miércoles, 18 de febrero de 2015

HIMNO “Parce Dómine”, PARA LA CUARESMA

El himno “Parce Dómine” consta de dos partes: La antífona “Parce, Dómine, parce pópulo tuo: Ne in ætérnum irascáris nobis” se inspira en la profecía de Joel II, 17 (“Perdona, oh Señor, perdona a tu pueblo: no estés airado para siempre con nosotros” ); y el himno en sí (“Flectámus iram víndicem...”) fue compuesto por San Ambrosio de Milán. Este himno es recitado usualmente el Miércoles de Ceniza, dada la referencia al ayuno que es exigido en la Cuaresma, pero también puede emplearse en cualquier acto de reparación a Nuestro Señor.

HIMNO “PARCE DÓMINE”
  
Antífona: Parce, Dómine, parce pópulo tuo:
Ne in
ætérnum irascáris nobis.
  
Flectámus íram víndicem,
Plorémus ante Júdicem,
Clamémus ore súpplici,
Dicámus omnes cernúi:
 
Parce, Dómine, parce pópulo tuo:
Ne in
ætérnum irascáris nobis.
  
Nostris malis offéndimus
Tuam Deus cleméntiam:
Effúnde nobis désuper
Remíssor indulgéntiam.
  
Parce, Dómine, parce pópulo tuo:
Ne in
ætérnum irascáris nobis.
  
Dans tempus acceptábile,
Da lacrimárum rívulis
Laváre cordis víctimam,
Quam laéta adúrat cáritas.
   
Parce, Dómine, parce pópulo tuo:
Ne in ætérnum irascáris nobis.
   
Audi, benígne Cónditor,
Nostras prrces cum flétibus
In hoc sacro jejúnio
Fusas quadragenário.
  
Parce, Dómine, parce pópulo tuo:
Ne in ætérnum irascáris nobis.
 
Scrutátor alme córdium,
Infirma Tu scis vírium:
Ad Te revérsis éxhibe
Remissiónis grátiam.
 
Parce, Dómine, parce pópulo tuo:
Ne in ætérnum irascáris nobis.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Preferiblemente, los comentarios (y sus respuestas) deben guardar relación al contenido del artículo. De otro modo, su publicación dependerá de la pertinencia del contenido. La blasfemia está prohibida.