miércoles, 18 de febrero de 2015

FIDENZIO VOLPI, CONDENADO POR DIFAMACIÓN

Noticia tomada de NACIONALISMO CATÓLICO SAN JUAN BAUTISTA
  
Comisario de los Franciscanos de la Inmaculada -Volpi-, admite culpa por difamación y mentiras. Debe pagar 20,000 euros y ofrecer una disculpa pública.

¿Dejará sobrevivir Francisco a lo que queda de los FFI?

El Rev. Fidenzio Volpi, comisario apostólico de Francisco para los Frailes Franciscanos de la Inmaculada está cosechando lo que había sembrado y probablemente justo a tiempo.
   
La colaboradora de Rorate Caeli Francesca Romana ha traducido la primer noticia de “Chiesa e post concilio” en la que se informa que el padre Volpi pagará a la familia del padre Manelli, fundador de los Franciscanos de la Inmaculada una gran suma de efectivo por su “difamación y mentiras” así como ofrecer públicamente disculpas en todos los sitios web que controla.
   
Para los lectores regulares de este blog, es de su conocimiento que el padre Volpi fue traído justo para una razón: aplastar una de las órdenes religiosas de orientación tradicional de mayor crecimiento en todo el mundo, pero no por su propia iniciativa: como ya lo ha admitido en el pasado, “específicamente ordenado por del Vicario de Cristo” Papa Francisco para llevar a cabo esta misión.
   
Nuestras preguntas ahora son muy simples:
   

  • ¿El Papa (sic) Francisco frenará finalmente a este hombre y hará que quite su bota del cuello de una orden que lo único que desea es servir a Dios como los santos lo han servido por dos milenios?
  • ¿Y finalmente Francisco acabará con este injusto comisariato y permitirá a los pobres frailes que han tenido que escapar el yugo de este cruel hombre para que puedan regresar a sus solemnes votos y vivan el resto de sus vidas su vocación en paz? Rezamos por escuchar una respuesta afirmativa pronto.

   
Del blog italiano Chiesa e post concilio:
   
¿Es este un fruto de los rosarios y las fervientes oraciones en Santa Maria Maggiore?
Por el momento la única fuente es Don Camillo (un sacerdote blogero) el que sé que es cercano a la familia Manelli; por esta razón confío en la fuente y le agradezco por la información. Texto original dar click aquí  
¿Es la justicia de los hombres más eficiente que la justicia eclesiástica (de la nueva Iglesia por lo menos) que pareciera apenas haber encontrado la misericordia apenas hoy?
 
Me pregunto sin embargo, por qué Don Camillo puede atribuir lo acontecido a Benedicto XVI siendo que el decreto de la Congregación para los Institutos de Vida Consagrada y Sociedades de Vida Apostólica en el cual se estableció el comisariato de los Franciscanos de la Inmaculada y la subsecuente destitución del fundador y Ministro General del Instituto Religioso (y su Consejo) está fechada el 11 de Julio del 2013.
 
El decreto, firmado por el Cardenal Prefecto, Joao Braz de Aviz y por el Arzobispo Secretario José Carballo OFM, privó a los superiores de los Franciscanos de la Inmaculada de cualquier autoridad encargando el gobierno del instituto a un “Comisario Apostolico”, el Padre Fidenzio Volpi, un capuchino. Un decreto, además, que no menciona ninguna fechoría, ni actos expresa e indirectamente en contra del bien del Instituto Religioso. Y sin ninguna referencia, pregunta o motivación referente propiamente a la fe, moral o disciplina.
 
Y fue confirmado por escrito por el Papa Francisco lo cual hizo cualquier recurso de apelación imposible.
 
No me he involucrado personalmente demasiado con respecto a la situación de los Franciscanos de la Inmaculada pero una sentencia emitida por el Organismo de Mediación (Organismo di Mediazione forense) del tribunal Romano del 12 de Febrero es demasiado jugosa.
 
Los hechos:
 
El 8 de Diciembre del 2013, el padre Fidenzio Volpi escribió en una carta:
 
Escribe: “Un asunto que es sumamente grave (y que apenas ahora le hago oficialmente de su conocimiento) fue la transferencia de activos muebles y de bienes raíces pertenecientes al instituto a laicos conocidos como hijos (o hijas) espirituales y miembros de la familia del fundador, padre Stefano M. Manelli, así como también a algunos familiares de algunas monjas”. Continúa el padre Volpi: “Estas maniobras, gravemente ilícitas tanto desde un punto de vista moral como canónicamente y con repercusiones en la esfera civil y penal ocurrieron después de la nominación del Comisario Apostólico manifestando así una voluntad de substraer estos fondos del control de la Santa Sede”. El comisario trata de ocultar las medidas al respecto: “Aquellos que han hecho o permitido todo esto han caído en una grave falta y si son religiosos son sujetos a severas sanciones canónicas. Algo similar ha sucedido también en las obras del apostolado: la editorial y la televisión”

[…] Así pues, por estas mentiras el padre Volpi, (después) de haber negociado con toda la familia Manelli, cuyo honor fue dañado, y en consecuencia después de haber admitido su crimen de difamación y mentiras el 12 de Febrero del 2015, como justa compensación tendrá que pagar 20,000 euros a la familia Manelli además de todos los gastos judiciales, la publicación de una disculpa pública en los sitios de internet por el controlados así como cartas circulares a todos los frailes y monjas.
 
¡Se ha hecho justicia! [Fuente: Chiesa e post concilio. Traducción al inglés por nuestra colaboradora Francesca Romana. Traducción al español por E.F.. Artículo original]
  
REFLEXIÓN DE JORGE RONDÓN SANTOS:
Este hecho, que seguramente no se reflejará en los diarios vaticanos por ser una flagrante derrota para Antipapa Bergoglio y su Directorio, significa cierto respiro para los Franciscanos de la Inmaculada entre tanta persecución de que son objeto. Pero si ellos (al igual que la “Alta Iglesia” conciliar, la FSSPX fellayana y la “Resistencia impotente” williamsonista -en una palabra, los Tradicionalistas perplejos-) pusieran mentes en el asunto, concluirían que esto es un llamado de Dios para que abandonen la apóstata Roma y se conviertan a la Fe Católica de siempre. Más aún, que el tiempo se les acaba, porque el decurso de los hechos manifiesta que el Vaticano está obcecado en la apostasía y de que ya no tiene redención.
  
Reiteramos: YA NO HAY LUGAR PARA LA TRADICIÓN EN LA IGLESIA MONTINIANA. HACE 57 AÑOS FUE REMOVIDA EN FAVOR DEL MODERNISMO JUDEO-PROTESTANTE-MASÓNICO.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Preferiblemente, los comentarios (y sus respuestas) deben guardar relación al contenido del artículo. De otro modo, su publicación dependerá de la pertinencia del contenido. La blasfemia está prohibida.