miércoles, 20 de noviembre de 2013

DE LA FARMACÉUTICA VATICANA: MISERICORDINA

Después de trasnochar en las oraciones y de preparar la traducción de algunos cuantos artículos para el blog, releí los diarios (que por falta de tiempo y de contenido no me gustan). Y encuentro la última bergogliada: MISERICORDINA.

Me refregué los ojos (tenía sueño, eran las 2:00), no lo podía creer. Pero era cierto: Francisco I, en su Ángelus del 17 de Noviembre, recetó (cual farmaceuta), la cual contiene:

  • 59 grageas ensartadas (curiosamente, un rosario con la Cruz rota).
  • La Corona de la Divina Misericordia (devoción conciliar): 50%
  • Imagen de Jesús de la Misericordia (sustituto del Sagrado Corazón de Jesús): 50%


Presentación estándar de la Misericordina

En verdad, digo: Tras llevarse por delante el Rosario de la Virgen (con los Misterios illuminati y el proyecto Misterios ocultistas), rechazar rosarios, novenas y otras prácticas pías de la Iglesia de siempre (al tacharlas de supersticiones de beatas); vemos a Bergoglio promover un rosario en caja, como un antiinflamatorio o panacea.

"Lo triste es así", dijo Peter Altemberg. Y cito esto porque pienso que para los deutero-vaticanos, el Rosario que la Virgen le dictó a Santo Domingo de Guzmán fuera insuficiente, o el Sagrado Corazón de Jesús fuera un llamado a "hacer lío" (siendo que es la bandera de la Contrarrevolución). Estas dos devociones fueron alentadas por Papas y santos, y aún, en ellas se cifra toda salud y esperanza de conversión y de paz (sin tanto mercadeo). 

Quizá penséis que hablo como un amargado sacristán desempleado, pero hago expresar: Esto es puro miserabilismo al estilo hortera. Equiparar las Virtudes católicas a las máximas del mundo, cristocentrismo exacerbado (Luther's way), eliminar la Tradición para asistir al circo ecumenista... ¡He ahí el programa desde Roncalli Marzolla/Juan XXIII hasta Bergoglio Sívori/Francisco I! No nos olvidemos del "Dejáte misericordear, que eso no duele".


Como hablamos de "medicamentos", la Lex Artis (los lineamientos comunes) de las Ciencias de la Salud establece que deben especificarse claramente las contraindicaciones, efectos secundarios y qué hacer en casos de intoxicación. En este orden, definimos:

Contraindicaciones: No tome misericordina si está usted cerca de algún Franciscano de la Inmaculada, o de alguien que haya optado por la misa en latín, o si está usted en contacto con cualquier otro síntoma de tradicionalismo. Precaución especial si es devoto de Nuestra Señora de Fátima. En tal caso, consulte a su párroco o a su psicólogo. 
Efectos secundarios: Olvido de la Justicia de Dios. Adormecimiento de la conciencia. Juanpablolatría extrema. Recibir la comunión en la mano. Sensación de "sálvese usted mismo". 
Primeros Auxilios: En caso de intoxicación, lea y escuche el discurso del "Cardenal" Rouco Varela en la Asamblea de Obispos Españoles.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Preferiblemente, los comentarios (y sus respuestas) deben guardar relación al contenido del artículo. De otro modo, su publicación dependerá de la pertinencia del contenido. La blasfemia está prohibida.