cura besando a una monja" (aviso publicitario de Benetton, 1991)

Si, está bien, yo no reconozco a Benedicto XVI como Papa; pero desprestigiarlo de ese modo es DEMASIADO GROSERO y confirma a las claras el odio que tiene el mundo contra Dios y la Iglesia.

miércoles, 2 de noviembre de 2011

CONMEMORACIÓN DE LOS FIELES DIFUNTOS

Bienaventurados los muertos que mueren en el Señor. (Apocalipsis, 14, 13).

Misa por las Ánimas del Purgatorio

Un santo ermitaño se cruzó en el camino con un monje de Cluny y le rogó dijese a San Odilón, abad de ese monasterio, que los demonios se quejaban por el número de almas que sus oraciones y la de sus religiosos libraban del purgatorio. En cuanto lo supo el santo abad ordenó a toda su Orden que consagrara el segundo día de noviembre para orar por la liberación de las almas del purgatorio. Esto fue en el año 998. Esta costumbre, adoptada en seguida por otros monjes y por la diócesis de Lieja en 1008, se extendió gradualmente en todo el Occidente.

MEDITACIÓN SOBRE LAS ALMAS DEL PURGATORIO 

I. Las almas del purgatorio sufren la pena de daño, porque están privadas de la vista de Dios. ¡Qué cruel es esta separación! La naturaleza y la gracia los impulsan violentamente hacia Dios, pero no pueden llegar hasta Él. Lo que les causa más pena es ver que su dicha es aplazada porque, en la tierra, gozaron de algunos leves placeres que les estaban prohibidos. Ten piedad de estas almas y, con tus mortificaciones, trabaja por retirarlas de esta triste morada.

II. Estas almas son atormentadas por el mismo fuego que atormenta a los condenados, su pena es la misma; la única diferencia está en que los condenados sufrirán toda la eternidad y las almas del purgatorio solamente un tiempo. Puedes abreviar este tiempo con tus oraciones, ayunos y limosnas. ¿Negarás esta caridad a tus padres, a tus hermanos cristianos que te la piden? Oye su queja: ¡Tened piedad de mí, tened piedad de mí, por lo menos vosotros que fuisteis mis amigos!

III. Estas santas almas, sin embargo, tienen consuelos en medio de sus suplicios, porque están resignadas a la voluntad de Dios que en ellas se cumple para purificarlas, y porque ven, por un lado, el infierno que evitaron, y por el otro, el cielo que las espera. Cristianos, aprended de ellas cómo hay que sufrir, y pasad lo más que podáis vuestro purgatorio en esta vida; sufrid con la misma fortaleza y la misma esperanza que las almas del purgatorio. Señor, purificadme en esta vida, a fin de que después de esta vida escape de las llamas del purgatorio. (San Agustín).

La devoción a las almas del purgatorio 
Orad por su liberación. 

ORACIÓN
Oh Dios, Creador y Redentor de todos los hombres, conceded a las almas de vuestros servidores y servidoras, la remisión de todos sus pecados, a fin de que obtengan por nuestras humildísimas oraciones el perdón que ellas siempre han deseado. Vos que vivís y reináis en unidad con el Espíritu Santo, por los siglos de los siglos. Amén.

martes, 1 de noviembre de 2011

FIESTA DE TODOS LOS SANTOS

Por la fe conquistaron reinos, ejercitaron la justicia, obtuvieron el efecto de las promesas. (Hebreos, 11, 33).

Todos los Santos (Altar de la Santísima Trinidad, de Alberto Durero)

Al comienzo del siglo VII, el santo Papa Bonifacio IV fue autorizado, por el emperador Focas, a cambiar el Panteón, erigido en honor de los falsos dioses a quienes los paganos festejaban juntamente, en iglesia que dedicó a la Santísima Virgen y a todos los mártires. Esta ceremonia tuvo lugar el 13 de mayo, y su aniversario llegó a ser fiesta fija anual, que el Papa Gregorio IV transfirió al 1º de noviembre y extendió a todo el imperio, el año 835, durante el reinado de Luis el Bueno, convirtiéndola en fiesta de todos los santos.

MEDITACIÓN SOBRE LA FIESTA DE TODOS LOS SANTOS I. La vida de los santos ha estado llena de miserias: han sido perseguidos y atormentados por los enemigos de Jesucristo; Dios les ha enviado aflicciones para probarlos y purificarlos; en fin, ellos mismos se rehusaron a los placeres más inocentes y ejercieron sobre sus cuerpos grandísimas austeridades. ¿Quieres ir tú a donde están ellos? He ahí el camino, sigue sus huellas; estos grandes hombres tenían un cuerpo como el tuyo, pero más valor que tú. No han sido de naturaleza superior a la nuestra, sino de mayor vigilancia; no estuvieron exentos de pecados, pero hicieron penitencia. (San Ambrosio).

II. Los santos a pesar de sus pruebas, siempre han estado alegres y contentos en esta vida, porque los consuelos que Dios derramaba en sus almas les quitaban todo sentimiento de los dolores del cuerpo. Míralos en el patíbulo y en los yermos: aquí, derraman lágrimas de consuelo, allí, están llenos de gozo en medio de las torturas. Dios es tan generoso que no quiere esperar la otra vida para recompensarlos, hasta lo hace en este mundo.

III. Si fueron consolados en esta vida, que era el lugar de exilio, de sus combates y sufrimientos, ¡de qué gozo no serán colmados en el cielo, su patria y lugar de su triunfo! Allí poseen todos los bienes que su corazón puede desear, porque poseen a Dios; no son afligidos por incomodidad alguna. Escucha lo que te dicen: "Para llegar al cielo no pienses encontrar un camino más cómodo que el que recorrimos nosotros en pos de Jesucristo. No busques aquí abajo lo que ningún santo ha podido encontrar, lo que Cristo mismo no ha encontrado".

La imitación de los santos
Orad por la Iglesia.

ORACIÓN

Omnipotente y eterno Dios, que nos concedéis que honremos en una misma solemnidad los méritos de todos vuestros santos, haced que, asistidos por tan numerosos intercesores, obtengamos cada vez más, según nuestros deseos, la multitud de vuestras gracias. Por J. C. N. S. Amén.