jueves, 31 de diciembre de 2020

NOVENA A NUESTRA SEÑORA DE ARÁNZAZU

Novena dispuesta por el Padre Fray Lorenzo García Sempere OP, y publicada en Manila por la Imprenta del Colegio de Santo Tomás, en 1887.
   
DÉCIMA
Sentada sobre el Espino
Te invocamos, Virgen Santa
De ese tu Jesús que encanta
Danos el amor más fino.
Feliz nuestro destino
Si nos miras, con ternura,
Si del crimen la amargura
Borras, con mano amorosa,
Si nos concedes graciosa
Quietud, santidad, ventura.
    
NOVENA DE NUESTRA SEÑORA DE ARÁNZAZU
  

Por la señal ✠ de la Santa Cruz, de nuestros ✠ enemigos, líbranos Señor ✠ Dios nuestro. En el nombre del Padre, y del Hijo ✠, y del Espíritu Santo. Amén.
   
ACTO DE CONTRICIÓN
Bondadoso Señor y Padre mío: postrado humildemente ante vuestra Majestad, confieso todos mis pecados, negligencias e infidelidades cometidas contra vuestro amoroso Corazón. Sí, Jesús mío, me arrepiento, me pesa una y mil veces de haberos ofendido e injuriado, con tanto atrevimiento, y propongo no volver a pecar, con el auxilio de vuestra divina gracia. Ayudadme, Jesús mío y Dios mío, por vuestros méritos infinitos y por la intercesión de vuestra Santísima Madre, a quien venero en su Imagen de Aránzazu, para que dichoso un día llegue a veros en la Patria de los justos. Amén
       
ORACIÓN PREPARATORIA PARA TODOS LOS DÍAS
Emperatriz soberana de los Ángeles, Madre purísima del Salvador. a Vos, amantísima Madre, acudimos, a vuestras plantas nos derribamos, para bendecir vuestro nombre, ensalzar vuestras grandezas y predicar las bondades, maravillas y gracias que dispensáis a los hombres desde ese bienhadado y divino Espino. Mirad, benignísima Señora, nuestras necesidades todas, y socorredlas piadosamente, para que en esta vida os bendigamos siempre y en el cielo podamos cantar eternamente vuestras misericordias. Amén.
    
DÍA PRIMERO – 31 DE AGOSTO
AMOR DE DIOS
ORACIÓN
Oh Serenísima Reina, purísima María, que escogida ante todos los siglos por la Beatísima Trinidad para ser digna Madre del Salvador, aparecisteis en este mundo llena de amor y gracia. Nosotros miserables pecadores, os suplicamos que encendáis en nuestros corazones el fuego santo del divino amor; a fin de que en todo tiempo y lugar nos presentamos ante Dios Nuestro Señor, sumisos y obedientes, cumpliendo exactamente todos nuestros deberes. También, Madre amorosísima, por vuestra advocación de Aránzazu, dadnos el favor especial que nos proponemos alcanzaren estos nueve días, si se dirige a la mayor gloria de Dios, culto vuestro y bien de nuestras almas. Amén.
   
Ahora con fervor, humildad y confianza se pedirá la gracia particular que se desea alcanzar en esta novena.
   
ORACIÓN FINAL PARA TODOS LOS DÍAS
Clementísima Madre de los pecadores, dulcísima Virgen. María, que mirando desde el cielo a vuestra amada España, sumida en insondable abismo de males y miserias; acosada con ensangrentadas guerras, abatida con anarquías, escándalos y obstinados bandos; despedazada con un sinnúmero de odios, rencores y envidias, humillada con los más nefandos vicios y locas supersticiones y oprimida, finalmente, con toda clase de desventuras; determinasteis apareceros al humilde y sencillo pastorcito Rodrigo de Balzátegui de la montaña sobre ese Espino prodigioso, con el fin de poner remedio a tantas desgracias. Os bendecimos, piadosísima Madre, porque ante vuestra portentosa aparición se deshicieron los ardides de Satanás; volviendo todos al camino del deber; desterrándose de entre nosotros las enemistades, competencias y odios y los crímenes y supersticiones; os bendecimos porque a la invocación de Aránzazu los enfermos se restablecen, los ciegos recobran su vista, los sordos su oído, los mudos su lengua; los náufragos arriban salvos a su puerto, los calumniados ven justificada su inocencia, los poseídos del demonio alcanzan su libertad y los muertos en el pecado la vida de la gracia. Concedednos, Madre amantísima, a los que os celebramos en ese vuestro Trono de Aránzazu, que lleguemos un día a ver vuestro hermoso rostro y cantar y bendecir eternamente a nuestro Criador en las mansiones de la gloria. Amén.
   
Aquí se rezarán cinco Ave Marías, en reverencia de las cinco letras de que se compone el soberano nombre de María.
   
GOZOS
  
Digna de eternos loores
Sois, Madre de Dios, María:
De Aránzazu Virgen pía,
Rogad por los pecadores.
   
Llena de gracia y amor
Al pastorcito llamáis
Y en la Zarza os colocáis,
Vestida de resplandor.
Rodrigo en dulces clamores
De admiración, prorrumpía:
De Aránzazu Virgen pía,
Rogad por los pecadores..
   
Ante Vos arrodillado
Os saludó con ternura,
Y al mirar vuestra hermosura,
En gozo quedó abismado. 
Corre y da los pormenores
Del prodigio que veía:
De Aránzazu Virgen pía,
Rogad por los pecadores.
   
Sus paisanos y él festivos
Hacia Aloña se dirigen;
Y al hallaros os bendicen,
Con los afectos más vivos.
Ante aquellos moradores
Vuestra cara sonreía:
De Aránzazu Virgen pía,
Rogad por los pecadores.
   
Desde el Espino sagrado
Donde residís hermosa
Siempre sois, Madre amorosa,
Alivio del angustiado.
Ya no tiene ni temores
Ni miedo ni cobardía:
De Aránzazu Virgen pía,
Rogad por los pecadores.
   
Sois remedio universal
En la Zarza colocado,
Y a quien, con sumo cuidado,
Visita y ora el mortal.
Todas sus cuitas mayores
Disipáis, dulce María:
De Aránzazu Virgen pía,
Rogad por los pecadores.
   
Bajo el escudo glorioso
De vuestro Espino dorado,
Se lanza despreocupado
En el mar más borrascoso.
Vos mitigáis sus dolores,
Le sois su faro y su guía:
De Aránzazu Virgen pía,
Rogad por los pecadores.
   
En ardiente calentura,
En repentino accidente,
Sois siempre para el doliente
Su medicina segura.
De la muerte en los horrores
Sois nuestra santa alegría:
De Aránzazu Virgen pía,
Rogad por los pecadores.
   
A corazones malvados,
Anhelantes por venganza,
Vuestra protección alcanza
Y los deja apaciguados.
Todos dejan sus rencores
Y os obsequian a porfía:
De Aránzazu Virgen pía,
Rogad por los pecadores.
    
Ahuyentáis todos los niales,
Nos alcanzáis todo bien;
Y por eso hermoso Edén
Contienen vuestros zarzales.
Allí... divinos fulgores...
Amenidad... melodía:
De Aránzazu Virgen pía,
Rogad por los pecadores.
    
Vuestro nombre venturoso
Por todo el mundo se extiende;
Desde América trasciende
A Filipinas glorioso.
De cántabros pobladores
Fuisteis siempre señal, guía:
De Aránzazu Virgen pía,
Rogad por los pecadores.
    
Esta iglesia de Letrán
Bendecida por el cielo
Inundada de consuelo,
Os recibió con afán.
Aliar lleno de primores
A vuestro culto erigía:
De Aránzazu Virgen pía,
Rogad por los pecadores.
   
Francisco de Echeveste, el general,
De Vos, Virgen, protegido,
Este altar así erigido
Os dedicó muy leal.
Dando cima a sus amores,
Fundó vuestra Cofradía:
De Aránzazu Virgen pía,
Rogad por los pecadores.
   
Digna de eternos loores
Sois, Madre de Dios, María:
De Aránzazu Virgen pía,
Rogad por los pecadores.
    
Rezar una Salve.
   
Antífona: En la zarza que vio Moisés arder sin consumirse reconocemos tu virginidad gloriosamente preservada.
℣. Hazme digno de alabarte, Virgen Santa.
℞. Dame fuerzas contra tus enemigos.
   
ORACIÓN
Oh Dios que te dignaste elegir el seno virginal de la bienaventurada María para hacer de él tu morada, concédenos, te pedimos, que, experimentando el socorro de su protección, celebremos con alegría su memoria. Tú que vives y reinas con el Padre en la unidad del Espíritu Santo y eres Dios por los siglos de los siglos. Amén.
     
En el nombre del Padre, y del Hijo ✠, y del Espíritu Santo. Amén.
   
DÍA SEGUNDO – 1 DE SEPTIEMBRE
Por la señal...
Acto de contrición y Oración para todos los días.
  
AMOR DEL PRÓJIMO
ORACIÓN
¡Oh Sacratísima Virgen María, animada arca de Dios vivo, a quien concebisteis en vuestro castísimo seno! Henos aquí postrados ante las gradas de vuestro glorioso Trono de Aránzazu, pidiéndoos que por aquel encendido amor con que deseasteis el bien de todos los hombres, nos hagáis caritativos para nuestros prójimos, amándolos de todo nuestro corazón, como a nosotros mismos. Alcanzadnos también, si conviene, el favor especial de esta novena y que todos pasemos algún día a veros, amaros y bendeciros por eternidades mil en la gloria. Amén.
   
Pedir la gracia que se desea recibir. La Oración y los Gozos se rezarán todos los días.
   
DÍA TERCERO – 2 DE SEPTIEMBRE
Por la señal...
Acto de contrición y Oración para todos los días.
  
PERDÓN DE NUESTROS ENEMIGOS
ORACIÓN
Amabilísima Reina del Universo, poderosísima Señora, dulcísima Virgen María, que en vuestra portentosa Imagen de Aránzazu habéis preparado todos los auxilios y gracias, siendo para vuestros devotos el seguro antídoto, que purifica los corazones envenenados con odios, rivalidades e instigaciones diabólicas. Nosotros, Madre querida, postrados a vuestras plantas, deponemos nuestros rencores y perdonamos de todo corazón a todos nuestros enemigos y a cuantos nos hayan agraviado. Aceptad amorosa nuestros propósitos, y rectificadlos ahora y siempre. Concedednos también, si conviene, la gracia de esta novena, y guiadnos y llevadnos a cantar alabanzas eternas a Dios Nuestro Señor en el cielo. Amén.
   
Pedir la gracia que se desea recibir. La Oración y los Gozos se rezarán todos los días.
   
DÍA CUARTO – 3 DE SEPTIEMBRE
Por la señal...
Acto de contrición y Oración para todos los días.
  
EL SUFRIMIENTO DE LAS INJURIAS
ORACIÓN
Poderosísima Virgen, mujer esforzadísima, que colocada en vuestro Sagrario de Aránzazu; con más valor y sagacidad que las heroínas Jael, Débora y Judit, con más gracia y delicadeza que la bella y hermosa Ester, libertasteis a vuestro pueblo predilecto, desterrando de él la altanería y el orgullo del corazón y haciéndonos comprender el divino mandato de que nos suframos unos a otros nuestras flaquezas. Manifestad, benditísima María, vuestro grande amor a todos los devotos de vuestro Sagrado Espino, infundiendo en sus corazones la santa virtud de la paciencia, y alcanzadnos también el favor especial de esta novena y que arribemos triunfantes a la Jerusalén santa de la gloria. Amén.
   
Pedir la gracia que se desea recibir. La Oración y los Gozos se rezarán todos los días.
   
DÍA QUINTO – 4 DE SEPTIEMBRE
Por la señal...
Acto de contrición y Oración para todos los días.
  
PACIFICAR Y CONCILIAR A LOS AGRAVIADOS
ORACIÓN
Benignísima Virgen María, que con el esplendor de vuestras prerrogativas estáis colocada en el cielo como hermoso Iris de clemencia, apaciguando la justa indignación del Todopoderoso con los miserables hijos de Adán: Nosotros, Madre amorosísima, os veneramos postrados ante el glorioso Trono que os escogisteis sobre esa bendita Zarza, y suplicamos seáis para nosotros divino Iris de paz. Disipad y serenad, piadosísima María, las enemistades, odios, y cuantos malos afectos veáis en los airados corazones. Dadnos también, benignísima Virgen, la gracia particular de esta novena, si ha de ceder en honra vuestra y salvación eterna de nuestras almas. Amén.
   
Pedir la gracia que se desea recibir. La Oración y los Gozos se rezarán todos los días.
   
DÍA SEXTO – 5 DE SEPTIEMBRE
Por la señal...
Acto de contrición y Oración para todos los días.
  
MISERICORDIA PARA LOS HUÉRFANOS Y DESVALIDOS
ORACIÓN
¡Oh hermosísima Virgen María, perla riquísima de la gloria, margarita preciosa del paraíso! Nosotros, Madre querida, venimos a vuestro Sagrario de Aránzazu para pediros rendidamente socorro, ayuda y consuelo para todos los pobrecitos, que habiendo perdido a sus padres no tienen otro alivio que el que Vos les dispensáis. También os rogamos por todos los atribulados, para que Vos los confortéis con vuestra mano misericordiosa; y finalmente os pedimos que nos alcancéis de Dios Nuestro Señor el favor que intentamos conseguir en este vuestro novenario de Aránzazu, bajo cuya santa invocación queremos siempre serviros, hasta llegar a veros en los palacios eternos de la gloria. Amén.
   
Pedir la gracia que se desea recibir. La Oración y los Gozos se rezarán todos los días.
   
DÍA SÉPTIMO – 6 DE SEPTIEMBRE
Por la señal...
Acto de contrición y Oración para todos los días.
  
COMPASIÓN A LOS POBRES
ORACIÓN
Prudentísima Virgen, jardín hermoso de las delicias de todo un Dios, celestial paraíso del Esposo de las vírgenes, bienaventuranza de los Ángeles y Abogada poderosa de los hombres: Vos, Señora, que al apareceros al pastorcito Rodrigo de Balzátegui, hijo predilecto de vuestro Corazón, le prometisteis vuestro auxilio y poderosa intercesión para alcanzar todas las gracias de alma y cuerpo; dignaos escuchar compasiva nuestras súplicas y socorred a tantos infelices, que abandonados de los hombres y sumidos en la miseria, esperan que alguna alma caritativa les proporcione lo más necesario para su subsistencia. Compadeceos, sí, de estos pobrecitos, y dadnos a todos entrañas compasivas para las miserias de nuestros prójimos. También esperamos de Vos la gracia especial de esta novena, si se ordena a vuestra mayor gloria. Amén.
   
Pedir la gracia que se desea recibir. La Oración y los Gozos se rezarán todos los días.
   
DÍA OCTAVO – 7 DE SEPTIEMBRE
Por la señal...
Acto de contrición y Oración para todos los días.
  
ENSEÑAR A LOS IGNORANTES
ORACIÓN
Inmaculada Virgen María, graciosísima beldad del Todopoderoso, Trono de la celestial sabiduría, hechizo del Rey de los reyes: Vos, Señora, que al aparecer sobre el venturoso Espino en que os veneramos, iluminasteis aquel fragoso lugar y lo librasteis de tantas supersticiones; acceded benigna a nuestros ruegos, y conceded a todos los cristianos una partecita de vuestra divina sabiduría. Enseñadnos eficazmente, clementísima Madre, las verdades de nuestra Religión santa, para que teniendo un solo espíritu y una sola fe vivamos unidos a una sola cabeza que es Jesús, vuestro amado Hijo. Dispensadnos también, si conviene, la gracia particular de esta novena, y la de ir un día a veros, bendeciros y amaros por toda la eternidad en el cielo. Amén.
   
Pedir la gracia que se desea recibir. La Oración y los Gozos se rezarán todos los días.
   
DÍA NOVENO – 8 DE SEPTIEMBRE
Por la señal...
Acto de contrición y Oración para todos los días.
  
ORAR POR VIVOS Y MUERTOS
ORACIÓN
¡Oh gloriosa Virgen María, querida y escogida por Dios Nuestro Señor para ser la misteriosa escala de Jacob, el vivo acueducto de la divina gracia! Mostrad, piadosísima Madre, vuestro valimiento y lo mucho que os complacéis en el culto que os tributamos en ese Espino milagroso; haciendo que suban nuestros ruegos hasta el Solio de la Divinidad, y que desciendan hasta nosotros las divinas misericordias. Os pedimos por todos los pecadores, para que los convirtáis; por los justos para que los confortéis en las duras tentaciones del mundo, demonio y carne, y también os rogamos por todos los que padecen en el Purgatorio, más en especial por vuestros devotos de Aránzazu. No desechéis nuestras plegarias, y otorgándonos, si conviene, el favor de esta novena, llevadnos a gozar de nuestro Criador en las mansiones de la gloria. Amén.
   
Pedir la gracia que se desea recibir. La Oración y los Gozos se rezarán todos los días.

MES DE LA INMACULADA CONCEPCIÓN DE MARÍA - DÍA ÚLTIMO

Tomado de la obra publicada por el P. Luis Ángel Torcelli OP, traducida y publicada por don Leocadio López en Madrid, año 1861, con aprobación eclesiástica.
 
MES DE LA INMACULADA CONCEPCIÓN DE MARÍA SANTÍSIMA
   
         
ORACIONES INICIALES
En el nombre del Padre, y del Hijo ✠, y del Espíritu Santo. Amén.
   
℣. Abrid, Señor, mis labios.
℞. Desatad mi lengua para anunciar las grandezas de la Virgen Inmaculada, y cantaré las alabanzas de vuestra misericordia.
   
℣. Venid en mi auxilio, oh Reina inmaculada
℞. Y defendedme de los enemigos de mi alma.
    
Gloria al Padre, gloria al Hijo y al Espíritu Santo, que preservó inmaculada a María por los siglos de los siglos. Amén.
   
HIMNO
    
Coro: Oh Madre dulce y tierna
Oye la triste voz,
La triste voz del mundo,
Que te demanda amor.
   
I
Salve, salve, Inmaculada,
Clara estrella matutina,
Que los cielos ilumina
Y este valle de dolor;
Tú, con fuerza misteriosa
Por salvar la humana gente,
Quebrantaste la serpiente
Que el infierno suscitó.
    
II
Salve, salve, Madre mía,
Tú bendita por Dios eres
Entre todas las mujeres
Y sin culpa original.
Salve, ¡oh Virgen! esperanza
Y remedio apetecido
Del enfermo y desvalido,
Y del huérfano sin pan.
    
III
Tú del nuevo eterno pacto
Eres arca y eres sello;
Luz espléndida, iris bello
De la humana redención.
Tú llevaste en tus entrañas
El que dio a la pobre tierra
Paz y amor, en vez de guerra,
Y a sus crímenes perdón.
    
IV
Eres bella entre las bellas,
Eres santa entre las santas,
Alabándote a tus plantas
Coros de ángeles están.
Resplandece tu pureza
Más que el campo de la nieve,
Y de ti la gracia llueve
Sobre el mísero mortal.
    
V
Virgen cándida, cual lirio,
Eres fuente cristalina
Donde el triste que camina
Va a calmar la ardiente sed.
Gentil palma del desierto,
Que da sombra protectora
Al que su piedad implora
Consagrándole su fe.
   
VI
¡Gloria al Padre, Gloria al Hijo,
En la tierra y en el cielo!
¡Gloria al que es nuestro consuelo,
Al Espíritu de Amor!
Y la Virgen sin mancilla
Siempre viva en la memoria,
Y en su honor repita Gloria
Nuestro amante corazón.
    
DÍA TRIGÉSIMOPRIMERO - LA DEFINICIÓN
Et benedíxtit diéi séptimo et sanctificávit illum, quia in ipso cessáverat ab omni ópere suo. (Génesis II, 3).
          
Dios, al principio de los tiempos, disipadas las tinieblas de la nada con la creación de la luz, dictadas al cielo y a la tierra leyes para lo futuro, adornado el hombre de inmaculada belleza, en un venturoso presente que podía eternizarse en un porvenir de bienaventuranza, bendijo el último de los días y le consagró a la quietud y al descanso. Del mismo modo la mano del sucesor de Pedro, verdadera imitadora de Aquel de quien es representante sobre la tierra, en medio de los tiempos, desgarradas las tenebrosas nubes del pasado, y dictando al presente y al porvenir, hizo brillar el cielo cristiano con una luz de inmaculado candor, y presentó a nuestros ojos a la Virgen María, como salió de las manos de Dios, desde su primera concepción, coronada con la aureola de la inocencia. Y los pueblos, que no ansiaban otra cosa sino que desapareciese toda duda y toda misteriosa incertidumbre, pudieron con la luz de la fe contemplar en todo su esplendor el hermoso misterio de María, desde los más vecinos hasta los más remotos límites de la tierra: desde las regiones más populosas y civilizadas a las más desnobladas y salvajes, se unieron para saludar el día de la sublime definición (8 de Diciembre de 1854) como el principio de la felicidad del universo. Le miraron como un día más sagrado que aquel en que se concluyó el edificio del mundo, y rebosando en júbilo y alegría, descansaron a la sombra de la Virgen inmaculada, como debajo de un iris de gracia y de gloria aparecida para formar el pacto de la alianza, de la paz y del consuelo. El Señor, por las manos de Pío IX, completó el último anillo del culto cristiano, ensalzó a María como convenía a la Madre del Inmaculado de los siglos, y nos bendijo con los rayos sin mancha de una Virgen purísima, que forma el gozo de nuestro corazón y las delicias del corazón de Dios. Era una época de duelo y de desgracia; pero sobre las ruinas de los humanos consuelos, la bendita entre las mujeres aparecía para enaltecer el templo de su inmaculada belleza. Voló por donde quiera su luz, como un día el Espíritu del Señor sobre las aguas del abismo, para iluminar con una esperanza celestial a los pueblos que se hallaban sumidos en la tribulación y en lucha con ella. Así mientras el dolor se paseaba por la faz de la tierra, sembrando por todas partes la carestía, el humo y el estruendo de las batallas y los horrores de una enfermedad epidémica y mortífera, María, como estrella de la mañana, envió su celeste rayo, cándido de luz inmaculada, para consolar nuestras miserias, para disipar las calamidades de la guerra, salvar a las víctimas de la enfermedad, y esparcir por todas partes su benéfico influjo, como si quisiese decirnos: «Ahora que falta todo consuelo terreno, me muestro a vosotros en todo mi esplendor para llevaros los consuelos del cielo».
    
CÁNTICO
Os alabamos, María: os confesamos inmaculada. Vos sois hija del Eterno Padre, del Eterno Hijo, esposa del Eterno Espíritu: os saluda la tierra.
A Vos todos los ángeles y los cielos de los cielos, con las voces de los querubines y serafines, proclaman: Santa, Santa, Santa (San Buenaventura, Cántico a la Bienaventurada Virgen María), Inmaculada Virgen y madre del Dios de los ejércitos.
A Vos ensalza el coro de los Apóstoles y de los Profetas: a Vos admira toda la Iglesia.
Hija de inmaculada belleza, esposa de purísimo consorcio, madre de virginal candor.
Vos acogisteis en vuestro seno sin mancha al amable Jesús, que vino a librarnos de la esclavitud de la muerte.
Acordaos, pues, de vuestros hijos que fueron redimidos con la preciosa Sangre de vuestro Unigénito.
Abridnos las puertas eternales, para que entremos a gozar la gloria de los santos.
Salvad, ¡oh María!, a este vuestro pueblo, y bendecid todas las generaciones de la tierra.
Celebraremos todos los días vuestra gloria, y alabaremos vuestro nombre en los siglos de los siglos.
Cubriremos de luces los altares, os presentaremos los afectos del corazón, y caerá sobre nosotros vuestra misericordia.
En Vos hemos puesto nuestra confianza, oh Virgen inmaculada: Vos nos defenderéis eternamente.
Gloria al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo, que preservó inmaculada a María, por los siglos de los siglos. Amén.
    
ORACIÓN
He considerado con gozo de mi alma la gloria de vuestra inmaculada hermosura, ¡oh Virgen bendita! Os he dirigido un cántico de reconocimiento y de amor; y aunque débiles y enfermizos, os he presentado como mejor he sabido mis más sinceros afectos. Cuantas veces os he invocado en el curso de este mes venturoso, otras tantas os apresurasteis a concederme benignamente los dones del cielo. Os pedí con frecuencia un ánimo más dócil a vuestros deseos, y mi corazón se ablandaba como cera ante las verdades eternas; os pedí compasión para llorar mis pecados, y las lágrimas brotaban en abundancia de mis ojos para lavar mi espíritu de las inmundicias de la culpa; os rogué me dieseis fuerza para huir del vicio у amar la virtud, y el vicio me asusto más que el infierno, y la virtud me pareció hermosa con incomparable belleza, con esa belleza inefable que adorna vuestro semblante, ¡oh inmaculada mía! ¡Ay!, ¿de qué me sirven tanta gracia y tantos dones, si después de un breve enternecimiento dejo endurecer otra vez el corazón? ¿Si después de las lágrimas vuelvo a esa iniquidad que he detestado? ¿Si después de haberme prendado un instante de los atractivos de la virtud me dejo llevar de los engaños del vicio, que poco antes aborrecía? Por piedad, concededme, ¡oh María!, que de aquí en adelante persevere en los santos propósitos que Vos misma me habéis inspirado; Vos que no me negasteis gracia alguna cuando la imploré con la sinceridad del corazón, otorgadme esta que formará el complemento de todas las demás, y me hará alabar por toda la eternidad ese inmaculado esplendor con que Dios os adornó desde vuestra Concepción, para enamorarme en Vos de las delicias del celestial paraíso. Amén. Tres Ave Marías.
   
CONCLUSIÓN PARA CADA UNO DE LOS DÍAS
 
Después de la Letanía Lauretana, se concluirá así: 
  
LATÍN
Tota pulchra es, María,
Et mácula originális non est in Te.
 
Tu glória Jerúsalem,
Tu lætítia Ísraël,
Tu honorificéntia pópuli nostri,
Tu advocáta peccatórum.
  
O María, Virgo prudentíssima,
Mater clementíssima,
Ora pro nobis,
Intercéde pro nobis ad Dóminum Jesum Christum.
  
℣. In Conceptióne tua, Virgo, immaculáta fuísti;
℞. Ora pro nobis, Patrem, cujus Fílium peperísti.
    
ORATIO
Deus, qui per immaculátam Vírginis conceptiónem dignum Fílio tuo habitáculum præparásti: † quǽsumus; ut, qui ex morte ejúsdem Fílii tui prævísa, eam ab omni labe præservásti, nos quoque mundos ejus intercessióne ad te perveníre concédas. Per eúmdem Dóminum nostrum Jesum Christum Fílium tuum: Qui tecum vivit et regnat in unitáte Spíritus Sancti Deus, per ómnia sǽcula sæculórum. Amen.
 
TRADUCCIÓN 
Sois toda hermosa, María,
Y no hay en vos mancha original.
 
Sois la gloria de Jerusalén,
Sois la alegría de Israel,
Sois la honra de los pueblos,
Sois la abogada de los pecadores.
   
Oh María, Virgen prudentísima,
Madre de toda clemencia,
Rogad por nosotros,
Interceded por nosotros con Jesucristo, nuestro Señor.
   
℣. En vuestra concepción, Virgen Santísima, fuisteis inmaculada.
℞. Rogad por nosotros al Padre, cuyo hijo disteis a luz. 
   
ORACIÓN
Dios mío, que por medio de la inmaculada concepción de la Virgen preparasteis una habitación digna para vuestro Hijo, concedednos por su intercesión que conservemos fielmente inmaculado nuestro corazón y nuestro cuerpo para vos, que le preservasteis de toda mancha. Por el mismo Jesucristo, Señor nuestro. Amén.
   
En el nombre del Padre, y del Hijo ✠, y del Espíritu Santo. Amén.

miércoles, 30 de diciembre de 2020

ENCÍCLICA “Tribus círciter”, CONDENANDO LA SECTA MARIAVITA

Veinticinco años antes de las falsas apariciones a Sor Faustina Kowalska Babel, en Polonia había un movimiento que había surgido en torno a las supuestas revelaciones a la monja María Francisca (Feliksa Magdalena) Kozłowska, en la cual la entidad, entre otras “revelaciones” (compiladas como la “Obra de la Gran Misericordia”), le pedía la fundación de una sociedad religiosa que propagase la adoración al Santísimo Sacramento y la devoción a Nuestra Señora del Perpetuo Socorro para impedir que la ira de Dios cayera sobre el mundo. Esta sociedad religiosa tomó el nombre de “Mariavitas” (del latín Maríæ vitæ imítans, imitadores de la vida de María).
   
Kozłowska y diecisiete sacerdotes que adhirieron a su movimiento (fundado hacia 1901) viajaron a Roma en 1903 para pedirle a un recién elegido San Pío X la aprobación de éste. Pero en cambio recibieron la censura del Santo Oficio el 1 de Febrero de 1904 por no contar con la aprobación de los Obispos, a los que “Jesús” (siempre según dicho de Feliksa) señalaba como parte de la corrupción en el clero e indignos de ser reconocidos como autoridad (lo que para el fraile Honorato Koźmiński OFM, contemporáneo a los hechos y que alguna vez fue su director espiritual, era el avivamiento del donatismo) solo porque no le aprobaban sus Estatutos y sus “revelaciones”.
  
Finalmente, el Papa San Pío X hizo publicar la Encíclica “Tribus círciter”, en la cual no sólo condena a los “Mariavitas”, sino que declara como falsas las “revelaciones” de Feliksa Kozłowska (que sería excomulgada por el Santo Oficio ocho meses después junto con sus seguidores).
   
ENCÍCLICA “Tribus círciter” DE NUESTRO SANTÍSIMO SEÑOR EL PAPA SAN PÍO X, CON LA CUAL SE REPRUEBA Y SUPRIME LA SOCIEDAD DE LOS “MARIAVITAS” O SACERDOTES MÍSTICOS DE POLONIA
  
   
 
A Nuestros Venerables Hermanos, el Arzobispo de Varsovia y los Obispos de Płock y Lublín de los Polacos.
    
Venerables Hermanos, Salud y Bendición Apostólica.
   
Hace unos tres años, esta Sede Apostólica fue debidamente informada de que algunos sacerdotes, especialmente entre el clero menor de sus diócesis, habían fundado, sin permiso de sus Superiores legales, una especie de sociedad pseudo-monástica, conocida como los “Mariavitas” o Sacerdotes Místicos, los miembros de los cuales, poco a poco, se apartaron del camino correcto y de la obediencia que deben a los Obispos «a quienes el Espíritu Santo ha colocado para gobernar la Iglesia de Dios», y se volvieron vanos en sus pensamientos.
    
A cierta mujer, que ellos proclamaron ser santísima, admirablemente dotada con carismas celestiales, divinamente iluminada sobre muchas cosas, y providencialmente enviada para la salvación de un mundo a punto de perecer, no dudan confiarse a sí mismos sin reserva, y obedecer a todos sus deseos.
    
Apoyándose en un supuesto mandato de Dios, ellos se han dispuesto a promover indiscriminadamente y por su propia iniciativa entre el pueblo frecuentes ejercicios de piedad (altamente recomendables cuando son llevados rectamente), especialmente la adoración del Santísimo Sacramento y la práctica de la comunión frecuente; pero al mismo tiempo han hecho gravísimas acusaciones contra los sacerdotes y obispos que han aventurado expresar cualquier duda sobre la santidad y la elección divina de esa mujer, o han mostrado hostilidad a la sociedad de los “Mariavitas”. Tal movimiento hizo pensar que había razón para que muchos de los fieles en su delusión estaban para abandonar a sus legítimos pastores.
    
Luego, sobre el consejo de Nuestros Venerables Hermanos los Cardenales de la Inquisición General, habíamos firmado un decreto, como bien conocéis, con fecha del 4 de Septiembre de 1904, suprimiendo la mencionada sociedad de sacerdotes, y ordenándoles romper absolutamente toda relación con la mujer. Pero los sacerdotes en comento, no obstante haber firmado un documento expresando su sumisión a la autoridad de sus obispos y que quizá lo hicieron, como dicen haber hecho, rompiendo parcialmente relaciones con esa mujer, aún omitieron abandonar su parecer y renunciar sinceramente a la asociación condenada. No solamente condenaron vuestras exhortaciones e inhibiciones, no solo muchos de ellos firmaron una declaración audaz en la cual rechazaron la comunión con sus obispos, no solamente en más lugares que ese han incitado al pueblo engañado a alejarse de sus legítimos pastores, sino, cual enemigos de la Iglesia, afirmaron que ella ha defeccionado de la verdad y la justicia, y por tanto ha sido abandonada por el Espíritu Santo, y que a ellos solos, los sacerdotes “Mariavitas”, les ha sido divinamente dado el instruir a los fieles en la verdadera piedad.
    
Ni eso es todo. Hace pocas semanas dos de esos sacerdotes vinieron a Roma: Román Próchniewski y Juan Kowalski, reconocido este último, en virtud de una especie de delegación de la mujer referida, como su Superior por todos los miembros de la Sociedad. Ambos presentaron una petición, que decían haber escrito por orden expresa de Nuestro Señor, para que el Pastor Supremo de la Iglesia, o en su nombre la Congregación del Santo Oficio, emitiese un documento en los siguientes términos:
«Que María Francisca (la mujer mencionada anteriormente) ha sido santificada por Dios, que ella es la madre de la misericordia para todos los hombres llamados y elegidos para salvación por Dios en estos días; y que todos los sacerdotes Mariavitas están ordenados por Dios para promover en todo el mundo la devoción al Santísimo Sacramento y a la Santísima Virgen María del Perpetuo Socorro, libre de toda restricción de la ley o costumbre eclesiástica o humana, y de todo poder eclesiástico y humano que sea…».
Por estas palabras Nos estuvimos dispuestos a creer que los sacerdotes en cuestión estaban ciegos no tanto por una conciencia soberbia sino por la ignorancia y el engaño, como aquellos falsos profetas de los que Ezequiel dice: «Vanas son las visiones que ellos tienen, y embustes sus adivinaciones, cuando dicen: “El Señor ha dicho”; siendo así que el Señor no los ha enviado, y persisten en asegurar aquello que han anunciado. ¿Acaso dejan de ser vanas vuestras visiones, y mentirosas las adivinaciones que habéis propalado? Vosotros decís: “Así ha hablado el Señor”, cuando yo nada os he hablado» (Ezequiel XIII, 6-7). Nos por tanto los recibimos con piedad, exhortándolos a abandonar los engaños de la falsa revelación, a someterse ellos mismos y sus obras a la saludable autoridad de sus Prelados, y apresurar el retorno de los fieles cristianos al camino seguro de la obediencia y reverencia a sus pastores; y finalmente, a dejar a la vigilancia de la Santa Sede y las demás autoridades competentes la tarea de confirmar las costumbres piadosas que mejor se adapten al más pleno incremento de la vida cristiana en muchas parroquias de vuestras diócesis, y al mismo tiempo amonestar a aquellos sacerdotes que fuesen hallados culpables de hablar abusiva o despectivamente de los ejercicios y prácticas de piedad aprobadas por la Iglesia. Y Nos fuimos consolados al ver a los dos sacerdotes, movidos por Nuestra paternal ternura, arrojarse a nuestros pies y expresar su firme resolución de llevar a cabo Nuestros deseos con filial devoción. Entonces ellos Nos hicieron transmitir una declaración escrita que incrementó Nuestra esperanza que estos hijos engañados abandonarían sinceramente las ilusiones pasadas y volverían al buen camino:
«Nosotros (estas son sus palabras), siempre listos para cumplir la voluntad de Dios, que Su Vicario nos ha dejado tan claro, revocamos nuestra carta, que enviamos el 1 de febrero del presente año al Arzobispo de Varsovia, y en la que declarábamos que nos separábamos de él. Además, sinceramente y con la mayor alegría, profesamos que deseamos estar siempre unidos con nuestros Obispos, y especialmente con el Arzobispo de Varsovia, hasta donde Vuestra Santidad nos ordene. Además, como ahora estamos actuando en nombre de todos los Mariavitas, hacemos de esta profesión de entera obediencia y sujeción en el nombre no solo de todos los Mariavitas, sino de todos los Adoradores del Santísimo Sacramento. Hacemos esta profesión en una forma especial en nombre de los Mariavitas de Płock quienes, por la misma causa que los Mariavitas de Varsovia, escribieron a su Obispo una declaración de separación de él. Por tanto, todos postrados sin excepción a los pies de vuestra Santidad, profesamos una y otra vez nuestro amor y obediencia a la Santa Sede, y en una manera especial a Vuestra Santidad pedimos humílimamente perdón por cualquier dolor que podamos haber causado a vuestro paternal corazón. Finalmente, declaramos que queremos trabajar de una vez con toda nuestra energía para restaurar de inmediato la paz entre el pueblo y sus Obispos. Incluso, podemos asegurar que esta paz será restablecida muy pronto».
Fue, por tanto, muy grato para Nos poder creer que estos hijos nuestros, así perdonados, ni bien regresaran a Polonia pondrían en obra sus promesas, y por causa de esto Nos apresuramos a avisaros, Venerables Hermanos, que los recibáis a ellos y sus compañeros, ahora que ellos han profesado entera obediencia a vuestra autoridad, con la misma misericordia y restaurarlos según derecho, si sus acciones correspondían a sus promesas, a sus facultades para ejercer sus funciones sacerdotales.
    
Pero el evento ha engañado Nuestras esperanzas, porque hemos sabido por documentos recientes que ellos nuevamente abrieron sus mentes a revelaciones falsas, y que desde su regreso a Polonia, ellos no solamente no os han mostrado, Venerables Hermanos, el respeto y la obediencia prometidos, sino que han escrito a sus compañeros una carta contraria a la verdad y a la obediencia genuina.
    
Mas su profesión de fidelidad al Vicario de Cristo es vana en aquellos que, de facto, no cesan de violar la autoridad de sus Obispos. Porque (como Nuestro Predecesor León XIII de santa memoria escribió en su carta Est sane moléstum al Arzobispo de Turín el 17 de Diciembre de 1888), «Los Obispos constituyen la parte más augusta de la Iglesia, esto es, la que enseña y gobierna a los hombres por derecho divino; por este motivo, todo el que los resiste, o rechaza pertinazmente sus órdenes, queda separado de la Iglesia. […] Por el contrario, no es función de los particulares investigar los hechos de los Obispos, o reprenderlos, porque esto solamente pertenece a quienes les son superiores en el orden sagrado, sobre todo al Pontífice Máximo, pues a éste Cristo confió no sólo los corderos, sino también todas las ovejas. Todo lo más, en caso de una grave queja, se concede deferir todo el asunto al Romano Pontífice; pero hágase esto con moderada cautela, como aconseja el cuidado del bien común, no gritando ni amenazando, pues de esta manera se producen escándalos y divisiones, o por lo menos se aumentan los ya existentes».
      
Ociosa y engañosa es también la exhortación del sacerdote Juan Kowalski a sus compañeros en el error en nombre de la paz, mientras persista en su charlatanería e incitaciones a la rebelión contra los legítimos pastores y en descarada violación a los mandatos episcopales.
   
En ese caso, para que los fieles de Cristo y los denominados sacerdotes Mariavitas que están en buena fe no puedan ser desviados por las delusiones de la mujer anteriormente mencionada y del sacerdote Juan Kowalski, nuevamente confirmamos el decreto por el cual la sociedad de los Mariavitas, fundada ilícita e inválidamente, es enteramente suprimida, y Nos la declaramos suprimida y condenada y proclamamos que permanece en vigor la prohibición que impide a cualquier sacerdote, a excepción de aquel que en su prudencia el Obispo de Płock encargue para ser su confesor, tener bajo cualquier pretexto algo que ver con la mujer.
     
A vosotros, Venerables Hermanos, os exhortamos encarecidamente a acoger con paternal caridad a los sacerdotes errantes inmediatamente se arrepientan sinceramente, y a no rehusar llamarlos nuevamente, bajo vuestra dirección, a sus deberes sacerdotales, cuando ellos hayan probado debidamente ser dignos. Pero frente a aquellos que, no lo permita Dios, rechacen vuestras exhortaciones y perseveren en su contumacia, Nuestra preocupación será ver que sean tratados con severidad. Velad para reconducir al buen camino a los fieles cristianos que están ahora padeciendo bajo este engaño, para que puedan ser perdonados; y alentad en vuestras diócesis aquellas prácticas de piedad aprobadas, recientemente o hacía mucho tiempo, por documentos emitidos por la Sede Apostólica, y haced esto con la mayor prontitud ahora cuando por la bendición de Dios hay entre vosotros sacerdotes habilitados para ejercer su ministerio y fieles para emular el ejemplo de piedad de sus padres.
    
Y como testimonio de los dones celestiales y de nuestra benevolencia, con el mayor amor os damos in Dómino la Bendición Apostólica a vosotros, Venerables Hermanos, al clero y al pueblo todo confiado a vuestro cuidado.
    
Dado en Roma, junto a San Pedro, el 5 de Abril de 1906, año tercero de Nuestro Pontificado. SAN PÍO X.

INDIA: PRESBÍTERO Y MONJA CONDENADOS POR ASESINATO DE JOVEN POSTULANTE

El diario Hindu Times informó que el Tribunal especial del Negociado Central de Investigaciones de la India (CBI) sentenció el 23 de Diciembre de 2020 al presbítero conciliar Thomas M. Kottoor (71) y a la religiosa Sor Sephy (57), ambos de la Archieparquía Siro-Malabar de Kottayam, a prisión perpetua y una multa de 500.000 rupias indias (6.835,35 dólares estadounidenses) al ser hallados culpables del asesinato de la novicia Sor Abhaya -nacida Beena Thomas- (19), muerta el 27 de Marzo de 1992 en el convento siro-malabar de la Congregación de San José [congregación fundada el 3 de Julio de 1928 por el padre Thomas Poothathil con el objetivo de asistir a los discapacitados y a los pobres, N. del E.] de la ciudad de Kottayam (estado de Kerala), según las secciones 302 y 301 respectivamente del Código Penal de la India.
  
Thomas M. Kottoor y Sor Sephy, asesinos de Abhaya Thomas (derecha).
   
Ítem, fueron condenados por destrucción de evidencia a siete años de prisión y una multa de 50.000 rupias (683,55 dólares), a tenor de la sección 201.
  
Kottoor fue además condenado a prisión perpetua y una multa de 100.000 rupias (1.367,10 dólares) por el delito de allanamiento de morada para cometer asesinato, bajo la sección 449 del mencionado código penal.
    
Según el ente acusador, Sor Abhaya fue asesinada en la cocina del convento de un hachazo en la cabeza luego de descubrir, mientras buscaba agua en el refrigerador (se había levantado a estudiar a las 4:00h), a los presbíteros Kottoor y Jose Poothrukayil y a la hermana Sephy (superiora del convento en ese entonces) teniendo relaciones sexuales. Sephy, aterrada, empuñó el hacha y asestó contra la humanidad de Sor Abhaya un fuerte golpe mientras Kothoor la estrangulaba. Los tres arrojaron el cuerpo a un pozo.
   
Inicialmente, la policía local de Kerala consideró la muerte como un suicidio, pero fue apenas hasta el 19 de Noviembre de 2008, debido a la insistencia del activista por los derechos humanos Jomon Puthenpurackal, que se demostró que fue un homicidio y se reabrió la investigación. Kottoor y Sephy fueron acusados el 17 de Julio de 2009 junto a Poothrukayil (este en calidad de cómplice). Poothrukayil fue liberado inicialmente por falta de pruebas, pero en la sentencia condenatoria (obtenida teniendo en cuenta las declaraciones de Adakka Raku -que en el momento de los hechos intentaba robarse el pararrayos del convento, y reconoció a Kottoor en el lugar-, el único testigo que permaneció incólume frente a las amenazas y sobornos de algunos agentes de investigación -en conexión con poderosos intereses políticos y eclesiásticos locales-) se ordenó reabrir la investigación en su contra, como también al ex agente de policía judicial K. T. Michael (quien concluyó inicialmente que Abhaya sufría de depresión y que esto la había inducido a suicidarse) por presunta destrucción de evidencia.
   
El juez K. Sanilkumar dijo de Abhaya que era “una chica muy inteligente, piadosa, honesta, sencilla, perseverante, formalista y meticulosa en todos los aspectos. Ella llevaba una vida feliz y altruista, y también se prueba que era simplemente imposible que se quitara la vida por su cuenta”.
  
Kottoor y Sephy, que durante la audiencia pidieron clemencia por presuntamente hallarse demasiado enfermos (él sufriendo de cáncer de próstata, ella de trombosis venosa profunda), apelaron la sentencia ante el Tribunal Superior de Kerala. Por su parte, Biju Thomas, hermano de la víctima, calificó la sentencia como ‘‘intervención divina”, señalando que la dilación del proceso penal se debió a presiones de políticos y de la jerarquía eclesiástica, opinión sostenida por el ex-investigador del CBI Varghese Thomas.

SE SALIERON CON LA SUYA: APROBADO EL ABORTO EN LA ARGENTINA

   
A las 4:15h (hora local) de hoy, el Senado de la Nación Argentina, en debate presidido por la Vicepresidenta Cristina Elisabeth Fernández Wilhelm Vda. de Kirchner [En Argentina, el Vicepresidente de la Nación es Presidente del Senado, sin derecho a voz ni voto -salvo en caso de empate- N. del E.] aprobó con 38 de 72 votos el el Proyecto de ley sobre la Regulación del Acceso a la Interrupción Voluntaria del Embarazo y la Atención Postaborto (en castellano, LEY DEL ABORTO), luego que el día 11 fuera aprobado con 131 votos de 257 posibles en la Cámara de Diputados. Habían pasado más de 36 años desde la primera marcha callejera para su despenalización, el 7 de Marzo de 1984.
   
Los votos a favor de dicha iniciativa, con la cual el aborto queda no sólo despenalizado hasta la semana 14 de gestación (después de esa semana, lo será sólo si el embarazo fue producto de violación o si estuviera en peligro la vida y la salud “integral” de la mujer -aunque según la senadora oficialista Norma Haydée Durango, el presidente podía retirar la palabra “integral” del texto legal en la sanción-), sino que queda incluido dentro del Programa Médico Obligatorio dentro del sistema de salud argentino, fueron de los siguientes senadores:
  • Ana Claudia Almirón (Frente de Todos – Corrientes),
  • Carlos Alberto Caserio (Frente de Todos – Córdoba),
  • Oscar Aníbal Castillo Reyes (Frente de Todos – Corrientes),
  • María Eugenia Catalfamo (Frente Cívico y Social de Catamarca – Catamarca. Estuvo en licencia de embarazo en el debate de 2018),
  • Eduardo Raúl Costa (Unión Cívica Radical – Santa Cruz),
  • Carmen Lucila Crexell (Movimiento Neuquino – Neuquén. Se abstuvo de votar en el debate de 2018),
  • Claudio Martín Doñate (Frente de Todos – Río Negro),
  • Norma Haydée Durango (Frente de Todos – La Pampa),
  • María Eugenia Duré (Frente de Todos – Tierra del Fuego),
  • Anabel Fernández Sagasti (Frente de Todos – Mendoza),
  • Silvina Marcela García Larraburu  (Frente de Todos – Río Negro. Viró su postura respecto al debate de 2018),
  • Nora del Valle Giménez (Frente de Todos – Salta),
  • Gladys Esther González  (Frente de Todos – Río Negro. A pesar de ser elegida como pro-vida en 2017, viró desde el debate de 2018; y en el debate de 2020 pidió una autocrítica a la Iglesia Conciliar),
  • Nancy Susana González (Frente de Todos – Chubut),
  • Ana María Ianni (Frente de Todos – Santa Cruz),
  • Edgardo Darío Kueider (Frente de Todos – Entre Ríos),
  • Sergio Napoleón “Oso” Leavy Martínez (Frente de Todos – Salta),
  • Martín Lousteau Gellón (Unión Cívica Radical – Ciudad Autónoma de Buenos Aires),
  • Daniel Aníbal Lovera (Frente de Todos – La Pampa),
  • Alfredo Héctor Luenzo (Frente de Todos – Chubut),
  • Ernesto Félix Martínez (Unión Cívica Radical – Córdoba. Se abstuvo de votar el artículo 16, sustitutivo del artículo 86 del Código Penal),
  • Roberto Mario Mirabella (Frente de Todos – Santa Fe),
  • Beatriz Graciela Mirkin (Frente de Todos – Tucumán),
  • Stella Maris Elisa Olalla de Moreira (Unión Cívica Radical – Entre Ríos),
  • Juan Mario Pais (Frente de Todos – Chubut),
  • Oscar Isidro José Parrilli (Frente de Todos – Neuquén),
  • Luis Carlos Petcoff Naidenoff (Unión Cívica Radical – Formosa),
  • María Inés Pilatti Vergara (Frente de Todos – Chaco),
  • Mariano Recalde Craig (Frente de Todos – Corrientes. Hijo del diputado Héctor Pedro Recalde), 
  • Matías David Rodríguez (Frente de Todos – Tierra del Fuego),
  • Laura Elena Rodríguez Machado (Frente de Todos – Córdoba. Se abstuvo de votar el artículo 16, sustitutivo del artículo 86 del Código Penal),
  • María de los Ángeles Sacnun (Frente de Todos – Santa Fe),
  • Silvia Estela Sapag (Frente de Todos – Neuquén),
  • Humberto Luis Arturo Schiavoni Perié (Propuesta Republicana – Misiones),
  • Guadalupe Tagliaferri (Propuesta Republicana – Ciudad Autónoma de Buenos Aires),
  • Jorge Enrique Taiana (Frente de Todos – Buenos Aires),
  • Pamela Fernanda Verasay (Unión Cívica Radical – Mendoza), y
  • Alberto Edgardo Weretilneck (Juntos Somos Río Negro –Río Negro. Su voto se obtuvo al prometerle el presidente Alberto Ángel Fernández Pérez un veto parcial).
En contra votaron:
  • Roberto Gustavo Basualdo (Producción y Trabajo – San Juan),
  • Pablo Daniel Blanco (Unión Cívica Radical – Tierra del Fuego),
  • Inés Imelda Blas (Frente de Todos – Catamarca),
  • Néstor Pedro Braillard Poccard (Propuesta Republicana – Corrientes),
  • Esteban José Bullrich Ocampo (Propuesta Republicana – Buenos Aires),
  • Maurice Fabián Closs Olsson (Frente de Todos – Misiones),
  • Julio César Cleto Cobos (Unión Cívica Radical – Mendoza),
  • Alfredo Luis de Angeli (Unión Cívica Radical – Entre Ríos),
  • Silvia Elías de Pérez (Unión Cívica Radical – Tucumán),
  • Carlos Mauricio “Camau” Espínola (Frente de Todos – Corrientes),
  • Mario Raymundo Fiad (Unión Cívica Radical – Jujuy),
  • Silvia Giacoppo (Unión Cívica Radical – Jujuy),
  • María Teresa González (Frente de Todos – Formosa),
  • Claudia Ledesma Abdala de Zamora (Frente de Todos – Santiago del Estero),
  • Cristina del Carmen López Valverde (Frente de Todos – San Juan),
  • Juan Carlos Marino (Unión Cívica Radical – La Pampa),
  • Julio César Martínez (Unión Cívica Radical – La Rioja),
  • José Miguel Ángel Mayans (Frente de Todos – Formosa),
  • Dalmacio Mera Figueroa (Frente de Todos – Catamarca),
  • Gerardo Antenor Montenegro (Frente de Todos – Santiago del Estero),
  • José Emilio Neder (Frente de Todos – Santiago del Estero),
  • Claudio Javier Poggi (Avanzar San Luis – San Luis),
  • Carlos Alberto Reutermann (Santa Fe Federal – Santa Fe),
  • Antonio José Rodas (Frente de Todos – Chaco),
  • Juan Carlos Romero (Justicialista 8 de Octubre – Salta),
  • Magdalena Solari Quintana (Misiones – Misiones),
  • María Belén Tapia (Unión Cívica Radical – Santa Cruz),
  • José Rubén Uñac (Frente de Todos – San Juan), y
  • Víctor Zimmermann (Unión Cívica Radical – Chaco).
La única abstención fue la del senador Guillermo Eugenio Mario “Kiko” Snopek Grisolia (Frente de Todos – Jujuy. Hijo del fallecido gobernador de Jujuy Guillermo Eugenio Snopek y cuñado de Gerardo Morales, gobernador de Jujuy y miembro de la UCR; había votado en contra en el debate de 2018), quien defirió el asunto a una consulta popular; y hubo cuatro senadores ausentes: José Jorge Alperovich León (Frente de Todos – Tucumán. Está en licencia no remunerada para defenderse de unas denuncias de presunto abuso sexual por parte de su sobrina segunda Florencia León), Carlos Saúl Menem Akil (Frente de Todos – La Rioja. Hospitalizado por una infección urinaria), Adolfo Rodríguez Saá (Frente de Todos – San Luis), y María Clara del Valle Vega (Mediar Argentina – La Rioja).
   
Aun cuando falta el control de constitucionalidad (ya se anunció que se demandará el proyecto recién aprobado), el Presidente de la Nación argentina Alberto Ángel Fernández Pérez se salió con la suya, puesto que él veía la legalización del aborto como parte de su programa de gobierno, y logró aprobarlo (según denuncias de los senadores Silvia Beatriz Elías de Pérez y Mario Raymundo Fiad) por medio de presiones a los congresistas para legislar contra los pobres (contemporáneamente, en la Cámara de Diputados cursa un proyecto de ley de movilidad pensional que repercutirá en un recorte a los jubilados para terminar pagando la reforma judicial, según denunció el legislador porteño Sergio Abrevaya) y promesas que no se van a cumplir (el “Programa de los 1.000 días”, con el que se pretende proteger la salud y bienestar de las madres gestantes y los niños menores de 3 años, apenas fue aprobado después de la despenalización del aborto -que Fiad señaló como “el fracaso del Estado al prevenir embarazos no deseados”, es “bastante declarativo y no prevé financiamiento”).
  
Mención aparte merece la CFK, que si bien solamente abrió la sesión y comunicó el resultado de la votación, en caso de un posible empate ella hubiese votado a favor de la legalización del aborto (en otro tiempo ella estaba en contra, pero cambió de opinión por su hija Florencia).
   
Y Bergoglio (y la Iglesia Conciliar que representa como su gerente y señor) también se salió con la suya, precisamente por su inconsistencia en el discurso: Mientras insisten a los laicos que defiendan la vida desde la concepción hasta la muerte natural, condenando el aborto con discursos blandengues que las más veces no van ni al caso por el uso y abuso de circunloquios, elipsis y omisiones voluntarias y alertan solamente de la radicalización de la polarización social (como es el caso del discurso de la inútil Conferencia Episcopal Argentina), los jerarcas aprueban como “moralmente aceptables” las vacunas obtenidas precisamente de líneas celulares derivadas de abortos (entre esas las vacunas actuales contra la falsa pandemia del corona).
  
Concluimos esta reseña con la siguiente columna, tomada de la bitácora aliada LEGIÓN CATÓLICA:
¡CUANDO LOS QUE GOBIERNAN SE TRANSFORMAN EN ENEMIGOS DEL PUEBLO!
Por NITO SOSA
   
Ayer fue un día histórico, los gobernantes dictaron dos leyes fundamentales en la vida de los argentinos, esas leyes, una fue la del aborto y la otra la que permite a los jubilados vivir con dignidad, porque se trata del aumento de lo que perciben los jubilados en sus haberes, ambas leyes son contra el pueblo argentino y significan dentro de lo que vengo exponiendo desde hace tiempo, estos gobiernos son GENOCIDA y DISOLVENTE DE NUESTRA PATRIA.
   
Por supuesto en esto incluyo a toda la dirigencia, porque todos los partidos votaron y aprobaron estas leyes, fueron oficialistas y oposición de igual manera. Es cierto: «que cuando los que gobiernan pierden la vergüenza, el pueblo pierde la razón», triste espectáculos lo daban jóvenes mujeres llorando emocionadas, abrazándose por la aprobación de tamaña ley genocida, se regocijaban ante la muerte.
  
Sin dudas, hemos involucionado y estamos volviendo a épocas precolombinas, cuando los nativos de aquellos tiempos, ofrendaban a sus dioses sacrificios humanos, hoy la Pachamama vuelve a reclamar su cuota de sangre. En Pleno inicio del siglo XXI el hombre ha sido reducido a la nada, vaciado de todo sentido sobrenatural, no es mas que un ente biológico de acuerdo a las nuevas posturas evolucionistas y materialistas, entonces, los que manejan el poder a nivel global consideran que el mundo tiene exceso de personas y como tal, imponen a las naciones, la muerte; los gobiernos obsecuentes y lacayos, obedecen.
   
Esto no es una cuestión que se origina en forma espontanea, sino que es un proceso que se viene dando desde hace tiempo. Hubo sacerdotes Católicos y protestantes de todo tipo que se opusieron a la ley del aborto, manifestando frente al Congreso, pero no es con una manifestación o con Cartas como la que publicara el Episcopado Nacional, donde expresa su contrariedad a dicha ley; absolutamente NO, de esta forma no se logra nada y las pruebas están a la vista.
   
Este proceso, repito, viene desde hace tiempo, donde ya los sacerdotes no cumplen con su misión de verdaderos Católicos, sino que gobierna para sus propios objetivos, para sus intereses partidarios, reforman todo a su gusto y placer, para que tras los delitos cometidos no sean juzgados, ellos cumplen con las premisas impuestas por los poderes internacionales y estos poderes vienen por nuestro territorio, pero lo quieren libre de argentinos.

MES DE LA INMACULADA CONCEPCIÓN DE MARÍA ‐ DÍA TRIGÉSIMO

Tomado de la obra publicada por el P. Luis Ángel Torcelli OP, traducida y publicada por don Leocadio López en Madrid, año 1861, con aprobación eclesiástica.
 
MES DE LA INMACULADA CONCEPCIÓN DE MARÍA SANTÍSIMA
   
         
ORACIONES INICIALES
En el nombre del Padre, y del Hijo ✠, y del Espíritu Santo. Amén.
   
℣. Abrid, Señor, mis labios.
℞. Desatad mi lengua para anunciar las grandezas de la Virgen Inmaculada, y cantaré las alabanzas de vuestra misericordia.
   
℣. Venid en mi auxilio, oh Reina inmaculada
℞. Y defendedme de los enemigos de mi alma.
    
Gloria al Padre, gloria al Hijo y al Espíritu Santo, que preservó inmaculada a María por los siglos de los siglos. Amén.
   
HIMNO
    
Coro: Oh Madre dulce y tierna
Oye la triste voz,
La triste voz del mundo,
Que te demanda amor.
   
I
Salve, salve, Inmaculada,
Clara estrella matutina,
Que los cielos ilumina
Y este valle de dolor;
Tú, con fuerza misteriosa
Por salvar la humana gente,
Quebrantaste la serpiente
Que el infierno suscitó.
    
II
Salve, salve, Madre mía,
Tú bendita por Dios eres
Entre todas las mujeres
Y sin culpa original.
Salve, ¡oh Virgen! esperanza
Y remedio apetecido
Del enfermo y desvalido,
Y del huérfano sin pan.
    
III
Tú del nuevo eterno pacto
Eres arca y eres sello;
Luz espléndida, iris bello
De la humana redención.
Tú llevaste en tus entrañas
El que dio a la pobre tierra
Paz y amor, en vez de guerra,
Y a sus crímenes perdón.
    
IV
Eres bella entre las bellas,
Eres santa entre las santas,
Alabándote a tus plantas
Coros de ángeles están.
Resplandece tu pureza
Más que el campo de la nieve,
Y de ti la gracia llueve
Sobre el mísero mortal.
    
V
Virgen cándida, cual lirio,
Eres fuente cristalina
Donde el triste que camina
Va a calmar la ardiente sed.
Gentil palma del desierto,
Que da sombra protectora
Al que su piedad implora
Consagrándole su fe.
   
VI
¡Gloria al Padre, Gloria al Hijo,
En la tierra y en el cielo!
¡Gloria al que es nuestro consuelo,
Al Espíritu de Amor!
Y la Virgen sin mancilla
Siempre viva en la memoria,
Y en su honor repita Gloria
Nuestro amante corazón.
    
DÍA TRIGÉSIMO - EL EDÉN OCULTO
Et emísit eum Dóminus Deus de paradísso. (Génesis III, 23).
          
Abierto el libro de la naturaleza, aunque la tierra en sus bellezas exteriores nos ofrezca contemplaciones bastante sublimes para recrearnos el ánimo, con todo, desde la época en que Adán comió el fruto del árbol de la ciencia con la esperanza de hacerse igual a Dios en la sabiduría, aquel conjunto augusto de todas las bellezas de la naturaleza, aquel jardín tan delicioso que supo formar la mano del Criador, ha permanecido siempre oculto para la humanidad con un velo misterioso. Estaban también abiertas las glorias de María, y una corona de estrellas colocada sobre su cabeza bendita hacia resplandecer a una Virgen que debía dar a luz al Supremo Hacedor: una Virgen Madre, Hija y Esposa de un Hijo divino, la Virgen inmaculada; este misterio de inaudita dulzura, esta incomparable prerrogativa de inocencia que hace a María el verdadero Edén inmaculado de la gracia, destinado a recibir al nuevo Adán Jesucristo, era también un misterio desconocido. Dios, que había preparado en la ley de amor este nuevo paraíso para destruir los efectos del humano orgullo, por una disposición nueva, le tuvo por algún tiempo oculto, para que el hombre, convencido de su propia insuficiencia e iluminado después por la fe, pudiese gozar de la extraordinaria belleza de un misterio que eleva a la criatura humana a una condición más sublime infinitamente que la de la primitiva inocencia. El Señor, que bajo la humildad de Jesucristo encubrió la grandeza de un Dios Redentor, oculto también la belleza de la Corredentora, a imitación de su aparente humilde condición. Si depositó en el silencio y en la oscuridad de la noche el más bello de los misterios de Jesús, en el silencio de los siglos colocó también el misterio de la belleza de María. Entre las tinieblas de aquella primera noche un ángel voló á manifestar el gran misterio a las cabañas de unos pocos y escogidos pastores, y entre las tinieblas de los primeros siglos, alguna luz del hermoso misterio del Elegido se vio cruzar a manera de ángel de inmaculado candor, desde la gruta del solitario hasta las catacumbas de los mártires. Por fin, fue dado a conocer a los hombres y mujeres, a los sacerdotes y los magos, a los reyes y a los súbditos el Ungido del Señor, pero sin impedir que las generaciones que crecían con Él dejasen de mirarle como el miserable hijo del carpintero José; así se hizo manifiesta a los santos y santas, a los doctos e indoctos la hermosura de María, pero sin impedir que las generaciones de muchos siglos la mirasen como la hija infeliz de Adán. El misterio de la Madre no debía presentarse de distinto modo que el del Hijo... Eres hermosa, debió decirla en los inmaculados abrazos de un eterno amor : eres completamente hermosa, pero ocultaré por algún tiempo tus rayos más puros para hacerte más semejante á mí; yo soy el Dios oculto (Isaías XLV, 15). Tú eres toda bella, pero tu belleza, deseada de los pueblos, deberá servir para consolar en medio de los tiempos los corazones de las generaciones afligidas; también yo, el deseado de las naciones, compareceré, no al principio, sino hacia el medio de los siglos (Habacuc III, 3). Tú eres completamente bella, pero figurarás por tu humildad, no sólo en el curso de la vida, sino también en la manifestación del misterio de tu belleza; yo soy el que voy a formar el reino de los humildes (San Lucas I, 52). Tú eres completamente bella, pero al mismo tiempo quedarás ofuscada, y yo diré a mi Profeta que ponga en tus labios que yo soy el sol de eterna belleza que te ha puesto pálida (Cánticos I, 5), para hacer conocer mejor que tu candor no es cosa terrena, sino un misterio celestial. Y yo consignaré el misterio de tu belleza en la Escritura, pero no descubriré su sentido sino a Pedro; haré correr en la sucesión de los siglos la tradición de tu inmaculada pureza, pero de modo que no brille con la luz de la fe hasta el tiempo establecido. Y cuando haya despuntado la aurora bendita, el sucesor del príncipe de los apóstoles, a presencia de los pastores de la Iglesia, en medio de la expectación del universo abrirá sus labios, no con las palabras persuasivas de la humana sabiduría, sino con la doctrina de mi espíritu, como mi único intérprete sobre la tierra, descorriendo con sus manos el velo que ha impedido la efusión de tus luminosos rayos, y proclamará el misterio de tu Inmaculada Concepción, tanto más bella, cuanto más misteriosamente ha estado oculta.
    
CÁNTICO
Desatad, Dios mío, si os agrada, los vínculos de mi vida, y descansaré en paz.
Al fin verán mis ojos sin ningún velo la mística belleza de vuestra Madre.
La belleza que misteriosamente encubristeis a la vista de las gentes para hacerla brillar con una luz más pura.
La belleza inmaculada que difunde sus rayos para iluminar a las naciones, la belleza de la que forma el consuelo, la alegría y la gloria de las naciones.
Gloria al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo, que preservó inmaculada a María, por los siglos de los siglos. Amén.
    
ORACIÓN
Si la divina bondad hubiese hecho sencillamente resplandecer un solo rayo de vuestra belleza, ¡oh María!, habría sido tan puro y celestial, que bastaría para atraernos a todos hacia Vos; mas habiéndoos hecho brillar a manera de sol que por todas partes difunde sus rayos para bendecir con luz inmaculada e inspirar purísimos afectos a la redimida humanidad, ¿quién será el que pueda permanecer insensible sin sentirse irresistiblemente trasportado a los más vivos sentimientos de gratitud, de reconocimiento y de amor? Y, sin embargo, hay un corazón, ¡oh María!, que tantas veces ha permanecido mudo a las amables invitaciones de vuestra dulzura; y ese corazón (rubor me causa decirlo), Vos lo sabéis demasiado, ese corazón es el mío. Sal por fin, alma mía, de las tinieblas en que te ha sepultado tu iniquidad: sal a la luz inmaculada de María, para no volver a caer en ellas. Yo os amaré, ¡oh Virgen de mi corazón!, os amaré siempre, os amaré en la peregrinación sobre la tierra, en los días de la alegría como en los del dolor: os amaré en los confines de la vida al cumplirse los años del destierro, y os amaré después en la patria del cielo, al principiar esa gloria que dura siempre inmutable y sin fin. Tres Ave Marías.
   
CONCLUSIÓN PARA CADA UNO DE LOS DÍAS
 
Después de la Letanía Lauretana, se concluirá así: 
  
LATÍN
Tota pulchra es, María,
Et mácula originális non est in Te.
 
Tu glória Jerúsalem,
Tu lætítia Ísraël,
Tu honorificéntia pópuli nostri,
Tu advocáta peccatórum.
  
O María, Virgo prudentíssima,
Mater clementíssima,
Ora pro nobis,
Intercéde pro nobis ad Dóminum Jesum Christum.
  
℣. In Conceptióne tua, Virgo, immaculáta fuísti;
℞. Ora pro nobis, Patrem, cujus Fílium peperísti.
    
ORATIO
Deus, qui per immaculátam Vírginis conceptiónem dignum Fílio tuo habitáculum præparásti: † quǽsumus; ut, qui ex morte ejúsdem Fílii tui prævísa, eam ab omni labe præservásti, nos quoque mundos ejus intercessióne ad te perveníre concédas. Per eúmdem Dóminum nostrum Jesum Christum Fílium tuum: Qui tecum vivit et regnat in unitáte Spíritus Sancti Deus, per ómnia sǽcula sæculórum. Amen.
 
TRADUCCIÓN 
Sois toda hermosa, María,
Y no hay en vos mancha original.
 
Sois la gloria de Jerusalén,
Sois la alegría de Israel,
Sois la honra de los pueblos,
Sois la abogada de los pecadores.
   
Oh María, Virgen prudentísima,
Madre de toda clemencia,
Rogad por nosotros,
Interceded por nosotros con Jesucristo, nuestro Señor.
   
℣. En vuestra concepción, Virgen Santísima, fuisteis inmaculada.
℞. Rogad por nosotros al Padre, cuyo hijo disteis a luz. 
   
ORACIÓN
Dios mío, que por medio de la inmaculada concepción de la Virgen preparasteis una habitación digna para vuestro Hijo, concedednos por su intercesión que conservemos fielmente inmaculado nuestro corazón y nuestro cuerpo para vos, que le preservasteis de toda mancha. Por el mismo Jesucristo, Señor nuestro. Amén.
   
En el nombre del Padre, y del Hijo ✠, y del Espíritu Santo. Amén.

martes, 29 de diciembre de 2020

BERGOGLIO, EN VEZ DE RENUNCIAR, PRETENDE REFORMAR INÚTILMENTE SU CURIA

Traducción del Comentario de los Padres de TRADITIO.
   
Atrapado en el acto: Francisco Bergoglio ha acelerado una reorganización de las finanzas vaticanas, después de que su régimen desviara 425’000.000 dólares en un fraude de bienes raíces en Londres, y 1.700’000.000 USD en un plan de blanqueo de dinero australiano.
La reorganización es solo otro encubrimiento bergogliano: él realizó la misma táctica contra la pedofilia, y simplemente la situación empeoró.
   
Adicional a los crímenes del régimen de Francisco Bergoglio en el área de los delitos sexuales contra los niños están los delitos de malversación. En 2014, 425’000.000 dólares de donaciones de los fieles conciliares para fines de caridad fueron convertidos ilegalmente para paliar una desastrosa pérdida en un negocio de bienes raíces en Londres dirigido por Bergoglio y su Secretaría de Estado, dirigida por el cardenal Pietro Parolin Miotti. Ahora 1.700’000.000 USD enviados del Vaticano bergogliano a Australia para propósitos de caridad se “perdieron en la transferencia”. Los reguladores internacionales están investigando al régimen Bergoglio por fraude.
   
¿Entonces cuál es la respuesta de Bergoglio a estos crímenes? Debería ser la abdicación. En este punto él tiene a su vista la sodomía (los crímenes de pedofilia) y defraudar al pobre (los crímenes de desvío de dinero), dos de los cuatro peores crímenes posibles, que son llamados los Pecados bíblicos que claman a Dios venganza. En cambio, está la típica no-respuesta propagandística que siempre impulsa Bergoglio, un cambio de gabinete burocrático. De esta forma, se ve como si se estuviera haciendo algo mientras la situación en verdad empeora. Bergoglio intentó la misma táctica con su clero pedófilo, y el resultado fueron más crímenes contra los menores.
   
El 28 de Diciembre de 2020, Bergoglio trasladó las transacciones financieras de su Secretaría de Estado a su Administración del Patrimonio de la Sede Apostólica (APSA). Él está a cargo de ambas organizaciones corruptas, por tanto no hay cambio en la mayor responsabilidad. Él pudo haber ubicado directores financieros independientes externos, como por ley se requiere en muchos países, pero no lo hizo. Él mantiene sus propias manos engrasadas con la propiedad continuada de todos los fondos, cuentas bancarias e inversiones, incluidos bienes raíces. Después de todo, está desesperado. Su Iglesia Conciliar del Novus Ordo está hundiéndose en la bancarrota, así que necesita desviar todos los fondos para mantenerse a flote, mientras más y más conciliares se rehúsan a contribuir a sus fraudulentas caridades, como el Óbolo de San Pedro, que está siendo investigado por fraude en los Estados Unidos y en otros países.
   
Verdaderos Católicos, la situación era tan nefasta que Bergoglio ni siquiera pudo dar su orden (motu próprio) oficialmente en latín, sino que tuvo que sacarla en una versión italiana en borrador. Para el 4 de Febrero de 2021, «todos sus haberes líquidos mantenidos en cuentas corrientes a su nombre en el Instituto de Obras de Religión o en cuentas bancarias extranjeras, a la Administración del Patrimonio de la Sede Apostólica a una cuenta bancaria indicada por ésta» (art. 1, §2). Astutamente, Bergoglio ha deslizado en su motu próprio una provisión en la cual tendrá una nueva “subcuenta” llamada “Fondo Discrecional del Santo Padre” que será manejada solamente bajo la dirección de Bergoglio (art. 2, §1 literal “b” y §4). ¡Ciertamente, en el Vaticano modernista «no hay honor entre ladrones»!
    

SI LA NAVIDAD HUBIESE OCURRIDO EN NUESTROS DÍAS

Caricaturas tomadas de GLORIA CARTOON.