martes, 27 de junio de 2017

ORACIÓN A NUESTRA SEÑORA

Oh Virgen bendita, Madre de Dios, volved benigna vuestra mirada desde el Cielo, donde reináis, sobre este miserable pecador, vuestro siervo. Él, aunque consciente de su indignidad, en resarcimiento de las ofensas a Vos hechas por las lenguas impías y blasfemas, desde lo íntimo de su corazón os bendice y exalta como la más pura, la más bella y la más santa de todas las creaturas. Él bendice vuestro santo nombre, bendice vuestra sublime prerrogativa de verdadera Madre de Dios, siempre Virgen, concebida sin mancha de pecado, de corredentora del género humano. Él bendice al eterno Padre, que os escogió en modo particular por Hija, bendice al Verbo encarnado, que vistiéndose de la humana natura en vuestro purísimo seno os hizo su Madre; bendice al divino Espíritu Santo que os quiso como su Esposa. Bendice, exalta y agradece a la Trinidad augusta que os preescogió y amó tanto que os elevó sobre todas las creaturas a la más sublime alteza. Oh Virgen santa y misericordiosa, impetrad la conversión de vuestros ofensores y recibid este pequeño obsequio de vuestro siervo, obteniendo también para él, de vuestro divino Hijo, el perdón de los pecados propios. Amén. (100 días de Indulgencia cada vez, aplicables para los difuntos. Papa San Pío X, 22 de Enero de 1914).

1 comentario:

  1. don jorge, siempre es agradable encontrar la palabra del señor con tanta oratoria, dejeme decirle que tanto yo como mis compañeros de la gran hermandad blanca le enviamos prosperidad y muchaz, personalmente lo sigo vale?

    ResponderEliminar

Preferiblemente, los comentarios (y sus respuestas) deben guardar relación al contenido del artículo. De otro modo, su publicación dependerá de la pertinencia del contenido. La blasfemia está prohibida.