sábado, 20 de agosto de 2016

SOBRE LA INFICIÓN ECUMENISTA DE LA FALSA IGLESIA

  
"Vi que algunos pastores (obispos) se dejaron cautivar por las ideas peligrosas para la Iglesia [...] Ellos construían una gran iglesia, extraña y extravagante; todo el mundo tenía que entrar en ella para unirse y poseer allí los mismos derechos; evangélicos, católicos, sectas de todo tipo: lo que debía ser una verdadera comunión de los profanos donde no habría más que un pastor y un rebaño. Tenía que haber también un Papa pero que no poseyera nada y fuera asalariado. Todo estaba preparado de antemano y muchas cosas estaban ya hechas: pero en el lugar del altar, no había más que desolación y abominación. Tal debía ser la nueva iglesia y es por eso que le metían fuego a la antigua iglesia. Pero Dios tenía otros designios". (Profecía dada el 22 de Abril de 1823)
  
Karl Erhard Schmöger CSSR, Vida y Revelaciones de Ana Catalina Emmerick, tomo III, cap. XII, pag. 188

2 comentarios:

  1. Não sou sedevacantista, pertenço a Igreja Católica. Tenho ódio das seitas que tentam se comparar a Ela.

    O ecumenismo, pra mim, é um método evangelístico, que converte muitos corações. Os islâmicos, por exemplo, são inconvertíveis, mas adoram ao Criador. João Paulo II o disse no seu catecismo. E também veneram a Santíssima Virgem Maria.

    Mas, vendo a situação da Igreja oriental, tomei ciência de que devemos se apartar desta gente maldita, mesmo que o nosso Deus e Alá sejam O mesmo. O Papa Francisco está se calando para o que acontece no Oriente. Oxalá Deus o encontro de Assis no mês que vem irá "freiar" o Estado Islâmico.

    Deus te guarde. +++

    ResponderEliminar
  2. Novus Ordo (o quien esté detrás de este username), no nos haríamos tanta ilusión si estuviéramos en tu lugar. La espada debe seguir hiriendo y matando hasta que sea juzgada en su misma forja por Dios (cf. Ezequiel 21, 30), porque como tuvo su origen el Estado Islámico, así será su final.

    ResponderEliminar

Preferiblemente, los comentarios (y sus respuestas) deben guardar relación al contenido del artículo. De otro modo, su publicación dependerá de la pertinencia del contenido. La blasfemia está prohibida.