lunes, 16 de enero de 2017

LA SOMBRA DE LA TRAICIÓN O EL ÍDOLO "MARTIN LUTHER KING" DESTROZADO

Rescatado de los archivos de LA VOZ NACIONALISTA
  
MARTIN LUTHER KING Jr.: LA SOMBRA NEGRA DE LA TRAICIÓN
  
  
En el número 77 de “Iesus Christus” -correspondiente al bimestre de septiembre-octubre del año 2001- se publicaron unos textos sobre la verdadera personalidad de Martin Luther King. La revista “Hechos y documentos”, del 1 de febrero del 2000 arroja una nueva luz sobre este personaje, y aporta mucha más complementación del artículo de “Iesus Christus” nº 77. 
   
Premio Nobel de Paz a los 35 años, y considerado como “el apóstol de la no-violencia”, el Pastor Martin Luther King era un verdadero ícono de la sociedad mundialista, perfecta encarnación de la religión de los derechos del hombre. En realidad, toda su historia está fundada sobre el plagio y la mentira. Desde 1964, John Edgar Hoover lo definía como “el peor mentiroso del país”.
  
UN FALSO NOMBRE
Nacido el 15 de enero de 1929 en Atlanta (estado de Georgia); King era hijo de un predicador negro bautista conocido por la historia bajo el apodo de “Daddy” King. Este último llamó a su hijo Michael.
  
Recién en 1935 tuvo una “iluminación” que lo determinó a utilizar el pseudónimo de Martin Luther King adquiriendo el nombre del reformador protestante, y a llamar a su hijo Martin Luther King Jr. Este cambio de nombre nunca fue consignado por el registro civil, y el verdadero nombre del hijo de Michael “Daddy” King es Michael King Williams.
  
LIBROS Y SERMONES PLAGIADOS
King imitó a su padre y se inclinó hacia el “pastorado”. Pronunció su primer discurso en la iglesia bautista Ebenezer en 1947, año en que había sido ordenado ministro de la Iglesia bautista. El sermón fue un puro plagio de un discurso del Pastor protestante Harry Emerson Fosdick: “La vida es lo que ustedes hacen de ella”. El mejor amigo de King, el reverendo Larry H. Williams, lo confesó.
  
El primer libro que Martin Luther King redactó intitulado “En camino hacia la libertad”, es igualmente plagiado de diferentes fuentes, jamás citadas en el cuerpo del texto según un reciente estudio universitario realizado por unos simpatizantes de la causa de King, Keith D. Miller, Ira G. Zepp y David J. Garrow.
  
Según Theodore Pappas, el mejor especialista de las copias de King (que fue entonces excluido del equipo que preparaba la edición de las obras completas de King y que sólo pudo publicar su obra en una muy pequeña casa de edición), los dos tercios de los textos de King en la universidad, son copiados de una manera u otra.
“Los plagios por Martin Luther King son fáciles de detectar, pues el estilo de las copias desentona fuertemente entre una prosa de colegial. Por regla general, si las frases están bien escritas, son incisivas, elocuentes o si contienen imágenes, alusiones, analogías o metáforas, es fácil concluir que es una copia literal”. 
 
La edición completa de las obras de Luther King actualmente en curso (“The Papers of Martin Luther King Jr.”, editados por el “Martin Luther King Center for Non-violent Social change”, centro que incluye a la viuda de Martin Luther King, Coretta, y cuyo conjunto de archivos está desde ahora prohibido a la consulta, aún a los universitarios) reconoce igualmente (difícilmente) el plagio para los escritos tanto en la Universidad de Boston (donde obtuvo un doctorado en 1955), como en el Seminario de Teología Crozer:
“Juzgado retroactivamente, según los criterios universitarios, (sus escritos) están trágicamente viciados por numerosísimos plagios… Tales pasajes recopiados son particularmente visibles en sus trabajos universitarios, y sistemáticos en materia de teología”.
  
Tan es así , que el ensayo “El lugar de la razón y de la experiencia en la búsqueda de Dios”, escrito en Crozer, incluye numerosos pasajes pirateados del teólogo Edgar S. Bringham (en “La búsqueda de Dios”), y su “teología continental contemporánea”, escrita poco después de su ingreso a la Universidad de Boston, está ampliamente tomado de Walter Marshall Horton.
  
Su diploma de fin de estudios “Comparación entre las concepciones de Dios en el pensamiento de Paul Tillich y de Harry Nelson Wieman”, incluye más de 50 pasajes directamente copiados de una tesis de Jack Boozer, “El lugar de la razón en la concepción de Dios, en Paul Tillich”.
  
Algunos de los pasajes de su más famoso discurso, “I have a dream…” fueron copiados de una predicación del año 1952, pronunciada por el pastor Archibald Carey.
  
O mejor aún, algunos pasajes de su discurso de recepción del Premio Nobel, fueron copiados de obras de distintos autores.
  
En “The Journal of American History” (del mes de junio de 1991), el universitario izquierdista David I. Garrow, aunque próximo a las tesis de King, asegurara que su mujer Coretta, que lo sirvió durante mucho tiempo como secretaria, estaba perfectamente al tanto de sus plagios, y fue cómplice sistemática.
 
Garrow asegura que sus directores de seminario, que compartían ideas izquierdistas y antisegregacionistas, no podían ignorarlo:
“Los trabajos universitarios de Martin Luther King, particulrmente en la Universidad de Boston, son todos, prácticamente sin excepción, resúmenes descriptivos (…) y comparaciones entre diversos escritos. Sin embargo, obtenían excelentes notas, lo que permite suponer que los profesores de King no esperaban más de su parte”.
  
Lo que hace decir a los responsables de sus obras completas que: “la incapacidad de los profesores para detectar sus apropiaciones intelectuales es algo excepcional”.
    
Siempre es el mismo caso, puesto que a pesar de las pruebas de los plagios múltiples y a repetición, la Universidad de Boston, aunque reconociendo que había plagio y robo de ideas de otros, estimó, en 1991, que no se daría curso a la posible anulación de los diplomas superiores de King, “pues eso no serviría de nada”.
  
Es de notar que un decano de la Universidad de Boston fue despedido por haber retomado pasajes del “Wall Street Journal” , en una alocución de apertura del año universitario.
  
A fin de mantener a King sobre su pedestal, un universitario de Arizona, Keith Miller, en “Une voix de delivrance, le langage de Martin Luther King”, no duda en explicar que los negros tienen una fuerte tradición oral y que entonces es ridículo aplicarles las reglas de originalidad y de referencias aplicables a los caucásicos.
  
Entonces, en su obra, la palabra “plagio” no figura nunca, sino “intextualización”, “reunión de voz”, “incorporación”, “consultación”, “absorción”, “alquímica”, “adopción”, “sintetización”, “eco”, “resonancia”, “reverberancia”, etc…
  
UN MILITANTE COMUNISTA
Después de alcanzar su éxito universitario, Martin Luther King fue nombrado Reverendo de una parroquia negra de Montgomery (en el estado de Alabama).
  
Llamando a los negros a boicotear los autobuses municipales, en 1956 obtuvo su primera victoria en los medios públicos de transporte.
  
Al año siguiente, fundó la “Conferencia de los Líderes Cristianos del Sur” (SCLC), que organizó boicots, “marchas por la libertad”, “sit-in”, y combatió por el cese de la segregación en las escuelas, en las universidades y en el alojamiento, ganado rápidamente para su causa a una buena parte de la juventud estudiantil americana, ya trastornada, en el seno del “Comité de Coordinación de los Estudiantes No Violentos”.
  
En realidad, militaba secretamente, en forma paralela, en el seno del Partido Comunista de los Estados Unidos (CPUSA), pero debió sin embargo traicionarse el día de la fiesta del trabajo de 1957, durante una reunión en la cual participaron agentes américanos infiltrados, que juntó a Martin Luther King y a otros cuatro responsables en el seno de una extraña institución llamada la Highlander Folk School, en Monteagle, Tennessee.

Esta escuela en realidad era una pantalla del Partido Comunista de la Unión Soviética, fundada por Myles Horton (secretario del CPUSA para Tennesee) y Don West (secretario del CPUSA para Carolina del Norte). Los cuatro responsables junto a King eran: Horton, West, Abner Berry y James Dumbrowski, estos dos últimos, también militantes del CPUSA.
  
Desde 1955 hasta 1960, el más cercano consejero y secretario particular de King fue Bayard Rustin, militante comunista. Desde 1936 se había unido a la Young Communist League, en la Universidad de Nueva York.
  
En 1944 fue condenado a cuatro años de cárcel, como refractario. En 1953 de nuevo fue condenado a 60 días de cárcel por proxenetismo y ultraje a las buenas costumbres en la vía pública.
 
En 1957, participó de la XVI Convención del CPUSA. Un mes mas tarde, junto a Luther King fundó el SCLC. El vicepresidente era el reverendo Fred Shuttlesworth, quien era además presidente de una asociación paracomunista, la “Southern Conference Educational Fund”, cuyo director, Carl Braden, era miembro del “Comité Fair Play para Cuba”, otra organización paracomunista.
  
Esta organización hizo editar, por medio de uno de sus miembros, un libro a los negros americanos a la rebelión antiblanca, “Negroes with guns” (“Negros con armas”) de Robert Williams, con un prólogo de Martin Luther King, quien a pesar de esto seguía considerado como un “no violento”.
  
El director de los programas del SCLC era el reverendo Andrew Young, quien luego sería el embajador de Jimmy Carter en la Organización de las Naciones Unidas y alcalde de Atlanta. Conocido por sus simpatías comunistas, había sido formado en la famosa Highlander Folk School. 
 
Poco tiempo después de un viaje a Moscú, en 1958, Rustin organizó la primera de las famosas “marchas” de King sobre Washington. El órgano oficial del CPUSA “The Worker”, declaró entonces abiertamente que esa marcha era un “proyecto comunista”. 

Aunque había abandonado el secretariado particular de King en el año 1960, este último lo llamó regularmente a su lado, en particular como coorganizador de la segunda más importante marcha cívica, la cual tuvo lugar el 25 de agosto de 1963 en Washington, con la asistencia de unos 250.000 participantes.
  
Su reemplazante al lado de King, Jack O' Dell era también, según un documento oficial de 1962, miembro del PCUSA mientras era coordinador del SCLC en Nueva York. 
 
Otro que “movió los hilos” en el entorno de Luther King fue Stanley Levinson, quien fuera el encargado durante numerosos años de las transferencias de los fondos que la Unión Soviética le giraba al CPUSA.  Considerado como el “mentor” de King, a quien le sugirió la mayoría de sus ideas de agitación y propaganda, fue también el que encontró al primer libro de Luther King: “En camino hacia la libertad”, que organizó el sistema de organización del SCLC y que redactó una buena cantidad de sus discursos. Según Luther King, Levinson era su “más próximo amigo”.
   
Martin Luther King en repetidas veces se reivindicó abiertamente como de ideas marxistas. Así su biógrafo (favorable) David I. Garrow, en “El FBI y Martin Luther King Jr.” (1981) cita a éste durante una reunión del SCLC: 
“Hemos entrado en una nueva época, que deberá ser una era de revolución (…) Toda la estructura de la vida americana deberá cambiar (…) Estamos comprometidos en la lucha de clases”.
   
El 2 de junio de 1979, Julia Brown, miembro del CPUSA secretamente desde el año 1947 (quien luego, hecha agente del FBI, contó sus aventuras en “I testily, my years as an FBI undercover Agent”), debía certificar ante la comisión policial del Senado que King era secretamente miembro del CPUSA y que mantenía contacto regular con sus más altos dirigentes.
  
Una fuente, todavía menos conocida, de inspiración y de consejo para Luther King, fue la comunidad judeoamericana, tal como lo explica en un libro recientemente publicado: “Sueños compartidos: Martin Luther King y la comunidad judía”, por el rabino ortodoxo Marc Schneier (y sorprendentemente editado por Arturo Magida, igualmente editor de la biografía del líder de la Nación del Islam, Louis Farrakhan) además presidente de la “Fundación para el Entendimiento Étnico” y de la “Asociación de rabinos neoyorkinos”. 
  
Según él, un buen número de los métodos utilizados por King fueron inspirados por algunos de sus representantes.
  
UNA SEXUALIDAD DESENFRENADA
Las fichas de vigilancia por el FBI, de Martin Luther King, prohibidas entonces para ser comunicadas hasta el año 2007 (no bajo la presión del FBI, sino de Luther King) han sido abiertas excepcionalmente al codirector del SCLC, William C. Sullivan, un hombre de izquierda pero no comunista (un verdadero “liberal” en el sentido americano del término).
  
Éste reveló lo que sabía desde hacía mucho tiempo: no solamente Martin Luther King tenía muy numerosas amantes, sino que multiplicaba las malversaciones financieras en detrimento del SCLC, en particular para ofrecerse además del alcohol, durante sus conferencias y giras, una y de preferencias dos “call girls” durante varios días. Es así que, como lo confirmaron varios testigos (cuyos testimonios quedaron mucho tiempo secretos), King, en víspera del día en que fue asesinado por un francotirador aislado, James Earl Ray, durante una de sus giras, el 4 de abril de 1968 en Memphis, pasó toda la noche en una suite de dos camas del Lorraine Motel (hoy reconvertido en Museo King) en compañía de dos prostitutas, y violó a una tercera mujer después de haberla golpeado, mientras -según la historiografía oficial- estaba redactando su sermón del día siguiente: “¿Por qué América podría terminar en el Infierno?”
 
Sullivan reveló, mientras había pasado treinta años, primero cerca de Luther King y luego en el seno de la fundación que continúa con su obra, que estaba desde ese momento convencido de las relaciones estrechas entre Luther King y el CPUSA, habiendo podido especialmente consultar un informe de un encuentro entre el pastor y unos responsables comunistas a fin de obtener fondos (uno de estos responsables era un informante del FBI).
   
Lo más extraordinario, sin duda, es que el director del FBI, John Edgar Hoover, informó de todos estos hechos al presidente de los Estados Unidos y a algunos altos responsables del Congreso… y que todos se entendieron para hacer “black-out” a fin de proteger la memoria de ¡tan grande hombre!
 
FUENTES
  1. The Papers of Martin Luther King, Jr. (publicación oficial del Martin Luther King Center for Nonviolent Social Change).
  2. David J. Garrow. "King's Plagiarism: Imitation, Insecurity and Transformation", En The Journal of American History, Junio de 1991, p. 87.
  3. New York Times, edición de 11 de Octubre de 1991, pág. 15.
  4. David J. Garrow. "The FBI and Martin Luther King, Jr.: From "Solo" to Memphis". W. W. Norton & Company, Nueva, York 1981.
  5. Rev. Ralph Abernathy. "And the walls came tumbling down", (1989)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada