viernes, 12 de febrero de 2016

CARDENAL SE NIEGA A ACUDIR A INTERROGATORIO JUDICIAL

Traduccción y ampliación del Comentario de los Padres de TRADITIO.
 
CARDENAL ENCUBRIDOR DE PEDERASTAS SE NIEGA A ENFRENTAR ANTE LA JUSTICIA AUSTRALIANA LAS PRUEBAS DE SU COMPLICIDAD
 
"Diantres, no podré ir", dice el "cardenal" George Pell, quien fue citado a comparecer ante una Comisión Real en Australia para responder ante los cargos de Complicidad en el encubrimiento de casos de pedofilia por los presbíteros de su iglesia cuando fue "arzobispo"de Sydney.
Pell está temeroso de abandonar la seguridad de la inmunidad diplomática provista por Francisco Bergoglio a Pell y otros cómplices de pedofilia como el "cardenal" Bernard Law, y el pervertido "cardenal" Raymond Burke.
 
El Vaticano se ha convertido en estos últimos años en el "puerto de salvación" para un número de despreciables prelados de la iglesia conciliar a quienes los usurpadores del Papado les cobijan con una supuesta protección de "inmunidad diplomática". Vale decir que el Vaticano (oficialmente la Santa Sede) ni siquiera es un Estado, sino un Sujeto de Derecho internacional en razón de su historia, para más precisión, es solamente un territorio creado en 1929 por Benito Mussolini mediante los Pactos de Letrán como una monarquía teocrática. Un ejemplo de estos despreciables es el "cardenal" Bernard Law, cabeza del escándalo de pederastia en Boston que expuso por primera vez ante el mundo entero a los perversos presbíteros de la secta montiniana, vive actualmente bajo protección de Bergoglio en el Palacio de la Cancillería. El cardenal-arzobispo conciliar Raymond "Bully" Burke, que consagró en 2002 como "monja" deuterovaticana al transexual Joel-Julie Green y hoy funge como "tradicionalista", también está residenciado allá bajo protección bergogliana.
 
Ahora, el 8 de Febrero de 2016, el "cardenal" George Pell, quien fue llamado a comparecer ante la Comisión Real sobre las Respuestas Institucionales frente a los Abusos Sexuales contra Menores en Australia para responder a las acusaciones de complicidad en los crímenes de pederastia de sus presbíteros cuando era "Arzobispo" de Sydney, dijo hallarse mal de salud para concurrir personalmente, y por ello le fue otorgado declarar desde el Vaticano por vía de teleconferencia (aunque el médico Richard Sallie le ofreció sus servicios asistenciales para el viaje). El individuo clama que está demasiado enfermo para volar más allá de las fronteras vaticanas, pero no lo suficiente como para encabezar el Secretariado Económico de Francisco Bergoglio y negociar los cargos en la Unión Europea contra el Banco Vaticano por lavado de dinero (blanqueo de capitales), fraude y peculado.

Verdaderos Católicos, hay personas con la misma condición de salud que Pell y pueden viajar largas distancias -pero Pell no es una de ellas-. ¡Qué "enfermedad" tan conveniente! Pell, quien irónicamente lleva el nombre de San Jorge (príncipe y patrono de la caballería) y el lema episcopal "Nolíte timére" -No temáis-, no quiere escapar de la inmunidad diplomática que hoy goza si permanece dentro de las fronteras del pseudo-Estado que Francisco Bergoglio felizmente provee a Pell, Law, Burke, y todos los prelados cómplices de la pedofilia y la perversión que puebla a la jerarquía del deuterovaticanismo bergogliano.

1 comentario:

  1. De la justicia de los hombres con excusas como ésa se puede escapar, pero del juicio individual ante el Todopoderoso y Nuestro Señor Jesucristo, eso no valdra nada y no escapara de ninguna forma por mas Papa u obispo que lo proteja. Si sigue asi, se ira al infierno sin remedio.

    ResponderEliminar