lunes, 26 de mayo de 2014

LAS ROGATIVAS MENORES

   
Las Rogativas (del latín rogáre, rogar) o Letanías (del griego Litanéia, súplica u oración), son oraciones solemnes instituidas por la Iglesia para ser rezadas o cantadas en ciertas procesiones públicas y para determinadas y extraordinarias necesidades. Sólo las encontramos en la liturgia dos veces al año: el 25 de abril, fiesta de San Marcos (Letanías mayores) y el triduo que precede a la Ascensión (Letanías menores).
   
El Papa y los Obispos pueden prescribirlas a los fieles, en las calamidades y necesidades públicas, pero entonces figuran como actos extralitúrgicos. Los calificativos de mayores y menores sólo sirven para distinguir unas de otras.
    
2. Las Rogativas Menores, o de la Ascención, por su parte, tuvieron un origen franco. En el año 474, la región francesa del Delfinado fue asolada por varios desastres naturales, plagas y un terremoto. San Mamerto, obispo de Vienne, ordenó a sus fieles hacer tres días de ayuno y oración, con procesiones públicas en la diócesis. Este triduo se realizó antes del Jueves de Ascención (lunes, martes y miércoles de la Domínica V de Pascua). Las Rogativas Menores fueron aprobadas por el Concilio de Orléans en el año 511; e incluidas en el Rito Romano por el Papa San León III en el año 799.
   
Con el rezo de la Rogativa, se gana indulgencia parcial.
  
LITANÍÆ SANCTÓRUM
      
V. Kýrie, eléison.
R. Kýrie, eléison.
V. Christe, eléison.
R. Christe, eléison.
V. Kýrie, eléison.
R. Kyrie, eléison.
   
V. Christe, audi nos.
R. Christe, audi nos.
V. Christe, exáudi nos.
R. Christe, exáudi nos.
    
V. Pater de cœlis, Deus.
R. Miserére nobis.
V. Fili, Redémptor mundi, Deus.
R. Miserére nobis.
V. Spíritus Sancte, Deus.
R. Miserére nobis.
V. Sancta Trínitas, unus Deus.
R. Miserére nobis.
   
V. Sancta María.
R. Ora pro nobis.
V. Sancta Dei Génetrix.
R. Ora pro nobis.
V. Sancta Virgo vírginum.
R. Ora pro nobis.
   
V. Sancte Michaël.
R. Ora pro nobis.
V. Sancte Gábriel.
R. Ora pro nobis.
V. Sancte Ráphael.
R. Ora pro nobis.
V. Omnes sancti Angeli et Archángeli.
R. Oráte pro nobis.
V. Omnes sancti beatórum Spírituum órdines.
R. Oráte pro nobis.
    
V. Sancte Joánnes Baptísta.
R. Ora pro nobis.
V. Sancte Joseph.
R. Ora pro nobis.
V. Omnes sancti Patriárchæ et Prophétæ.
R. Oráte pro nobis.
    
V. Sancte Petre.
R. Ora pro nobis.
V. Sancte Paule.
R. Ora pro nobis.
V. Sancte Andréa.
R. Ora pro nobis.
V. Sancte Jacóbe.
R. Ora pro nobis.
V. Sancte Joánnes.
R. Ora pro nobis.
V. Sancte Thoma.
R. Ora pro nobis.
V. Sancte Jacóbe.
R. Ora pro nobis.
V. Sancte Philíppe.
R. Ora pro nobis.
V. Sancte Bartolomǽe.
R. Ora pro nobis.
V. Sancte Matthǽe.
R. Ora pro nobis.
V. Sancte Simon.
R. Ora pro nobis.
V. Sancte Thaddǽe.
R. Ora pro nobis.
V. Sancte Matthía.
R. Ora pro nobis.
V. Sancte Bárnaba.
R. Ora pro nobis.
V. Sancte Luca.
R. Ora pro nobis.
V. Sancte Marce.
R. Ora pro nobis.
V. Omnes sancti Apóstoli et Evangelístæ.
R. Oráte pro nobis.
V. Omnes sancti Discípuli Dómini.
R. Oráte pro nobis.
   
V. Omnes sancti Innocéntes.
R. Oráte pro nobis.
V. Sancte Stéphane.
R. Ora pro nobis.
V. Sancte Laurénti.
R. Ora pro nobis.
V. Sancte Vincénti.
R. Ora pro nobis.
V. Sancti Fabiáne et Sebastiáne.
R. Oráte pro nobis.
V. Sancti Joánnes et Paule.
R. Oráte pro nobis.
V. Sancti Cosma et Damiáne.
R. Oráte pro nobis.
V. Sancti Gervási et Protási.
R. Oráte pro nobis.
V. Omnes sancti Mártyres.
R. Oráte pro nobis.
    
V. Sancte Sylvéster.
R. Ora pro nobis.
V. Sancte Gregóri.
R. Ora pro nobis.
V. Sancte Ambrósi.
R. Ora pro nobis.
V. Sancte Augustíne.
R. Ora pro nobis.
V. Sancte Hierónyme.
R. Ora pro nobis.
V. Sancte Martíne.
R. Ora pro nobis.
V. Sancte Nicolǽ.
R. Ora pro nobis.
V. Omnes sancti Pontífices et Confessóres.
R. Oráte pro nobis.
V. Omnes sancti Doctóres.
R. Oráte pro nobis.
   
V. Sancte Antóni.
R. Ora pro nobis.
V. Sancte Benedícte.
R. Ora pro nobis.
V. Sancte Bernárde.
R. Ora pro nobis.
V. Sancte Domínice.
R. Ora pro nobis.
V. Sancte Francísce.
R. Ora pro nobis.
V. Omnes sancti Sacerdótes et Levítæ.
R. Orate pro nobis.
V. Omnes sancti Mónachi et Eremítæ.
R. Oráte pro nobis.
    
V. Sancta María Magdaléna.
R. Ora pro nobis.
V. Sancta Agatha.
R. Ora pro nobis.
V. Sancta Lúcia.
R. Ora pro nobis.
V. Sancta Agnes.
R. Ora pro nobis.
V. Sancta Cæcília.
R. Ora pro nobis.
V. Sancta Catharína.
R. Ora pro nobis.
V. Sancta Anastásia.
R. Ora pro nobis.
V. Omnes sanctae Vírgines et Víduæ.
R. Oráte pro nobis.
  
V. Omnes Sancti et Sanctæ Dei.
R. Intercédite pro nobis.
   
V. Propítius esto.
R. Parce nobis, Dómine.
V. Propítius esto.
R. Exáudi nos, Dómine.
   
V. Ab omni malo.
R. Líbera nos, Dómine.
V. Ab omni peccáto.
R. Líbera nos, Dómine.
V. Ab ira tua.
R. Líbera nos, Dómine.
V. A subitánea et improvísa morte.
R. Líbera nos, Dómine.
V. Ab insídiis diáboli.
R. Líbera nos, Dómine.
V. Ab ira et ódio et omni mala voluntáte.
R. Líbera nos, Dómine.
V. A spíritu fornicatiónis.
R. Líbera nos, Dómine.
V. A fúlgure et tempestáte.
R. Líbera nos, Dómine.
V. A flagéllo terræmótus.
R. Líbera nos, Dómine.
V. A peste, fame et bello.
R. Líbera nos, Dómine.
V. A morte perpétua.
R. Líbera nos, Dómine.
V. Per mystérium sanctæ Incarnatiónis tuæ.
R. Líbera nos, Dómine.
V. Per Advéntum tuum.
R. Líbera nos, Dómine.
V. Per Nativitátem tuam.
R. Líbera nos, Dómine.
V. Per Baptísmum et sanctum Jejúnium tuum.
R. Líbera nos, Dómine.
V. Per Crucem et Passiónem tuam.
R. Líbera nos, Dómine.
V. Per Mortem et Sepultúram tuam.
R. Líbera nos, Dómine.
V. Per sanctam Resurrectiónem tuam.
R. Líbera nos, Dómine.
V. Per admirábilem Ascensiónem tuam.
R. Líbera nos, Dómine.
V. Per advéntum Spíritus Sancti Parácliti.
R. Líbera nos, Dómine.
V. In die Judícii.
R. Líbera nos, Dómine.
    
V. Peccatóres.
R. Te rogámus, audi nos.
V. Ut nobis parcas.
R. Te rogámus, audi nos.
V. Ut nobis indúlgeas.
R. Te rogámus, audi nos.
V. Ut ad veram pœniténtiam nos perdúcere dignéris.
R. Te rogámus, audi nos.
V. Ut Ecclésiam tuam sanctam régere et conserváre dignéris.
R. Te rogámus, audi nos.
V. Ut omnes ecclesiásticos órdines in sancta religióne conserváre dignéris. (1)
R. Te rogámus, audi nos.
V. Ut inimícos sanctæ Ecclésiæ humiliáre dignéris.
R. Te rogámus, audi nos.
V. Ut régibus et princípibus christiánis pacem et veram concórdiam donáre dignéris.
R. Te rogámus, audi nos.
V. Ut cuncto pópulo christiáno pacem et unitátem largíri dignéris.
R. Te rogámus, audi nos.
V. Ut omnes errántes ad unitátem Ecclésiæ revocáre, et infidéles univérses ad Evangélii lumen perdúcere dignéris.
R. Te rogámus, audi nos.
V. Ut nosmetípsos in tuo sancto servítio confortáre et conserváre dignéris.
R. Te rogámus, audi nos.
V. Ut mentes nostras ad cæléstia desidéria érigas.
R. Te rogámus, audi nos.
V. Ut ómnibus benefactóribus nostris sempitérna bona retríbuas.
R. Te rogámus, audi nos.
V. Ut ánimas nostras, fratrum, propinquórum et benefactórum nostrorum ab ætérna damnatióne erípias.
R. Te rogámus, audi nos.
V. Ut fructus terræ dare et conserváre dignéris.
R. Te rogámus, audi nos.
V. Ut ómnibus fidélibus defúnctis réquiem ætérnam donáre dignéris.
R. Te rogámus, audi nos.
V. Ut nos exáudire dignéris.
R. Te rogámus, audi nos.
V. Fili Dei.
R. Te rogámus, audi nos.
   
V. Agnus Dei, qui tollis peccáta mundi.
R. Parce nobis, Dómine.
V. Agnus Dei, qui tollis peccáta mundi.
R. Exáudi nos, Dómine.
V. Agnus Dei, qui tollis peccáta mundi.
R. Miserére nobis.
   
V. Christe, audi nos.
R. Christe, audi nos.
V. Christe, exáudi nos.
R. Christe, exáudi nos.
   
V. Kýrie, eléison.
R. Kýrie, eléison.
V. Christe, eléison.
R. Christe, eléison.
V. Kýrie, eléison.
R. Kyrie, eléison.
      
Pater noster, qui es in Cœlis, sanctificétur Nomen tuum. Advéniat Regnum tuum. Fiat Volúntas tua, sicut in Cœlo et in terra. Panem nostrum quotidiánum da nobis hódie, et dimítte nobis débita nostra, sicut et nos dimíttimus debitóribus nostris. Et ne nos indúcas in tentatiónem, sed líbera nos a malo. Amen.
 
____+____
    
(1) La invocación Ut Domnum Apostólicum et omnes ecclesiásticos órdines in sancta religióne conserváre dignéris, es remplazada por Ut omnes ecclesiásticos órdines..., por razón de hallarse vacante la Sede Apostólica.

7 comentarios:

  1. Otro regalo que nos facilitas para la oración. Es difícil encontrar esa acentuación que tan cuidadosamente nos señalas, para nuestra correcta pronunciación. Mil gracias. Dios bendiga todo este trabajo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por el cumplido. Al principio nos costó algo poner los acentos, puesto que muchos editores de libros y páginas web (que quieren dárselas de puristas usando latín clásico en lugar del eclesiástico), publican las oraciones como si sólo fueran para uso privado.

      Eliminar
    2. Estimado Don Jorge, creo que aún conserva mi correo electrónico por una duda que le hice privada, acerca de Santa Brígida de Suecia. En el caso que tuviera algún devocionario con acentuación de latín eclesiástico, le rogaría que me lo envíase. Le estaría enormemente agradecido. Estoy mirando en la biblioteca familiar y los devocionarios en latín están sin acentuar. Muchísimas gracias

      Eliminar
    3. Perdone que sea tan reiterativo. Buscando por Internet he encontrado esta edición del breviario en latín-castellano. Tiene buena pinta. Pero me gustaría su opinión personal: http://sededelasabiduria.es/novedad-editorial/

      Eliminar
    4. No hay inconveniente con el breviario, salvo el detalle de que está con las rúbricas de 1960. Pero bueno, esperemos que lo editen con las rúbricas de Divino Afflátu, la reforma que hiciera San Pío X.

      PD. En cuanto a los devocionarios, nada más tenemos el Misal.

      Eliminar
  2. Una duda: he visto acentuado "eléison" en muchas partes y no "éleison". Cuál es la correcta? Gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En efecto, la forma correcta es “eléison”, que así se translitera el griego “ἐλέησον”. Gracias por la observación.

      Eliminar

Preferiblemente, los comentarios (y sus respuestas) deben guardar relación al contenido del artículo. De otro modo, su publicación dependerá de la pertinencia del contenido. La blasfemia está prohibida.