domingo, 2 de noviembre de 2014

UN SUFRAGIO POR LAS ÁNIMAS DEL PURGATORIO BIEN VALE CUALQUIER SUMA DE DINERO

   
En las Crónicas de la Orden de los padres Cartujos se cuenta, que un joven muy rico, cuyo padre había muerto, LLEVÓ UNA GRAN SUMA DE DINERO AL PRIOR DE UN CONVENTO, ROGÁNDOLE QUE ENCOMENDASE A DIOS EL ALMA DE SU PADRE EN COMPAÑÍA DE SUS MONJES. Llamó en el acto el superior a la comunidad, y enterada ésta de lo que pedía aquel mancebo, DIJERON TODOS A UNA VOZ ESTAS SOLAS PALABRAS: REQUIÉSCAT IN PACE; A LO QUE CONTESTÓ EL PRIOR: AMEN; Y AL PUNTO CON GRAN SILENCIO, HACIÉNDOLE REVERENCIA CON UNA INCLINACIÓN DE CABEZA, SE VOLVIERON Á SUS CELDAS. Así que vio el mozo que tan pronto se había concluido aquel oficio, manifestó su descontento al Prelado, el cual por inspiración divina volvió a convocar a los monjes, haciendo que cada uno escribiese en una cedulilla de papel aquellas palabras: REQUIESCAT IN PACE; y puestas en una balanza, con todo el peso del oro, que era mucho, en la otra, al momento bajó la balanza de las cedulillas hasta el suelo, levantando y llevándose la del oro como si fuera una paja; con lo que el joven quedó muy maravillado, SALIÓ DESPIDIÉNDOSE GRANDEMENTE COMPLACIDO Y SATISFECHO DE LO BIEN REMUNERADA QUE QUEDABA SU LIMOSNA.

AHORA ENCOMIENDE A DIOS, CADA UNO DE VOSOTROS QUE LEÉIS ESTO, LAS ALMAS DEL PURGATORIO.

EL PURGATORIO Y LA DEVOCIÓN A LAS BENDITAS ALMAS

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Preferiblemente, los comentarios (y sus respuestas) deben guardar relación al contenido del artículo. De otro modo, su publicación dependerá de la pertinencia del contenido. La blasfemia está prohibida.