viernes, 3 de enero de 2014

UN INTERROGANTE...


Vista la polémica entre los defensores del “Bautismo de sangre o deseo” y los del Bautismo con agua, digo: Nuestro Señor vino al mundo para anunciar el Evangelio, y estableció el deber de bautizarse para pertenecer a la Iglesia (que es UNA, SANTA, CATÓLICA Y APOSTÓLICA). Y no lo impuso como una cuestón dudosa, sino que lo afirmó categóricamente: “Te aseguro que el que no nace del agua y del Espíritu Santo no puede entrar en el Reino de Dios” (San Juan III, 5). “El que crea y se bautice, se salvará. El que no crea, se condenará”. (San Marcos XVI, 16). Y San Pablo: “Un Señor, una fe, un bautismo”. (Efesios IV, 5).

Innumerables Padres y Doctores de la Iglesia han sostenido esta verdad de Fe: UN solo Bautismo. Los Papas y Concilios tradicionales han declarado que sentir contrario a la Necesidad del Bautismo es PATENTE HEREJÍA, llegando a condenar a los herejes a las penas del Infierno. Ahora pregunto a todos los que defienden el “Bautismo de sangre o deseo”:

¿Por qué el Credo de Nicea es categórico en decir: “Confieso UN SOLO BAUTISMO PARA EL PERDÓN DE LOS PECADOS”?

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Preferiblemente, los comentarios (y sus respuestas) deben guardar relación al contenido del artículo. De otro modo, su publicación dependerá de la pertinencia del contenido. La blasfemia está prohibida.