sábado, 20 de abril de 2013

CLELIA LURO: "FRANCISCO I SERÁ COMO JUAN XXIII"

Siguen lloviendo opiniones sobre el papa Francisco I (Jorge Mario Bergoglio). Como es de esperarse: los modernistas, judíos, masones y demás lo elogian porque lo consideran un paso hacia el reformismo en la Iglesia.

Desde ÁMBITO.COM
Clelia Luro de Podestá

Clelia Luro, viuda de monseñor Jerónimo Podestá es amiga del cardenal Bergoglio, hablaba todos los domingos por teléfono con él incluso lo hizo el domingo previo a que el Papa partiera rumbo a Roma. En una entrevista radial para el programa Coincidencias, que conduce Enrique Llamas de Madariaga, contó que le dio la unción a Jerónimo Podestá y que desde ese momento comenzó la amistad. Cuestiono que una "mano negra" quiera separar al Cardenal Bergoglio con "la Iglesia y con el Gobierno (de los Kirhcner). Caber recordar que Clelia Luro, separada, con 39 años y seis hijas conoció en 1966 al obispo de Avellaneda, monseñor Jerónimo Podestá, de 45 años. Se inició una relación sentimental lo que lo obligó a renunciar al obispado en 1967. En 1972 fue suspendido de su estado clerical y se casa con Clelia. Tuvo como compañeros de promoción los obispos Eduardo Pironio, Antonio Quarracino, y también de Raúl Primatesta. Podestá fue un religioso que siempre tuvo un compromiso social muy importante lo que lo llevo al exilio en 1974 amenazado por la Triple A. El gobierno militar de Juan Carlos Onganía, considero a Podestá como "el principal enemigo de la Revolución". Retornó al país en 1983 donde vivió hasta que fallece en el 2000. Podestá fue presidente de la Federación Latinoamericana de Sacerdotes Casados, organización que representa a cerca de 150 mil sacerdotes. A continuación, los aspectos más salientes de la nota.

P: ¿Que nos puede decir del Papa Francisco I?
Clelia Luro de Podestá: Estoy emocionada. Estoy mirando a Cristina y Bergoglio y, tanto que hemos luchado! Por lo menos yo, con la prensa, con los que querían separar al gobierno de la Iglesia y, que tantas veces he hablado con Bergoglio de Cristina. Y, ahora los veo a los dos dándose un abrazo, ¡me emociona mucho! Jerónimo (Podestá) un mes antes de morir me dijo: Clelia voy a ir a hablar con el cardenal. Y yo le dije, ¿para que vas a ir si Quarracino no te quiso recibir? El me respondió: Pero, este no es Quarrachino, es un jesuita muy inteligente y me va a escuchar. Y fue, y estuvo como dos horas. Jerónimo volvió muy contento Me dijo: es un hombre muy inteligente, muy abierto, tenés que cuidarlo. La iglesia no se acercó a Jerónimo, ni siquiera los curas del Tercer Mundo que se apartaron bastante de Jerónimo. En cambio, Bergoglio cuando supo que estaba internado me llamó por teléfono y me preguntó si podía llamarlo. Le contesté: Cómo no, va a estar contento. Entonces le dije que estaba en el sanatorio San Camilo y estuvo conversando con él. Cuando lo llevaron a terapia, Bergoglio estaba en una audiencia y la monja le avisó que estaba en terapia. Bergoglio largó la audiencia y fue al San Camilio. Bergoglio le dijo a Jerónimo: Acá te traigo la unción para que te levantés. Jeronimo ya estaba en coma. "Habló algo, le pregunté: "No Clelia, me apretó fuerte la mano", me respondió. Yo sé lo que ha significado para Jerónimo cuando estaba partiendo que se haya acercado Bergoglio a él. Después le dijo a las monjas: "No la saquen a Clelia de terapia, déjenla hasta el final. Es que a mí me dejaban estar 15 minutos nada más. Bergoglio me dijo: no se aparte de Jeronimo hasta que parta y me pude quedar con él tres días". De ahí nació también en mí el agradecimiento, el cariño que le tengo a Bergoglio. Mas que todo, él es un hombre de gestos, y uno cree por los gestos, es con las palabras uno puede decir cosas lindas, la cosa es lo que hacés. Bergoglio es un hombre de gestos y, también de palabra pero se manifiesta lo que él es por los gestos.

P: Como lo ha visto en estos primeros días?
C.L.P:: Ya se está manifestando con varias de sus actitudes en el Vaticano. Aún todavía no hablado de los problemas que existen, que son muchos y muy difíciles. El no tenía intención ni quería ser Papa, él había renunciado ya por la edad a la Curia, pero Benedicto XVI no le había aceptado la renuncia. Cuando se despidió de mí el domingo, porque el viajó el lunes yo le dije: "Ya no volvés" y él me respondió: "sos una bruja mala" Le contesté: "No, te aseguro que no sé lo que siento, pero te vas a quedar allá, la vez pasada te negaste pero esta vez no vas a poder negarte". Me respondió: "Y, ya lo sé Clelia". Cuando yo empecé a ver el humo negro dije "acá no se ponen de acuerdo y va a salir Bergoglio, así fue y ahí está.

P.: Un cardenal primado recibe y habla con un obispo casado y su mujer, ¿estamos ante una Iglesia en revolución?
C.L.P.: Después que murió Jerónimo durante 12 años todos los domingos sin faltar Bergoglio me llamaba por teléfono y hablábamos como 40 minutos. Y él me decía mientras se reía: "Jerónimo te dejo para que me ayudés a pensar". Así lo fui conociendo y después de mucho luchar con la prensa porque hubo una línea maldita que siempre quiso el enfrentamiento entre el Cardenal con la Iglesia o de los Kirchner con el Cardenal. Fue una cosa muy difícil de enfrentar porque la mayoría de las veces no fueron verdad. Yo me acordaba de Perón que le dijo a Jeronimo cuando pasó lo que pasó con la Iglesia, le dijo que fue culpa de la CIA. Yo venía una mano negra en ese afán de destrozar y enfrentar a la Iglesia con el Gobierno.

P: Pero, la mano negra ahora tiene firma, tiene diarios...
C.L.P.: La mano negra sigue queriendo destrozarlo, por eso a pesar de que lo han nombrado Papa hicieron cosas que yo como argentina siento vergüenza. Que sigan reflotando la historia de los dos curas que no es verdad. No sé por qué compran el libro Jesuita donde Bergoglio cuenta todo como fue. O la escuchan cuando habla Alicia Oliveira que lo acompañó cuando fueron a hablar con Massera para sacar del país a los dos curas. Bergoglio es incapaz de entregar a los dos curas a los militares y el ayudó a muchos perseguidos, que los escondió allá en el Colegio Máximo.

P. Incluso Pérez Esquivel lo defendió...
C.L.P.: Si también él lo defendió y también Zaffaroni que lo conocía. Pero cuando vos largás una calumnia o una maldad es difícil pero Bergoglio me decía: "No te preocupés Clelia las cosas mueren solas". Yo le decía Bergoglio ¿por qué estos curas no te defienden? Y me respondió: Porque les he pedido que no entren a este problema, que no se jueguen con esto porque no se acaban más y las cosas mueren solas. Pero parecen que no mueren, quieren seguir fastidiando.

P.: ¿Cómo imagina su Pontificado?
C.L.P: Va a ser como Juan XXIII. Bergolgio es muy afín al Vaticano II, ya empezó. En el Vaticano II uno de los puntos es "La Iglesia es el pueblo de Dios" y en el Balcón antes de dar la bendición pidió que el pueblo lo bendijeran a él. Después habló de la libertad de conciencia que también es del Vaticano II que estaba silenciado porque el anterior Papa silenció todo eso. Va a ser un vuelco dentro de la Iglesia, va a ser una primavera para todos los que pensamos como nosotros.
Así las cosas, el Remanente Católico NO PUEDE NI DEBE ESPERAR NADA DE ESTE NUEVO PAPA CONCILIAR.

SÁLVANOS SEÑOR, QUE PERECEMOS

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Preferiblemente, los comentarios (y sus respuestas) deben guardar relación al contenido del artículo. De otro modo, su publicación dependerá de la pertinencia del contenido. La blasfemia está prohibida.