sábado, 25 de marzo de 2017

LAS QUINCE ORACIONES DE SANTA BRÍGIDA EN HONOR A JESÚS CRUCIFICADO

Versión tomada de Quindécim oratiónes ante Crucifíxum, Psaltérium Davídicum y Paradísus Ánimæ Christiánæ. Traducción nuestra, con la mayor fidelidad al original.
   
QUINDÉCIM DEVÓTÆ ET PIÍSSIMÆ ORATIÓNES SANCTÆ BÍRGITTÆ DE PASSIÓNE DÓMINI NOSTRI JESU CHRISTI
 
 
In nómine Patris, et Fílii , et Spíritus Sancti. Amen.
 
Antíphona: In nómine Dómini nostri Jesu Christi omne genu flectátur, cœléstium, terréstrium, et infernórum; ac omnis língua confiteátur, quia Dóminus noster Jesus Christus in glória est Dei Patris, cui semper sit laus, honor et glória, per infiníta et intermináta sæculórum sǽcula. Amen.
  
DEVÓTA SALUTÁTIO AD DÓMINUM NOSTRUM JESUM CHRISTUM
Te adóro, te laudo, te benedíco, te glorífico, ac grátias tibi ago, Dómine Jesu Christe, pro univérsis benefíciis tuis, mihi a te collátis: et máxime, quia me creásti ad imáginem tuam, ac pretióso Sánguine tuo redemisti, et ad servítium tuum vocásti, et peccátis meis pepercísti. Precor étiam te, mi Dómíne Jesu Christe, ut misereáris mihi mísérrimo peccatóri, et in hora mortis meæ, quidquid mali contra te, cogitándo, loquéndo, et operándo commísi, vel quidquid boni per negligéntias omísi, per ætérnam et sanctam charitátem tuam mihi dimíttas. Qui vivís et regnas in sǽcula sæculórum. Amen. Pater noster et Ave María.
   
ORÁTIO PRIMA
O Dómine Jesu Christe, ætérna dulcédo te amántium, júbilus excédens omne gaudium et omne desidérium, salus et amátor pœniténtium peccatórum, qui delícias tuas attestátus es esse cum fíliis hóminum, propter hóminem homo factus es in fine témporum. Meménto omnis præmeditatiónis et íntimi mœróris quem ab inítio conceptiónis tuæ in humána natúra sustinuísti, máxime instánte salubérrimæ Passiónis tuæ témpore in divíno Corde, ab ætérno præordináto. Meménto tristítiæ et amaritúdinis, quam in ánima tua teípso attestánte, habuísti, quando dixísti: «Tristis est ánimam meam usque ad mortem», et quándo in última cœna Discípulis tuis Corpus et Sánguinem tuum tradidísti, pedes eórum lavísti, ac dúlciter eos consolándo, imminéntem Passiónem prædixísti.
  
Meménto tremóris, angústiæ, et dolóris, quæ in tuo córpore delicáto ante Passiónem crucis tuæ pertulísti, quando post trinam oratiónem et Sánguineum sudórem sudásti, a discípulo tuo Juda tradebáris, ab elécta gente capiebáris, a falsis téstibus accusabáris, a tribus judícibus injúste judicabáris, in elécta civitáte, in Pascháli témpore, in flórida córporis juventúte innocénter damnabáris, tradebáris, conspuebáris, veste própria exuebáris, véstibus aliénis induebáris, colaphizabáris, óculis et fácie velabáris, álapis cædebáris, ad colúmnam ligabáris, flagellabáris, spinis coronabáris, arúndine in cápite feriebáris, et innumerabílibus áliis calúmniis lacerabáris.
  
O dulcíssime Jesu, da mihi, quǽso, ob memóriam harum pœnárum ante crucis tuæ Passiónem ante dictárum, de peccátum meum, nunc, et ante mortem meam, veram Contritiónem, puram Confessiónem, condígnam satisfactiónem, ac ómnium peccatórum meórum plenam remissiónem. Amen.
Ave, dulcíssime Jesu Christi, miserére mihi, peccatóri. Pater noster et Ave María.
   
ORÁTIO SECÚNDA
O Jesu, vera libértas Angelórum, et paradísus deliciárum, meménto terróris et horrórís, quos sustinébas, quando omnes inimíci tui, quasi leónes ferocíssimi te circumstetérunt, et colaphizatiónibus, conspuitiónibus, ungulatiónibus, ceterísque inaudítis supplíciis te molestárunt, et per ómnia contumeliósa verba, dura vérbera, durissimáque torménta, quibus te, Dómine Jesu Christe, inimíci tuí afflixérunt, déprecor te, ut líberes me ab ómnibus inimícis meis, visibílibus et invisibílibus, et dones mihi sub umbra alátum tuárum protectiónem salútis ætérnæ inveníre. Amen.
Ave, dulcíssime Jesu Christi, miserére mihi, peccatóri. Pater noster et Ave María.
   
ORÁTIO TÉRTIA
O Jesu, mundi fabricátor et creátor, quem nulla diménsio, nullúsque términus metítur, qui cœlum et terram palmo conclúdis, recordáre amaríssimi dolóris tui, quem sustinébas, quando Judǽis sanctíssimas manus tuas ad crucem obtúsis clavis primo affixérunt, et deínde ad perforándos delicatíssimos pedes tuos convenérunt, sed cum non esses convéniens voluntáti eórum, dolórem super dolórem vulnéribus tuis addidérunt, et ira crudéliter distraxérunt, et extendérunt te, in longum et latum crucis tuæ, ut disolveréntur omnes compáges membrórum tuórum. Deprécor te, per hujus sanctíssimi et amaríssimi in cruce dolóris tui, memóriam ut des mihi timórem et amórem tuum. Amen.
Ave, dulcíssime Jesu Christi, miserére mihi, peccatóri. Pater noster et Ave María.
   
ORÁTIO QUARTA
O Jesu, cœléstis médice, recordáre languióris et dolóris, atque livóris, quos in alto crucis patíbulo levátus passus es, in ómnibus dilacerátis membris tuis sanctíssimis, quórum nullum in statu recte permansérat, ita ut nullus dolor dolóri tuo símilis invenirétur: quia a planta pedis, usque ad vérticem cápitis tui non fuit inte Sánitas. Et tunc, dolórum ómnium immémor, Patrem pro inímícis tuis pie exorásti, dicens: «Pater, ignósce illís, quia nésciunt quid fáciunt». Per hanc miram Charitátem et misericórdiam tuam, et ob memóriam illíus tanti dolóris tui concéde, ut hæc memória amaríssimæ passiónis tuæ, sit ómnium peccatórum meórum plena remíssio. Amen.
Ave, dulcíssime Jesu Christi, miserére mihi, peccatóri. Pater noster et Ave María.
   
ORÁTIO QUINTA
O Jesu, spéculum claritátis ætérnæ, meménto illíus mœróris quem habuísti quando in spéculo sereníssimæ majestátis tuæ conspexísti prædestinatiónem electórum tuórum per mérita tuæ Passiónis salvandórum et reprobatiónem malórum per sua demérita damnandórum. Per abýssum miseratiónis tuæ, qua pérditis et desperátis peccatóribus tunc condoluísti, et præcípuæ quam latróni in cruce exhibuísti dicens: «Hódie mecum eris in Paradíso». Rogo te, pie Jesu, ut fácias mecum misericórdiam tuam in hora mortis meæ. Amen.
Ave, dulcíssime Jesu Christi, miserére mihi, peccatóri. Pater noster et Ave María.
   
ORÁTIO SEXTA
O Jesu, Rex amábilis, totúsque desiderábilis, meménto mœróris quem habuísti quando nudus et miserábilis in cruce pependísti, et amíci et noti tui advérsus te stetérunt, et nullum consolántem inveniébas, nisi solum diléctam Genetrícem tuam, in agóne et amaritúdine ánimæ suæ tibi fidelíssimæ assisténtem, quam Discípulo tuo commendásti, dicens: «Múlier, ecce fílius tuus». Et ad Discípulum: «Ecce mater tua». Rogo te, pie Jesu, per gládium dolóris qui tunc ejus ánimam pertransívit, ut compatiáris mihi in ómnibus tribulatiónibus et afflictiónibus meis corporálibus et spirituálibus, et da mihi consolatiónem in témpore tribulatiónis, et in hora mortis meæ. Amen.
Ave, dulcíssime Jesu Christi, miserére mihi, peccatóri. Pater noster et Ave María.
   
ORÁTIO SÉPTIMA
O Jesu, fons inexháustæ pietátis, qui ex íntimo dilectiónis afféctu in cruce dixísti: «Sítio», scílicet salútem géneris humáni, accénde, quǽsumus, nostrum desidérium ad omne opus perféctum, et sitim carnális concupiscéntiae, æstum mundanárum dilectiónis et delectatiónis in nobis pénitus refrígera et exstíngue. Amen.
Ave, dulcíssime Jesu Christi, miserére mihi, peccatóri. Pater noster et Ave María.
   
ORÁTIO OCTÁVA
O Jesu, dulcedo córdium, ingénsque suávitas méntium, per amaritúdinem acéti et fellis, quam pro nobis sustinuísti in cruce et degustásti, concéde nobis, míseris peccatóribus, Corpus et Sánguinem tuum omni témpore, et præcípuæ in hora mortis nostræ dignéris percípere ad remédium et consolatiónem animárum nostrárum. Amen.
Ave, dulcíssime Jesu Christi, miserére mihi, peccatóri. Pater noster et Ave María.
   
ORÁTIO NONA
O Jesu, regális virtus, jubilúsque mentális, meménto angústiæ et dolóris quem passus es, quando per mortis amaritúdine et Judæórum insultatióne, cum magna voce te a Deo Patre derelíctum clamásti, dicens: «Helí, Helí, lamma sabactaní?», quod est «Deus meus, Deus meus, ut quid dereliquísti me?» Per hanc angústiam rogo et peto te, ut in angústiis mortis meæ non derelínquas me, Dómine Deus meus. Amen.
Ave, dulcíssime Jesu Christi, miserére mihi, peccatóri. Pater noster et Ave María.
   
ORÁTIO DÉCIMA
O Jesu, Alpha et Omega, únio et virtus in omni médio, recordáre, quod a summo cápite usque ad plantam pedis te pro nobis in aquam Passiónis demersísti. Propter latitúdinem et longitúdinem vúlnerum tuórum, doce me, per veram charitátem, custodíre latum mandátum tuum nimis. Amen.
Ave, dulcíssime Jesu Christi, miserére mihi, peccatóri. Pater noster et Ave María.
   
ORÁTIO PRIMODÉCIMA
O Jesu, abýssus profundíssima misericórdiæ, rogo te propter profunditátem vúlnerum tuórum, quæ pertransiérunt carnem tuam et medúllam, óssium ac íntima víscerum tuórum, ut me submérsum in peccátis emérgas et abscóndas me in foramínibus vúlnerum tuórum, a fácie iræ tuæ, donec pertránseat furor tuus. Amen.
Ave, dulcíssime Jesu Christi, miserére mihi, peccatóri. Pater noster et Ave María.
   
ORÁTIO DUODÉCIMA
O Jesu, veritátis spéculum, unitátis signum, et charitátis vínculum, meménto innumerabílium vúlnerum tuórum, quibus a summo cápitis usque ad ima pedum vulnerátus fuísti, et ímpiis Judǽis lacerátus, et sanctíssimo Sánguine tuo rubricátus, quam magnitúdinem dolóris in virgínea carne tua pertulísti pro nobis! Pie Jesu, quid ultra debuísti fácere, quod non fecísti? Scribe, quǽso, ómnia vúlnera tua in corde meo pretiosíssimo Sánguine tuo, ut in illis legam dolórem et amórem tuum, eórum memória semper apud secrétum cordis mei remáneat, et dolor passiónis tuæ in me quotidie renovétur, et amor augeátur, et in gratiárum actióne usque dum pervéniat ad te, desiderátum thesáurum ómnium bonórum et gaudiórum replétum. Quod mihi donáre dignéris, Christe dulcíssime, in vita mea. Amen.
Ave, dulcíssime Jesu Christi, miserére mihi, peccatóri. Pater noster et Ave María.
   
ORÁTIO TERTIODÉCIMA
O Jesu, leo fortíssime, Rex immortális et invictíssime: meménto dolóris quem passus es cum omnes vires córporis et cordis tui pénitus defecérunt, et inclináto cápite dixísti: «Consummátum est». Per hanc angústiam et dolórem tuum, miserére mei, in última consummatióne vitæ et éxitus mei, cum ánima mea anxiáta fúerit et spíritus meus conturbátus. Amen.
Ave, dulcíssime Jesu Christi, miserére mihi, peccatóri. Pater noster et Ave María.
   
ORÁTIO QUARTODÉCIMA
O Jesu, unigénite altíssimi Patris, splendor et figúra substántiæ ejus, meménto subníxæ commendatiónis, qua Patri spíritum commendásti, dicens: «In manus tuas, Dómine, comméndo spíritum meum». Et laceráto córpore, ruptóque corde cum válido clamóre, patefáctis viscéribus misericórdiæ tuæ pro nobis rediméndis, expirásti. Per hanc pretiosíssimam mortem tuam deprécor te, Rex sanctórum: confórta me ad resisténdum diábolo et mundo, carni et sánguini, ut his ómnibus, et mihimetípsus mórtuus, tibi vivam; et in novíssima hora éxitus mei súscipe reverténtem ad te spíritum meum éxulem et peregrínum. Amen.
Ave, dulcíssime Jesu Christi, miserére mihi, peccatóri. Pater noster et Ave María.
   
ORÁTIO QUINDÉCIMA
O Jesu, vitis vera et fœcúnda, meménto supereffluéntis et abundántis effusiónis Sánguinis tui, quem tu de Córpore tuo sicut de botro exprésso copióse effudísti, quando in cruce tórcular solus calcásti, et láncea militári perfósso látere nobis sánguinem et aquam propinásti, ita ut mínima gutta in te non remánsit, tunc demum quasi myrrhæ fascículus in altum suspénsus fuísti, et delicáta caro tua evánuit, líquor víscerum tuórum exáruit, et medúlla óssium tuórum emárcuit. Per hanc amaríssimam passiónem tuam et pretiosíssimi Sánguinis tui effusiónem precor te, dulcíssime Jesu, vúlnera cor meum, ut pœniténtiæ et amóris lácrymæ, sint mihi panes die ac nocte. Et convérte me totáliter ad te, ut cor meum perpétuo tibi fiat habitáculum, et conversátio mea tibi plácita et accépta sit, ac finis vitæ meæ laudábilis, ut post vitæ meæ términum te laudáre mérear cum ómnibus Sanctis tuís in ætérnum. Amen.
Ave, dulcíssime Jesu Christi, miserére mihi, peccatóri. Pater noster et Ave María.
   
ORÁTIO FINIS
O Dómine Jesu Christe, Fili Dei vivi, súscipe hanc oratiónem in amóre illo superexcellénti, in quo ómnia vúlnera tui sanctíssimi Córporis sustinuísti, et miserére mei fámuli tui, et ómnibus fidélibus, tam vivis quam defúnctis da misericórdiam et grátiam, remissiónem ómnium peccatórum et pœnárum, et vitam ætérnam. Amen.
 
In nómine Patris, et Fílii , et Spíritus Sancti. Amen.
  
+++
 
QUINCE ORACIONES DEVOTAS Y PIADOSÍSIMAS DE SANTA BRÍGIDA SOBRE LA PASIÓN DE NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO

En el nombre del Padre, y del Hijo , y del Espíritu Santo. Amén.
 
Antífona: Ante el nombre de nuestro Señor Jesucristo toda rodilla se ha de doblar en el Cielo, en la Tierra y en el Infierno; y toda lengua ha de confesar que Jesucristo nuestro Señor está en la gloria de Dios Padre, a Él sea siempre la alabanza, el honor y la gloria, por los siglos infinitos e interminables. Amén.
  
SALUTACIÓN DEVOTA A NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO
Te adoro, te alabo, te bendigo, te glorifico y te doy gracias, ¡oh Señor Jesucristo!, por todas tus bondades que me has concedido: y principalmente porque me creaste a tu imagen, y con tu Sangre preciosa me redimiste, me llamaste a tu servicio, y perdonaste mis pecados. Te ruego también, Señor mío Jesucristo, que tengas misericordia de mí, miserable pecador, y en la hora de mi muerte, me perdones por tu eterna y santa caridad, todo el mal cometido contra Ti en pensamiento, palabra y obra, y todo el bien que por negligencia haya omitido. Tú que vives y reinas por los siglos de los siglos. Amén. Padre nuestro y Ave María.

PRIMERA ORACIÓN
Oh Señor Jesucristo, eterna dulzura de los que Te aman, gozo que excede todo gozo y todo deseo, Salvador y Amante de los pecadores penitentes, que declaraste ser tus delicias en estar entre los hijos de los hombres, y que Te hiciste hombre por los hombres en el final de los tiempos. Acuérdate de todas las premeditaciones y angustias íntimas que soportaste desde el inicio de tu concepción en la naturaleza humana, máxime en el instante de tu salubérrima Pasión, en el tiempo que desde la eternidad fue preordenado en tu divino Corazón. Acuérdate de la tristeza y amargura que declaraste había en tu Alma, cuando dijiste: «Triste está mi alma hasta la muerte», y cuando en la Última Cena le diste a tus Discípulos tu Cuerpo y Sangre, les lavaste los pies, y los consolaste dulcemente al anunciarles tu inminente Pasión.
  
Acuérdate de los temores, angustias y dolores que soportaste en tu delicado cuerpo antes de tu Pasión en la Cruz, cuando después de tres oraciones y sudar sangre, fuiste entregado por tu discípulo Judas, capturado por la gente que habías elegido, acusado por falsos testigos, juzgado injustamente por tres jueces en la ciudad elegida, condenado siendo inocente en el tiempo pascual y en plena flor de tu juventud, entregado, golpeado, despojado de tus propios vestidos, vestido con indumentaria ajena, escarnecido, velados tus ojos y faz, abofeteado, atado a una columna, flagelado, coronado de espinas, herido en la cabeza con una caña, y lacerado con otras innumerables calumnias.
  
Oh dulcísimo Jesús, concédeme, te pido, en memoria de estas penas que padeciste antes de tu Pasión en la Cruz, ahora y en la hora de mi muerte la verdadera contrición de mis pecados, una pura confesión, condigna satisfacción, y la plena remisión de todos mis pecados. Amén.
Salve, dulcísimo Jesucristo, ten misericordia de mí, pecador. Padre nuestro y Ave María.
   
SEGUNDA ORACIÓN
Oh Jesús, verdadera libertad de los Ángeles y paraíso de delicias, acuérdate del terror y horror que padeciste cuando todos tus enemigos Te rodearon cual ferocísimos leones, y atormentaron con burlas, escupitajos, laceraciones y otros inauditos suplicios, y por todas las palabras contumeliosas, duros golpes y amargos tormentos que Te infligieron tus enemigos, oh Señor Jesucristo, te suplico que me libres de todos mis enemigos, visibles e invisibles, y me concedas encontrar bajo la sombra de tus alas la protección de tu salvación eterna. Amén.
Salve, dulcísimo Jesucristo, ten misericordia de mí, pecador. Padre nuestro y Ave María.
   
TERCERA ORACIÓN
Oh Jesús, fabricador y creador del mundo, a quien ninguna dimensión ni término puede medir, y que abarcas el Cielo y la Tierra en la palma de tu mano, recuerda los acerbísimos dolores que afrontaste cuando los judíos fijaron primero tus manos a la Cruz con clavos obtusos y perforaron tus delicadísimos pies, pero no conforme esto a su voluntad, añadieron a tus llagas dolor sobre dolor, y con cruel ira Te estiraron y extendieron, a lo largo y ancho de la Cruz, que dislocaron todas las articulaciones de tus miembros. Te suplico, por estos tus santísimos y amargos dolores en la Cruz, le concedas a mi alma el temor y el amor a Ti. Amén.
Salve, dulcísimo Jesucristo, ten misericordia de mí, pecador. Padre nuestro y Ave María.
   
CUARTA ORACIÓN
Oh Jesús, médico celestial, acuérdate de las angustias y dolores, y las burlas que padeciste al ser elevado en el patíbulo de la Cruz, en todos tus santísimos miembros dilacerados, que ninguno de ellos permaneció en su lugar, tanto que no se puede encontrar dolor semejante al tuyo: desde la planta de los pies hasta el vértice de la cabeza no se encontró en ti parte sana. Y entonces, sin tener en cuenta tus dolores, oraste al Padre por tus enemigos, diciendo: «Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen». Por esta tu admirable caridad y misericordia, y en memoria de tus tantos dolores, concédeme por la memoria de tu amarísima Pasión, la plena remisión de todos mis pecados. Amén.
Salve, dulcísimo Jesucristo, ten misericordia de mí, pecador. Padre nuestro y Ave María.
   
QUINTA ORACIÓN
Oh Jesús, espejo de la claridad eterna, acuérdate de los sufrimientos que tuviste cuando en el espejo de tu serenísima Majestad contemplaste la predestinación de tus elegidos que se salvarían por los méritos de tu Pasión y la reprobación de los malvados por su demérita condenación. Por el abismo de tu misericordia, que te hizo condolerte de los perdidos y desesperados pecadores, y principalmente por aquel ladrón crucificado al cual dijiste: «Hoy estarás conmigo en el Paraíso», te ruego, piadoso Jesús, que te apiades de mí en la hora de mi muerte. Amén.
Salve, dulcísimo Jesucristo, ten misericordia de mí, pecador. Padre nuestro y Ave María.
   
SEXTA ORACIÓN
Oh Jesús, Rey amable y deseable sobre todo, recuerda la tristeza que tuviste cuando desnudo y miserable colgabas en la Cruz, y tus amigos y conocidos te volvieron las espaldas y nadie encontraste para consolarte, excepto tu amantísima Madre, que en agonía y amargura de ánimo te asistía, a la cual encomendaste a tu Discípulo diciendo: «Mujer, he aquí a tu hijo», y al Discípulo: «He ahí tu madre». Te ruego, Jesús, por la espada de dolor que traspasó su alma, que te compadezcas de mí en todas las tribulaciones y aflicciones corporales y espirituales, y me des tu consuelo en los tiempos de tribulación y en la hora de mi muerte. Amén.
Salve, dulcísimo Jesucristo, ten misericordia de mí, pecador. Padre nuestro y Ave María.
   
SÉPTIMA ORACIÓN
Oh Jesús, fuente inagotable de piedad, que desde la más profunda dilección de tu afecto dijste en la Cruz: «Sed tengo», sediento de la salvación del género humano. Enciende, te suplicamos, nuestro deseo a toda obra perfecta, y refrigera y extingue dentro de nosotros la sed de la concupiscencia de la carne y el estío de la dilección y delectación mundanal. Amén.
Salve, dulcísimo Jesucristo, ten misericordia de mí, pecador. Padre nuestro y Ave María.
   
OCTAVA ORACIÓN
Oh Jesús, dulzura de los corazones y suma delectación de las almas, por la amargura del vinagre y la hiel que por nosotros recibiste y probaste en la Cruz, concédenos a nosotros, miserables pecadores, en todo tiempo y, especialmente en la hora de nuestra muerte, recibir tu Cuerpo y tu Sangre como remedio y consolación de nuestras almas. Amén.
Salve, dulcísimo Jesucristo, ten misericordia de mí, pecador. Padre nuestro y Ave María.
   
NOVENA ORACIÓN
Oh Jesús, regia virtud y júbilo del alma, acuérdate de las angustias y dolores que padeciste, cuando por la amargura de la muerte y los insultos de los judíos, exclamaste con grandes voces que Dios Padre te había abandonado, diciendo: «Helí, Helí, lamma sabactaní?», esto es, «Dios mío, Dios mío, ¿por qué me me has abandonado?» Por esta angustia te ruego y pido, Señor Dios mío, que no me abandones en las angustias de mi muerte. Amén.
Salve, dulcísimo Jesucristo, ten misericordia de mí, pecador. Padre nuestro y Ave María.
   
DÉCIMA ORACIÓN
Oh Jesús, Alfa y Omega, unión y virtud en todo medio, recuerda que desde la punta de la cabeza a la planta de los pies estuviste sumergido en las aguas de la Pasión. Por la longitud y anchura de tus llagas, enséñame, por la verdadera caridad, a guardar fielmente todos tus mandatos. Amen.
Salve, dulcísimo Jesucristo, ten misericordia de mí, pecador. Padre nuestro y Ave María.
   
UNDÉCIMA ORACIÓN
Oh Jesús, abismo profundísimo de misericordia, te ruego por la profundidad de tus llagas, que traspasaron tu carne y médula, tus huesos y entrañas, para que me saques del abismo del pecado y me escondas de la faz de tu ira en la cueva de tus llagas, hasta que pase tu furor. Amén.
Salve, dulcísimo Jesucristo, ten misericordia de mí, pecador. Padre nuestro y Ave María.
   
DUODÉCIMA ORACIÓN
Oh Jesús, espejo de la verdad, signo de unidad y vínculo de caridad, acuérdate de tus innumerables llagas, que desde la punta de la cabeza hasta la planta de los pies fuiste herido, y lacerado por los impíos judíos, y enrojecido por tu Sangre. ¡Cuán grandes fueron los dolores que en tu carne virginal recibiste por nosotros! Piadoso Jesús, ¿qué más debiste hacer, que no hayas hecho? Escribe, te suplico, con tu preciosísima Sangre, todas tus heridas en mi corazón, para que en él lea tu dolor y tu amor, su memoria permanezca en lo más secreto de mi corazón, y el dolor de tu Pasión se renueve en mí todos los días, y se aumente mi amor y en acción de gracias hasta que vuelva a Ti, tesoro deseable de todo bien y alegría completa. Dígnate concedérmela, Cristo dulcísimo, en mi vida. Amén.
Salve, dulcísimo Jesucristo, ten misericordia de mí, pecador. Padre nuestro y Ave María.
   
DÉCIMOTERCERA ORACIÓN
Oh Jesús, león fortísimo, Rey inmortal e invictísimo: acuérdate de los dolores que padeciste cuando se agotaron todas las fuerzas de tu cuerpo y tu Corazón, e inclinando la cabeza dijiste: «Todo está consumado». Por esta angustia y tus dolores, ten piedad de mí en la última consumación de mi vida y en la hora de mi muerte, cuando mi alma esté llena de ansiedad y conturbado mi espíritu. Amén.
Salve, dulcísimo Jesucristo, ten misericordia de mí, pecador. Padre nuestro y Ave María.
   
DÉCIMOCUARTA ORACIÓN
Oh Jesús, unigénito del Padre altísimo, esplendor y figura de su sustancia, acuérdate de la última encomienda, cuando entregaste tu espíritu al Padre diciendo: «En tus manos, Señor, encomiendo mi espíritu», y con el cuerpo lacerado, roto tu Corazón, y con entrañas de misericordia por redimirnos, con gran clamor expiraste. Por tu preciosísima muerte te suplico, oh Rey de los santos: confórtame para resistir al diablo y al mundo, a carne y sangre, para que en todo, y en mi muerte, viva para Ti; y en la hora de mi muerte recibas de vuelta mi espíritu exiliado y peregrino. Amén.
Salve, dulcísimo Jesucristo, ten misericordia de mí, pecador. Padre nuestro y Ave María.
   
DÉCIMOQUINTA ORACIÓN
Oh Jesús, verdadera y fecunda Vid, acuérdate de la superefluente y abundante efusión de tu Sangre, que como de un canal se derramaba de tu Cuerpo, cuando en la Cruz pisaste tú solo el lagar, y la lanza del soldado traspasó tu Costado derramando para nosotros sangre y agua, hasta que no quedó ni la más mínima gota, quedando como un saco de mirra colgando en alto, y tu delicada carne desfalleció, el líquido de tus entrañas se evaporó, y la médula de tus huesos se secó. Por esta amarguísima pasión y efusión de tu preciosa Sangre, te ruego, dulcísimo Jesús, traspases mi corazón, para que la penitencia y las lágrimas amorosas sean mi alimento día y noche. Y conviérteme completamente a Ti, para que mi corazón te acoja como perpetua habitación, y mi conversación te sea siempre agradable y acepta, y laudable el fin de mi vida, para que después del término de mi vida merezca alabarte eternamente con todos los Santos. Amén.
Salve, dulcísimo Jesucristo, ten misericordia de mí, pecador. Padre nuestro y Ave María.
   
ORACIÓN FINAL
Oh Señor mío Jesucristo, Hijo de Dios vivo, acepta esta oración con el mismo inmenso amor con el cual soportaste todas las llagas de tu santísimo Cuerpo; ten misericordia de nosotros, y a todos los fieles, vivos y difuntos, concede tu misericordia y gracia, la remisión de todas las culpas y penas, y la vida eterna. Amén.
  
En el nombre del Padre, y del Hijo , y del Espíritu Santo. Amén.

7 comentarios:

  1. Este post es un tesoro. Se lo agradezco muchísimo. Santa Brígida de Suecia es mi santa patrona porque me ayudó en mi conversión. Me gustaría consultarle, si también sería posible que publicara las oraciones de 12 años, en latín-castellano y los 7 dolores de la Virgen, ambos de Santa Brígida.

    Muy amable. Gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Agradecemos totalmente tus palabras, hermano Pepe, y con todo gusto las publicaremos pronto, aunque en el momento actual no tenemos conocimiento que haya versión latina de las mismas.

      Eliminar
    2. Estimado don Jorge,

      Le envié un pdf a su correo, con las oraciones en formato booklet. Espero que le guste.

      Ya me comentará.

      Eliminar
    3. Muchas gracias. Ya os comentamos en el correo.

      Eliminar
  2. Un gusto encontrar estas maravillosas oraciones en latín, las había comenzado en inglés,¿ puedo ahora pasar a recitarlas en latín o debo finalizarlas en inglés?

    ResponderEliminar
  3. Diríamos que depende de cuándo comenzaste a rezar las oraciones. Si te falta para completar el año, te aconsejamos terminar las oraciones en el idioma en que las realizas, a fin de poder comenzarlas nuevamente, en latín.

    ResponderEliminar
  4. Gracias por su respuesta estimado, un saludo y que Dios le bendiga

    ResponderEliminar

Preferiblemente, los comentarios (y sus respuestas) deben guardar relación al contenido del artículo. De otro modo, su publicación dependerá de la pertinencia del contenido. La blasfemia está prohibida.