miércoles, 6 de julio de 2016

TESTIGOS DE JEHOVÁ DESTRUYEN ANTIGUO CENTRO RELIGIOSO EN MÉXICO

  
Por Nathaniel Janowitz para VICE NEWS
  
   
Una disputa se está gestando entre un el grupo indígena Otomí, y los Testigos de Jehová, quienes han sido acusados de haber destruido uno de sus lugares más sagrados.
  
La iglesia ha negado cualquier relación con el ataque, en donde se derribaron los altares, se rompieron figuras de piedra y deshicieron las ofrendas en el lugar religioso, ubicado en un monte rodeado por un bosque de pinos, en estado de Hidalgo, México.
   
La comunidad Otomí comenzó a quejarse por la profanación del sitio, conocido como Mayonikha y que aseguran tiene miles de años de antigüedad. Los hechos ocurrieron durante el mes de mayo, pero habían sido ignorados hasta que el académico Luis Pérez Lugo se dirigió a los medios esta semana (semana del 26 de Junio al 2 de Julio).
   
Pérez Lugo, quien ha escrito libros sobre la cosmología Otomí, dijo que habló con un Testigo de Jehová en el poblado cercano de Los Pinales, quien admitió que el grupo llevó a cabo la destrucción.
   
"Quería justificar lo que hizo como una orden divina en el nombre de Jehová", informó Pérez Lugo. "Le dije que no veníamos aquí a hablar de Dios, sino para ver toda la destrucción hecha y decir que está mal".
  
Mayonikha, que es conocida como México Chiquito, es uno de los pocos sitios religiosos indígenas en el país que sigue en uso.
   
El sitio tiene una especial importancia para la comunidad Otomí que se concentra en Hidalgo, aunque otras más pequeñas que viven en las cercanías realizan peregrinaciones al lugar.
   
"Es una vergüenza lo que le hicieron a México Chiquito", dijo Margarito Velazco en un video de protesta publicado en canal de YouTube del Congreso Internacional Nativo Americano. "Quién sabe cómo vayan a estar las cosechas ahora, y seguramente habrá muchas enfermedades en nuestras comunidades por lo que hicieron ahí".
  
En el vídeo, los Otomís acusan a los "evangélicos" en general, o bien, a los Testigos de Jehová, quienes han negado las acusaciones desde entonces.
  
"Hemos investigado a la congregación que pudo haber estado cerca del lugar y hemos llegado a la conclusión de que las noticias son falsas y erróneas", dijo el grupo en un comunicado distribuido por su vocero en México, Gamaliel Carrillo. "Los Testigos de Jehová respetamos a las otras religiones".
  
El grupo ha expandido su presencia en México y Centroamérica en los últimos años, al igual que otras iglesias evangélicas.
  
De acuerdo al sitio oficial de la iglesia, se han construido 5.000 "Salones del Reino" en la región entre 1999 y 2015, para recibir a más de un millón de miembros.
   
Los grupos protestantes han tenido un particular éxito convirtiendo a miembros de comunidades indígenas, quienes muchas veces se sienten abandonados por los sacerdotes locales. En años recientes, también han aumentado su trabajo misionero en las grandes ciudades.
   
Actualmente, una ley está siendo revisada por el senado mexicano, dirigida a impedir la predicación puerta por puerta a "horas impropias". En caso de que se apruebe la ley, aquellos encontrados culpables podrían enfrentar seis meses de prisión.

1 comentario:

  1. http://www.imagenzac.com.mx/nota/niega-el-inah-la-destruccion-de-santuari-22-30-pm

    EL INSTITUTO NACIONAL DE ANTROPOLOGÍA E HISTORIA (INAH) DE MÉXICO NIEGA LA DESTRUCCIÓN DEL TEMPLO OTOMI.
    El delegado de la INAH, Juan José Árias Orozco, aseguró de que se trató de una mentira fabricada por Luis Pérez Lugo, académico de la Universidad de Chapingo.

    ResponderEliminar

Preferiblemente, los comentarios (y sus respuestas) deben guardar relación al contenido del artículo. De otro modo, su publicación dependerá de la pertinencia del contenido. La blasfemia está prohibida.