domingo, 1 de noviembre de 2015

RECUERDOS DE UN PASADO GLORIOSO: LA CEREMONIA TRADICIONAL DE CANONIZACIÓN

Canonización de San Pío X
   
El Papa, rodeado por espléndida compañía de cardenales y obispos, preside toda la ceremonia. Un abogado, en nombre del postulador de la causa, presenta una solicitud formal al Papa para la canonización ("instánter"). En representación de Su Santidad, un prelado responde que, aunque las virtudes del siervo de Dios son claras y evidentes, antes de proceder a la canonización debe perdirse la asistencia de Dios. Entonces se recitan la Letanía de los Santos. Por segunda vez el abogado solicita la canonización ("instánter, instántius"), y se da una respuesta similar. A continuación, se canta el "Veni Creátor". Por la tercera vez se hace la petición ("instánter, instántius, instantíssime"), y ahora el prelado declara que el Papa concederá el favor deseado.
  
Aquí el Papa pronuncia la siguiente fórmula o una similar (para el ejemplo, la canonización de San Pío X por el Papa Pío XII):
"Ad honórem Sanctæ et Indivíduæ Trinitátis, ad exaltatiónem Fidei Cathólicæ, et Christiánæ Religiónis augméntum, auctoritáte Dómini Nostri Jesu Christi, Beatórum Apostolórum Petri et Pauli, ac Nostra; matura deliberatióne præhabíta, et Divína ope sǽpius imploráta, ac de Venerabílium Fratrum Nostrórum Sanctæ Románæ Ecclésiæ Cardinálium, Patriarchárum, Archiepiscopórum et Episcopórum in Urbe existéntium consílio, Beátum Pii X, Sanctum esse decernímus, et definímus, ac Sanctórum Catálogo adscribímus; Statuéntes ab Ecclésia Universali íllius memóriam quolibet anno die ejus natáli, nempe tercia die a ménsibus Septémbris, inter Sanctorum Summórum Pontíficum, pia devotióne récoli debére. In Nómine Patris, et Fílii, et Spíritus Sancti. Amen". 

Que más o menos traduce:
"A honra de la santa e indivisa Trinidad, para la exaltación de la Fe Católica y aumento de la Religión Cristiana, por la autoridad de Nuestro Señor Jesucristo, de los bienaventurados Apóstoles Pedro y Pablo y la Nuestra, luego de una madura deliberación e implorar el auxilio de Dios, con el consejo de nuestros Venerables hermanos los Cardenales, Patriarcas, Arzobispos y Obispos de la Santa Iglesia Romana presentes en esta ciudad, Decretamos y definimos que el Bienaventurado Pío X es un Santo, e incluímos su nombre en el Catálogo de los Santos; y establecemos que su memoria sea fielmente venerada por la Iglesia Universal todos los años el día 3 de Septiembre, entre los Santos Sumos Pontífices. En el Nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén".
   
Luego de que el abogado ha expresado su agradecimiento, un solemne Te Deum es entonado, las campanas de todas las iglesias de la ciudad se hacen sonar (y en anterior época había salvas de cañón desde el castillo de Sant'Angelo). Entonces el Sumo Pontífice, después de recitar la oración colecta del santo (que puede ser propia o tomada del Común de los santos), canta la Misa mayor en su honor.
 
Mons. Philip E. Hallett, La Canonización de los Santos. Incorporated Catholic Truth Society, Londres, 1952

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Preferiblemente, los comentarios (y sus respuestas) deben guardar relación al contenido del artículo. De otro modo, su publicación dependerá de la pertinencia del contenido. La blasfemia está prohibida.