lunes, 26 de septiembre de 2016

CUENTO MALLORQUÍ "EL JUDÍO Y EL CAZADOR"

Por Jorge López para CATÓLICOS ALERTA
Hace años, cuando no había más que coches de caballos, junto a la iglesia de Sta. Eulalia en Mallorca había un barrio judío (la Carrer de l'Argenteria): casi todo eran joyerías. Una mañana de invierno, un judío salió a la puerta de la tienda a tomar el sol con un crucifijo de plata y un paño para darle brillo. Pasa por allí un joven despreocupado y satisfecho con escopeta y dos perdices conseguidas. Al judío se le van los ojos y la envidia, y le llama la atención: "¡El crucifijo por las perdices!"
  
El joven mira uno y otras, y decide: "Mejor nos quedamos cada uno con lo que matamos".
  
COMENTARIO
Estas historias que aun resuenan en la memoria de nuestros abuelos y bisabuelos, representan parte del conocimiento de los pueblos, de las enseñanzas que otrora los buenos sacerdotes y los hombres sabios supieron transmitirles.
 
Poco a poco se van perdiendo, y lo que antes era una antipatía general que los judíos se habían ganado por su proceder, se ha ido transformando en un verdadero culto al judío, promovido y alentado por los multimedios que ellos poseen.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Preferiblemente, los comentarios (y sus respuestas) deben guardar relación al contenido del artículo. De otro modo, su publicación dependerá de la pertinencia del contenido. La blasfemia está prohibida.